Subir

La enfermedad de parkinson

Autor: Carlos de la Torre Domingo.

Diplomado Universitario en Fisioterapia.

Profesor de Fisioterapia.

Universidad Alfonso X “El Sabio”. Madrid.

Titular en la Residencia de la Tercera edad “Bellas Vistas”.Madrid.

INDICE

1. Introducción.

2. Etiología.

3. Clínica:

-Acinesia.

-Rigidez.

-Temblor en Reposo.

4.Valoración del Paciente Parkinsoniano:

-Valoración del aparato Locomotor.

-Valoración de otros Sistemas.

5.Tratamiento Fisioterápico:

-Actividades Cinesiterápicas.

-Control de la Tendencia de la Postura en Flexión.

-Ejercicios para la autonomía Personal.

6. Consideraciones Personales.

7. Bibliografía.

1. Introducción

La Enfermedad de Parkinson es un síndrome extrapiramidal progresivo,
que se debe a una afectación de los ganglios basales. Esta enfermedad
fue descrita por el médico James Parkinson en 1817.La Enfermedad
de Parkinson y el síndrome parkinsoniano comprenden un grupo de
trastornos caracterizados por temblor y alteración del movimiento
voluntario, postura y equilibrio.

El “ Síndrome Parkinsoniano” es el grupo de alteraciones
en que se desarrollan los síntomas y signos característicos
del parkinsonismo, pero en forma secundaria a otra enfermedad neurológica,
como por ejemplo en parkinson de origen vascular o en la enfermedad de
Alzheimer. Así, mientras que la Enfermedad de Parkinson es un trastorno
degenerativo primario que se produce en la segunda mitad de la vida y
sigue un curso progresivo, el síndrome parkinsoniano tiene una
historia natural que depende de su causa.

Los síndromes extrapiramidales podemos encontrárnoslos
de dos tipos;

a- Síndrome extrapiramidal de tipo acinésico – rígido:
Esto se da en la enfermedad y síndrome de Parkinson.

b- Síndrome extrapiramidad de tipo hipercinético o hipotónico:
Estos son por ejemplo; corea, atetosis, hemibalismo, distonias.

El sistema extrapiramidal tiene las siguientes funciones:

a- Control y ajuste de la secuencia de los movimientos automáticos.,
cuando se lesiona esta función se produce; Temblor y Distonía.

b- Regulación del tono muscular; cuando se altera esta función
se produce, Rigidez y Acinesia o Bradicinesia.

c- Regulación de las reacciones posturales.

d- Armonización de la actividad motriz.

2. Etiología

Los síntomas y signos del parkinsonismo se originan en una alteración
de la función en dos regiones de los ganglios basales, La sustancia
negra y el cuerpo estriado ( Núcleo caudado y putamen). Estas masas
nucleares centrales de materia gris contienen prácticamente toda
la Dopamina del encéfalo humano. La dopamina es una sustancia química
y una de las aminas neurotransmisoras que transportan el mensaje eléctrico
desde una neurona a la próxima a través de la sinapsis.

La enfermedad de parkinson es responsable de la enorme mayoría
de casos de parkinsonismo. La causa de la degeneración de la sustancia
negra y del cuerpo estriado es desconocida, pero es un proceso progresivo
y con una duración entre el comienzo y la muerte de entre 10 y
15 años; en los peores casos, la inmovilidad creciente lleva a
complicaciones asociadas como son, Úlceras por presión,
pérdida de peso y complicaciones respiratorias, que son la causa
habitual de muerte.

3. Clínica

Esta enfermedad presenta una clínica característica que
a continuación se detalla y posteriormente se explicará
cada punto.

a- Acinesia: Falta de movimiento, o bien hipocinesia que es la disminución
en la ejecución de los movimientos.

b- Rigidez: es el aumento de tono muscular no velocidad dependiente,
así se diferencia de la espasticidad.

c- Temblor en reposo; Este punto es muy importante, el temblor como signo
neurológico puede ser de dos tipos, temblor de intención
como se da en el síndrome cerebeloso , o temblor en reposo, como
se da en el individuo con parkinson.

d- El comienzo de esta enfermedad suele ser insidioso.

e- La evolución puede ser de dos tipos; lenta (inferior o igual
a 10 años), o rápida (inferior a 4 años).

