Tendinitis de la pata de ganso: síntomas, causas y tratamiento

No tienes que ser un pájaro para sufrir de la dolorosa "tendinitis de la pata de ganso". Además de las causas y síntomas, descubre algunos consejos para recuperarte más rápido y los mejores ejercicios de estiramiento para aliviar el dolor.

Tendinitis de la pata de ganso: síntomas, causas y tratamiento
0 25121
0/5
16/05/2023 | Actualizado: 16/05/2023 16/05/2023
  1. Qué es la pata de ganso en la rodilla y qué músculos la forman
    1. ¿Qué síntomas encontramos en las tendinitis de la pata de ganso?
    2. ¿Cuáles son las causas de la tendinitis de la pata de ganso en la rodilla?
    3. ¿Cómo se puede prevenir la tendinitis de la pata de ganso y evitar lesiones en la rodilla?
  2. Tratamiento para la tendinitis de la pata de ganso: ¿qué opciones existen?
    1. ¿Pueden ayudar los estiramientos para aliviar el dolor de la pata de ganso en la rodilla?
    2. Tiempo de curación de la tendinitis de la pata de ganso: ¿cuánto tiempo tarda en recuperarse?
    3. Consejos para recuperarse más rápido de la tendinitis de la pata de ganso

¿Cuándo escuchas hablar de la tendinitis de la pata de ganso automáticamente piensas en la lesión de una mascota? Aunque pueda parecerlo por el nombre, no es así. Este problema se da en la zona interna de la rodilla y causa dolor al realizar ciertos movimientos, como agacharse o correr, y también al parar. Además, si se agrava puede llegar a impedir la actividad física por completo.

Veamos todo lo que envuelve a esta dolencia, su tratamiento y el tiempo de curación de la tendinitis de la pata de ganso.

Qué es la pata de ganso en la rodilla y qué músculos la forman

La pata de ganso es el nombre por el que se conoce a una estructura tendinosa en la rodilla que se forma por la inserción de los tendones de 3 músculos:

  • Recto interno o grácil
  • Sartorio
  • Semitendinoso

Dolor agudo en la articulación de la rodilla

Estos músculos se encargan de que la rodilla se doble y rote de manera interna y, como le sucede a cualquier otro músculo, pueden lesionarse.

Se produce una tendinitis en la pata de ganso cuando hay irritación e inflamación del tendón de inserción de cualquiera de estos músculos. El proceso que se desencadena con este problema tendinoso, repercute en la capacidad de movimiento y ocurre de modo más habitual en corredores y mujeres de mediana edad.

¿Por qué en ellas? Simplemente, por sus características físicas, ya que suelen tener la pelvis más ancha y valgo de rodilla. Si, además, le sumamos algún grado de sobrepeso, las posibilidades de padecer esta tendinitis aumentan.

¿Qué síntomas encontramos en las tendinitis de la pata de ganso?

El dolor y la inflamación son los síntomas más característicos de la tendinitis de la pata de ganso. 

El dolor se siente de forma constante y, en las fases más agudas, también se presenta por la noche. Del mismo modo, se vuelve más intenso cuando se palpa la zona interna de la rodilla, la cual puede estar tumefacta o inflamada.

En las primeras fases de esta lesión, el dolor suele afectar al iniciar el movimiento, pero puede desaparecer una vez se ha calentado. También se presenta cuando se dan grandes zancadas que estresan la musculatura. En esos casos, se puede tener una sensación de quemazón, picazón y hormigueo localizados.

Aunque pueden diferir ligeramente de una persona a otra, los síntomas de la tendinitis de la pata de ganso suelen ser:

  • Dolor intenso en la cara interna de la rodilla que aumenta al ponerse de pie o realizar un movimiento.
  • Hinchazón o edema localizado.
  • Sensación de rigidez a primera hora de la mañana, pero que mejora conforme avanza el día.
  • Pérdida de la funcionalidad que afecta a la rutina diaria.

¿Cuáles son las causas de la tendinitis de la pata de ganso en la rodilla?

Las razones por las que se produce esta lesión están relacionadas, básicamente, con problemas de pisada y el ejercicio físico, por eso aparece en corredores. Pero también se da en quienes practican deportes donde se realizan cambios bruscos de dirección como en baloncesto, tenis, fútbol o pádel.

Por otro lado, existen factores que lo relacionan con disfunciones en la pelvis y en la zona lumbar. Y estas suelen ser un reflejo patológico de la próstata y el útero. Si la alteración de estos órganos es lo que desencadena la tendinitis de la pata de ganso, suele afectar con mayor frecuencia a la rodilla derecha, pero también a las dos a la vez.

