Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar labores analíticas y mostrarle publicidad relacionada con sus hábitos de navegación. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies.
¿Te ayudamos? 617417991

Presoterapia y retención de líquidos.

Existe solución a la retención de líquidos, aún en los inicios es una molestia lo que puede acabar convirtiéndose en  una patología que cursa con sensaciones y efectos muy desagradables, se percibe al comienzo como una sensación de peso en las piernas o de un cierto cansancio que llega a dificultar el deseo de moverse al caminar.

La sensación de piernas pesadas se vuelve más ingrata, mas permanente en primavera y verano ya que el calor es una complicación añadida al retorno venoso, también es la época en que el tratamiento con Presoterapia se ven más demandado, siendo el momento en que los centros médicos estéticos tratan un mayor número de personas, principalmente mujeres de mediana edad que ven como la retención de líquidos se convierte  en un problema de salud y estético al mismo tiempo.

La retención de líquidos dificulta la circulación y contribuye a la aparición de la celulitis complicando  su desaparición. La insuficiencia venosa implica una disfunción de las venas cuyas válvulas no funcionan adecuadamente lo cual provoca una facilitación de la estasis venosa. El liquido se acumula y se extravasa produciendo un efecto de engrosamiento en las piernas que además del efecto antiestético es un riesgo para la salud.

La Presoterapia es el equipo de electroterapia de elección en estos casos,  facilita la circulación de retorno especialmente en las piernas que es la zona que más sufre debido a que la posición vertical de nuestro cuerpo obliga al corazón a realizar un esfuerzo extraordinario para extraer la sangre venosa y el líquido extravasado. Cuando fallan las válvulas dispuestas en las venas para impedir el retorno de la sangre se genera un ensanchamiento del espacio que ocupan las venas,  al aumentar el espacio que la sangre puede ocupar, resulta inevitable que el conjunto de factores concurrentes desemboquen en un estancamiento que es más común en las piernas.

Se hace imprescindible prestar atención especial a los primeros síntomas que nos van a indicar que se está produciendo un proceso inflamatorio cuya causa es un déficit circulatorio, sensaciones de picores y tobillos que tienen un aspecto más voluminoso que de ordinario nos han de hacer comenzar un tratamiento que permita evitar problemas futuros.

Hoy en día el tratamiento con Presoterapia está al alcance de todo el mundo, incluso es posible conseguir Presoterapias  con registro sanitario de excelente calidad para poder realizar un tratamiento domiciliario que a la larga resultar muy eficaz y evitar complicaciones futuras.

Hay una serie de recomendaciones que nos pueden ser muy útiles para mejorar la retención de líquidos corporal o evitarla en gran medida si utilizamos estos consejos como medidas preventivas:

1.-Medidas que tienen que ver con la actividad física y postural: se vuelve necesario prestar atención a la actividad física, en especial aquella de carácter puramente aeróbico, resulta muy recomendable la práctica de deportes como el footing, el ciclismo suave y la natación, en caso de no poder acceder a estas prácticas deportivas es imprescindible que nos planteemos andar una hora al día, no es preciso alcanzar todos los días una caminata de 60 minutos, si hoy puedo hacer 40 minutos y mañana 20 es mucho mejor que dejar de caminar porque no puedo llegar a la hora como objetivo diario. Así que como resumen: es mucho mejor un poco de ejercicio aeróbico cada día,  no dejar aparcada esta práctica de andar porque no puedo dedicarle todo el tiempo preciso.

Evitar los baños con agua caliente prolongados ya que ello causará una vasodilatación y un engrosamiento del sistema venoso superficial, al ducharnos procurar acabar con algo de agua fría en las piernas. Tanto al acostarnos por las noches como a lo largo del día evitar llevar ropa ajustada.

Hemos de prescindir de permanecer mucho tiempo en posturas estáticas, estar sentados o de pie durante largas horas impide una buena circulación, la tensión muscular y la inmovilidad no son buenos aliados para una circulación fluida.

2.-Medidas que tienen que ver con la alimentación. El consumo de alimentos con gran cantidad de fibra ayuda a tener una sensación de saciedad y facilita un adecuado tránsito intestinal. Los alimentos ampliamente sazonados y la sal deben ser evitados dentro de lo posible, asimismo embutidos y conservas. Beber entre 1 litro y medio y 2 l al día como mínimo ayudará al drenaje natural de los tejidos. Mantenerse en un peso correcto implica un menor sufrimiento del corazón y favorecerá el drenaje del líquido extravasado.

Comparte este post