Magnetoterapia en la “triada desgraciada” (rotura del ligamento lateral interno, rotura del cruzado anterior y afectación también del menisco medial)


Magnetoterapia en la “triada desgraciada” (rotura del ligamento lateral interno, rotura del cruzado anterior y afectación también del menisco medial)

Francisco Barrios. Fisioterapeuta

Es una lesión típica de deportistas, especialmente de los esquiadores. El nombre pone de manifiesto la gravedad de la lesión que se produce con cierta facilidad al bloquearse los esquís mientras que la rodilla rota hasta producir una afectación del menisco medial, rotura del cruzado anterior y rotura del ligamento lateral interno de la rodilla. Es una patología compleja que cursa con gran dolor y limitación de la movilidad de la rodilla, que requiere como mínimo entre cuatro y seis meses de rehabilitación

Se puede producir en múltiples actividades pero el mecanismo es siempre muy similar: alteración muy rápida del movimiento de la rodilla y un frenazo violento de la misma, esto hace que la tibia rote sobre el fémur hacia el exterior con la pierna fija. Este tipo de lesión también es posible cuando se produce un traumatismo potente sobre la articulación de la rodilla el cual sea capaz de provocar el mismo tipo de rotación y la lesión consiguiente.

El paciente lo suele percibir como un crujido e inmediatamente tras ello un fuerte dolor que es acompañado por una inestabilidad en la articulación de la rodilla, que le impedirá probablemente deambular, en breve tiempo aparece inflamación y la amplitud de los movimientos queda limitada. Pruebas físicas y radiológicas confirmarán la lesión, tras ello y según el grado de afectación el paciente se someterá a un tratamiento conservador o quirúrgico, tanto en un caso como el otro la acción del fisioterapeuta es imprescindible para garantizar una recuperación de calidad.

La magnetoterapia colaborará en el proceso de rehabilitación favoreciendo la disminución del dolor, aportando un aumento del riego sanguíneo sobre los diversos tejidos afectados en el momento en que haya desaparecido el derrame y favoreciendo la regeneración de los tejidos.

¿CÓMO ACTÚA LA MAGNETOTERAPIA EN LA TRIADA DESGRACIADA?

Los diversos tipos de magnetoterapia de alta y baja frecuencia son capaces de ayudar en esta patología  la magnetoterapia es capaz de  actuar sobre la gran cantidad de iones libres e incluso moléculas equilibradas eléctricamente como el agua que funcionan como dipolos debido a la orientación de sus cargas, cuando se someten a la influencia de un campo magnético al que se dota de una frecuencia eficaz en el tratamiento de lesiones ligamentosas,  estamos aportando un incremento del movimiento a estas substancias por efecto de encontrarse en medio de un campo magnético oscilante y ser repelidas o atraídas en función de su carga, realmente estamos consiguiendo la transformación de un campo electromagnético en una fuerza electro motriz, el efecto no es tan intenso como para proporcionar calor que debamos valorar como un elemento más de la ecuación terapéutica, aunque en algunos casos los pacientes lleguen a percibirlo, este movimiento extra acelera los procesos químicos en el organismo, favorece la acción de la bomba sodio potasio y ayuda a regular los intercambios en un tejido en que estos se veían disminuidos por la acción de una patología crónica o inflamatoria.

La magnetoterapia actuará también sobre el tejido óseo, la linfa, los músculos, en todos estos casos va a acelerar el trofismo y favorecer los procesos de rehabilitación.

ACCIÓN CONTRA EL DOLOR DE LA MAGNETOTERAPIA EN LA TRIADA DESGRACIADA.

No existe una causa única responsable de los efectos antálgicos de la magnetoterapia, podemos observar un resultado sumatorio de varios de los efectos biológicos que la magnetoterapia produce sobre los tejidos del cuerpo humano especialmente eficaz en los procesos de carácter inflamatorio. La relajación de la musculatura lograda con la magnetoterapia a su vez mejora la circulación local, la fibra lisa se relaja y se produce una vasodilatación, la segregación de endorfinas contribuye a la elevación del umbral del dolor, y una ligera hiperemia y un mayor aporte sanguíneo suscitan un efecto antiinflamatorio, la normalización del potencial de membrana también contribuye a la actuación de la magnetoterapia contra el dolor.

APLICACIÓN DE LA MAGNETOTERAPIA EN LA RODILLA.

Básicamente habrá que colocar los solenoides sobre la rodilla a tratar, suelen llevar una cinta elástica o velcro que permiten una fijación cómoda y segura. Si nos encontramos en las primeras fases del tratamiento aplicaremos la magnetoterapia con frecuencias en intensidades bajas, frecuencias entre 5 y 15 HZ  en la fase aguda.

Cuando el dolor y la inflamación hayan disminuido podremos usar frecuencias más elevadas: 25  Hz.

Con esta forma de aplicación podremos usar la magnetoterapia para tratar la inflamación de cualquier  estructura de esta articulación.

Enlaces a artículos relacionados que te pueden interesar:

https://www.efisioterapia.net/articulos/lesion-del-ligamento-cruzado-anterior-el-esqui-y-su-tratamiento-fisioterapia

https://www.efisioterapia.net/articulos/rehabilitacion-plastia-ligamento-cruzado-anterior

https://www.efisioterapia.net/articulos/reconstruccion-ligamento-cruzado-anterior-hth

https://www.efisioterapia.net/articulos/hipotesis-causa-lesion-del-ligamento-cruzado-anterior-futbolistas

https://www.efisioterapia.net/articulos/reconstruccion-del-ligamento-cruzado-anterior-lcafisioterapia-acelerada-sobrecarga-excentr

Categorías: