Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar labores analíticas y mostrarle publicidad relacionada con sus hábitos de navegación. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies.
¿Te ayudamos? 617417991
Efecto de la magnetoterapia en las contracturas musculares

Efecto de la magnetoterapia en las contracturas musculares

La contractura muscular es una contracción anormal de las fibras musculares. En la práctica, en lugar de relajarse, las fibras permanecen contraídas, generando dolor.

A pesar de lo doloroso de las contracturas musculares, estas siguen siendo las lesiones musculares que presentan menos gravedad.

En las próximas líneas explicaremos cuáles suelen ser sus causas más comunes pero la sobrecarga o las malas posturas normalmente son dos de sus principales orígenes.

Entre las contracturas más comunes se encuentran la contracción muscular de la pantorrilla, el trapecio, el aductor, el hombro, los músculos lumbares y del cuello, o cervical.

Los deportistas, son quizá uno de los segmentos que más sufren este tipo de lesiones, y en muchas ocasiones saben reconocerlo fácilmente.

Sin embargo, si el dolor en el muslo ocurre repentinamente durante el partido, es más probable que sea un estiramiento o un desgarro muscular. En este caso, es recomendable consultar a un médico para el diagnóstico.

Por ejemplo, un futbolista que sienta molestias en el muslo, el cuádriceps o el bíceps femoral el día después de un partido o entrenamiento, probablemente solo tendrá una contractura muscular.

En la entrada de hoy vamos a hablar de los síntomas, el tratamiento y sobre todo, vamos a explicar los efectos de la magnetoterapia en las contracturas musculares.

Principales síntomas y diagnóstico de la contractura muscular

Los síntomas relacionados con una contractura muscular dependen mucho del músculo afectado. Pero todos se pueden aglutinar en una manifestación común:  dolor muscular en la zona afectada.

La principal consecuencia es un aumento exagerado en el tono muscular, llamado hipertonía.

Esta condición puede ser percibida no solo por el sujeto afectado sino también por el tacto.

La palpación puede incluso causar dolor agudo en ciertos puntos  del músculo, donde se crea una especie de nudo.

En el caso de un endurecimiento muscular de la pantorrilla, los síntomas pueden parecerse a los de un calambre.

La principal diferencia es que los calambres generalmente son causados ??por factores metabólicos y de energía. Además, la curación de una contractura lleva mucho más tiempo.

Además de la llamada "pantorrilla dura" típica de los corredores y los ciclistas, otros atletas que practican deportes a un nivel competitivo pueden sufrir dolor muscular en la espalda y el cuádriceps.

Cuando el dolor afecta al músculo del muslo, los síntomas pueden parecerse a los de un desgarro muscular, aunque este último causa un dolor mucho más intenso.

Cómo diagnosticar una contractura muscular

El diagnóstico generalmente lo realiza el médico de atención primaria.

En raras ocasiones acudirás de urgencias al hospital por una contractura. Aunque es cierto que aunque no es algo grave, a veces no todas las personas son capaces de reconocer los síntomas y es importante excluir de inmediato las lesiones más graves.

Causas de la contractura muscular

Una contractura se produce cuando el tejido muscular está estresado por un movimiento más allá del límite de tolerancia fisiológica.

Las fibras aumentan de tono, pero no sufren ningún daño o rotura.

Las causas pueden sobrevenir por movimientos repentinos o por esfuerzos demasiado intensos.

En algunos casos, sobre todo cuando hablamos de contracturas en deportistas, las consecuencias de estos movimientos se deben a la falta de calentamiento.

En otros casos, las personas que llevan un estilo de vida sedentario pueden sufrir más fácilmente en caso de excesos. Esto se debe principalmente a la incapacidad de controlar los propios esfuerzos.

Además, existe otro perfil de riesgo. Nos referimos a las personas que sufren problemas musculoesqueléticos, como problemas de postura, asimetría de las extremidades o músculos debilitados por patologías.

Tratamiento para la contractura muscular: magnetoterapia

Por lo general, el período de recuperación muscular dura unos pocos días, pero es necesario descansar y evitar el estrés en el área afectada por el dolor.

Entre los tratamientos más comunes se encuentran:

  •  Aplicar compresas calientes para aumentar el flujo sanguíneo y acelerar la recuperación.
  • Realizar masajes para relajar el músculo. Es importante tener en cuenta que nunca se deben usar compresas calientes en presencia de lesiones de tipo vascular.
  • Aplicar magnetoterapia, por su efecto antinflamatorio, analgésico y relajante.
  • Además de estos remedios no farmacológicos, el médico puede prescribir medicación,

Si la contractura dura mucho tiempo, los músculos pueden verse afectados por fenómenos degenerativos y fibrosos. En estos casos, puede ser necesario eliminar la contractura con una intervención de una sección de los grupos musculares irrecuperables. Pero no te preocupes, esto no suele ser habitual.

Si conoces a alguien que sufre de una contractura y crees que este artículo puede resultarle útil…te animamos a compartirlo.

Comparte este post

¿Quieres saber más sobre Magnetoterapia?

Suscríbete a nuestro newsletter sobre magnetoterapia

Aparatos de Magnetoterapia recomendados