Todo sobre la sinovitis: comprende, diagnostica y trata la inflamación articular

¿Sientes dolor e hinchazón en tus articulaciones? ¿Las notas muy sensibles? Podría ser sinovitis. Aquí te explicamos qué es la sinovitis, cómo se diagnostica  y cómo tratarla. Aprenderás a prevenirla y valorar si estás en riesgo para reducir el impacto en tu calidad de vida.

Todo sobre la sinovitis: comprende, diagnostica y trata la inflamación articular
0 14288
0/5
08/08/2023 | Actualizado: 08/08/2023 08/08/2023
  1. ¿Qué es la sinovitis?
    1. ¿Cómo podemos identificar los signos y síntomas de la sinovitis?
    2. ¿Cómo podemos reconocer los síntomas tempranos?
  2. Causas y factores de riesgo de la sinovitis
    1. ¿Quién puede sufrir sinovitis?
  3. Tipos de sinovitis
    1. La sinovitis en los niños
  4. ¿Cómo es el diagnóstico de la sinovitis?
  5. Tratamiento integral de la sinovitis
    1. El rol de la fisioterapia en el tratamiento de la sinovitis
    2. Técnicas efectivas de fisioterapia para la sinovitis
      1. Ejercicios de fisioterapia para la sinovitis
  6. Lo mejor siempre, la prevención: evita la recurrencia de la sinovitis

¿Alguna vez has sentido incomodidad por esa sensación de calor, hipersensibilidad o hinchazón en tus articulaciones? Si es así, es posible que padezcas sinovitis, una condición en la que se produce un exceso de líquido sinovial en las articulaciones.

Pero no te preocupes, porque tiene tratamiento. En este artículo te explicaremos qué es la sinovitis, sus posibles causas, tipos y cómo tratarla para que desaparezcan las molestias.

¿Qué es la sinovitis?

La sinovitis es una inflamación o irritación de la membrana sinovial que recubre las articulaciones. Para reducir la fricción entre los cartílagos y otros tejidos y prevenir su desgaste, esta membrana produce un líquido claro y viscoso denominado líquido sinovial.

Al inflamarse, puedes notar algunos síntomas como dolor, calor, hipersensibilidad, hinchazón y dificultad para mover las articulaciones afectadas. En consecuencia, puedes tener problemas al llevar a cabo tus actividades profesionales, rutinarias o deportivas.

¿Cómo podemos identificar los signos y síntomas de la sinovitis?

Ahora que ya sabes qué es la sinovitis, vamos a explicarte cómo puedes reconocerla. Debes estar atento a los siguientes síntomas:

  • Inflamación: es el signo más característico de esta patología.
  • Dolor: dificulta los movimientos fisiológicos de la articulación afectada y limita el día a día.
  • Derrame articular.
  • Fiebre localizada.

¿Cómo podemos reconocer los síntomas tempranos?

Los síntomas tempranos de la sinovitis pueden incluir dolor articular y rigidez matutina en las articulaciones periféricas, la cual se prolonga durante más de una hora. Asimismo, se aprecia inflamación y un aumento de la cantidad de líquido en la membrana sinovial.

Causas y factores de riesgo de la sinovitis

Como en la mayoría de las patologías, no hay un único motivo que la provoque. Aun así, sí existen algunas de las causas de la sinovitis que son más frecuentes. Son las siguientes:

  • Desgaste de la articulación
    Es una de las causas más comunes y puede estar relacionada con tu edad, tu peso o el estilo de vida que tengas. Por eso, es fundamental mantener una buena rutina de actividad física, especialmente el entrenamiento de fuerza.

  • Impacto sobre la rodilla
    Junto con el desgaste, también es muy relevante el impacto que tiene el ejercicio en la salud de tu rodilla. El exceso de impacto o los trabajos físicos repetitivos pueden ser el detonante de una sinovitis.

Causas y factores de riesgo de la sinovitis

  • Traumatismo
    Recibir un golpe directo en la rodilla puede provocar la inflamación de la membrana sinovial. Por tanto, no está de más tomar ciertas precauciones o medidas preventivas. 
    Entre ellas, procura usar rodilleras si practicas deportes de contacto o al desplazarte por terrenos irregulares. En este sentido, también es muy importante escoger bien el calzado que se utiliza.