Otras causas por las que se produce tendinitis de pata de ganso son:

  • Calentamiento deficiente.
  • Roce de los tendones con la parte interna del fémur.
  • Alteraciones en la biomecánica de la carrera. Que la rodilla caiga hacia dentro, se tenga el pie plano o exista una hiperpronación.
  • Sobrepeso, lo que provoca mayor presión e impacto en la articulación.
  • Traumatismos y golpes que irriten la zona de inserción de la pata de ganso y sus músculos.
  • Valgo o rotación externa tibial.
  • Correr sobre un terreno irregular.
  • Utilizar un calzado no apropiado.
  • Tener músculos acortados y con falta de tono.
  • No estirar después de una actividad física.
  • Uso de tacones.

¿Cómo se puede prevenir la tendinitis de la pata de ganso y evitar lesiones en la rodilla?

Aunque parezca mentira, una mala técnica de carrera o una pisada ineficiente pueden ser los detonantes de la tendinitis de la pata de ganso.

Además, si hay cierta debilidad muscular, los tendones que se insertan en la pata de ganso soportarán una gran carga que terminará por producir engrosamiento, dolor e impotencia funcional.

Por eso, si quieres prevenir la tendinitis de la pata de ganso, debes prestar atención a los siguientes consejos:

  • Intenta mantenerte en un peso saludable, evitando el sobrepeso y la obesidad.
  • Realiza siempre un buen calentamiento antes del ejercicio físico.
  • Estira todos los músculos implicados después del ejercicio.
  • Podrías recurrir a un podólogo para que analice tu pisada.
  • Fortalece los músculos que conforman la pata de ganso, pero siempre de forma progresiva y evitando sobrecargas.
  • Utiliza calzado apropiado y con buena amortiguación.
  • Si eres runner, evita las cuestas muy prolongadas en carrera.

Al correr se genera un fuerte impacto en algunas de las estructuras de tu cuerpo, lo que puede favorecer su desgaste o lesión. Y esta dolencia es un claro ejemplo.

Por ello, si quieres prevenir la tendinitis de la pata de ganso vas a necesitar un programa de entrenamiento apropiado. Este consistirá en añadir un adecuado calentamiento que respete tus límites y una vuelta a la calma que te permita recuperar el estado de reposo de la mejor manera.

Corredor joven con dolor de rodilla

Tratamiento para la tendinitis de la pata de ganso: ¿qué opciones existen?

El primer objetivo del tratamiento para la tendinitis de la pata de ganso es combatir sus síntomas más molestos: la inflamación y el dolor. Para ello, en la fase aguda se aplicará frío local y se recomendará reposo, y en la fase crónica se aplicará calor.

Seguidamente, se puede utilizar un tratamiento osteopático con el que reequilibrar los desajustes de cadera, columna y tibia. De este modo, se liberará la movilidad de las articulaciones implicadas con el conocido crujido o thrust.

A continuación, el fisioterapeuta puede utilizar diferentes equipos médicos como:

  • Diatermia
    El calor profundo activa la circulación, propiciando la llegada de sustancias reparadoras y favoreciendo la eliminación de las sustancias de desecho. Además, estimula la regeneración del tejido.

  • Magnetoterapia
    Los efectos de la magnetoterapia están destinados a reducir la inflamación y el dolor y a acelerar el proceso de recuperación.

  • Electroterapia
    Las corrientes TENS generan analgesia, por lo que ayudan a reducir la sintomatología. Asimismo, la electroestimulación es de ayuda para reacondicionar la musculatura y trabajar la fuerza y la resistencia.

  • Ultrasonidos
    Su efecto térmico aumenta el metabolismo local, la regeneración del tejido y su flexibilidad. Asimismo, disminuye la rigidez articular y produce un efecto espasmolítico y antiálgico.


También se puede realizar una punción seca sobre los músculos y aplicar diferentes técnicas de masaje, vendaje neuromuscular o kinesiotaping, cyriax, fibrolisis diacutánea o ganchos… Todo dependerá de tu caso y del profesional al que acudas.

Abel

Productos recomendados por nuestro fisio

Abel Renovell Cofundador y fisioterapeuta colegiado

¿Pueden ayudar los estiramientos para aliviar el dolor de la pata de ganso en la rodilla?

Además de los tratamientos mencionados, los estiramientos de las estructuras implicadas son esenciales para favorecer la mejoría de esta lesión. Te recomendamos que pruebes con estos:

1. Estiramiento de cuádriceps.

Coge el pie por el empeine y doblando la rodilla tanto como puedas, de manera que se estire la zona delantera del muslo.

2. Estiramiento de isquiotibiales.

Siéntate en el suelo y extiende la pierna que te duele. Dobla la parte superior del cuerpo hacia tu pie intentando tocar con la mano los dedos.

Grupo de gente deportiva joven que practica la lección de yoga con el instructor

3. Posición de mariposa.

De nuevo, en el suelo, junta las dos plantas de los pies y presiona con los codos hacia abajo. La intención es que las rodillas toquen el suelo.

Al llevar a cabo cualquiera de estos ejercicios, has de notar tensión, pero no un dolor intenso. En caso de que duela, es que te has pasado y debes forzar un poco menos.

Por otro lado, para que los estiramientos mencionados sean efectivos, deberás mantenerlos durante unos 60 segundos y sin hacer rebotes. Es decir, tendrás simplemente que mantener la posición y dar un poco más de tensión según vayas considerando que puedes hacerlo.

¿Todavía quieres más? Entonces apunta los siguientes:

1. Relajación de cuádriceps.

Colócate en cuadrupedia (a cuatro patas) y extiende la pierna en la que sientes dolor. A continuación, coloca un rodillo de espuma bajo el cuádriceps y hazlo rodar por el muslo.

2. Relajación de tendones isquiotibiales.

Sentado en el suelo y con las piernas extendidas, coloca bajo los isquiotibiales de la rodilla afectada un rodillo de espuma. Luego, hazlo rodar por la parte posterior del muslo.

3. Relajación de la pata de ganso.

En posición de cuadrupedia, coloca un rodillo de espuma bajo la pata de ganso. Es decir, debajo de la rodilla pero en su cara interna. Una vez lo tienes ahí, hazlo rodar. Probablemente te cause cierta molestia, pero debes evitar un gran dolor.

Tiempo de curación de la tendinitis de la pata de ganso: ¿cuánto tiempo tarda en recuperarse?

El tiempo de curación de la tendinitis de la pata de ganso dependerá de varios factores, como lo que la haya provocado, el grado y los tratamientos que se realicen. No obstante, estos tiempos te pueden servir de orientación:

  • Un par de semanas, si tu dolencia es leve.
  • Puede ser que tengas que convivir un par de meses con el dolor hasta que desaparezca la lesión. Esto suele ser lo más frecuente y se recomienda siempre reposo.
  • La recuperación puede extenderse durante 6 meses en los casos más graves que puedan necesitar una intervención quirúrgica. Aun así, esto no es lo habitual.

Consejos para recuperarse más rápido de la tendinitis de la pata de ganso

Tratar a tiempo esta lesión para evitar que empeore es uno de los mejores consejos que podemos darte para agilizar la recuperación. Pero no el único.

¡Toma nota!

  • Descansa
    Es importante permitir que tus músculos y tendones se recuperen adecuadamente. Para ello, evita actividades que puedan agravar la tendinitis de la pata de ganso, como correr o saltar, y permite que tu cuerpo descanse lo suficiente para sanar.

  • Haz algunos ejercicios
    Los estiramientos para la pata de ganso que hemos mencionado antes se pueden combinar con ejercicios de fortalecimiento y reeducación propioceptiva cuando el dolor haya disminuido. Eso sí, siempre evitando la actividad que causó la lesión y los ejercicios de alto impacto. Asimismo, puedes realizar algunos automasajes para aliviar y controlar el dolor.

  • Medicación
    Los antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como el ibuprofeno o el naproxeno, pueden ayudar a reducir la inflamación y aliviar el dolor. Pero para utilizarlos, lo mejor es consultar antes con tu médico.

  • Utiliza un calzado apropiado
    Asegúrate de usar calzado deportivo adecuado que brinde un buen soporte y amortiguación a tus pies durante la actividad física. Un mal calzado puede contribuir a la aparición o empeoramiento de la tendinitis.


Ahora que sabes qué es la pata de ganso en la rodilla y cómo tratarla, recuerda que su tratamiento necesita tiempo y paciencia. Sigue las recomendaciones de tu médico o fisioterapeuta y conseguirás una recuperación adecuada y evitar las recaídas. ¿Quieres tratarla en casa con aparatos? Contáctanos aquí y te resolvemos las dudas.

Abel Renovell Cofundador y fisioterapeuta colegiado

Abel ha conseguido dos retos: Uno, mantener a Efisioterapia como referente en el sector durante 20 años, escribiendo y revisando cientos de artículos de alta calidad sobre salud y fisioterapia, suyos y de otros especialistas. Dos, compaginarlo durante varios años mientras ejercía de fisioterapeuta en su propia clínica, hospitales y clubs deportivos.

0 comentarios

Escribe un comentario

¿Qué te ha parecido?

He leído y acepto la política de privacidad