Acinesia: Efectos que produce la acinesia o hipocinesia
en los pacientes enfermos con parkinson.

a- Dificultad para realizar dos patrones de movimiento simultáneos,
como por ejemplo levantarse y saludar.

b- Retraso y lentitud en el inicio y ejecución de los movimientos
voluntarios.

c- Pérdida de movimientos voluntarios y automatismos, por ejemplo
pierden la secuencia normal de parpadeo en los ojos, pierden el balanceo
de la cintura escapular y pélvica durante la marcha, esto último
pone en compromiso el equilibrio del tronco durante las fases de marcha.

d- Amimia; Disminución de los gestos de la mímica facial.
“Fascies en Máscara”.

e- Fatigabilidad a la ejecución de movimientos repetidos.

f- Disfagia.

g- Voz lenta, monótona y poco modulada.

h- Marcha lenta, pasos cortos, sin braceo, dificultad para los giros
al caminar y también para los giros en el decúbito.

i- Alteraciones en la escritura, suelen tener una letra muy pequeña
(micrografía) , esta alteración es por la disfunción
en los movimientos de coordinación fina que implica la escritura.

j- Lentitud en la realización de las A.B.V.D.

Rigidez: Efectos que produce la rigidez en los pacientes
enfermos de parkinson.

a- Se evidencia una Rigidez Cerea; esto es una rigidez continua, no tiene
fenómeno en navaja, y si tiene el fenómeno de la “Rueda
Dentada”, esto aparece porque a la rigidez se les une el temblor.

b- A consecuencia de la rigidez se les produce dolores musculares, torpeza
motora, no tienen trastornos de la sensibilidad.

c- Biomecánicamente adquieren una postura hipercifótica
en bipedestación, incluso en sedestación.

Temblor de reposo: Características del temblor
en el Parkinson.

a- Suele ser rítmico.

b- Presenta una oscilación lenta; aproximadamente de 4 a 6 ciclos
por segundo.

c- Afectación inicialmente unilateral a una de las manos.

d- Cede con la actividad.

e- Cede con el sueño.

f- Aumenta con la tensión emocional.

g- No suele temblar la región de la cabeza.

4. Valoración del paciente Parkinsoniano

La valoración podemos estructurarla de la siguiente forma:

Valoración del aparato locomotor:

Valoración Mecánica:

Balance articular



balance muscular.

Valoración Neurológica:

Postura

equilibrio

temblor.

Valoración Funcional:

ABVD

motricidad fina

marcha.



Otros sistemas:

Psíquico.

Otros Sistemas.

a- Postura: Suele tener una tendencia a la postura en flexión,
hipercifótico en bipedestación y también persiste
en sedestación.

b - Equilibrio: Las valoraciones del equilibrio hay que realizarlas
en bipedestación, en sedestación y en apoyo monopodal, en
estas valoraciones hay que explorar los equilibrios en los sentidos anterior,
posterior y lateral.

c- Valoraciones funcionales: Valoraciones en la realización
de tareas sencillas, valoración de la marcha, valoración
de la motricidad fina, valoración del nivel de discapacidad. Asociaremos
a estas valoraciones una valoración articular completa, para analizar
posibles retracciones, y un balance muscular sobretodo para analizar el
grado de rigidez de la postura, acortamientos tendinosos.

d- Valoración de otros aspectos como son; temblor, estado
psíquico, alteraciones respiratorias.

5. Tratamiento de Fisioterapia

El objetivo de la fisioterapia en esta enfermedad sería ayudar
al paciente a mantener su independencia tanto como fuera posible y aconsejar
a los familiares y ayudantes como manejar a la persona afectada a medida
que la actividad progresa y se establecen las incapacidades, los familiares
tienen que adquirir unas características especiales pues como está
descrito en la clínica algunos signos aumentan con la tensión
emocional.

El tratamiento comenzará precozmente y durará toda la vida,
con la programación de ejercicios domiciliarios y las revisiones
médicas establecidas.

Estos pacientes han perdido el automatismo, así es importante
conseguir movimientos amplios, repetidos, rítmicos y conjuntados.

El tratamiento podemos organizarlo de la siguiente forma:

1. Actividades Cinesiterápicas.

1.a- Para la prevención de retracciones y su tratamiento:

Intentamos prevenirlas mediante movilizaciones pasivas y activas asistidas,
si ya tienes establecidas las retracciones, usaremos, termoterapia, cinesiterapia
pasiva favoreciendo elongación de musculatura acortada, trabajo
concéntrico de la musculatura antagonista a la acortada y uso de
férulas progresivas.

2. Control de la tendencia de la postura en flexión.

Para conseguirlo haremos:

Ejercicios concéntricos de extensión de tronco.

Ejercicios concéntricos de ABD de caderas.

Ejercicios concéntricos de extensión de rodillas.

Ejercicios concéntricos y alternativos de flexión dorsal
y plantar de tobillos.

Tenemos que tener en cuenta que en estos pacientes se produce una ventralización
del centro de gravedad, por esta razón aumentan los patrones flexores
sobre los extensores, siguiendo este razonamiento es tan importante reducir
esos patrones como inhibirlos por ello estos ejercicios son mucho más
favorables realizarlos con el paciente en decúbito supino ya que
esta posición por si sola inhibe los patrones flexores. Y por otro
lado en esta posición ya no importa el desplazamiento del centro
de gravedad que ellos padecen, normalmente en el decúbito se ve
reducido el temblor.

3. Ejercicios para la autonomía personal:

3.a- Ejercicios realizados sobre la cama o el suelo:

Son ejercicios realizados pasando de un decúbito a otro, acentuando
al voltear la rotación inicial de cuello y ayudándose el
paciente de sus miembros superiores para voltearse.

Movimientos de un miembro superior y uno inferior opuesto imitando la
disociación escápulo pélvica que ha de suceder en
la marcha.

Movilizaciones rítmicas, simétricas y simultaneas de 2
miembros superiores, de 1 miembro inferior y de los 2 miembros inferiores
de forma simultanea.

Desde el suelo a la cama hacemos ejercicios de incorporación
o elevación desde el decúbito supino, ayudándose
de sus miembros superiores.

3.b- Ejercicios en sedestación:

Estos ejercicios los haremos una vez que el paciente controla los ejercicios
citados en el apartado anterior.

Ejercicios de sentarse y levantarse, controlando que haga flexión
de tronco para desplazar el centro de gravedad y ayudándose de
sus miembros superiores, en su defecto se le asistirá en el paso
de sedestación a bipedestación.


         

Ejercicios activos de flexión, extensión y rotación
de cuello y tronco, estos ejercicios se los indicamos de forma rítmica,
incluso enumeramos los movimientos para estimular la integración
de los mismos.

Ejercicios de estimulación del equilibrio al empuje en sedestación,
para que el paciente mantenga un buen equilibrio anterior, posterior y
lateral en bipedestación previamente lo tiene que tener en sedestación.

3.c- Ejercicios en bipedestación:

Al igual que antes es conveniente realizar estos ejercicios una vez supere
los anteriores.

Ejercicios de control postural frente al espejo, así trabajamos
la simetría postural principalmente en el plano frontal, si hay
posibilidad de espejos haremos lo mismo para que el paciente se visualice
en plano sagital y corrija la postura.

Ejercicios de elevación desde el suelo o de descenso al suelo
y si puede los hará ayudándose de los miembros superiores,
a distintos ritmos y a distintas velocidades.

Ejercicios de equilibrio disminuyendo progresivamente la base de apoyo
hasta llegar a hacerlo en apoyo monopodal.

Ejercicios de marcha estática con movimientos coordinados de
balanceo de miembros superiores y miembros inferiores, simulando marcha
hacia delante y hacia atrás, marcha salvando pequeños obstáculos.

Ejercicios de transferencias de peso y giros sobre su eje vertical.

3.d- Ejercicios de marcha o práctica de marcha:

Se harán a pasos muy largos, con mucha flexión y extensión
de rodillas, en general son pasos muy exagerados.

Hay que evitar las posturas atascadas, cuando el paciente va a comenzar
la actividad de empezar a andar se queda atascado y en ese momento le
daremos un empuje o estímulo para que inicie el paso, también
lo podemos evitar haciendo que siga unas marcas simétricas en el
suelo, por ejemplo una huellas pintadas.

Practicar la marcha hacia atrás y de lado, salvando obstáculos.

6. Consideraciones Personales:

Como sucede en todas las patologías degenerativas, cuando nos
encontramos frente a un paciente de estas características, tiene
que prevalecer más en nosotros el entusiasmo por conseguir hacer
de ellos personas funcionales, esta patología no tiene porque ir
asociada a un deterioro cognitivo y esto provoca al paciente una problemática
que nosotros hemos de minimizar, pues él o ella se da perfectamente
cuenta de lo que su cuerpo está experimentando, tenemos que conseguir
con las actividades médicas, fisioterápicas y de terapia
ocupacional, hacer de su clínica algo positivo, interpretado como
mejora de su calidad de vida a la cual todos tenemos derecho independientemente
de nuestra situación clínica basal.

7. Bibliografía:

· R. González Mas; Rehabilitación Médica
de Ancianos. Ed. Masson.D.L. B.33.606-1995.

· Alan Frazer, Perry Molinoff, Andrew Winokur; Bases Biológicas
de la Función Normal y Patología del Cerebro. Ed. ESPAX.
D.L: B. 29.840.1995.

· Rafael González Maldonado; El Extraño Caso del
Doctor Parkinson. Ed. Grupo Editorial Universitario.D.L. G.R – 947-97.

· J.T. Meadows; Diagnóstico Diferencial en Fisioterapia.
Ed. McGraw –Hill. D.L. M 37.859-2000.

· Downie; Neurología Para Fisioterapeutas. Ed. Panamericana.
ISBN 950-06-0365-9.

· R. Alberca, J,J, Ochoa; Neurogeriatría. Ed. J.Uriach &
Cía. S.A. ISBN 84-604-2757-9.

Síguenos

LAS NOVEDADES DE EFISIOTERAPIA.NET EN TU EMAIL Ya somos más de 27000 subscriptores

EMAIL

Técnicas de electroterapia