Factores que limitan la utilización más extensa de los electroestimuladores


Factores que limitan la utilización más extensa de los electroestimuladores

AUTOR: Francisco Barrios Marco, Fisioterapeuta

En muchas ocasiones simplemente desconocer cómo funciona la musculatura del cuerpo humano y de qué forma se ocasiona una contracción muscular efectiva hace que se nos plantee la siguiente pregunta: ¿no es cierto que la electroestimulación es un método artificial?, podemos responder con toda claridad: del mismo modo que las patatas y la fruta que comes esta cultivada artificialmente, es necesario entender que por medio de la electroestimulación neuromuscular se aplica una corriente a la piel sobre o muy cerca de un punto motor, la corriente llegará al tejido nervioso y va a ser este el que va a provocar la descarga sobre la placa motora la cual va a producir una contracción totalmente natural.

Para provocar una contracción muscular por medio de electrodos y para conseguir una estimulación potente de una masa muscular tal como los cuádriceps necesitaríamos generar y transmitir una cantidad tal de impulso eléctrico que podría provocar quemaduras en la piel y en modo alguno ello sería útil a un deportista, que aparecería lleno de marcas de quemaduras si usara ese método absurdo, no es ese el método que utiliza la electroestimulación, pensemos que los electro estimuladores se utilizan tanto en fisioterapia para recuperar lesiones de rodilla, abdominales, lumbares, en rehabilitación general, como en estética en la cual la electroestimulación para la celulitis en glúteos, abdomen y en general para todo tipo de tratamientos corporales se utiliza desde hace muchos años, recientemente se utiliza para mejorar el rendimiento deportivo y aunque para profesionales de la fisioterapia y de la estética los inconvenientes imaginarios de la electro estimulación están superados hace mucho tiempo para entrenadores clásicos deportivos todavía les supone demasiadas dudas.

electroestimuladoresQuizás entre ellas la esencial que citábamos al principio acerca de si es un método natural o no, vamos a poner otro ejemplo: cuando se dispara una bala el percutor golpea sobre una zona central de la misma en la que no se encuentra la pólvora, el percutor golpea sobre un punto en el que se encuentra fulminato de mercurio y es este el que al deflagrar violentamente, de forma explosiva es capaz de iniciar la combustión de la gran cantidad de pólvora que se encuentra almacenada, el impulso inicial es potente al mismo tiempo que requiere una pequeña cantidad de fulminato, el impulso posterior es inmenso en comparación con el del fulminato. Es un ejemplo que expone con toda claridad lo que sucede en el par nervio músculo, el impulso nervioso es un impulso muy organizado con una frecuencia y energía muy precisas, esta energía desencadenante es apenas nada comparada con la que va a necesitar y usa el músculo, es un símil muy útil en muchos aspectos, la pólvora también deja elementos de desecho del mismo modo también los deja la combustión del glucógeno aunque de esto hablaremos más adelante.

Por lo tanto la diferencia radica en que la contracción voluntaria tiene su origen en un impulso que genera el cerebro y la contracción con electroestimulación neuromuscular se aplica directamente por un generador a unos electrodos que transmiten el impulso al tejido nervioso motor que conducirá la señal y provocará una contracción efectiva, si el tipo de señal que llega a la placa motora muscular no fuera la misma que la que llega en una contracción voluntaria el músculo no respondería mecánicamente produciendo una contracción, no haría nada, por lo tanto la señal a la que responde el tejido muscular es la misma y del mismo tipo que hubiera producido el cerebro, con alguna ventaja extra: cuando el cerebro tiene que generar constantemente una serie de impulsos durante una gran cantidad de tiempo se produce un agotamiento no sólo muscular como comprenderemos con toda claridad, generar esos impulsos por parte del cerebro también produce un tipo especial de agotamiento y en la mayor parte de las ocasiones en las que ya no se puede más si aplicamos un electroestimulador el músculo seguirá contrayéndose durante largo tiempo, lo que sucede es que el cerebro ya no puede generar los impulsos como lo hacía al principio. Existe un agotamiento mental inherente a toda actividad deportiva que no aparecerá con la electroestimulación.

Trabajar con un electroestimulador nos permite progresar en nuestro deporte de elección debido a que podemos lograr hacer que se reclute un gran número de fibras musculares en cada sesión de entrenamiento, y además podremos adoptar este justo al tipo de objetivo que pretendemos lograr variando la intensidad y la frecuencia, por medio de estos parámetros conseguiremos mejorar nuestra circulación local, la fuerza y la resistencia y todo ello sin provocar un agotamiento psicológico.

Cuando hablamos de deportistas amateur que no cuentan con excesivo tiempo para entrenar la utilización de estos equipos especiales permite incrementar con facilidad su carga de trabajo muscular, cuando hablamos de deportistas profesionales de cualquier deporte y accedemos a la información de que con electro estimulación pueden mejorar su fuerza máxima entre un 8% y un 10%, y estamos hablando de deportistas muy entrenados, podemos comprender que ello va a afectar significativamente a su rendimiento deportivo, hoy en día mejorar sólo un 1% en resistencia o fuerza permite un deportista de elite destacar sobre la mayoría. Cuando un deportista de nivel regional o nacional no está utilizando la electroestimulación está mermando firmemente sus posibilidades de acceder a la élite deportiva y ello generalmente por simple desconocimiento de que este tipo de entrenamiento le puede permitir ascender en su carrera profesional.

Nos puede quedar la duda acerca de si los efectos de la electroestimulación a nivel muscular serán los mismos que los que podemos obtener en la práctica cotidiana deportiva, la respuesta es obvia y fuera de toda duda: si. Aunque ello requiere una aclaración, no estamos hablando de aparatos que producen efectos mágicos, son equipos que permiten mejorar nuestra circulación local, que permiten desarrollar fuerza en aquellos músculos en los que los aplicamos, que permiten estimular fibras rápidas de una forma muy intensa y mejorar su entrenamiento, en suma podemos mejorar nuestra velocidad y nuestra fuerza, podemos mejorar el rendimiento de nuestro musculatura, pero hay que entrenar también, un jugador de voleibol aunque se pase 10 horas conectado a un equipo no va a mejorar técnicamente ni tácticamente, ni va a entender mejor a sus compañeros ni va a realizar una labor de equipo, todo ello necesario para entenderse en medio del estrés de un partido, los electro estimuladores proporcionan una mejor circulación, más fuerza, más velocidad, a partir de aquí nos queda el entrenamiento técnico, táctico y de equipo. Lo que afirmamos fuera de toda duda es que si añadimos este tipo de entrenamiento tan específico vamos a mejorar nuestro rendimiento deportivo, seguro, siempre.

Mejoraremos la calidad de nuestra musculatura, y entendiendo que la EENM forma parte de un entrenamiento complementario al entrenamiento deportivo clásico y que ambos deben formar un todo organizado para mejorar nuestra condición general lograremos con un menor agotamiento psicológico y físico alcanzar resultados que nos permitan sobresalir sobre el resto.

Los inconvenientes de la electroestimulación son muy pocos, dentro del mundo de la fisioterapia basta decir que son los de la baja frecuencia, en resumen: no aplicar en mujeres embarazadas en el abdomen ni en zonas próximas a él, no utilizar en personas que llevan marcapasos, ni en pacientes epilépticos. Aconsejamos siempre revisar y cumplir las normas de utilización y seguridad de los EENM.

Categorías: