Subir
image

Cultura física terapéutica. Una interesante elección

Autores:

M.Sc Pedro Armando Hernández González*

LIc. Laudelina H. González Sánchez**

Resumen

Emprendimos el camino cuyo objetivo es contribuir con determinados argumentos que consideramos necesarios sobre el equilibrio y la marcha humana para Lesiones de medula espinal (L. M E ), teniendo presente las más actuales definiciones de diferentes autores y partiendo desde la perspectiva de la física clásica que a nuestra consideración es de imprescindible valor para argumentar sobre estos temas. El constante análisis y razonamiento del estado de equilibrio en sus diferentes manifestaciones nos parece de suma importancia, por cuanto debemos comprender que forma parte importante e imprescindible de los elementos y herramientas en los futuros profesores de la Cultura. Física Terapéutica y hacia todos los profesionales interesados.

Con imprescindible intención antecedemos aspectos fundamentales que se inmiscuyen de forma directa en la posible posición de equilibrio y actividades más avanzadas de dichos pacientes llámese marcha funcional, el tema que corresponde al comienzo es sin dudas el tratamiento en colchoneta, dicho tratamiento fundamenta la Independencia Funcional (I. F) y apoya las Actividades de la Vida Diaria (A. V .D). Existen técnicas apropiadas para el camino a dicha rehabilitación del Lesionado Medular, (L. M), Ej. Kabat(1), Bobath(2) pero destaquemos que con el paso del tiempo se han ido incorporando algunas alternativas de ejercicios ya sean de fortalecimiento muscular o coordinación de movimientos cuya evidencia tratan algunos trabajos de diferentes centros y autores para estos tratamientos en su mayoría respetando la esencia de estás técnicas apropiadas, sumémonos al tema, enfoquémonos en el asunto de los ejercicios en la colchoneta y su relación con el equilibrio, asumiendo que el trabajo de rehabilitación con colchoneta en el suelo proporciona posibilidades ilimitadas al paciente por mayor variedad de ejercicios, mejor base de apoyo favoreciendo el aspecto psíquico y nos posibilita el uso y aprovechamiento del espacio de acuerdo a las posibilidades reales del departamento y la cantidad de medios y/o implementos, en la práctica del ejercicio de rehabilitación existe evidencia de pacientes L. M. E con interesantes progresos en plazos prudentemente medianos en muchos casos atenidos a una atención temprana y actividad física sistemática ya sea laboral o deportiva anterior a la lesión y de acuerdo al tipo de esta, algo descrito por Torres Costoso A. I. y colaboradores ellos refiriéndose a Ahonen J. textualmente Por esto último es imprescindible en reeducación neurológica conocer el trabajo, las habilidades que tenía la persona a tratar, para determinar de esta forma cuales eran los patrones de movimiento con que su sistema neuromuscular estaba acostumbrado a trabajar y en qué grado, porque así podremos elegir con más éxito aquellos que tras la lesión podrán recordar mejor a su sistema nervioso ahora lesionado(1,3).

Respetando la evidencia de diferentes técnicas fisioterapéuticas y su facilitación a la reeducación del movimiento los profesionales de la Cultura Física Terapéutica han incorporado un grupo de objetivos con los cuales hemos obtenido interesantes logros.

Primera etapa: Los objetivos a cumplir son los siguientes:

  1. Mejorar la capacidad física general.
  2. Mejorar o mantener la amplitud articular de las articulaciones de los miembros inferiores.
  3. Lograr un equilibrio independiente, sin usar las manos en sedestación e ir incorporando la posición en 4 puntos.

Segunda etapa: comienza después que el paciente ha logrado esta posición de cuatro puntos y los objetivos a cumplir son los siguientes:

  1. Lograr postura y equilibrio en bipedestación con órtesis entre paralelas.
  2. Instalar patrones de marcha estáticos y dinámicos.
  3. Lograr marcha independiente fuera de las paralelas con ortesis y/o muletas (4) o sin ellas de acuerdo al caso.

Determinado lo anterior, son los principios básicos argumentos sólidos y de interés general en el tema en particular, sobre estos plantean varios autores:

PRINCIPIOS BÁSICOS (5, 6, 7, 8)

1. Patrones de movimiento en diagonal y espiral. Esta característica es importante ya que la musculatura débil tras la lesión puede ser trabajada no de forma aislada o analítica sino integrada dentro de la cadena muscular donde agonistas o sinergistas más fuertes pueden ayudar. Es decir, la fuerza y la coordinación se trabajan conjuntamente esto es importante para la reeducación.

2. Resistencia máxima. Que debe estar adaptada a la fuerza del paciente y debe permitir el movimiento en todo su recorrido ya que una resistencia demasiado elevada puede perturbar la dirección del movimiento. Además, entre otros efectos beneficiosos permite aumentar la excitación central al mismo tiempo que refuerza la musculatura e irradia hacia aquella que está

más débil. Se puede acompañar de estímulos de tracción y coaptación que se dirigen a los receptores propioceptivos intraarticulares lo que favorece el reflejo flexor o extensor respectivamente.

3. Contactos manuales. La posición de las manos del fisioterapeuta debe estimular los exteroceptores cutáneos, que mandan la información al sistema nervioso del paciente sobre el movimiento que le solicitamos para que este sea guiado y dirigido. En este sentido se deben buscar zonas de la piel que sean más sensibles para enviar el estímulo, por eso, nuestro contacto será más eficaz en zonas óseas que en musculares.

4. Estimulación verbal. El fisioterapeuta deberá usar comandos verbales preparatorios claros para explicar al paciente el patrón de movimiento; es útil acompañar la explicación de una movilización pasiva. Los comandos verbales de acción deben ser órdenes breves y enérgicas (sostén, tire, empuje, relájese), para que el paciente ejecute la acción.

5. Estimulación visual. La vista dará al lesionado medular importante información espacial, al mismo tiempo que le dirá como está colocada la mano, su desplazamiento; por este motivo, para reforzar el movimiento, le pediremos que acompañe el movimiento con la vista. El centro del ojo se debe fijar en el segmento a mover.

6. Estimulación por estiramiento. El estímulo de estiramiento produce una breve contracción refleja, que permite incrementar la respuesta de contracción muscular consciente. Para que resulte eficaz es importante que el estiramiento esté sincronizado con la orden verbal y con el esfuerzo voluntario del paciente. Este mecanismo es de mayor utilidad para trabajar los miembros inferiores de los lesionados medulares incompletos ya que es aquí donde las actividades son más automáticas y reflejas (inervación eferente gamma fundamentalmente en los músculos antigravitatorios, que tienen una alta densidad en husos musculares). En los miembros superiores las actividades son más voluntarias, por lo que este estímulo es menos relevante.

El especialista de la C. F. T aporta a estos elementos un grupo importante de principios adecuándolos a las características propias del proceso según convenga, más adelante trataremos el tema con detenimiento

El hecho es que revisiones bibliográficas nos hacen coincidir en algunos aspectos, un ejemplo de ello descrito es. La sensibilidad del movimiento y por tanto, la capacidad de aprendizaje motor como condición para el desarrollo de habilidades motrices, van a variar mucho de un lesionado medular a otro, ya que hay factores que influyen en el rendimiento que no pueden modificarse por medio del ejercicio físico (2), Torres Costoso plantea, es el caso de complicaciones asociadas a la lesión (infecciones urinarias, úlceras por presión,...) (3) pero iremos más allá, esto pudiera derivarse también de las complicaciones en la modulación de la espasticidad un elemento que podría dificultar el movimiento y su funcionabilidad en caso de no mantener un tratamiento adecuado, además recordemos que las características individuales en el paciente en cuanto a su disposición al proceso y actividad antecedida a la lesión y su nivel cultural, en ocasiones influye en la rapidez relativa de la habilitación y/o reeducación del movimiento y su incorporación a la sociedad en la medida de lo posible.

Ejercicios y Colchoneta:

El especialista de la C. F. T no debe incurrir en el grave error de minimizar y/u omitir técnicas y métodos que han antecedido con resultados satisfactorios él o los procesos de rehabilitación neurológico, su aporte C. F. T encaminado a las formas pedagógicas de la reeducación de los movimientos tomados y adecuados de la educación física al que se refieren varios autores (9, 10) dan una alternativa al propio proceso incorporado en nuestro ámbito por una rehabilitación intensiva y multifactorial (11), interdisciplinaria o multidisciplinarias (12).

En este contexto incorporamos a los principios antes expuestos otros además generales:

  • El tiempo real del tratamiento
  • La sistematicidad del proceso de rehabilitación.
  • La individualización al paciente
  • La relación entre el tiempo de trabajo- descanso.
  • Aumento gradual de las cargas físicas estresantes, teniendo en cuenta el principio anterior y las limitaciones relativas del paciente.

De aquí se derivan varios métodos de los cuales se valen estos profesionales (C. F. T) y apoyados en investigaciones con resultados de interés, utilizando los métodos escalonado, rectilíneo ascendente o el ondulatorio entre otros, siempre coincidiendo con criterios de evaluaciones llevadas a cabo por médicos especialistas y como explicamos anteriormente observando las características individuales de los pacientes, es trascendente el echo que combinando estos métodos en forma moderada evidencian resultados superiores (12). Recordemos que lo anteriormente expuesto no es más que formas pedagógicas adecuadas al proceso de rehabilitación o de reeducación del movimiento que parten de los principios básicos generales descritos por Forteza, A, A Ranzola (1998) (11) para la educación física y por que no el deporte.

Estos argumentos presentan como base los 10 principios cardinales de la rehabilitación descritos por Moore C. J (1988) y citados por Semanat (2006) (11).

  • Prevenir la deprivación sensorial.
  • Promover la participación activa.
  • Repetir los ejercicios sin y con variación.
  • Lograr que se comprenda la utilidad de la actividad.
  • Lograr la plena motivación del paciente.
  • “Forzar” el proceso.
  • Seguir la ley del desarrollo cérvico – céfalo – caudal.
  • Tener presente que la integración subcortical precede a la integración cortical.
  • Manejar bien la facilitación – inhibición.
  • Tener paciencia y aplicar una atención sensible y afectuosa al paciente.

Desarrollado varios de los componentes que sustentan aportes al proceso dediquemos los esfuerzos a los ejercicios y su mejor comprensión, la fuerza, la potenciación de los músculos residuales, trabajar ejercicios de coordinación de los movimientos con los pacientes y la creatividad que muestre el terapeuta para hacer los reajustes necesarios en el momento preciso revelaran de seguro resultados positivos, a continuación exhibimos algunos de los formas básicas para el tratamiento en colchoneta descritas (12, 13,14).

Ejercicios en la colchoneta:

Objetivos.

Desarrollar:

  1. Flexibilidad, elasticidad, Fuerza, potencia del tronco.
  2. Hipertrofia muscular supralesional (dorsal ancho, brazos, etc.)
  3. Aprendizaje de auto movilizaciones
  4. Preparación para las actividades de la vida diaria y la marcha

Ventajas del tratamiento en colchoneta en el suelo:

    • Más equilibrio por mayor base de apoyo
    • Aprovechamiento de todo el espacio posible
    • Mayor seguridad del paciente.
    • Más diversidad de ejercicios en:

a) Decúbito supino, prono y lateral

b) Sentado

c) Tetrapodia

d) Rectar

Ejercicios en decúbito supino:

  • Movilizaciones pasivas MsIs. Movilizaciones activas.
  • Potenciación de MsSs con pesas, tensores de goma, pelotas medicinales.
  • Potenciación de abdominales y musculatura residual.
  • Estiramientos de grupos musculares (Isquiotibiales, gemelos.)
  • Enseñar a sentarse desde la posición de decúbito supino.
  • Potenciar cuadrado lumbar en lesión D-12.
  • Enseñar volteos hacia ambos laterales.
  • Realizar medios giros partiendo de la posición inicial, giros hacia la derecha y la izquierda.
  • Rolar en ambas direcciones derecha e izquierda
  • Abdominales.
  • Realizar ejercicios respiratorios intercalados, con estos ejercicios.

Ejercicios en decúbito prono.

  • Potenciación de MsSs y dorsales (Trapecios, romboides, dorsal ancho, etc.) con utilización de banquillos
  • Estiramiento de Psoas y recto anterior.
  • Hiperextensión de tronco.
  • Volteo a supino.

Sentado:

  • Elevación sobre sí mismo (pulsores) potenciando tríceps y dorsal ancho.
  • Flexibilización del tronco.
  • Rotaciones de tronco.
  • Estabilizaciones de tronco.
  • Ejercicios con balón (Pelotas medicinales).
  • Estiramientos de pectorales y abdominales.
  • Equilibrio de tronco (ante un espejo y sin espejo.)

Tetrapodia

  • Cuadrupedia (decúbito prono.) posición de 4 puntos
  • Estabilizaciones y control de la cintura pélvica.
  • Ejercicios de coordinación y preparación para la marcha. Posición de 2 puntos, (ante un espejo y sin espejo.)

Enseñar Transferencias:

Silla de ruedas – Colchoneta

Colchoneta – Silla de ruedas.

Estas no son más que formas donde se pueden colocar una o más colchonetas en el piso y hacer abdominales y extensiones del tronco con el objetivo de mejorar la fuerza muscular residual del mismo, ejercicios fortalecedores de miembros superiores como planchas o lagartijas, además balanceo desde distintas posiciones; también se realizarán arrastres (rectar) y giros en posición supina y prono para mejorar la independencia en el suelo y liberar la cintura pélvica, recordando la utilización de medios o instrumentos que ayudan a la causa en función de facilitar el trabajo: Ejemplo, Pelotas medicinales, banquillos, cilindros acolchonados de distintos tamaños, bastones, entre otros. El entrenamiento de las caídas desde la posición de cuatro, dos puntos (apoyo de rodillas o rotulas) y bipedestación en los casos que corresponde. La variedad de ejercicios dependerá del incremento de posibilidades del paciente ya sea en su capacidad física general o funcional y sin dudas la solidez del conocimiento y creatividad del terapeuta. No podemos olvidar que en el afán de potenciar musculatura indemne y/o residual se puede incurrir en la falta de dificultar la modulación de la espasticidad por tanto es de imprescindible rigor valorar las cargas físicas estresantes aplicadas, diferenciadas en series y repeticiones a tenor del contacto ineludible y sistemático con el médico que preside y demás componentes del equipo de trabajo.

Hemos tratado el equilibrio en otros temas pero no dejaremos de argumentar por su importancia en rehabilitación algunos aspectos considerados importantes por ser las etapas más avanzadas ya sabemos que mecanismos vestibulares se inmiscuyen de forma directa en las formas de equilibrio y esto está añadido el tema de “algunas consideraciones para la estática el equilibrio y la movilidad” Hdez . Pedro y L. González (2010) (15). La utilización de la mesa de bipedestación como anteriormente hemos incluido, la marcha en terrenos irregulares incluyendo la colchoneta y en la misma como paso anterior es de obligatorio cumplimiento las posiciones de tetrapodia (4 puntos en decúbito prono más balanceos y 2 puntos con apoyo simple o mixto de miembros superiores o sin ellos de acuerdo a la etapa superada por el paciente, Por consiguiente considerando necesario para la Cultura Física Terapéutica (C. F. T) revalorizar algunos aspectos de importancia cuyo objetivo es conocer bajo que condiciones no reciben aceleración los cuerpos sobre los que pueden actuar diversas fuerzas, de éstos cuerpos se dicen que están en estado de equilibrio. En este estado se encuentran en particular, los cuerpos en reposo, Kikóin. K. I, A.K. Kikóin (1985) (16). Todo esto apoyado en las leyes de Newton que describen las condiciones que aseguran el equilibrio y, ante todo, el estado de reposo de un cuerpo o de los cuerpos.

En particular el caso que nos ocupa no debe variar el movimiento de traslación, ni el de rotación del cuerpo No debe tener movimiento, debe estar en reposo

-- Recibe el nombre de estática la parte de la mecánica en la que se estudia el equilibrio de las Fuerzas, Kikóin. K. I, A.K. Kikóin (1985). – (16)

Visto así podemos entonces emprender y argumentar sobre el equilibrio estable y el equilibrio inestable:

El equilibrio es estable sí, al apartarlo un poco de la posición de equilibrio, las resultantes de las fuerzas aplicadas al cuerpo hace que éste retorne a la posición de equilibrio.

El equilibrio es inestable sí, al desplazarlo un poco de la posición de equilibrio, la resultante de las fuerzas aplicadas al cuerpo hace que éste se aleje de dicha posición.

Solo así podríamos entender los elementos que fundamentan al equilibrio. En el caso que nos ocupa, "El cuerpo Humano". Pasamos a otra etapa dentro de los elementos del equilibrio y es cuando los cuerpos están sobre apoyos. El equilibrio será estable solo entonces sí, al desplazarse de la posición de equilibrio no surge una fuerza que aleje al cuerpo de dicha posición. Entonces para la estabilidad de un cuerpo es imprescindible que la vertical se relacione con su centro de gravedad y caiga dentro del área de apoyo o el cilindro imaginario, del cual otros autores llaman zona óptima, también en el caso del cuerpo humano.

Algunos autores consideran que en la práctica para el equilibrio humano solo pueden lograrse, el equilibrio estable y bien el indiferente.

Términos fundamentales en el estudio del equilibrio (Humano)

Inevitablemente, cuando nos adentramos en una nueva área de estudio nos compete el dominio de cierta terminología para su mejor comprensión y/o entendimiento.

  • 1 Centro de Masa: (CDM) Lugar donde se considera concentrada toda la masa de un cuerpo al analizar todas las fuerzas que actúan sobre él y su movimiento
  • 2. Fuerza: Es la acción que altera o modifica el estado de reposo de un cuerpo al actuar sobre éste. Las fuerzas que actúan sobre un cuerpo, pueden ser muy diversas y pueden originarse en el interior de un cuerpo o fuera de éste
  • 3 Tensión: Es un sistema de fuerzas que tienden a separar las partes del cuerpo combinadas con fuerzas iguales y opuestas que contribuyan a mantener la unión de las partes
  • 4 Fuerza de gravedad: Es la fuerza mediante la cual todos los cuerpos son atraídos hacia la tierra, Newton a través de sus experimentos y observaciones, llegó a la conclusión de que existía una fuerza de atracción entre todos los objetos materiales. La fuerza de gravedad actúa sobre el equilibrio humano y está presente en todos sus movimientos. La misma puede ejercer una acción de ayuda al movimiento o de oposición a la realización del mismo, dependiendo, de la forma en que se ejecute éste, si es en su sentido o sentido contrario.
  • 5 Centro de Gravedad: Es la localización de un punto imaginario por donde pasa la vertical que ejerce su acción sobre el cuerpo humano y sobre cada segmento corporal en forma independiente lo que origina un centro de gravedad para la totalidad del cuerpo y otro para cada uno de sus segmentos, teniendo su referencia en la base de sustentación. El centro de gravedad del hombre,por su somatotipo y/o su morfología, el cambio en la actitud o el movimiento hace que su posición sea variable. Está situado normalmente, en la pelvis menor por encima de la línea que une las dos cabezas femorales y a la misma altura que el borde superior de la tercera vértebra sacra.
  • 6 Vertical Gravitatoria: Es una línea vertical con relación al centro de gravedad, cuando el cuerpo humano se halla en bipedestación, la línea de gravedad trazada a través del cuerpo de la segunda vértebra sacra, se extiende desde el vértice de la cabeza hasta un punto situado entre los pies. Está se somete a considerables variaciones según las diferencias individuales de postura y constitución anatómica.
  • 7 Base de Sustentación: En la posición supina, la base del cuerpo está formada por toda la superficie posterior; en bipedestación, con las piernas separadas, la base corresponde a toda la superficie comprendida entre los bordes externos de los pies.

Equilibrio Humano

El cerebro, los receptores auditivos, la visión se inmiscuyen en los fundamentos del equilibrio a partir de las funciones generales y fisiológicas del mismo y sus mecanismos vestibulares, Guyton (1996) (17) se refiere a la mácula, "Zona de poco más de 2 mm, localizada en la pared del utrículo y el sáculo. Cada una de estas máculas es una zona sensible para descubrir la orientación de la cabeza en relación con la gravitación, o de otras fuerzas aceleradoras. Existe una asociación muy estrecha entre el aparato vestibular, los núcleos vestibulares y el cerebelo. Los nervios vestibulares suelen ser la vía primaria para los reflejos del equilibrio". "Las señales trasmitidas hacia arriba en el tallo cerebral, procedentes de los núcleos vestibulares y del cerebelo por vía del fascículo longitudinal medial originan movimientos correctores de los ojos cada vez que la cabeza gira de manera que los ojos pueden seguir mirando fijo un objeto determinado. También pasan señales hacia arriba, a la corteza cerebral acabando probablemente en un centro cortical primario del equilibrio localizado cerca de la zona auditiva. Estas señales indican al psiquismo el estado del equilibrio del cuerpo" De esta manera aunque en la lesión Medular con nivel de D-1 o por debajo de esta, no existe una marcada afección cerebral los largos periodos de hospitalización y/o encamamiento del cual padecen estos pacientes afectan la orientación y el control espacial devenidos en elementos del equilibrio, es entonces que la utilización de la mesa inclinada o de bipedestación cumple su roll fundamental.

Planteado por Debra J, Rose 2005 (18) , el equilibrio define como el proceso por el cual controlamos el centro de masa (CDM) del cuerpo respecto a la base de sustentación, sea estática o dinámica. Por ejemplo, cuando estamos de pie en el espacio nuestro objetivo primario es mantener el CDM en los confines de la base de sustentación, mientras que cuando caminamos, desplazamos continuamente el CDM respecto a la base de sustentación, la cual restablecemos en cada paso. Aunque con frecuencia consideramos que estar de pie y erguidos en el espacio constituye una tarea del equilibrio estático y que inclinarse en el espacio o caminar son tareas del equilibro dinámico, recuerden que mantener una posición erguida estable también implica la contracción activa de distintos grupos de músculos para controlar la posición de CDM ante la fuerza desestabilizadora de la gravedad.

La postura relacionada con el equilibrio anteriormente expuesto, no es más que la alineación biomecánica de las distintas partes del cuerpo en el espacio, y también en la orientación del cuerpo en el espacio (Shumway- Cook y Woollacott, 2001) (19,20) .De pie y si movernos en el espacio, nuestro objetivo consiste en alinear verticalmente las partes del cuerpo y, por tanto, consumir una cantidad mínima de energía interna para mantener una posición estable y erguida frente a la fuerza de gravedad. Para contrarrestar la fuerza de gravedad, se mantienen activos varios grupos musculares durantes la bipedestación estática (glúteo medio y el tensor de la facialata, el erecto de la columna en la región dorsal del tronco, los músculos abdominales un poco más intermitentes, entre otros) (20). Básicamente en el L. M. E es necesario el fortalecimiento y/o potenciación de MsSs, la compensación de otros grupos musculares de acuerdo a la ubicación de la afección neuronal y/o al Nivel Neurológico de Lesión (N. N. L).

Hernández Barrios, Dysmart refiriéndose a Ballano (2009) (21) , la postura o actitud es la resultante del tono antagonista de los diferentes grupos musculares, cuya lucha constante asegura la erección de los segmentos y los mantiene. Él mismo, nos define como equilibrio patológico de acuerdo a lo estudiado anteriormente, que el equilibrio en estos casos se manifiesta, cuando uno de los segmentos sufre una deformación o alteración, ya que esta influye en los equilibrios de los segmentos inferior y superior y la línea de gravedad no se ajusta a lo citado anteriormente y a su considerada posición, --El concepto de equilibrio se ha modificado, y se dice que el mismo es el resultado del trabajo coordinado de los grupos musculares antagonistas, lo que requiere de una acción refleja de diferentes grupos musculares y demuestra, que este equilibrio no es puramente estático, sino que es esencialmente oscilante, debido precisamente al carácter del trabajo muscular— (21)

En lo adelante podríamos percibir que alrededor de la posición bípeda estática u oscilante estará el llamado cilindro imaginario como base de sustentación, en esta posición, adecuada, llevada por una correcta postura, el gasto energético debe ser mínimo de lo cual se advertirá que la posición de equilibrio estará acompañada de pequeñas contracciones musculares ya sean agonista y/o antagonistas más la estructura ósea y ligamentosa, lo que permite que los músculos estén en cierto grado de reposo.

La Marcha Humana

Para una persona caminar significa un gran esfuerzo; la marcha es una actividad de extrema complejidad, es asimismo integrada como involuntaria, no sería prudente llamarla "Automática", ya que sabemos que una pequeña cantidad de alcohol basta para perturbar gravemente el equilibrio del tronco y la coordinación de miembros inferiores (20), comprendamos entonces la compleja situación para lograr la marcha en personas con L. M. E.

Limitándonos al aspecto cinético del análisis consideraremos que el sujeto desplaza su cuerpo de un punto a otro. Su cuerpo será a una masa – el centro de gravedad – sometida a traslaciones que imprimen los miembros inferiores y que sufren la acción de la gravedad, de la inercia y de la aceleración (20). Las resistencias que se han de vencer durante este desplazamiento ocasionan gasto de energía, en el caso de L. M. E en toda ocasión se trabajará con ejercicios de potenciación por encima del Nivel de la Lesión cuyo objetivo fundamenta las bases compensatorias que están por debajo del Nivel de Lesión o miembros inferiores sin desprecio del trabajo en los propios miembros inferiores y por supuesto en muchas ocasiones estará acompañada de distintos tipos de òrtesis y/o muletas también nada despreciables en función del equilibrio y la marcha.

F. Plas, E. Viel, Y. Blanc (1984) (20) plantean que el estudio de la pato mecánica de la marcha, y con ayuda de datos objetivos y numéricos, se pueden analizar las desviaciones de los movimientos de segmentos que ocasionan aumento del gasto energético, para sugerir los tratamientos quirúrgicos y fisioterápicos capaces de devolver al pacientes un tipo de marcha lo más parecida posible a lo normal

Examen general del paciente durante la marcha

Aspectos a tener en cuenta:

  • La facilidad del desplazamiento, obstaculizado o no por pérdidas de equilibrio o aparición repentina de movimientos incontrolados (espasticidad)
  • La simetría de los movimientos.
  • La amplitud y el ritmo global de los desplazamientos verticales y laterales del cuerpo.
  • La longitud de las zancadas.
  • La anchura de la base de sustentación.

El examen específico de los segmentos debe hacerse en cada una de las fases del ciclo de la marcha, de abajo arriba, ya que los movimientos y las contracciones musculares se organizan a partir del punto fijo del pie en el suelo.

Es necesario observar las variaciones de amplitud de:

  • Los movimientos del tobillo y en particular las posiciones del pie durante el periodo de apoyo.
  • Los movimientos de la rodilla, su flexión durante el apoyo y el impulso, y su extensión para preparar el paso siguiente.
  • Los movimientos de la cadera.
  • Los movimientos de la pelvis.
  • Los movimientos del raquis y de la cabeza.
  • Los movimientos de la cintura escapular y los miembros superiores (20)

La marcha en el L. M. E sólo será posible en un pequeño número de ellos, pero la bipedestación entre paralelas o aparatos de bipedestación, debe prescribirse por los efectos beneficiosos sobre la osteoporosis, éxtasis visceral, espasticidad, deformación de las extremidades inferiores y condición física general. (12,14, 15, 22)

Muchos estudios se han experimentados para mejorar y corregir la marcha en L. M. E y otras afecciones neurológicas desde estimulación funcional hasta suspensión, las primeras descripciones del uso de la suspensión del cuerpo humano para el entrenamiento de la marcha en una cinta sin fin fueron publicadas por Barbeau (22,23, 24). Desde entonces, los profesionales del medio han usado este sistema de soporte del peso corporal en la práctica clínica. Estudios realizados por neurocientíficos han demostrado que a las ratas con lesiones medulares torácicas se les podía dar entrenamiento intensivo y repetitivo para dar pasos en las cintas sin fin, con soporte del peso corporal en la zona del tronco, moviendo sus patas delanteras y con ayuda manual para las patas traseras (25,26). Después del entrenamiento, las ratas podían dar pasos con las patas sin ayuda. Ellos atribuyen esta respuesta motora a un efecto del estímulo sensorial periférico que era procesado por el sistema nervioso central. Estos resultados demostraron que un estímulo sensorial específico asociado a la locomoción era integrado e interpretado por un conjunto de circuitos neuronales en la médula espinal (el centro del reflejo de la marcha) para generar una respuesta motora coordinada (un patrón regular de los pasos) que denominaron generador central de patrones" (GCP) [26].

Estudios realizados identifican un grupo de posibles tipos de marchas para el L. M. E. y su análisis forma parte de las herramientas para profesionales inmiscuidos, traemos a colación ejemplos:

  • Marcha alterna de cuatro puntos (se adelanta primero una muleta, luego el pie opuesto, seguidamente la otra muleta y a continuación el otro pie).
  • Marcha alterna de dos puntos (se adelanta un pie con la muleta del lado opuesto simultáneamente, y después el otro pie con la muleta contraria y así sucesivamente).
  • Marcha de arrastre (se llevan ambas muletas hacia delante y seguidamente se arrastran ambos pies hacia las mismas).
  • Marcha por balanceo hasta las muletas (se llevan las muletas hacia delante y posteriormente se eleva el cuerpo apoyándose en las mismas acercándose los pies hasta estas).
  • Marcha por balanceo completo (se llevan ambas muletas hacia delante, se eleva el cuerpo y se cae por delante de las muletas). (12,14,27,28,29)

El constante análisis y comprensión del estado de equilibrio en sus diferentes manifestaciones nos parece de suma importancia, cuyo contenido nos obliga a vislumbrar que forma parte importante e imprescindible de los argumentos y herramientas en los futuros profesores de la C. F. T y en todos los profesionales involucrados.

