Subir

Protocolo de visita domiciliaria en pacientes hemipléjicos

AUTORAS:
Almudena Buesa Estéllez
, fisioterapeuta
Gema Bodes Pardo, fisioterapeuta

ÍNDICE

Protocolo: Visita domiciliaria en el paciente hemipléjico
Justificación. Población diana. Objetivos

Objetivos específicos. Contenidos.

1.-Tratamiento postural

2.- Movilizaciones

3.- Transferencias

4.-Ejercicios mantenimiento y automovilizaciones

5.- Actividades de la vida diaria

6.- Actividades de interés

7.- Cuidado del cuidador

8.- A propósito de un caso clínico

Bibliografia

Anexos

  • Justificación

Al dar de alta a un paciente hemipléjico, no basta con que este realice
algunos ejercicios o se desplace con ayuda de sus familiares; es necesario que el fisioterapeuta desarrolle una labor de control y actualización, que evalúe el domicilio y dé orientaciones sobre las modificaciones y adaptaciones necesarias en el baño, cama, sillones, prácticas de la vida diaria, etc.

Los pilares básicos que justifican la visita domiciliaria son:

  • La valoración se realiza en el entorno habitual, favoreciéndose el proceso de integración.
  • Favorece la motivación e incentivación del paciente y de sus cuidadores.
  • Posibilita la aceleración de las altas hospitalarias sin menoscabo de los resultados clínicos.
  • Disminuye los reingresos hospitalarios
  • Se obtienen mejores resultados en el desempeño de las AVD.
  • Se facilitan los principios de libertad y dignidad del paciente.
  • Se favorece la continuidad asistencial.

Por todo lo explicado y dado que la visita domiciliaria no se realiza actualmente, pese a que se encuentra dentro del Protocolo de Derivación; hemos diseñado este programa.

  • Población diana y población de apoyo

Población diana: Pacientes que tras haber sufrido un ACV, no hayan conseguido recuperar su independencia, y pertenezcan al C.S. Espronceda.

Seguiremos el criterio del Índice de Katz > C. (Anexo 1)
Población de apoyo: Familiares y cuidadores.

  • Objetivos

Objetivos generales:

  • Conseguir un aumento de la salud y bienestar de los pacientes y familiares incluidos en el programa.
  • Ayudarles a controlar y aceptar su situación con el fin de conseguir el nivel máximo de independencia según las posibilidades de cada paciente.

Objetivos específicos:

La intervención constará de tres visitas (salvo excepciones), y se establecen unos objetivos particulares para cada una.

  • 1ª Visita:
  • Valorar el estado del paciente (Anexo 2)
  • Valorar el entorno domiciliario y aconsejar mejoras.
  • Identificar a los cuidadores
  • Cubrir necesidades más inmediatas (posturales, transferencias)
  • 2ª Visita (1 semana después)
  • Revisar las pautas dadas en la sesión anterior.
  • Realizar con el paciente ejercicios adaptados que pueda continuar realizando diariamente.
  • Adaptar AVD para lograr máxima independencia.
  • Identificar alguna actividad de interés para el paciente.
  • Atender las necesidades del cuidador para proteger su salud.
  • 3ª Visita (3semanas después)
  • Supervisar que se pone en práctica lo aconsejado.
  • Solucionar posibles dudas o dificultades.
  • Contenidos

1.- Tratamiento postural hemipléjicos
2.- Movilizaciones
3.- Transferencias
4.- Ejercicios de mantenimiento y automovilizaciones
5.- AVD
6.- Actividades de interés
7.- Cuidado del cuidador
8.- A propósito de un caso clínico

1.-TRATAMIENTO POSTURAL DE LOS ENFERMOS HEMIPLÉJICOS

Cuando una persona ha sufrido un accidente cerebro-vascular agudo, nos encontramos a un paciente desorientado, confuso, con la sensación de que su cuerpo está dividido en dos mitades, sin que exista interacción entre lado sano y enfermo. A veces suele ir acompañado de problemas en la vista y en el oído.

Pues bien, cuando nosotros colocamos a un enfermo en cualquiera de las posturas (decúbito lateral, sobre lado sano o enfermo; decúbito supino, sedestación o bipedestación) estamos estimulando su cerebro a través de los ojos, oídos, piel, articulaciones y músculos. Este cerebro recibe la información y nos elabora la respuesta que será el movimiento.

Las consideraciones anteriores cobran importancia ya que en las etapas muy tempranas, el paciente pasará mucho tiempo en la cama. No sólo por la enfermedad en sí, sino simplemente por la inmovilización prolongada podrían aparecer otras complicaciones, sobre todo en el caso de pacientes mayores: trombosis, úlceras por presión, etc.

Incluso en el caso de pacientes que durante el día no permanecen en la cama, pasarán 8 horas o más en ella por la noche, y por lo tanto también necesitarán que se les coloque correctamente.

La posición del paciente debe cambiarse regularmente, inicialmente cada 2-3 horas. El intervalo de tiempo irá aumentando cuando sea capaz de girarse y moverse por sí mismo.

Todos los cambios posturales deben realizarse de forma lenta, explicando al enfermo cómo lo debe hacer, para que consigamos su colaboración, reaprendizaje y finalmente su autoindependencia.

  • Decúbito supino
  • Cabeza apoyada en la almohada. Cuello y columna bien alineados.
  • Almohada debajo del hombro, y brazo, mano en pronación, con dedo pulgar siempre separado.
  • Almohada debajo de la pelvis, además de otra situada hacia el lado externo para evitar la rotación externa.
  • Puede colocarse una almohada al final de la cama, para que levante las mantas y éstas no rocen los pies del enfermo, pero con cuidado de que no la alcance con la planta de los pies (como solía recomendarse antes) para evitar el equino, ya que aumentaría la espasticidad.

  • Decúbito lateral lado sano
  • Cabeza descansa sobre la almohada.
  • Miembro superior hemipléjico descansa en elevación de 90º sobre un almohadón grande, que debe abarcar todo el brazo hasta la axila y mantener la cintura escapular a la misma altura que el tórax.
  • Otra almohada debajo de la escápula del lado sano.
  • Los miembros inferiores separados por una almohada y en semiflexión, la pierna hemipléjica algo adelantada y con cuidado de que no se salga del borde y cuelgue en supinación.

  • Decúbito lateral lado enfermo
  • Cabeza en posición estable, ligeramente más elevada que el tórax, sobre una almohada.
  • El miembro superior hemipléjico está desplazado hacia delante en un ángulo no superior a 90º con el cuerpo. (puede descansar sobre una almohada). La escápula debe mantenerse en protracción (favorecida por el peso del cuerpo del paciente).
  • El miembro superior sano descansa sobre su cuerpo o sobre la almohada que tiene detrás.
  • El miembro inferior sano descansa sobre una almohada flexionado a la altura de la cadera y la rodilla (a unos 80º).
  • El miembro inferior hemipléjico se mantiene en extensión de cadera y ligera flexión de rodilla.

2.-MOVILIZACIONES

En la visita domiciliaria, enseñaremos al cuidador cómo realizar las movilizaciones del paciente correctamente, teniendo en cuenta algunas premisas:

  • No hacer daño al enfermo
  • No mover todo el cuerpo del enfermo a la vez, si no desde las zonas más resistentes (cabeza, tronco, extremidades y pelvis)dejando libres las regiones más móviles (cintura escapular y pélvica) para que el paciente nos ayude
  • Mantener el cuerpo del enfermo alineado, desplazándolo en varios movimientos hasta llegar a la postura final

Las movilizaciones más frecuentes se realizan en la cama. Son

  • Giro desde un decúbito al otro (volteo)
  • Desplazamiento lateral
  • Sentar al enfermo al borde de la cama
    • Volteo

-El cuidador, desde el lateral de la cama, sitúa cada parte del cuerpo en dirección al movimiento.

- Atrae hacia él la pierna alejada tirando desde la cadera; y le pide al enfermo que agarre su brazo para dirigirle en la dirección del movimiento.

- El paciente debe colaborar para que su cuerpo acompañe al movimiento que realiza el cuidador y se desplace.

  • Desplazamiento lateral

Si el paciente colabora:

Empezamos movilizando la parte superior del cuerpo. Pedimos al paciente que mire hacia nosotros, le abrazamos el hombro alejado para que el tronco gire sobre el hombro cercano
Para mover las piernas, ponemos nuestras manos bajo su pelvis, desplazándola 90º moviendo la pierna cercana y alineando la alejada.

Si no colabora, la solución más fácil para conseguir que el paciente se acerque al borde de la cama es colocar una sábana transversal bajo el paciente, que quede colgando por los bordes laterales. Para desplazarle, se tira del borde hacia donde queremos atraer al paciente.

  • Sentar al paciente al borde de la cama

- El paciente se encuentra justo al borde lateral. Debemos sacar sus piernas por fuera, flexionadas a nivel de la rodilla, para que las mantenga colgando.

- Con una mano llegamos a la espalda del paciente pasando por debajo de su cuello, la otra la metemos debajo de su axila y le pedimos que nos agarre la espalda.

- La movilización no consiste en tirar hacia arriba del tronco del paciente, si no en desplazar su parte superior mientras las piernas alcanzan el suelo.

- Una vez esté sentado, debemos acomodarlo.

  • Sentar correctamente al paciente: en la silla, sofá; etc.

El paciente que no tiene control sobre su cuerpo se desliza hacia delante, arqueando toda su columna y quedándose en una postura incómoda.


-Para enderezar al paciente, intentaremos ayudarle a que deje caer el peso de su cuerpo sobre una cadera y sobre la otra, para que su espalda quede pegada a la silla.

- Él, con el brazo sano, debe apoyarse sobre la silla, haciendo fuerza para levantarse.

-Como medida de seguridad, nuestros pies se enfrentarán con los suyos y sus rodillas quedarán entre las nuestras, a modo de freno.

-La movilización consiste en inclinar al paciente hacia un lado mientras movemos el contrario en dirección al respaldo de la silla, hasta colocarle en una posición adecuada.

La movilización opuesta consiste en adelantar al enfermo hasta el borde de la silla. La forma de hacerlo es similar, debemos alinear al paciente para trasladarle desde sus glúteos al borde de la silla mediante inclinaciones laterales y cambios de peso, mientras adelantamos sus piernas.

Esta movilización es necesaria para la transferencia de sedestación a bipedestación y para trasladarle de la silla a la cama, etc.

3.-TRANSFERENCIAS

Las transferencias implican un cambio de plano y de superficie de apoyo, por lo que podrían resultar más complejas; pero si se realizan correctamente no conllevan ninguna dificultad

Las transferencias habituales son:

  • Pasar desde sedestación a bipedestación
  • Pasar desde bipedestación a sedestación
  • Pasar desde una superficie a otra desde la posición de sentado
    • De sedestación a bipedestación
  • Lo principal: el paciente debe situarse lo más cerca posible del borde del asiento.
  • Para que levantarse resulte más fácil, el enfermo debe tener sus pies separados (uno delante, el otro un poco por detrás) como si quisiera dar un paso.
  • Nos ponemos delante de él, con sus rodillas entre las nuestras. Colocamos una mano a la altura del hombro y la otra en la pierna, y el paciente nos agarra de los costados (¡¡ nunca del cuello!!)
  • Le pedimos al paciente que se incline hacia delante, mientras nos balanceamos hacia atrás para que se incorpore. Nuestros pies servirán de freno.

  • De bipedestación a sedestación

Esta transferencia tiene una dificultad añadida: el paciente no ve la silla, tenemos que empezar ayudándole a caminar hacia atrás trasladando el peso de su cuerpo de un lado a otro, hasta que sus piernas contacten con el asiento. Situamos una mano en la espalda del paciente y la otra en su pelvis, y le pedimos que nos agarre de los costados. Nuestras rodillas frenan las suyas como protección; entonces le pedimos que se deje caer hacia la silla, flexionando sus piernas. Nosotros debemos acompañar el movimiento.

Si queda mal colocado, realizamos el enderezamiento en sedestación.

  • De una superficie a otra en sedestación

Combina las transferencias anteriores.

- El paciente está sentado en el borde de la silla, con las piernas flexionadas y un pie adelantado respecto al otro. Nos encontramos delante, con nuestras rodillas frenando las suyas.

- Colocamos una mano en su cadera y la otra en su espalda. Le pedimos que se incline hacia delante lo que pueda.

- Ahora nos colocamos entre él y la cama, le acercamos hasta el borde ayudándole a que cambie el peso de un hemicuerpo al otro para desplazarse hacia atrás. El paciente se deja caer hacia la cama, entonces le ayudaremos a acostarse.

4.- EJERCICIOS DE MANTENIMIENTO Y AUTOMOVILIZACIONES

  • En sedestación

                                             
      Girar hacia un lado y otro.                              Inclinar el tronco hacia delante.

                                   
     Levantar las nalgas de la silla.                              Mover los hombros.

                                     
     Levantar la pierna en extensión.                          Levantar los pies del suelo.

  • En bipedestación

                                         
    Levantarse con una barra                                        Levantar la rodilla.
     o apoyado a una mesa.

                                       
    Cambiar el peso de una                                             Llevar el pie hacia delante
    pierna a la otra.                                                    y hacia atrás.

                                     
   Levantar la pierna a un lado.                                  Puntillas y talones. 

  • En decúbito para el Miembro Inferior

 

  • Fortalecimiento de los abdominales: intentar llevar el tronco hacia las rodillas

Girar las piernas hacia un lado y hacia el otro

Levantar el tronco de la cama

- Mover los pies:

Con la pierna estirada, apretar el cojín hacia la cama:

Separar las piernas hacia fuera :

  • En decúbito para el Miembro Superior

- Agarrar con la mano sana la muñeca hemipléjica
- Levantar el brazo hemipléjico hasta la extensión completa de codo
- Llevar el brazo hemipléjico hasta la cabecera de la cama y volver a la posición inicial.

  • Agarrar con la mano sana la muñeca hemipléjica
  • Levantar el brazo hemipléjico hasta la extensión completa de codo
  • Llevar el brazo hemipléjico hasta el tórax del lado sano y volver a la posición inicial

  • Coger el brazo hemipléjico, que se encuentra en 90º de Abd de hombro y 90º de flexión de codo.
  • Sin despegar el brazo del colchón, llevarlo hacia atrás, hacia la cabeza

  • Flexionar el codo hasta la altura del hombro
  • Extender el codo tirando de la mano hacia arriba

  • Coger la muñeca hemipléjica con el brazo apoyado sobre el colchón y el antebrazo descansando sobre el tórax
  • Realizar una pronosupinación del antebrazo: sin mover el codo, con la mano sana girar la muñeca en un sentido y en el otro

  • - Coger la muñeca hemipléjica con el brazo apoyado sobre el colchón y el antebrazo descansando sobre el tórax
  • Realizar una extensión de los dedos y de la muñeca

- Desde la posición anterior, movilizar el pulgar en todos sus movimientos posibles.

  • Recomendaciones Generales para todos los ejercicios :
  • Realice los ejercicios, sin agotarse, tantas veces como pueda.
  • Procure mantener unos segundos cada posición.

5.- ALGUNAS ACTIVIDADES DE LA VIDA DIARIA

La reeducación persigue que el paciente con hemiplejia alcance el máximo nivel de independencia posible en la vida diaria. Para el paciente adulto, ser independiente representa el primer paso vital para poder recuperar su forma de vida.

Cómo realice el paciente las actividades rutinarias de la vida diaria no sólo afectará a la totalidad del movimiento sino también al hecho de poder conservar el último estándar alcanzado. Sería una derrota si, tras un tratamiento intenso con total inhibición de la espasticidad, el paciente se esforzase en exceso y de manera incorrecta para vestirse y, en consecuencia, se desencadenaran reacciones asociadas.

Todas las actividades deben realizarse de forma que las reacciones asociadas no se manifiesten. Los movimientos deben ser tan económicos y normales como sea posible, y hay que inducir las posturas adecuadas. Con frecuencia, será necesario un entrenamiento cuidadoso e insistente.

Son tres los motivos más importantes para entrenar las AVD:
- Puesto que las actividades acontecen regularmente, pueden ser un recurso muy valioso para la terapia, por el mismo motivo si no se llevan a cabo correctamente los efectos nocivos serán notables.

- El paciente aprenderá con mayor rapidez en situaciones familiares del día a día.

- Las reacciones de equilibrio mejoran con la bipedestación y la marcha, durante aquellas actividades que normalmente se realizan en posición erguida.

  • Higiene personal

Aseo
El paciente se sentará frente al lavabo, preferiblemente en un taburete o silla en la que pueda mantenerse erguido. Introducirá primero el miembro superior hemipléjico en el lavabo, de esta manera resultará más fácil lavar la axila y la extremidad superior.

Para lavar el miembro sano, fijará la manopla enjabonada sobre el borde del lavabo y frotará el miembro y la mano sobre ella.

Para secarse la espalda, el paciente echará la toalla sobre un hombro, cogiéndola por detrás, sujetándola bien desde el extremo y tirando de ella hacia abajo por toda la espalda. Podrá emplear la misma técnica cada vez que necesite secarse la espalda.

Cepillado de dientes
Sentado en un principio, el paciente dejará el miembro superior afecto sobre el borde del lavabo. Incluso con un movimiento ligero, podrá utilizar la mano hemipléjica para sujetar el cepillo de dientes mientras pone el dentífrico. Tan pronto como sea posible, el paciente se pondrá de pie para lavarse los dientes.

Baño
Para el paciente que tenga problemas para mantenerse en bipedestación, se colocará una tabla en un extremo de la bañera (que quedará firmemente sujeta). El paciente, con asistencia, realizará la transferencia de una silla en el exterior hacia la tabla por el lado hemipléjico, desplazando la extremidad inferior hemipléjica dentro de la bañera con las manos entrelazadas. A continuación, elevará y desplazará activamente el miembro inferior sano dentro de la bañera. Podrá entonces lavarse y secarse sentado sobre la tabla y posteriormente volver al exterior realizando la maniobra inversa.

Ducha
Algunos pacientes preferirán o encontrarán más sencillo darse una ducha. En este caso, se proporcionará un asiento o taburete para que el paciente se siente en él cuando se esté lavando. Cuando la ducha se halla dentro de la bañera se realizará la operación descrita anteriormente.

Ir al baño
Existen unas adaptaciones para los water, que hacen que sean más altos para que al paciente le resulte más fácil la sedestación y bipedestación a la hora d ir al baño.

  • Indumentaria

No se debe olvidar que vestirse también supone decidir qué ponerse además de ir a buscarlo y descolgarlo del armario. EL paciente debe sentarse en una silla donde se mantenga erguido con los pies planos sobre el suelo, y no sobre el borde de la cama ya que el colchón carece de firmeza y complica la maniobra. La ropa debe ser sencilla y amplia, para que les permita aprender la secuencia y disposición con más facilidad y rapidez.

Cuando la ropa esté dispuesta delante del paciente, es decir, en su campo visual y ordenada adecuadamente, la tarea le parecerá más sencilla.

Cuando el paciente comience a aprender a vestirse no es necesario que se ponga todas las prendas él solo, el/la asistente le ayudará a ponerse una o dos prendas. En casos más agudos le vestirá pidiendo su colaboración, adecuando los pasos que se detallan a continuación (las imágenes refieren ésta circunstancia).

Existen muchos métodos distintos, pero el recomendado por la mayoría de los pacientes sigue una regla simple: comenzar cada secuencia vistiendo primero la extremidad hemipléjica.

Camisa o chaqueta.


1.- Hay que poner la camisa sobre las piernas, con el cuello hacia las rodillas y mostrando la etiqueta, y colocar el brazo afectado cruzado y dentro de la sisa.

2.- Después debe deslizar la manga hasta el codo y luego hasta el hombro afectado y echar la camisa por detrás de la espalda.

3.- El brazo sano buscará la manga y se introducirá en ella, colocando la prenda sobre el hombro, entonces se comenzará a abotonar empezando por el último.

Posteriormente hay que entrenar al paciente en quitarse la prenda. El orden será inverso, de manera que el último en desvestirse será el brazo afectado:
1.- Desabotonar la prenda y sacarse la manga del hombro afecto utilizando la mano sana.

2.- Retirar la camisa del lado sano.

3.- Retirar la camisa del lado afecto.

Camiseta o jersey

1.- Introducir el brazo afectado por la manga sobre la rodilla y elevar la manga hasta el codo.

2.- Meter la mano sana por la manga
3.- Con la mano sana elevar la prenda hasta la cabeza introduciéndola y bajando la prenda por el cuerpo.

Para quitarse la camiseta:

1.- Tirar con la mano sana de la camiseta cogiéndola por la espalda y tirando de ella hacia delante por encima de la cabeza.

2.- Sacar el brazo sano de la camiseta.

3.- Sacar el brazo afecto.

Ropa interior y pantalones

Para vestir las extremidades inferiores se sigue la siguiente secuencia:

1.- Paciente coge su pierna afectada con la mano sana (o con las manos entrelazadas) y la cruza sobre su pierna indemne.

2.- Una vez en esta posición, coloca la prenda en la pierna afecta.

3.- Se descruzan las piernas y se coloca la prenda sobre la pierna sana.

4.- Se sube la prenda hasta las rodillas, se pone de pie y coloca la prenda con ayuda de la mano sana.

Para quitarse las prendas inferiores, se deshace la secuencia anterior, quitando primero la prenda del lado sano.

Calcetines

El proceso es el mismo que para el pantalón, cruzando las piernas. Existe una forma de doblar el calcetín para facilitar su deslizamiento una vez colocado sobre la punta del pie.

Zapatos

La pierna se debe colocar cruzada como ya se ha explicado anteriormente. El resto depende del tipo de zapato, se recomiendan velcros y cordones elásticos, aunque existen técnicas para anudar con una sola mano.

  • Comida

Es importante que el paciente aprenda a sentarse y acercar la silla a la
mesa del comedor:
1.- Desplazar la silla lo suficiente lejos de la mesa para poder sentarse.

2. Una vez sentado, debe agarrar la parte delantera de la silla entre las piernas, inclinarse hacia delante lo suficiente para poder levantar las nalgas y acercar la silla a la mesa.

3.- El paciente adelantará el miembro superior hemipléjico sobre la mesa, contiguo al sitio que le corresponda. La correcta posición del miembro superior le ayudará a mantener la postura.

Cuando recobre algo de movimiento activo en el miembro superior hemipléjico, el paciente podrá comenzar a emplear la mano afecta para llevar comida a la boca. Fruta tostadas y galletas son alguno de los alimentos que con más facilidad manejará el paciente al principio. Tan pronto como sea factible el paciente debe emplear las dos manos para comer con cuchillo y tenedor, aunque se haya hecho afecto al uso exclusivo de la mano sana.

6.- ACTIVIDADES DE INTERÉS

Durante nuestras visitas es importante que seamos capaces de identificar alguna actividad que resulte interesante y atrayente para el paciente. En un estudio, hace ya 13 años, Tyson pone de relevancia lo importante que es incluir la actividad lúdica y social como parte del programa de reeducación, señalando como objetivo “hacer que la gente adquiera de nuevo un estilo de vida activo, no meramente existir”.

El paciente no deberá permanecer todo el día sentado en casa sin tener nada que hacer durante muchas horas. Esto es un peligro real ya que, además de mirar la televisión, el único placer será comer y beber, lo que podría derivar en un aumento de peso importante su se combina con una pérdida de ejercicio activo y con una inmovilidad forzada. La obesidad no sólo hace de la marcha y de los cuidados actividades más difíciles, sino que también es un factor de riesgo conocido para el aumento de la presión sanguínea, así como un posible motivo de pérdida de autoestima del paciente.

Los pacientes no serán capaces de modificar o reemplazar las actividades sin ayuda. Simplemente al igual que no podrán enseñarse ellos mismos cómo andar y vestirse tras un ACV, también necesitarán orientación, información y ánimo para interesarse por otras cosas y otras actividades. Por consiguiente, esto será una parte integrante de la asistencia exitosa, y una tarea del fisioterapeuta.

La posibilidad de actividades es tan variada como el número de paciente que atendamos, ya que cada uno tendrá sus preferencias, pero a continuación exponemos algunas posibilidades.

  • Cocina

Si nuestro paciente ha sido aficionado a la cocina tendremos que orientarle en
este sentido. Obviamente estará limitado por su situación pero ordenar recetas, rayar pan, decorar platos, etc; son el tipo de actividades que debemos recomendarle para iniciar. Poco a poco, ellos mismos buscarán nuevas posibilidades.

  • Costura

También en este ámbito podemos encontrar actividades sencillas con las que
comenzar a motivar a nuestro paciente: ordenar hilos, enrollarlos…en algunos casos llegan incluso a bordar motivos sencillos con la mano sano sujetando el utensilio con la mano enferma,

  • Lectura

Al principio es posible que no puedan leer, pero podría ser interesante y
conveniente que tomasen sus antiguos libros y los ojeasen, además de servirles como entretenimiento ayudará a estimular su cerebro.

  • Propietario de un perro

Un perro puede ser un compañero magnífico para el paciente, le ayudará a no
sentirse solo. Aunque en un principio se limite a acariciarlo y acordarse de ponerle de comer y de beber, o lanzarle una pelota, si en un futuro recupera la marcha autónoma le animará a salir de casa.

  • Jardinería

Ver las plantas crecer y cuidarlas puede llegar a ser muy satisfactorio, y
algunos pacientes se convertirán en motivados jardineros incluso si no mostraban ningún interés por ello antes del ACV.

  • Pintura

Muchos pacientes han obtenido resultados sorprendentes en el ámbito creativo
tras recibir clases adaptadas a todos los participantes.

  • Actividades deportivas

Se han elegido distintos tipos de deporte y movimiento activo con mucho
acierto para gente discapacitada, desde el yoga y el aerobic al tiro con arco y la equitación. Muchos pacientes de distintas edades y en varias etapas de reeducación han sido capaces de dominar y disfrutar de algunas de estas actividades.

7.- CUIDADOS DEL CUIDADOR

Las personas encargadas de cuidar al enfermo hemipléjico (familiares o personas encargadas especialmente para ello) sufren una serie de consecuencias:

  • Cambios en las relaciones familiares
  • Reacciones emocionales negativas
  • Consecuencias sobre su salud
  • Consecuencias laborales
  • Dificultades económicas
  • Disminución de las actividades de ocio

Como fisioterapeutas, podemos ofrecer a los cuidadores algunos consejos para que puedan cuidar de su propia salud, estando en las mejores condiciones físicas y psicológicas para desempeñar su labor (Anexo3):

  • Mantenimiento de la ergonomía al realizar transferencias y movilizaciones:

Tras enseñar a los cuidadores la técnica correcta para movilizar al paciente, observar cómo la realiza éste para corregir lo que esté mal y hacer hincapié en lo más importante (mantener la espalda recta, no realizar movimientos de hiperflexión y rotaciones de columna; movilizar con todo su cuerpo, no sólo desde su espalda, etc...)

  • Dormir y descansar lo suficiente
  • Realizar ejercicio con regularidad:

El ejercicio físico es una forma muy útil para combatir la depresión y la tensión emocional. No es necesario que el cuidador se apunte a un gimnasio, basta con encontrar la forma de hacer ejercicio físico más adecuada a sus posibilidades: Caminar para ir a hacer los recados, dando un rodeo para andar durante más tiempo; pasear con el enfermo si sus condiciones físicas lo permiten, incluso realizar con él una sencilla tabla de ejercicios; o si salir de casa resulta difícil, una buena opción es pedalear en una bicicleta estática.

  • Evitar el aislamiento

Para evitar la “sobrecarga” que puede causar el cuidado de un paciente hemipléjico, el cuidador debe conservar un rato de tiempo libre para dedicarse a sí mismo, a las actividades que le gustan y estar con otras personas. Si es necesario, que pida ayuda, tanto a otro familiar como a Instituciones (Servicios Sociales, Ayuntamiento, asociaciones de voluntarios...)

  • Aprender a sentirse bien

Para evitar pensamientos y emociones negativas hacia la situación en la que se encuentran y hacia su familiar, los cuidadores deben esforzarse por controlar el enfado e irritabilidad, aliviar la tristeza y la depresión y alejar los sentimientos de culpa.

8.- A PROPÓSITO DE UN CASO CLÍNICO

--- es una paciente de -- años, que sufrió un ACV derecho en Febrero de 2007, lo que le causó una hemiplejia izquierda, motivo por el cual ha estado en tratamiento hospitalario y especializado. Su marido, ---, fue paciente del servicio de fisioterapia del C.S Espronceda. Este matrimonio nos permitió estudiar su caso para exponerlo en nuestro trabajo.

Acompañadas de la fisioterapeuta responsable, acudimos a su domicilio en tres ocasiones, tal y como exponemos a continuación:

  • 1ª Visita:
  • Valorar el estado del paciente (Anexo 2)

Identificación (preferimos omitir los datos personales para proteger la identidad de la paciente)

Historia social:

  • La paciente vive con su cónyuge y con una cuidadora personal.
  • Goza de apoyo continuo tanto emocional como en las AVD
  • Tanto la hija como el marido y la cuidadora presentan capacidad y voluntad para atender a al paciente.
  • La paciente no realiza ningún trabajo en la actualidad.

Entorno:

  • --- requiere la ayuda de una persona para andar, aunque a veces lo logra con muletas. Además, utiliza gafas.
  • El tipo de residencia es casa propia, equipada con escaleras y ascensor.
  • Estuvo ingresada en una clínica especializada situada en Cercedilla y posteriormente fue atendida por el hospital de día de la Cruz Roja.
  • Es estado general de salud de la paciente es regular.
  • La paciente no consume ni alcohol ni tabaco
  • No desarrolla apenas ejercicio salvo cortos paseos por su domicilio.

Historia Médico Quirúrgica:

  • La paciente ha sufrido crisis epilépticas, está diagnosticada de artrosis y se le realizó una artroplastia de rodilla en 2005.
  • Además sufre problemas cardiacos, pero está medicada.

Estado funcional

  • Tiene dificultad con la locomoción, tanto en la cama, como en las transferencias y en la marcha. Así como en las actividades de autocuidado, relacionadas con el hogar y actividades sociales

Medicación:

  • Antihipertensivos
  • Protector gástrico
  • Antiespásticos
  • Analgésicos
  • Relacionados con la patología cardiaca
  • Valorar el entorno domiciliario y aconsejar mejoras.

Nos encontramos un entorno bastante adecuado. Algunas adaptaciones como las del cuarto de baño ya estaban instaladas. Únicamente les recomendamos una barandilla en el pasillo para facilitar su desplazamiento autónomo, elevar el cabecero de la cama y utilizar la ducha para su aseo personal.

  • Identificar a los cuidadores

El marido, una señora contratada y ocasionalmente la hija.

  • Cubrir necesidades más inmediatas

Posturales, transferencias

  • 2ª Visita
  • Revisar las pautas dadas en la sesión anterior.
  • Realizar con el paciente ejercicios adaptados que pueda continuar realizando diariamente.
  • Adaptar AVD para lograr máxima independencia.
  • Identificar alguna actividad de interés para el paciente
  • Atender las necesidades del cuidador para proteger su salud.
  • 3ª Visita
  • Supervisar que se pone en práctica lo aconsejado.
  • Solucionar posibles dudas o dificultades.

BIBLIOGRAFÍA

Davies. "Pasos a Seguir: tratamiento integrado de pacientes con hemiplejía". 2ª ed. Panamericana.2002.

Carr y Shepherd. "Rehabilitación de pacientes en el Ictus". Eselvier.2003.

Bobath, B. “Hemiplejia del adulto. Evaluación y tratamiento”. Panamerica. 1997.

Moruno Miralles, P. “Actividades de la vida Diaria”.1ª Ed. Masson.2006.

Martínez, FM; Farré, GF; Andreu, EL. “Rehabilitación domiciliaria: principios, indicaciones y programas terapéuticos”.2ªed. Masson.2005

Torra i Bou, JE “Atención domiciliaria y Atención Primaria de Salud”. Revista ROL de enfermería nº125: 37-43.

Oliva Manzano,JM; Dlucós García, C; Fernández Iglesia, MD; Binal Pitz, P. “Visita domiciliaria programada”. Revista ROL de enfermería nº134: 20-25.

Torra i Bou, JE. “Atención domiciliaria: utilidad estratégica y objetivos”. Revista ROL de enfermería nº137: 31-36.

Abric, M; Dotte, P; “Gestos y activación para las personas mayores”. Masson. 2003.

Salisbury, Ch L; Intagliata, J. “Servicios de apoyo para las personas con discapacidades y sus familias. Ministerio de Sanidad.

Quintanillas M, M. “Cuidados integrales de enfermería gerontogeriátricos”.Moussa. 2006.

Rose, DJ. “Equilibrio y movilidad con personas mayores”. Paidotribo. 2005.

QUEREMOS AGRADECER LA COLABORACIÓN DE LA FISIOTERAPEUTA CONCEPCIÓN CALVO.

Síguenos

LAS NOVEDADES DE EFISIOTERAPIA.NET EN TU EMAIL Ya somos más de 28500 subscriptores

EMAIL

Técnicas de electroterapia