Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar labores analíticas y mostrarle publicidad relacionada con sus hábitos de navegación. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies.
¿Te ayudamos? 617417991
Aplicaciones clínicas de la magnetoterapia

Aplicaciones clínicas de la magnetoterapia

Vivimos en medio de un sistema sanitario medicalizado.

Las sustancias químicas que forman parte de los fármacos con que nos tratamos se nos presentan casi como milagrosas. Y, en cierto modo lo son. Pero no se debería olvidar que junto a los tratamientos farmacológicos se encuentran las terapias físicas, mucho menos agresivas y también efectivas. Un tipo de tratamiento que podemos utilizar especialmente cuando queremos evitar los efectos secundarios de una medicación a largo plazo o especialmente agresiva.

Una de estas terapias físicas con resultados probados es la magnetoterapia.

La magnetoterapia consiste en la aplicación de campos magnéticos de alta o baja frecuencia a través de unos aplicativos denominados selonoides.

La principal diferencia entre  diferencia entre la magnetoterapia de alta y baja frecuencia está relacionada básicamente con las patologías a tratar o si estas son de carácter agudo o crónico. Ambos tipos de magnetoterapia son indoloras y nada invasivas. 

Las ventajas de los campos magnéticos de baja frecuencia son muy amplias. Tanto es así que su aplicación clínica se ha visto incrementada con el paso del tiempo, especialmente para el tratamiento de patologías de carácter crónico.  

Cabe destacar que la magnetoterapia es muy fácil de utilizar. Tan solo necesitas colocar el selonoide en la zona afectada y seleccionar el programa adecuado. Los equipos de magnetoterapia domiciliaria I-Tech vienen configurados con 20 programas diferentes en función de las diferentes patologías. Tan solo debes seleccionar la que necesites y esperar a que termine.

Su uso es tan sencillo que ya se comercializan para que los propios pacientes puedan seguir las sesiones en su propia casa, aunque siempre bajo prescripción o supervisión de un especialista.

Equipos de magnetoterapia domiciliaria: Mag 2000 y Mag 2000 Premium

La magnetoterapia resulta efectiva ya que los campos magnéticos de baja frecuencia impactan en la profundidad de nuestro organismo lo que permite tratar tejidos y órganos a distancia sin molestias y con muy escasos efectos secundarios.

Evolución clínica de la magnetoterapia

Hace años, la magnetoterapia quedaba reducida a la aplicación de imanes;  campos magnéticos continuos que aun teniendo un cierto efecto antiinflamatorio, no conseguían provocar los cambios fisiológicos que se obtiene con la aplicación de campos magnéticos de frecuencia variable y alta intensidad.

Su aplicación clínica comienza a extenderse cuando la magnetoterapia logra ajustar frecuencias e intensidades adaptándose así a la patología y características concretas de cada paciente.

De hecho, cuando apareció la magnetoterapia, la osteoporosis y  la falta de consolidación ósea en las fracturas eran básicamente las patologías que se trataban con esta terapia.

A día de hoy, esto ha cambiado mucho. Ya está más que demostrada su eficacia, no solo para tratar las afecciones del sistema esquelético, sino que las aplicaciones clínicas de la magnetoterapia se extienden al sistema circulatorio, respiratorio, neurológico y muscular.

Patologías que se pueden tratar con magnetoterapia

Gracias al potente efecto regenerador, antiinflamatorio, circulatorio y calmante de la magnetoterapia, hay múltiples patologías que se benefician con su tratamiento. Algunas de ellas son:

  • Osteoporosis: El efecto regenerador sobre el tejido óseo es su principal funcionalidad.
  • Artrosis: Su efecto antiinflamantorio y calmante es muy eficaz para disminuir el dolor y la inflamación, ofreciendo así una mejor calidad de vida.
  • Artritis. Al igual que en la artrosis, la artritis se beneficia de los efectos antiálgicos y antiinflamatorios.
  • Neuralgias. Ya que mejora la regeneración del tejido nervioso.
  • Cervicalgia. Se calma el dolor y se consigue disminuir el proceso inflamatorio local.
  • Fracturas. Favorece el aumento del tejido óseo y con ello beneficia a la consolidación de las fracturas.
  • Asma bronquial. Se apaciguan los síntomas gracias al efecto de relajación que provoca sobre los bronquios.
  • Fibromialgia. La magnetoterapia es un buen aliado contra la fibromialgia ya que permite tratar amplias zonas y, además, sus efectos relajantes, antiinflamatorios y de activación de la circulación son capaces de mejorar los síntomas de esta enfermedad.
  • Síndrome del túnel carpiano. Como en cualquier síndrome de atrapamiento la magnetoterapia actuará como un eficaz antiinflamatorio local, disminuyendo la presión sobre el tejido y favoreciendo de este modo una recuperación más temprana.

Estas son solo algunas de las dolencias comunes que se pueden tratar con magnetoterapia de baja frecuencia, pero la lista es mucho mayor.

En nuestro blog encontrarás artículos dedicados exclusivamente a las diferentes enfermedades que trata la magnetoterapia y cómo ayuda en la recuperación.

¿Por qué es tan efectiva? Porque actúa de forma combinada sobre el cuerpo humano, favoreciendo una recuperación más temprana.

Comparte este post

¿Quieres saber más sobre Magnetoterapia?

Suscríbete a nuestro newsletter sobre magnetoterapia

Aparatos de Magnetoterapia recomendados