Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar labores analíticas y mostrarle publicidad relacionada con sus hábitos de navegación. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies.
¿Te ayudamos? 617417991

Diatermia deportiva

La diatermia capacitiva y resistiva es utilizada actualmente con gran éxito en el tratamiento de deportistas de élite. Aunque la diatermia capacitiva como técnica de fisioterapia existe desde hace casi un siglo es en las dos últimas décadas cuando el conocimiento de su existencia y de sus resultados excepcionales como método de rehabilitación se ha extendido ampliamente entre la población y muy especialmente entre los deportistas.

Con el paso del tiempo las noticias han ido dando a conocer como toda una serie de deportistas de primer nivel han sido tratados con esta técnica y ello les ha permitido una recuperación más temprana e incorporarse a la competición de nuevo en plenas condiciones. Como es de suponer y puesto que para el resto de los deportistas también es muy importante conseguir una recuperación de calidad la diatermia se está imponiendo como una técnica de elección entre la mayor parte de las patologías deportivas.
El precio de los equipos ha bajado considerablemente, y en la actualidad un equipo de diatermia capacitiva y resistiva con registro sanitario está al alcance de cualquier clínica de fisioterapia. En cierto modo no tener un equipo de diatermia capacitiva es un lujo que ya no se puede permitir un centro asistencial que pretenda ofrecer la mejor rehabilitación.

En la actualidad se utiliza la diatermia incluso como técnica preventiva, en un deportista con un cierto nivel de sobrecarga muscular la aplicación de la diatermia capacitiva permite al músculo retornar  a sus condiciones óptimas en un plazo de tiempo imposible de conseguir por otros medios, por lo tanto un masaje de recuperación con electrodo capacitivo sobre la zona que ha sido sobrecargada permite proteger al deportista y evitarle las consecuencias de ingratas lesiones.

La diatermia capacitiva resulta de especial interés para el deportista de competición debido una serie de acciones muy específicas:

Efecto sobre el sistema circulatorio

El calor producido por la acción de la diatermia es capaz de ocasionar una dilatación de los vasos sanguíneos, haciendo que aumente el riego de forma local justo donde deseamos lograr un nivel de recuperación más intenso tras el esfuerzo deportivo. La disminución del ácido láctico y el aumento de los niveles de oxígeno permiten un regreso al entrenamiento más rápido y en mejores condiciones

Efecto analgésico

La diatermia capacitiva ejerce un poderoso efecto relajante que se muestra de inmediato, conforme estamos aplicando el tratamiento y se mantiene largo tiempo tras el mismo. Es algo de esperar debido a que el calor producido en profundidad no sólo aumenta el trofismo local sino que produce también una inhibición en de las fibras que conducen el dolor que puede estar presente tras un entrenamiento intenso.

La temperatura, el electromagnetismo y la circulación de corriente eléctrica con la técnica resistiva componen un conjunto de acciones enérgicas que facilitan actuar sobre posible dolor o molestias tras un esfuerzo intenso y su acción conjunta llega a relajar musculatura profunda la que no es posible acceder de ningún otro modo.
Esta acción múltiple proporcionada de la diatermia capacitiva y resistiva nos  permite acceder a  tratamientos muy efectivos en el mundo del deporte, nos ayuda a lograr una recuperación más rápida y efectiva tras el entrenamiento. La capacidad de la diatermia para disminuir  los niveles de ácido láctico nos permiten mantener cotas de ejercicio y competición por encima de lo acostumbrado. La diatermia es un instrumento muy importante de recuperación que se debe tener en cuenta especialmente en el caso de los deportistas de alto rendimiento.

Si los efectos indicados son de interés para el deportista profesional, no lo son menos para el deportista aficionado y es por ello que la diatermia es cada vez más conocida por los practicantes de todo tipo de deportes de muy diversos niveles competitivos.

En cierto modo los deportistas amateur pueden necesitar más que los profesionales este tipo de técnica, pues al tener menos controles sanitarios sobre su actividad que el deportista de elite, necesitan disminuir de un modo sencillo el riesgo de lesiones y recuperar de modo más rápido, en suma: disponer de una terapia potente y una técnica de recuperación capaz de prevenir lesiones deportivas con eficacia.

DIATERMIA EN LAS LESIONES DEPORTIVAS MÁS COMUNES.

Patología muscular. El deportista entrenado puede llegar a superar el 40% de peso en músculo, es en la actividad deportiva en la  que la musculatura se ve sometida a condiciones  de carga superiores, a esfuerzos intensos, de corta duración, aceleraciones y detenciones extremas del propio cuerpo, o a trabajos de resistencia mantenidos en el tiempo, todo ello lleva a adaptaciones de la morfología y pasado un tiempo debido al sobre entrenamiento o una planificación insuficiente la lesión muscular aparece.

Contusiones, contracturas, roturas fibrilares y lesiones por estiramiento son las patologías más comunes y menos leves con las que nos enfrentamos los fisioterapeutas en el ámbito deportivo. Hemos de verlas también como un signo de que algo está empezando a funcionar mal y proporcionar al deportista una recuperación no solo de la lesión por la que se trata, sino que hemos de aspirar a devolver al o a los grupos musculares afectados un estado que dificulte una nueva lesión tras la rehabilitación.

Un tratamiento con diatermia capacitiva añade la eficacia a la velocidad con que se produce la recuperación, vemos a menudo una contractura que se ha resistido al masaje que cede con una sola sesión, con el paso de los años te acostumbras, pero aún veo a compañeros que recién comienzan con esta técnica como se sorprenden. Lo mismo sucede con la rápida vuelta a la normalidad del músculo tras una rotura fibrilar, el aumento de temperatura en profundidad una vez ha cicatrizado facilita una normalidad funcional difícil de conseguir de otro modo.

En un tiempo no muy lejano los equipos de diatermia capacitiva y resistiva serán tan comunes en los centros de Fisioterapia como hoy lo son los ultrasonidos, disponer de ellos será la única opción posible, los pacientes en la fisioterapia privada son cada vez más exigentes y disponen de más información y eso les beneficia a ellos y a nuestra profesión.

Comparte este post

Aparato de Diatermia Capacitiva y Resistiva recomendado