Cómo abrir una clínica de fisioterapia

Para abrir una clínica de fisioterapia debes dar una serie de pasos muy concretos. Te contamos todos los procesos y requisitos imprescindibles.

Cómo abrir una clínica de fisioterapia
0 461
0/5

¿Quieres saber cómo abrir una clínica de fisioterapia? Estás en el lugar indicado. Si al finalizar la carrera o incluso tras un tiempo en el entorno laboral has tomado la decisión de emprender y tener tu propia clínica, es probable que necesites ayuda.

En eFisioterapia te vamos a dar los consejos que necesitas para montar tu clínica de fisioterapia. ¡Vamos al lío!

¿Cuánto cuesta abrir una clínica?

Cuando te estás planteando montar una clínica de fisioterapia y rehabilitación, la primera pregunta que suele rondar la cabeza es «¿cuánto me va a costar?».

Sin embargo, no es fácil de responder, ya que depende de varios factores. Para nosotros sería muy sencillo decirte que con una camilla y uno o dos equipos de aparatología puedes comenzar, pero esto no es real en todos los casos.

Y es que hay algunos papeleos que necesitas hacer antes.

Trámites administrativos

Lo primero en lo que deberías pensar es en la forma jurídica por la que vas a optar.

Es decir, ¿vas a ser autónomo?, ¿vas a constituir una sociedad mercantil o civil?, ¿tal vez una comunidad de bienes? 

Por otro lado, vas a tener que realizar una serie de trámites administrativos:

  • Alta en el colegio de fisioterapeutas de tu comunidad autónoma
  • Licencia de actividad municipal
  • Autorización de Sanidad
  • Registro en la Agencia Tributaria y la Seguridad Social
  • Seguros
  • Alarmas
  • Teléfono e Internet
  • Suministros de agua, luz y calefacción

Todo esto sin contar si tienes que realizar cualquier tipo de adecuación en el local en el que te vas a instalar. ¿Te sirve según lo has alquilado o comprado o necesita reformas?

Para agilizar todo este proceso y el resto de trámites que tendrás que llevar a cabo, lo más sencillo es contar con un gestor. Piensa que una vez estés en marcha tendrás que gestionar liquidaciones de impuestos y, si tienes empleados, nóminas, altas y bajas.

Como ves, hasta ahora parece que no has hecho nada, pero has tenido que pagar licencias, tasas, inscripciones… y, por supuesto, al gestor. Este gasto puedes suprimirlo, pero tenerlo te ayudará a centrarte en tu actividad laboral sabiendo que, al delegar esta responsabilidad, todo estará correcto.

Como imaginarás, no podemos indicarte precios exactos porque todo depende de tu administración local y autonómica. Eso sí, si es la primera vez que inicias tu actividad, es posible que puedas acogerte a una reducción en las cuotas de la Seguridad Social.

Realiza un estudio de mercado

En función de la ubicación del local tendrás que ver quién es tu competencia y cuáles son tus clientes potenciales. De este modo, tu modelo de negocio ya estará enfocado a sus objetivos reales.

Así, no es lo mismo abrir una clínica en un centro financiero que en una zona en la que viven parejas jóvenes deportistas y con hijos. Ni tampoco en un área donde abunde la población mayor.

Conocer este dato y estudiar a tu competencia directa son claves para identificar los puntos fuertes y débiles. Esto te servirá para especializarte y ofrecer algo concreto con lo que atraer a un mayor número de pacientes.

Acondiciona el local

Ya hemos dado alguna pincelada sobre esto, pero es importante que lo tengas en cuenta para poder abrir una clínica de fisioterapia. El local debe adecuarse a las exigencias de Sanidad y, además, ha de ser muy funcional.

Por tanto, si necesitas realizar una pequeña reforma, es probable que se te vayan entre 10 000 y 20 000 euros. Además, ten en cuenta que no basta solo con reformar, sino que es importante cuidar al máximo la decoración para proyectar una buena imagen.

También necesitarás un buen equipo informático y un programa de gestión de datos que te permita llevar la contabilidad y la gestión de tus pacientes. Aquí podemos estar hablando de unos 3000 euros (por supuesto, dependerá de tus necesidades y las prestaciones que busques).

Una vez que el espacio esté acondicionado y ya sabiendo quienes serán tus clientes, podrás comprar el equipamiento y mobiliario específico. 

¿Qué instrumentos se usan? ¿Cómo encontrar buenos proveedores?

Al hablar de los elementos indispensables que necesitas para hacer tu trabajo, resulta obvio que necesitarás una sala de espera, camillas y taburetes. Sin embargo, quizás no lo tengas tan claro en cuanto a la aparatología.

¿Qué tipos de equipos son indispensables? ¿Son muy caros? ¿Cómo saber a quién comprar los aparatos para montar una clínica de fisioterapia?

Equipos de ultrasonidos, presoterapia, diatermia, magnetoterapia y, quizás, un baño de parafina son algunos de los indispensables. No obstante, la elección adecuada dependerá del enfoque de tu negocio y de las necesidades de tus pacientes.

Por ejemplo, hay equipos de electroestimulación transportables que te permiten atender a tus pacientes fuera de las instalaciones que puede ser interesante incorporar.

Si necesitas verlo en cifras, podemos hablar de una inversión inicial muy básica de alrededor de unos 300 € en aparatología. Sin embargo, para algo más interesante y profesional podríamos hablar de unos 2000 euros o más.

Aun así, ten en cuenta que todo dependerá de tus necesidades y, sobre todo, de los servicios que hayas decidido ofrecer.

Un buen proveedor de equipos de fisioterapia

A la hora de adquirir aparatología, lo que necesitas es una empresa sólida y especializada que pueda asesorarte en todo momento, como eFisioterapia. Nosotros seleccionamos los equipos adecuados para favorecer la recuperación de enfermedades músculo esqueléticas y te ayudamos en lo que necesites.

Lo que diferencia a unas empresas de otras es la calidad del servicio preventa y postventa. Asegúrate de que tu proveedor se vuelque en la atención al cliente, para que puedas obtener el máximo rendimiento en tu negocio.

Obviamente, los aparatos deben ser de calidad y homologados, tanto por exigencia  legal para tu negocio como por responsabilidad con tus pacientes. Quédate solo con los proveedores que garanticen aparatos con certificación médica y disponen de su correspondiente registro sanitario válido en la UE. 

Cuanto mayor sea tu presupuesto, mejor servicio darás desde tus primeros días, pero puedes tener abrir una clínica de fisioterapia totalmente funcional y de calidad por menos inversión de la que esperas.

Si tu presupuesto no es elevado, puedes comenzar con un pack básico de inicio y luego ir mejorando tus servicios de forma progresiva. Para hacerlo de este modo, lo ideal es que cuentes con una buena planificación y te marques un objetivo concreto. Solo así podrás conseguirlo.

¿Qué servicios ofrecer? ¿Qué beneficio aproximado tienen?

A la hora de decidir qué servicios ofrecer, lo ideal es tener en cuenta tres variables. 

1. ¿Vas a especializarte o prefieres practicar la fisioterapia de manera generalista?

Si hay alguna especialidad de fisioterapia que te guste más, en la que seas más hábil o en la que te hayas formado, quizás te interese que sea el foco de tu clínica. Algunas de las más rentables son la fisioterapia deportiva, la ginecológica, la neurológica o incluso la osteopatía o la terapia manual.

En caso contrario, también existe la opción de tratar un poco de todo. Y ambas opciones tienen sus ventajas.

Si te especializas, será más sencillo hacerte un nombre con rapidez y, por tanto, aumentar tus precios. Sin embargo, si no estás especializado, lo más seguro es que puedas contar con un mayor volumen de trabajo desde el inicio.
         
2. ¿Vas a trabajar solo con pacientes privados o también con mutuas?

Para responder a esta pregunta debes saber algo, y es que las mutuas no pagan demasiado y te suelen indicar el tratamiento que quieren que realices. Esto quiere decir que no tendrás mucho margen para la improvisación y no parecen demasiado rentables. Aun así, te aseguran un flujo constante de pacientes.

Esto puede ser un pequeño trampolín, ya que tendrás a muchas personas en la calle hablando bien de ti. 

Por otro lado, los pacientes privados se adaptarán a tus precios y eso te permitirá dedicarles más tiempo.
         
3. ¿Vas a trabajar principalmente de manera manual o contarás con aparatología?

Esta pregunta es, quizás, la más sencilla de responder, porque aunque gran parte del trabajo se realice de forma manual, siempre es interesante contar con aparatología.

Por un lado, con los aparatos puede hacer lo que las manos no pueden, y por otro, te permite estar tratando a un paciente sin necesidad de estar físicamente con él. Esto quiere decir que puedes tratar a más personas al mismo tiempo y, por lo tanto, que el beneficio será mayor.

¿Cómo captar clientes para tu nueva clínica?

Una vez que ya sabes cómo abrir una clínica de fisioterapia, falta lo más importante: los pacientes. ¿Cómo puedes atraer un mayor volumen?

Nuestra recomendación es establecer un plan de marketing y comunicación adecuado en el entorno offline, pero también en el online. Hay quien dice que si no estás en Internet no existes, pero eso no quiere decir que debas descuidar la publicidad tradicional.

Una de las opciones que tienes para atraer público a tu negocio es diferenciarte de tu competencia y ofrecer un valor añadido. Pero ¿dónde y cómo hacerlo? Vamos a verlo.

Acciones offline

Para que te conozcan en tu radio de acción debes ser visible. Hay técnicas que siempre han funcionado bien. Hablamos, por ejemplo, del buzoneo, la radio local, el periódico del barrio o patrocinar a los equipos deportivos de la zona.

También puedes colocar carteles en los gimnasios u ofrecer un descuento a sus socios.

Y, lo más importante, al dar un buen servicio tendrás la mejor publicidad posible: el boca a boca.

Comunicación en RRSS

Por otro lado, está tu estrategia de comunicación en las redes sociales.

Una vez escojas tu público objetivo o tipo de cliente ideal, debes preguntarte dónde está. Si su lugar habitual es Facebook, no hace falta crear una cuenta de Tik Tok. Y si está en Instagram, la cuenta de Facebook no te servirá de mucho.

Escoge las que más rendimiento pueden proporcionarte y enfócate en crear contenido periódico de calidad en ellas. Desgastarte en todas las redes sociales que existen no te conseguirá más clientes.

Otras estrategias (SEO, SEM, citas online…)

Por último, hay que hablar de las estrategias de marketing digital para tu clínica de fisioterapia. Necesitas una web donde tus potenciales clientes puedan saber algo más de ti, de tu forma de trabajar o incluso reservar una cita.

Además, si los clientes de tu zona buscan un fisioterapeuta en Internet, lo ideal sería que aparecieses en las primeras posiciones en los buscadores. Para eso puedes utilizar estrategias de pago (SEM), o bien de posicionamiento orgánico (SEO).


Las primeras son más rápidas; las segundas, más estables. Nuestra recomendación es que intentes hacer una combinación de las dos.

A la hora de trabajar el SEO, una de las mejores opciones es apostar por crear un blog e informar a tu público sobre las cosas que le preocupan. Aparecerás en sus búsquedas en la red, te posicionarás como un experto y será más fácil que piensen en ti a la hora de buscar un profesional como tú.

En eFisioterapia intentamos ayudarte al máximo y hacer fácil lo complejo. Por eso, no solo te informamos sobre cómo abrir una clínica de fisioterapia sino que si tienes alguna duda puedes contactar aquí con nuestros expertos.  

Abel Renovell Cofundador y fisioterapeuta colegiado

Abel ha conseguido dos retos: Uno, mantener a Efisioterapia como referente en el sector durante 20 años, escribiendo y revisando cientos de artículos de alta calidad sobre salud y fisioterapia, suyos y de otros especialistas. Dos, compaginarlo durante varios años mientras ejercía de fisioterapeuta en su propia clínica, hospitales y clubs deportivos.

0 comentarios

Escribe un comentario

¿Qué te ha parecido?

He leído y acepto la política de privacidad