Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar labores analíticas y mostrarle publicidad relacionada con sus hábitos de navegación. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies.
¿Te ayudamos? 617417991

Electroestimulación introducción

En la Hélade a los atletas griegos se les daba de comer carne de venado para que corrieran más rápido, ahora sabemos con toda seguridad que ello no influía en su velocidad, dentro de unos años no se entenderá el que teniendo a disposición todos los medios los deportistas de comienzos del siglo XXI no utilizarán en su gran mayoría la electroestimulación para mejorar su rendimiento.

Es cierto que en estos momentos se comienza ya a utilizar la electroestimulación para mejorar el rendimiento deportivo en múltiples especialidades, sin embargo aún no forma parte del en el entrenamiento deportivo con toda la intensidad que debiera la aplicación de electroestimuladores para mejorar tanto el nivel de carga como de reposo en los deportistas de cualquier nivel, cualquier deportista utiliza la carrera para mejorar la resistencia, las pesas para mejorar su fuerza muscular, y el entrenamiento de flexibilidad para mejorar su elasticidad muscular; muchos atletas comienzan ya a utilizar electroestimuladores para mejorar su resistencia, fuerza, elasticidad y recuperación tras el esfuerzo.

El problema que se plantea no es nuevo, es un tipo diferente de entrenamiento del que no se tiene mucha información a priori, se utilizan equipos que hasta ahora se han usado esencialmente en fisioterapia, por ejemplo para recuperación de un cuádriceps tras una operación de menisco, un cuádriceps debilitado tras una intervención se le aplican un tipo especial de corrientes y ese músculo al estimularse se recupera, gana fuerza y función, el que de ahí pasara al mundo del deporte, no ya para recuperar patologías sino para mejorar la función de grupos musculares que intervienen en cada actividad deportiva no quedaba más que un paso, pero había que darlo. Al comienzo era más difícil, los equipos eran demasiado grandes, demasiado caros, los electrodos eran incómodos y las descargas al utilizar tipos de corriente que no eran las rectangulares bifásicas compensadas producían muchas molestias, sin embargo ahora los electroestimuladores son económicos, son ligeros, se pueden llevar a cualquier parte, funcionan con pilas o baterías y tienen una gran potencia sin producir molestias. Hoy podemos mejorar nuestro rendimiento deportivo con equipos accesibles que eran impensables hace unos años.

Para poder mejorar nuestra entrenamiento con un nuevo equipo hemos de conocer cómo funciona este y cómo funcionamos nosotros, como aplicarlo y donde, de eso es acerca de lo que vamos a tratar pues vamos a aportar la información suficiente para poder realizar una electroestimulación neuromuscular sin riesgos, sabiendo que cargas aplicar, cuando hacerlo, los periodos de recuperación, y según cada actividad deportiva a que grupos musculares aplicar preferentemente el entrenamiento con electroestimulación.

Conforme vayas haciendo propia la información exhaustiva que vas a recibir serás capaz de poner en marcha un programa organizado para mejora de la resistencia, de la fuerza, de mejorar la circulación local, y sabrás hacerlo de forma armónica junto al trabajo activo y voluntario, de manera que ambos se ajusten y produzcan un efecto sumatorio que redunde en la mejora de la condición física general y por lo tanto en la obtención de mejores marcas con menor riesgo y reduciendo el agotamiento psicológico al máximo.

Del mismo modo que hoy en día se prepara en todos los deportes el entrenamiento teniendo en cuenta el período competitivo, organizando en base a ello el entrenamiento genérico, el específico y el de competición, los preparadores físicos, los entrenadores y los deportistas habrán de adaptarse al entrenamiento de estimulación muscular para mejorar su rendimiento deportivo y su capacidad de recuperación. Como hay que ir haciendo poco a poco resulta una adaptación sencilla, muy dulce cómoda y muy rentable ya que por primera vez tenemos ante nosotros una técnica que nos permite aumentar el nivel de carga de nuestros entrenamientos con un menor agotamiento y al mismo tiempo la podemos utilizar usando sus programas de recuperación para estar listos de nuevo para entrenar con una mayor sensación de energía y sabiendo que contamos con un apoyo eficaz.

Comparte este post