Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar labores analíticas y mostrarle publicidad relacionada con sus hábitos de navegación. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies.

GARANTÍA TOTAL DE REEMBOLSO
PLENA SATISFACCIÓN PARA EL CLIENTE LEER MÁS

Existen diversos ejercicios que son útiles para el dolor de espalda, hemos de diferenciar entre los que se utilizan para el tratamiento como los ejercicios de Williams y los que forman parte de una amplia gama de posibilidades que se utilizan en prevención, que pueden ir desde caminar hasta la natación.

El dolor lumbar es en muchas ocasiones una patología crónica y requiere para su tratamiento de un especialista en Fisioterapia, se presenta a cualquier edad y requiere atención y tratamiento en todos los casos como medio de prevenir futuras patologías de importancia.

El lumbago acarrea una serie de problemas añadidos, además el dolor implica una mayor dificultad en el desplazamiento, la limitación de la movilidad dificulta la recuperación con lo cual todo se complica, cuando ya los ejercicios preventivos son inútiles y realizar un ejercicio terapéutico resulta doloroso puede resultar muy conveniente la utilización de electroestimuladores Tens que ayudan a romper el círculo vicioso dolor-contracción-dolor.

El Tens ayuda a disminuir o eliminar el dolor como mínimo durante el tiempo en que está colocado y ello permite que la musculatura se relaje, en ocasiones ello es suficiente para encontrar el suficiente alivio como para empezar a movernos y permitir por medio de esa movilidad una recuperación activa más rápida.
El lumbago es una de las patologías más comunes que padece el ser humano, responsable directa de este sufrimiento es nuestra postura erecta que sobrecarga una columna vertebral que ha evolucionado durante millones de años para soportar la marcha cuadrúpeda y el ser humano la tuvo que adaptar a la bipedestación.

El realizar movimientos bruscos de la espalda, intentar levantar un peso para el que no estamos preparados, así como la realización de movimiento repetitivos con la zona lumbar son las tres causas más comunes de esta patología, para prevenir habremos de tener en cuenta la necesidad de realizar esfuerzos para los que estemos adaptados, en posturas adecuadas y evitar la realización de múltiples repeticiones de movimientos de flexo-extensión o rotación de la zona lumbar.

Las gimnasias suaves, el yoga, la gimnasia terapéutica y los ejercicios en el agua serán nuestros mejores aliados contra esta enfermedad tan extendida entre la humanidad.