Electroestimulación y prevención


AUTOR: Francisco Barrios Marco, Fisioterapeuta

La electroestimulación y el deporte se encuentran unidos desde hace mucho tiempo, la electromusculación ha constituido el elemento esencial de esta hermandad sin embargo resulta conveniente recordar que más allá del desarrollo de las cualidades físicas musculares orientado a mejorar el rendimiento también podemos utilizar un estimulador muscular para evitar lesiones deportivas. Prácticamente cualquier deporte conlleva un cierto riesgo de lesiones ello es debido básicamente al exceso de carga de unos grupos musculares y al déficit relativo de otros, que lleva producir una serie de desequilibrios en el trabajo muscular lo cual generará un incremento en el riesgo de lesión deportiva.

Electroestimulación y prevención
Un tenista va a trabajar de forma primordial el brazo con el cual sostiene la raqueta habitualmente, un futbolista dedica una gran cantidad de tiempo al entrenamiento del tren inferior, sus piernas son muy potentes y no muestran un equilibrio con el desarrollo del tren superior, lo mismo sucede con un ciclista o con un jugador de frontón y así sucede en muchos otros deportes, este hecho nos induce a plantearnos entrenamiento con aparatos de electroestimulación también como un medio para compensar los desequilibrios musculares que se puedan producir en nuestro deporte favorito debido al desequilibrio de cargas físicas inherentes a los esfuerzos específicos que nos exige su práctica.

La sobre solicitación muscular de determinados grupos implica también la infra solicitación muscular de otros es por ello que debemos estar muy atentos a esas áreas de nuestro cuerpo que parece que se encuentran atrofiadas en relación al resto, observaremos con la práctica que los electroestimuladores funcionan muy bien en estos casos ya que estos músculos tienden a reaccionar muy rápido y comprobaremos que ello mejorará nuestra eficacia ya que cuando hay un desequilibrio notable de nuestra morfología ello va a afectar con toda seguridad nuestro rendimiento al mismo tiempo que al incremento del riesgo de lesiones, por lo tanto dedicar un período de entrenamiento con electroestimulación transcutánea a esos músculos casi olvidados va a ser una buena elección en primer lugar desde el área de la prevención y a medio plazo notaremos también que el equilibrio logrado nos permite mejorar el conjunto nuestras habilidades musculares.

En síntesis gracias a la electroestimulación muscular nos encontramos con un método que permite armonizar el cuerpo humano trabajando específicamente aquellos grupos musculares que se encuentran sub entrenados y además evitando una carga extra elevada física y psicológica.

Categorías: