¿Te ayudamos? 961140219
¿Cómo afecta el frío a la fibromialgia?

¿Cómo afecta el frío a la fibromialgia?

En pacientes con fibromialgia, el frío puede ser un auténtico infierno.

Quienes padecen esta enfermedad saben muy bien que el calor, de forma general, provoca una mayor sensación de cansancio extremo o fatiga constante. En cambio, el frío lo que genera es un incremento del dolor muscular y articular, llegando a ser incapacitante.

Un dolor que suele verse acrecentado si el frío es húmedo. En ese caso, hasta la piel puede verse afectada, haciendo que experimente también una desagradable sensación de dolor. Es decir, el dolor en fibromialgia no es solo a nivel muscular y óseo, como mucha gente piensa, sino que también afecta a capas más superficiales del cuerpo como la dermis.

En esta entrada vamos a hablar más sobre esta enfermedad, y los tratamientos más efectivos para tratarla.

¿Qué es la fibromialgia? H2

La fibromialgia es una enfermedad que se caracteriza por la hipersensibilidad que quienes la padecen experimentan ante el dolor. Los investigadores creen que la fibromialgia intensifica el dolor porque afecta al modo en que el cerebro y la médula espinal procesan las señales dolorosas y no dolorosas.

Aunque es una de las enfermedades de dolor crónico más comunes del mundo, la causa de la fibromialgia sigue siendo investigada.  Uno de los últimos estudios, realizado por el Centro Nacional de Información Biotecnológica (NBIC) de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) de Estados Unidos revela que la causa de esta enfermedad es la alteración de la temperatura corporal. Según este estudio, los enfermos con fibromialgia no pueden mantener una temperatura corporal constante, a diferencia de los no enfermos, que la mantienen en torno a los 37 grados.

Como consecuencia de este mal funcionamiento del “termómetro corporal” se acumula ácido láctico en el músculo, generando dolor y fatiga, síntomas principales de la fibromialgia.

¿Quiénes son más propensos a padecer fibromialgia? H3

Las mujeres son más propensas a desarrollar fibromialgia que los hombres. Muchas personas con fibromialgia también sufren cefaleas tensionales, trastornos de la articulación temporomandibular, síndrome del intestino irritable, ansiedad y depresión.

Relación entre frío y fibromialgia h3

Está demostrado que las personas con fibromialgia y síndrome de fatiga crónica son altamente vulnerables frente al frío, el cual empeora sus síntomas, intensificándose el dolor.

El frío parece llegar a los huesos y hacer que todo se tense y duela. La ciencia médica ha encontrado una posible razón para ello: un número anormalmente alto de nervios sensoriales en el sistema circulatorio.

Diversos estudios sugieren que existe una relación entre la humedad y el dolor articular en las enfermedades de tipo reumático, y que la humedad en climas fríos tiene un mayor impacto que en climas cálidos.

Tratamientos para la fibromialgia h2

Desgraciadamente, a día de hoy, no existe ningún tratamiento que pueda hacer frente de manera categórica a esta enfermedad. Si bien es cierto, que existen diversos tratamientos que ayudan a paliar los síntomas, incluso a frenar su principal manifestación: el dolor intenso.

En este sentido, debemos hablar de distintos tipos de tratamientos:

  • Terapias: Dentro de este apartado debemos hablar de la fisioterapia, que puede ayudar en la mejora de la flexibilidad, fuerza y resistencia; por otro lado, la terapia ocupacional puede ayudar a la hora de establecer estrategias de cuidado personal que permitan reducir el estrés del entorno del paciente; y por último, la magnetoterapia, un terapia basada en la aplicación de campos magnéticos, que muchos estudios la colocan a la cabeza de terapias para combatir los efectos de las enfermedades reumáticas como la fibromialgia. Su aplicación de forma continua reduce considerablemente el dolor y la inflamación de pacientes afectados por la enfermedad, mejorando su movilidad, y ayudándoles a llevar una vida con calidad a pesar de la enfermedad.
  • Medicamentos: Por otro lado, los tratamientos medicamentosos también son habituales para hacer frente a esta dolencia. Dependiendo del estadio de la enfermedad se puede recetar desde analgésicos hasta antidepresivos o medicamentos anticonvulsivos.

Magnetoterapia para la fibromialgia h3

La aplicación de la magnetoterapia, o terapia con campos electromagnéticos pulsados (CEMPs), es una de las más recomendadas y aplicadas en hospitales y centros de rehabilitación para combatir esta enfermedad.

Esto se debe a que la magnetoterapia de baja frecuencia y alta intensidad son muy eficaces en el tratamiento de todo tipo de procesos inflamatorios y de dolor, gracias a la capacidad que tienen de favorecer el aumento del flujo sanguíneo que se produce en la zona donde se aplica la terapia, ayudando a la regeneración del tejido tratado y, en consecuencia, mejorando los síntomas de la fibromialgia.

Gracias a los equipos de magnetoterapia domiciliarios, es posible aplicarse las sesiones cómodamente, en la intimidad del hogar, 24/7. Los dispositivos de última generación, como los disponibles en nuestra tienda online, vienen con programas predefinidos en memoria para poder aplicar la sesión, con todas las garantías, tan solo apretando un botón.

Comparte este post

¿Quieres saber más sobre Magnetoterapia?

Suscríbete a nuestro newsletter sobre magnetoterapia

Aparatos de Magnetoterapia recomendados