Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar labores analíticas y mostrarle publicidad relacionada con sus hábitos de navegación. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies.




Sobre los vídeos de ejemplo

Los vídeos que acompañan este texto son orientativos de las zonas a tratar, en ningún caso es necesario aplicar siempre 20 minutos de capacitiva y 10 minutos de resistiva, pues el tratamiento ha de tener en cuenta siempre la historia clínica del paciente y la pericia del fisioterapeuta.

Habrá casos en que 30 minutos serán excesivos y en otros muy poco. Como regla general, si esa regla es posible, habrá de ser suficiente un tratamiento en que hayamos podido percibir una buena elevación de la temperatura en el territorio diana y adyacentes. Podemos afirmar que tratamientos muy breves del orden de los 10 minutos no suelen ser suficientes para obtener un resultado óptimo.

El uso de las técnicas capacitiva, resistiva o la combinación de ambas ha de tener siempre en cuenta el criterio del profesional que los aplica en relación al historial del paciente que se trata.

Es muy recomendable que si tras tres sesiones de tratamiento el paciente no nota mejoría se proceda a una valoración del diagnóstico, pues resulta muy extraño en la mayor parte de las patologías que en ese periodo no se produzca una mejoría objetiva. En caso de que el esperado cambio positivo en la evolución de la patología no se produzca hemos de recomendar una nueva valoración del especialista aportando nuestra opinión.