¿Qué es TENS en fisioterapia y cómo ayuda al dolor?

¿Sufres de dolores crónicos? Descubre el TENS, una técnica de fisioterapia que utiliza la estimulación nerviosa eléctrica transcutánea para aliviar dolores, acelerar la recuperación y mejorar la calidad de vida. Desde la artrosis hasta la lumbalgia, explora en este artículo cómo esta innovadora terapia puede marcar la  diferencia en tu bienestar.

¿Qué es TENS en fisioterapia y cómo ayuda al dolor?
1 90308
5/5
22/01/2010 | Actualizado: 05/09/2023 22/01/2010
  1. Orígenes del TENS en la fisioterapia
  2. ¿Para qué sirve el TENS? Usos comunes y beneficios
    1. Alivio del dolor con el TENS
    2. Uso de TENS en rehabilitación
  3. ¿Cuáles son los tipos de TENS y cómo utilizarlos?
    1. TENS rápido
    2. TENS endorfínico
    3. TENS de barrido
    4. TENS con valores máximos
    5. TENS de impulsos Burst
  4. Contraindicaciones del TENS y efectos secundarios
    1. ¿Existe algún riesgo al usar el aparato de corrientes TENS?
  5. ¿Cómo es el modo de acción del TENS?
    1. Impacto de los pulsos y la duración del impulso
  6. ¿Cuáles son las aplicaciones clínicas del TENS?
    1. Uso del TENS para cervicalgia y cefalea
    2. TENS para el alivio de lumbalgia y ciática
    3. El papel del TENS en la prevención y tratamiento de la atrofia
    4. El TENS como tratamiento antiinflamatorio
    5. Uso del TENS para mejorar la vascularización
    6. TENS como descontracturante: ¿cómo funciona?
    7. Tratamiento de hematomas con TENS

¿Qué es el TENS? Estas siglas corresponden a estimulación nerviosa eléctrica transcutánea (Transcutaneous Electrical Nerve Stimulation en inglés). Con esta técnica, puedes aliviar el dolor como síntoma asociado a diversas patologías.

Para que el equipo funcione, debes conectarle unos electrodos y colocarlos en la zona corporal afectada. Después, podrás variar la intensidad, la frecuencia y el tiempo para activar una serie de efectos beneficiosos en la zona de tratamiento.

¿Aún no has probado esta técnica? ¿Por qué no hacerlo para descubrir cómo mejorar tu calidad de vida? La fisioterapia tiene mucho que ofrecer en la búsqueda de tu bienestar.

Orígenes del TENS en la fisioterapia

Puede que los equipos TENS fueran de los primeros que se popularizaron para uso doméstico, hace ya bastantes años. ¿Pero cómo se llegó hasta ahí?

La electroestimulación se conoce desde la antigüedad, pero no fue hasta el siglo XVIII que Luigi Galvany y Volta descubrieron que la energía recorría el cuerpo humano. Esto facilitó el estudio de la neurología y la neurofisiología.

Galvany se fijó en que, al hacer pasar una corriente eléctrica por la médula espinal de una rana, se producían contracciones musculares.

Quedó probado que el impulso nervioso tiene un componente eléctrico esencial que el ser vivo genera y le permite controlar sus acciones motoras.

Sin embargo, no fue hasta mediados del siglo XX cuando comenzó a utilizarse la electroestimulación de forma más parecida a como lo hacemos ahora en el mundo del deporte. En muchos casos, de manera abusiva.

En la actualidad, existen métodos mucho mejores y sin riesgos para aplicar la electricidad tanto en terapia como para mejorar el rendimiento deportivo. Además, la experiencia ha demostrado que es una terapia física realmente útil.

Gracias a los avances tecnológicos, se han desarrollado nuevas modalidades de corrientes y se ha descubierto la importancia de las frecuencias en la estimulación de las fibras musculares.

Asimismo, el desarrollo tecnológico permite tener equipos cada vez más pequeños e incluso portátiles.