Referencias Bibliográficas

  1. Torres Costoso A. I. J. A. Basco López, A. Ferri Morales, M. ªI. López Molina; El método de Kabat y la lesión medular espinal. Umbral Cientifico, Fundación Universitaria “Manuel Beltrán” Bogota, Colombia. 2006, pp. 73 – 81.
  2. Bobath, Bertha. Hemiplejía del adulto: evaluación y tratamiento. Tercera edición. Médica panamericana. Buenos Aires 1993.
  3. Ahonen J, Lahtinen T, Sandströn M, Pogliani G, Wirhed R. vendaje neuromuscularlogía y Anatomía aplicada a la actividad Física. 1.ª Edición. Paidotribo.
  4. Silverio Silva, Miguel, Lidia Prieto Rodríguez. Ejercicios y metodología de enseñanza para la marcha en paraplejías con niveles de lesión media y baja D-7 y D- 12: http://www.efdeportes.com/ Revista Digital - Buenos Aires - Año10 - N° 75 - Agosto de 2004
  5. Viel E. El Método Kabat. Masson Barcelona, 1989.
  6. Kottke FJ. Ejercicio terapéutico para desarrollar la coordinación neuromuscular. En: KRUSEN: Medicina física y rehabilitación, 3.ª ed. Panamericana. Madrid 1993.
  7. Knott M, Vos D. Facilitación Neuromuscular Propioceptiva. 3.ª edición. Médica Panamericana. Buenos Aires, 1996.
  8. Noel-Ducret F. Méthode de Kabat. Facilitation Neuromusculaire par la propriocepción. Encycl. Méd. Chir. «Kinésithérapie», 26-060-C-10. Elservier. Paris 2001.
  9. Alurralde, J M, Scavo, M, Rodrigo A. Bases epistemológicas, sanitarias y legales respecto a la participación de la Educación Física en el proceso de rehabilitación. http://www.efdeportes.com/ Revista Digital - Buenos Aires -9 - N° 60 - Mayo de 2004
  10. Alonso López, Ramón F.; Peralta Safons Marisete. A reabilitação física e o professor de Educação Física. Revista digital de Educación Física y deportes. www.efdeportes.com Año 5, No. 18. (Febrero 2000).
  11. Rodríguez E; O Casanova y Colaboradores. “Ejercicios Físicos y Rehabilitación” Tomo I Editorial Deportes, Ciudad de la Habana, pp. 11-28, 2006
  12. Hernández González, P. (2008) Influencia de los ejercicios en colchonetas y su relación con el equilibrio y la marcha en pacientes parapléjicos del C. N. R “Julio Díaz”. Tesis de Maestría en Cultura Física Terapéutica, La Habana. Universidad de Ciencias de la Cultura Física y el Deporte
  13. Alvarez Velasco, Mª de las V; Salinero Pérez, M. Fisioterapia del lesionado medular. Hospital Nacional de Parapléjicos. Toledo. http://www.lesionado medular.com. 2007
  14. Cuello Castillo J, Quiñones Mena P. “El discapacitado por Lesión Medular”, Colección Tabor, Universidad Católica del Maule. Talca – Chile. 1997
  15. Hernández, González. P, L. G. Sánchez. : Algunas consideraciones de la estática, el equilibrio y movilidad para la cultura física terapéutica, http//: WWW. Monografía.com, 2010.
  16. Kikóin. K. I, A.K. Kikóin. Física 2. Editorial Mir Moscú, I – 110, GSP, 1985.
  17. Guyton C Arthur. Tratado de Fisiología Médica II, edición revolucionaria 1996.
  18. Debra J. Rose. Equilibrio y Movilidad con personas mayores. Barcelona: editorial Paido Tribo; 2005
  19. T i n e t t i, M. E, Evaluación de la Marcha y el Equilibrio. (19 8 6, 1 9 88).
  20. PlasF,VielE,BlancY. La Marcha Humana, Cinesiología Dinámica, Biomecánica. 1 ed. Barcelona: Masson, S.A.; 1984.
  21. Hernández Barrios, D; Biomecánica en rehabilitación http://www.sld.cu/sitios/rehabilitacion-bio/temas.php?idv=20591© -2009.
  22. Barbeau H,Wainberg M, Finch L. Description and application of a system for locomotor rehabilitation. Med Biol Eng Comput 1987; 25: 341-4.
  23. Barbeau H, Danakas M, Arsenault B. The effects of locomotor training in spinal cord injured subjects: a preliminary study. Restor Neurol Neurosci 1993; 5: 81-4.
  24. P.R.G. Lucareli, M.O. Lima c, F.P.S. Lima c, S.A. Garbelotti Jr. ,R.O.Gimenes a, J.G. Almeida b, J.M.D. Greve, Análisis de la marcha y evaluación de la calidad de vida después del entrenamiento de la marcha en pacientes con lesión medula REV NEUROL 2008; 46 (7): 406-410
  25. Rossignol IS, Barbeau H. New approaches to locomotor rehabilitation in spinal cord injury [editorial]. Ann Neurol 1995; 37: 555-6.
  26. 17 Barbeau H. Locomotor training in neurorehabilitation: emerging rehabilitation concepts. Neurorehabil Neural Repair 2003; 17: 3-11
  27. Hernández Fernández Enrique (2005) Programa para pacientes parapléjicos en el CIS La Pradera. Tesis de Maestría en Cultura Física Terapéutica. La Habana. Instituto Superior de Cultura Física "Manuel Fajardo"
  28. Ashworth B. Preliminary trial of carisoprodol in multiple sclerosis, Rev Medica de Rehabilitación Copyright © 1999-2007, Infomed Red Telemática de Salud.
  29. González Más R. Rehabilitación Médica, Barcelona: Masson; 1997p.337-41,351-59.

Datos del Autor:

Pedro Armando Hernández González*

Licenciado en Cultura Física y Deportes

M.Sc en Cultura Física Terapéutica y Rehabilitación.

Profesor Principal, Universidad de Ciencias de Cultura Física y Deportes.

País: CUBA.

Ciudad: Ciudad de la Habana.

Fecha: Lunes, 20 de diciembre 2010

Biografía

  • Fecha de nacimiento: Ciudad de la Habana en fecha 02/08/1963.
  • Graduado como Licenciado en la Universidad de Ciencias de la Cultura Física y Deporte, Ciudad de la Habana, CUBA 1989.
  • Centro Internacional de Restauración Neurológica, Ciudad de la Habana, CUBA, año 1992- 93.
  • Centro Nacional de Rehabilitación "Julio Díaz", Ciudad de la Habana, CUBA, 1999 – 2004.
  • Presté servicio en el departamento de fisioterapia y rehabilitación del Policlínico "Carlos J Finlay", Marianao, Ciudad de la Habana, 2007- 08.

Laudelina H González Sánchez**

Licenciada en Educación en la Especialidad de Física

Instituto Superior Pedagógico "Enrique José Varona"

Profesora Principal de la Universidad de Ciencias de la Cultura Física y Deporte, y de la Facultad Finlay –Albarran, Tecnología de la Salud

Metodóloga Municipal de Física en el Municipio la Lisa

Profesora en las asignaturas de Pedagogía, Psicopedagogía. Psicología y Técnicas Avanzadas de Dirección.

NOVEDADES EN TU EMAIL. Ya somos 30508

EMAIL
Al hacer click en suscribir confirmo que he leído y acepto la política de privacidad

Técnicas de electroterapia