¿Te ayudamos? 961140219
¿Cuáles son las contraindicaciones y efectos secundarios de la magnetoterapia?

¿Cuáles son las contraindicaciones y efectos secundarios de la magnetoterapia?

Por suerte, las contraindicaciones y los efectos secundarios de la magnetoterapia son pocos y leves. Así que este tratamiento es muy seguro incluso para usarlo en casa, siempre que sigas las indicaciones de forma adecuada.

Sin embargo, no deja de ser un tratamiento terapéutico y, por supuesto, debemos conocer y tener en cuenta sus riesgos.

En este artículo te contamos todo lo necesario para que lo utilices con garantías y responsabilidad.

Entonces, ¿la magnetoterapia tiene riesgos?

La magnetoterapia es un tratamiento muy habitual para la rehabilitación. Está basada en la aplicación de campos electromagnéticos pulsados (CEMP) de baja y alta frecuencia que bioestimulan las células del cuerpo.

¿Por qué importa esto? En nuestras células, y entre ellas, existe una importantísima actividad eléctrica. No la notamos porque ocurre a una escala imperceptible, pero es esencial para el correcto desarrollo, nutrición, regulación y comunicación celular.

Por lo tanto, la magnetoterapia es importante porque actúa en esa actividad eléctrica fundamental para la vida. 

¿Qué se consigue con los productos de magnetoterapia? Actúa sobre la linfa, los músculos y el tejido óseo y restablece el potencial eléctrico intra y extracelular que mencionamos. En todos los casos acelera el trofismo (la nutrición celular) y favorece la rehabilitación, que es por lo que se usa tanto.

Su objetivo es la recuperación temprana en patologías relacionadas con huesos y músculos. Así pues, su efectividad es evidente en dolencias frecuentes como fracturas, lumbalgias, cervicalgias, osteoporosis, artritis, fibromialgia…

Y ahí es donde, obviamente, podremos encontrar los efectos secundarios y las contraindicaciones de la magnetoterapia.

¿Cuáles son los efectos y las indicaciones principales de la magnetoterapia?

Para comprender las contraindicaciones y los efectos secundarios de la magnetoterapia en fisioterapia, lo mejor es partir de sus efectos. Este tratamiento produce en tu organismo un impacto a nivel sistémico, tisular, celular y bioquímico.

Efecto relajante en la musculatura

Ayuda a relajar el músculo. Suele suceder de manera local, aunque con el tratamiento continuado termina afectando a todo el sistema nervioso central.

Efecto vasodilatador

Las arterias, capilares y vasos se amplían o vasodilatan porque los músculos de sus paredes se relajan.

Efecto antiinflamatorio y analgésico

Se debe al aumento del flujo sanguíneo y la oxigenación de los tejidos.

Efecto sobre el metabolismo del calcio y el colágeno

Se estimula su producción, y por eso es una terapia tan recomendada para huesos, cartílagos y piel.

Efecto cicatrizante

Una vez más, debido a la estimulación del colágeno se mejora la capacidad de cicatrización del organismo.

Favorece la regeneración del tejido dañado

Porque aumenta la circulación local y la producción de colágeno y hueso. Con más circulación, hay más oxígeno, nutrientes y factores de curación.

Estimula las células nerviosas

El magnetismo actúa sobre las terminaciones nerviosas y estas se estimulan de forma repentina. Esto provoca un aumento del tráfico de señales en los nervios.

Como ves, la terapia de campos magnéticos está indicada en cualquier dolencia donde estén implicados los sistemas muscular y óseo.

Eso sí, en función de la patología será necesario establecer una frecuencia e intensidad específicas.

Así, podremos obtener el máximo rendimiento y evitar los efectos adversos por el uso de la magnetoterapia.

¿Qué efectos secundarios de la magnetoterapia podrías encontrarte?

Debes tener en cuenta que con la magnetoterapia los efectos negativos suelen ser eventos aislados e infrecuentes, especialmente en tratamientos localizados en partes del cuerpo concretas.

Aun así, una vez conocidos los efectos y las indicaciones principales de esta terapia, es fácil deducir los efectos secundarios que van a aparecer y por qué.

Veámoslos con más detalle.

Altera la circulación

Al utilizar aparatos de magnetoterapia, uno de los riesgos es el aumento repentino de la circulación en zonas con poco flujo sanguíneo.

Este efecto vasodilatador puede provocar ligeras molestias, hormigueos o sensaciones raras durante un corto periodo de tiempo, pero simplemente se debe al aumento del flujo de sangre en zonas que lo tenían disminuido. Después de un rato, la sensación desaparece.

En caso de que te suceda, recuerda que no es algo grave. Simplemente será una sensación incómoda que se pasará después de unos minutos.

Aumenta la inflamación

Aunque hemos hablado de que disminuye la inflamación, a corto plazo podemos encontrar justo lo contrario. El aumento del flujo sanguíneo que provoca esta terapia puede causar también un aumento de la inflamación de manera momentánea.

Posteriormente, ese exceso de inflamación desaparecerá y, además, verás como también disminuye el dolor.

Altera la frecuencia cardíaca y la presión arterial

La aplicación de la magnetoterapia puede reducir la frecuencia cardíaca y la presión arterial.

Esto normalmente no supone un problema, aunque sí puede ser un motivo de preocupación en personas de edad avanzada que siguen un tratamiento farmacológico para regularla.

De todas formas, no hay que alarmarse. Solo debes tener en cuenta que es necesario estabilizar la presión antes de incorporarse tras la terapia. Si no lo haces, puedes marearte.

Aumento temporal del dolor

Hemos hablado de que uno de los efectos de la magnetoterapia es que estimula las células nerviosas.

Pues bien, en el caso de que esto suceda de manera repentina, el dolor se puede agravar de forma temporal.

Es algo similar a lo que sucede con la inflamación, pero no debes alarmarte, porque comenzará a disminuir poco tiempo después.

Este efecto secundario de la magnetoterapia está asociado al uso de la terapia en personas que han sufrido previamente fracturas o tienen cicatrices.

Por otro lado, si se nota algún tipo de molestia en una zona del cuerpo donde no se tenía, esto puede indicar un problema oculto que habría que evaluar. Por tanto, más que un efecto secundario estaríamos hablando de que puede ser un mecanismo de aviso temprano de que algo no está bien.

Las contraindicaciones de la magnetoterapia que conviene que conozcas

Además de los efectos secundarios, tenemos que hablar de las contraindicaciones de la magnetoterapia.

Aunque son muy pocos los casos en los que esta terapia no está indicada, es necesario conocerlos:

  • Mujeres embarazadas. Se desaconseja su aplicación como precaución.
  • Si tienes un marcapasos. La razón es que los impulsos eléctricos intensos pueden afectar a su funcionamiento.
  • Si tienes algún tipo de tumor. Los tumores son masas de células que tienen un crecimiento anormal. Por tanto, como la magnetoterapia acelera los procesos, puede ser contraproducente en estas personas.
  • Si tienes problemas coronarios. Porque la aplicación de la magnetoterapia promueve la vasodilatación. Por esto mismo, tampoco se debe aplicar en personas con tendencia a hemorragias.
  • Si estás padeciendo enfermedades infecciosas o neurológicas. Por ejemplo, en personas con tuberculosis. No es recomendable aplicar campos magnéticos en personas con infecciones activas y diseminadas sin una protección antibiótica previa. Si después del tratamiento notas que tienes fiebre y no sabes por qué, es posible que se haya agravado alguna pequeña inflamación que tenías y te había pasado desapercibida.
  • Si tienes placas metálicas en el cuerpo. La magnetoterapia tiene contraindicaciones en osteosíntesis, si llevas un DIU o cualquier otro dispositivo eléctrico o metálico instalado dentro de tu cuerpo. Aunque sea un tratamiento de baja frecuencia y las placas no se lleguen a calentar, debido a los impulsos magnéticos es mejor evitar su aplicación si no es a manos de un profesional.

Resumiendo sobre la magnetoterapia y sus riesgos

Como has podido comprobar, es necesario tener en cuenta algunas precauciones en el uso de la magnetoterapia. Sin embargo, casi todas las posibles reacciones adversas o efectos secundarios son temporales y leves.

Por tanto, no sería necesario dejar de usarla.

De hecho, estos efectos son tan leves que rara vez se aconseja suspender una terapia con campos electromagnéticos pulsados.

Podemos decir que las contraindicaciones y los efectos secundarios de la magnetoterapia no son algo de lo que tengas que preocuparte especialmente. Es un tratamiento seguro, eficaz y que no entraña peligro.

Comparte este post

¿Quieres saber más sobre Magnetoterapia?

Suscríbete a nuestro newsletter sobre magnetoterapia

Aparatos de Magnetoterapia recomendados