Abel

Productos recomendados por nuestro fisio

Abel Renovell Cofundador y fisioterapeuta colegiado

¿Para qué sirve el TENS? Usos comunes y beneficios

La estimulación nerviosa eléctrica transcutánea se utiliza para aliviar el dolor cuando se sufren, entre otros, problemas como:

  • Artrosis
  • Dolores cervicales y de espalda
  • Debilidad muscular
  • Mialgias
  • Neuritis
  • Periartritis
  • Pesadez en las piernas

Este equipo reduce el dolor y favorece el restablecimiento de las condiciones fisiológicas del cuerpo. Asimismo, también facilita que se recupere la función motora normal.

Sin embargo, el TENS no solo reduce el dolor, sino que también provoca un estímulo en la musculación. En consecuencia, aumenta la actividad metabólica, mejorando la oxigenación de los tejidos y el aporte de sustancias nutritivas.

Todo esto es de gran importancia, por ejemplo, para personas con dolores crónicos que viven con limitación su día a día. En este tipo de situaciones, la actividad metabólica del organismo se ralentiza. A su vez, esto provoca la acumulación de sustancias productoras del dolor y crea un círculo vicioso.

Ahora que ya tienes una idea más o menos clara de para qué sirve el TENS en fisioterapia, podemos hablarte de otros de sus beneficios.

¿Cuáles son?

  • Aumenta el umbral del dolor.
  • Consigue un efecto relajante.
  • Disminuye la actividad de las células que son responsables del dolor.
  • Eleva la circulación medular.
  • Produce vasodilatación.

En este vídeo sobre el Mio-Care TENS puedes ver lo fácil que es utilizar la electroterapia TENS en casa:

Alivio del dolor con el TENS

La utilidad del TENS para el dolor se debe a su capacidad para bloquear las señales de daño que llegan al cerebro.

De esta forma, la sensación dolorosa se reduce, consiguiendo un alivio natural sin necesidad de medicamentos.

Uso de TENS en rehabilitación

El TENS en rehabilitación tiene como uno de sus objetivos mejorar la función muscular y acelerar la recuperación. Al aplicar los electrodos sobre los músculos afectados, se logra una contracción muscular que ayuda a recuperar la fuerza y ​​la flexibilidad.

Además, el TENS también ayuda a reducir la inflamación y el dolor, lo que facilita el proceso de rehabilitación.

Uso de TENS en una sesión de rehabilitación

¿Cuáles son los tipos de TENS y cómo utilizarlos?

Podemos hablar de una clasificación en la que se encuentran varios tipos de TENS según el mecanismo que se utiliza para disminuir el dolor. Podemos con:

  1. TENS convencional o antálgico rápido.
  2. TENS tipo electroacupuntura o antálgico retardado.
  3. TENS de barrido, en el que son variados los parámetros del estímulo durante el tratamiento.
  4. TENS a valores máximos con acción analgésica e inmediato efecto calmante local.
  5. TENS Burst, que es una mezcla de los primeros dos tipos mencionados.

A continuación hablaremos sobre ellos. Pero antes queremos incidir en que la intensidad de esta terapia ha de estar regulada entre el umbral de percepción y el umbral del dolor.

¿Qué significa esto?

Pues que la intensidad a la que debe colocarse el aparato ha de situarse entre lo que se percibe (umbral sensitivo o contracción muscular) y el límite máximo, que produce dolor.

Recuerda que la eficacia del estímulo no es mayor cuanto más elevada sea la intensidad. Por lo tanto, es mejor parar antes de llegar a ese umbral doloroso.

El equilibrio ideal está en una intensidad que sea perceptible, pero que tampoco sea demasiado intensa y provoque dolor.

Veamos, ahora ya sí, los distintos tipos de TENS.

TENS rápido

El objetivo del programa médico conocido como TENS convencional es reducir el dolor. Para ello, se induce un bloqueo de esta sensación a nivel espinal según la «teoría de la puerta de entrada» de Melzack y Wall.

Esta teoría nos dice que un impulso que parte de una zona concreta del cuerpo recorre los canales y fibras nerviosas de pequeño diámetro hasta llegar al sistema nervioso central. Este será el que interprete como doloroso dicho impulso.

Llegados a este punto, ¿cómo actúa el tens antiálgico rápido o convencional? Sencillo. Activa las fibras nerviosas de diámetro grande y, con eso, bloquea el impulso que recorre las de menor tamaño en la columna vertebral. De este modo, se bloquea la información del dolor y se impide que llegue hasta el cerebro.

Puedes utilizar este tratamiento a diario, durante unos 30 o 40 minutos, para aliviar el dolor cotidiano y con los electrodos formando un cuadrado sobre la zona dolorida. Aun así, recuerda que para poder aprovechar al máximo los beneficios de este tipo de TENS debe usarlo entre 10 y 12 días consecutivos.

No existe contraindicación alguna que te impida utilizarlo un par de veces al día. Además, en caso de dolores muy persistentes, puedes repetir el programa al finalizar una sesión.

TENS endorfínico

Este programa médico del aparato de corrientes TENS provoca diferentes efectos, según la colocación de los electrodos. Al situarlos en la zona dorsal, se generan endorfinas de forma natural cuya función es aumentar el umbral del dolor.

Esto produce un efecto vascularizante, en forma de cuadrado, en la zona dolorida. Asimismo, se eleva la circulación arterial, lo que tiene consecuencias positivas sobre el drenaje de las sustancias que producen dolor (algogénicas).

Gracias a ello, se pueden restablecer las condiciones fisiológicas.

La duración de este tratamiento, en una sola fase y de frecuencia diaria, no supera los 30 minutos. Asimismo, es importante recordar que no hay que colocar los electrodos próximos a zonas en las que haya sustancias inflamatorias.

Por otro lado, la sensación que vas a tener al utilizar este programa es similar a la de un masaje. Por ello, la intensidad en la zona estimulada debe situarse entre 10 y 20 mA, aunque a veces puede ser más elevada.

Modo endorfínico de dispositivo TENS

TENS de barrido

La acción de este programa médico es similar a la que proporciona el TENS rápido. De todos modos, aquí no será necesario aumentar de forma continua la intensidad del equipo porque la frecuencia y el ancho del pulso varían. En consecuencia, se evita la adaptación del organismo al estímulo.

Para utilizarlo de manera adecuada, solo hay que seleccionar al inicio del programa una intensidad que se mantendrá hasta su finalización.

No obstante, es posible que tu percepción de la corriente eléctrica disminuya ligeramente. Si esto sucede, se recomienda esperar a que el programa finalice sin aumentar su intensidad, puesto que el equipo estará cumpliendo con su función.

La duración del tratamiento es de unos 20 minutos y la intensidad debe ajustarse al umbral de percepción. Es decir, debes subirla hasta que empieces a notar el cosquilleo y mantenerla ahí. De nuevo, la posición de los electrodos debe formar un cuadrado sobre la zona con dolor.

TENS con valores máximos

El TENS a valores máximos tiene una duración de tan solo 3 minutos en una fase. Provoca un efecto local calmante al realizar un bloqueo periférico de los impulsos de dolor.

Se aconseja su uso en caso de contusiones o traumatismos graves cuando es necesario intervenir con rapidez. Así, en este caso la intensidad a seleccionar es la máxima tolerable, aunque supere el límite del TENS convencional. Es por ello que, pese a su efectividad, es más difícil de soportar.

No está recomendado en personas con una elevada sensibilidad. Asimismo, conviene evitar colocar los electrodos en los genitales, la cara o cerca de heridas.

La posición de los electrodos, una vez más, debe conformar un cuadrado sobre el área a tratar.

TENS de impulsos Burst

El efecto que se persigue en este caso es el del TENS endorfínico o de entrenamiento. Para conseguirlo, se utilizan frecuencias elevadas pero moduladas en ráfagas de baja frecuencia.

El tratamiento tiene una duración total de 15 minutos en una fase. Por su parte, los electrodos se colocan formando un cuadrado en la zona de tratamiento.

Modo de impulsos burst de dispositivo TENS

Contraindicaciones del TENS y efectos secundarios

Si estás buscando una forma efectiva de aliviar el dolor, esta puede ser una excelente opción en muchos casos. Sin embargo, es importante tener en cuenta que hay ciertas contraindicaciones del TENS.

¿Cuándo no se recomienda usar esta técnica?

  • Arritmias cardíacas.
  • Embarazo.
  • Marcapasos.

Tampoco es aconsejable su uso si estás experimentando dolor, pero aún no se ha determinado la causa. De igual modo, hay que saber cómo utilizar el TENS. Entre otras cosas, no debe colocarse en zonas irritadas de la piel (para no empeorar la condición), cerca de las vías respiratorias, el cerebro o los ojos.

¿Existe algún riesgo al usar el aparato de corrientes TENS?

En general, no podemos hablar de TENS y efectos secundarios más allá de tener precaución con lo mencionado anteriormente.

Ante la duda, puedes contactar con nuestros especialistas aquí, ya que ellos te indicarán si es adecuado para tu condición o es mejor evitarlo.

¿Cómo es el modo de acción del TENS?

El TENS ayuda a bloquear las señales dolorosas que llegan al cerebro mediante la estimulación eléctrica de los nervios. De esta forma, el dolor se reduce y se logra un alivio natural sin necesidad de medicamentos.

Otro de sus efectos es que favorece la producción de endorfinas, las cuales ayudan a aliviar también las molestias y mejoran el estado de ánimo.

Impacto de los pulsos y la duración del impulso

Si estás pensando en utilizar el TENS para aliviar el dolor, debes tener en cuenta ciertos parámetros a la hora de configurar el equipo. De lo contrario, se pueden alterar tanto el efecto fisiológico como tus sensaciones.

Por un lado, tenemos la forma del impulso. El TENS utiliza un pulso bifásico, pulsado y asimétrico, que minimiza los riesgos y es más placentero.

Por el otro, está la duración del impulso. Esta es la principal diferencia del TENS frente a otras electroterapias y se mide en microsegundos. Los impulsos breves, de entre 50 y 1000 microsegundos, son más agradables. Además, los mayores de 250 microsegundos producen una mayor inhibición de la actividad neuronal.

Por todo esto, si utilizas un aparato de corrientes TENS para el dolor, asegúrate de configurar bien los parámetros y obtendrás el mejor efecto posible.

Impacto de los pulsos TENS

¿Cuáles son las aplicaciones clínicas del TENS?

Si estás buscando una técnica no invasiva y efectiva para el tratamiento de diversas afecciones, el TENS puede ser una excelente opción. A continuación, te presentamos algunas de las aplicaciones clínicas más comunes de esta técnica.

Uso del TENS para cervicalgia y cefalea

Nuestros equipos tienen un programa médico específico para el tratamiento del dolor en la zona cervical.

Cuando se utiliza este tipo de estimulación, es importante que ajustes la intensidad. Tienes que sentir la corriente, pero esta no debe causarte dolor.

Si notas que el músculo bajo los electrodos se contrae, lo ideal es que disminuyas un poco esa intensidad. Si es mayor, solo te causará un dolor innecesario, porque la eficacia del tratamiento no mejorará.

Por otro lado, los resultados iniciales suelen ser visibles tras 10 o 12 sesiones. Sin embargo, se recomienda continuar con las aplicaciones hasta que el dolor desaparezca de forma parcial o total.

TENS para el alivio de lumbalgia y ciática

Es el programa médico específico para tratar el dolor en la zona lumbar, dorsal o ambas. En cuanto a su intensidad, hay que alcanzar el equilibrio entre el umbral de percepción y el dolor, como hemos explicado en el caso anterior.

Igualmente, hay que recordar que conviene parar antes de superar el límite máximo cuando la musculatura que rodea al área en tratamiento se contrae.

También han de transcurrir entre 12 y 15 sesiones de unos 30 minutos para notar los primeros resultados. En el caso de la ciática, es probable que necesites algunas sesiones más. A pesar de ello, nuestro consejo es continuar con el tratamiento hasta que el dolor desaparezca por completo.

El papel del TENS en la prevención y tratamiento de la atrofia

La prevención de la atrofia es un programa médico que se utiliza para mantener la fuerza muscular, especialmente en las fibras lentas. Es muy útil en los siguientes casos:

  • Tras una lesión grave.
  • Al estar inmovilizado durante un largo período de tiempo.
  • Después de una cirugía.

Se pueden realizar aplicaciones diarias a baja intensidad. Asimismo, en caso de aumentarla, es necesario que el músculo descanse entre las aplicaciones. Este descanso debe ser, al menos, de un día.

El uso del programa médico para la atrofia está pensado para recuperar la fuerza muscular después de largos períodos de inactividad o de un accidente. Este trabaja de forma selectiva en las fibras lentas.

Debe aplicarse con precaución. Para ello, se recomienda comenzar con bajas intensidades y leves contracciones musculares 2 o 3 veces por semana. En cambio, superadas las primeras 2 semanas, se puede aumentar gradualmente la intensidad y utilizarlo cada 2 días.

TENS en la prevención y tratamiento de la atrofia

El TENS como tratamiento antiinflamatorio

Este programa médico específico sirve para tratar diferentes afecciones inflamatorias. Es importante establecer la intensidad justo por encima del umbral de percepción del estímulo para que sea efectivo. Es decir, has de subir la intensidad justo hasta cuando empieces a notar la corriente.

Cuando se ha localizado la zona a tratar, se deben colocar los electrodos en cuadrado. El programa dura 30 minutos en una sola sesión y se pueden hacer un par de aplicaciones diarias hasta que se reduzca el estado inflamatorio.

Uso del TENS para mejorar la vascularización

Si buscas un efecto vascularizador en la zona en tratamiento para aumentar el flujo sanguíneo, el TENS también puede ser una gran opción. Como consecuencia, favorece la eliminación de aquellas sustancias que causan dolor (algogénicas) y ayuda a restaurar las condiciones normales del cuerpo.

El equipo se puede usar a diario, aunque los electrodos no deben colocarse en zonas donde haya inflamación local. Por otro lado, tampoco hay problema en utilizarlo durante largos períodos, incluso meses.

Cada sesión debe ser inferior a 30 minutos y la intensidad recomendada debe ser lo suficientemente alta como para sentir algo, pero nunca dolor.

TENS como descontracturante: ¿cómo funciona?

Este programa resulta perfecto para acelerar la recuperación de la función muscular. Es muy efectivo y su acción es inmediata, pero para aprovechar sus efectos hay que regular la intensidad justo por encima del umbral de percepción.

Se recomienda hacer 2 sesiones al día durante 3 o 4 días.

Tratamiento de hematomas con TENS

Antes de abordar un hematoma, conviene consultar con un médico o profesional sanitario para estar seguros de que conviene hacerlo. Tras ello, es importante que transcurran un par de días tras el golpe o contusión antes de utilizar el equipo.

Los diferentes tipos de pulsos y frecuencias provocan una acción drenante en la zona afectada a diferentes profundidades. Y en cuanto a la intensidad, esta debe ajustarse entre el umbral de percepción y el umbral de dolor. Es decir, que lo notes, pero que no te resulte molesto.

La duración de cada sesión del tratamiento es de 20 minutos y puede repetirse según sea necesario.

Tanto para este programa como para el anterior, la posición de los electrodos ha de formar un cuadrado que delimite el área de tratamiento.

Hemos hecho un gran repaso por todo lo que necesitas saber sobre el TENS. ¿Todavía tienes alguna duda sobre lo que es el TENS o cómo puede ayudarte para aliviar el dolor o acelerar tu recuperación?

Pregúntanos desde aquí sin problema. Un asesor especializado te responderá para que puedas escoger el tratamiento más adecuado a tus necesidades.

Abel Renovell Cofundador y fisioterapeuta colegiado

Abel ha conseguido dos retos: Uno, mantener a Efisioterapia como referente en el sector durante 20 años, escribiendo y revisando cientos de artículos de alta calidad sobre salud y fisioterapia, suyos y de otros especialistas. Dos, compaginarlo durante varios años mientras ejercía de fisioterapeuta en su propia clínica, hospitales y clubs deportivos.

1 comentarios

Escribe un comentario

¿Qué te ha parecido?

He leído y acepto la política de privacidad
Aida
2023-11-30 03:38:02

Excelente mi esposo vive con un lumbago y hemo hecho de todo y nada dónde puedo conseguirlo, Agradecida con la yud que puedan brindarme

Respondiendo a Aida
Abel Renovell Experto en electroterapia
2023-11-30 06:56:46

En https://www.efisioterapia.net/tienda/electroestimuladores-y-tens/ puede ver los Tens que tenemos en Efisioterapia Shop