¿Te ayudamos? 961140219
Trocanteritis o bursitis de cadera y cómo tratarla con magnetoterapia

Trocanteritis o bursitis de cadera y cómo tratarla con magnetoterapia

La trocanteritis es una lesión bastante frecuente, especialmente entre las mujeres, aunque no exclusiva. La Sociedad Española de Fisioterapia y Dolor (SEFID) asegura que afecta principalmente “a mujeres de edad avanzada en las que influye la disposición de la pelvis. En ellas se amplía la separación entre ambos fémures y se genera mayor fricción en la zona afectada”.

Esta dolencia se caracteriza por un dolor constante en la zona de la cadera, que puede ser de mayor o menor intensidad, pero que en cualquier caso resulta muy molesta.

La trocanteritis, también conocida como tendinosis glútea o bursitis trocantérea, aparece como consecuencia de una lesión en los tendones que rodean el trocánter mayor (de ahí su nombre) dando lugar a que las bursas que protegen la parte superior del fémur, se inflamen.

Según Juan Arnal, especialista en cirugía ortopédica y traumatología, el riesgo de padecer esta patología a lo largo de la vida en los países de occidente “está entre el 10% y el 15%. Lo normal es encontrarse con casos agudos que se dan una o dos veces en la vida y que no se vuelven a repetir. Aunque en uno de cada 10 pacientes el problema se cronifica”.

Principales síntomas de la trocanteritis

El principal síntoma de la trocanteritis está claro: dolor en la cadera. Suele localizarse de forma habitual en la en el muslo superior, concretamente en la cara externa.

Los cambios de postura evidencian este dolor. Por ejemplo, si estamos acostados sobre el lado de la cadera afectada, la presión que ejerce nuestro cuerpo puede dar lugar a momentos dolorosos. También se suele notar un dolor más intenso cuando nos movemos y pasamos de estar sentados a ponernos de pie.

Depende de la intensidad y la zona afectada, el dolor puede bajar hasta la rodilla o dar lugar a hormigueos y sensación de adormecimiento, así como debilidad muscular.

Su diagnóstico es sencillo en consulta. Basta con que el traumatólogo toque ciertos puntos en la cadera para averiguarlo. Sin embargo, para confirmar el diagnóstico suele solicitarse pruebas como radiografías o resonancias magnéticas.

Causas de la bursitis de cadera

Esta patología suele asociarse a la sobrecarga articular, el exceso de peso o traumatismos repetidos.

También puede deberse a la propia forma del cuerpo. Una dismetría de piernas, por ejemplo, puede ser el origen de esta patología.

Las calcificaciones articulares, enfermedades de la columna vertebral, prótesis o cirugías de cadera también pueden estar detrás del desarrollo de esta enfermedad que, si bien no reviste gravedad, merma mucho la calidad de vida del paciente.

Tratamiento domiciliario contra la trocanteritis

Uno de los tratamientos más habituales entre los especialistas para combatir la trocanteritis es el uso de la magnetoterapia.

La aplicación de campos magnéticos de baja frecuencia y alta intensidad permite actuar directamente sobre el foco, aliviando el dolor y disminuyendo la inflamación.

Esta patología suele ser “difícil” de erradicar. Esto qué significa…pues, ni mas ni menos, que necesita un tratamiento medio-largo para su completa recuperación. Por eso, es muy recomendable adquirir un equipo de magnetoterapia domiciliaria que permita aplicarte las sesiones todos los días de la semana, a cualquier hora, asegurando la eficacia de la terapia.

Si quieres conocer más sobre la magnetoterapia o nuestros dispositivos domiciliarios para el tratamiento de la trocanteritis, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Comparte este post

¿Quieres saber más sobre Magnetoterapia?

Suscríbete a nuestro newsletter sobre magnetoterapia

Aparatos de Magnetoterapia recomendados