  • Infección
    Si una bacteria accede a la membrana sinovial, tras una intervención quirúrgica o mediante una herida abierta, puedes tener un problema serio. Por tanto, es fundamental cuidar la higiene y atender cualquier herida o infección.

  • Otras enfermedades
    La gota es una enfermedad en la que se acumulan cristales microscópicos de ácido úrico en las articulaciones. Estos pueden terminar causando una sinovitis.
    Además, hay que tener en cuenta enfermedades autoinmunes como el lupus, la psoriasis o la artritis reumatoide, que también pueden provocar sinovitis.

¿Quién puede sufrir sinovitis?

Las personas con artritis juvenil y reumatoide son las que más riesgo tienen de sufrir sinovitis. Si es tu caso, te provocará dolores y molestias que limitarán tu movilidad.

Pero también hay otros perfiles que están expuestos a padecerla. 

¿Cuáles son? 

Todas aquellas personas que realizan movimientos repetitivos de la mano, la muñeca, el codo o el hombro al trabajar, por ejemplo, con un ordenador. Pero también tienen un alto riesgo de sufrir sinovitis quienes trabajan en una línea de montaje o practican deportes de lanzamiento.

Asimismo, los amantes del deporte están en peligro si llevan a cabo movimientos repetidos de cadera, rodilla, pie o tobillo, como en el salto o la carrera.

Por ello, si te identificas con alguno de estos grupos, debes tener cuidado y tomar medidas preventivas para evitar lesiones por sinovitis. Siempre es mejor prevenir que lamentar.

Grupos demográficos que pueden padecer sinovitis

Tipos de sinovitis

¿Sabes que existen varios tipos de sinovitis según su duración? Vamos a verlas una a una y con detalle:

  • Aguda
    Aparece de forma repentina y tiene una duración de días o semanas, pero siempre es inferior a 6 meses. Su causa más frecuente es un traumatismo.

  • Crónica
    Su desarrollo es más lento; de hecho, puede aparecer de forma intermitente o continuada durante más de 6 meses o un año. Hay incluso quien la padece de por vida, aunque no siempre presenta una sintomatología evidente.
    Además, la inflamación puede manifestarse de forma lenta y lo más probable es que se produzca por una enfermedad reumática.

  • Vellonodular
    Se debe a la presencia de un tumor en la bolsa sinovial y requiere de tratamiento quirúrgico para su extirpación, además de un tratamiento posterior.
    La articulación más afectada en un 80 % de los casos es la rodilla.

La sinovitis en los niños

El caso de los niños puede ser muy particular. A ellos les puede afectar en forma de sinovitis transitoria.

De manera general, suele localizarse en la cadera y les provoca dolor en la ingle, varios grados de cojera e, incluso, reduce su movilidad.

Su origen suele relacionarse con una enfermedad vírica previa, aunque este tiende a curarse en poco tiempo. Los niños son más susceptibles a este problema porque sus cartílagos todavía no están completamente desarrollados. Por tanto, esto hace que las bacterias lleguen con más facilidad a la membrana sinovial.

Sin embargo, en otras ocasiones y aunque es menos habitual, la sinovitis puede ser crónica. En este caso, será consecuencia de una artritis idiopática juvenil que tiene un origen autoinmune.

¿Cómo es el diagnóstico de la sinovitis?

Detectar la sinovitis es vital para prevenir su avance y evitar complicaciones. La forma más sencilla y rápida de hacerlo es a través de un examen físico exhaustivo. Para ello, hay que observar si la articulación presenta estos signos y síntomas:

  • Inflamación
  • Elevada temperatura
  • Enrojecimiento

Por otro lado, los médicos pueden realizar una extracción de líquido sinovial de la articulación afectada y analizarlo cuidadosamente. De este modo, podrán confirmar el diagnóstico y determinar el mejor curso de acción para tratar la afección.

No subestimes los signos de la sinovitis y consulta a tu médico si experimentas dolor, inflamación o rigidez en alguna de tus articulaciones. Con una detección temprana y un tratamiento adecuado, podrás manejar la enfermedad eficazmente y disfrutar de una vida plena y activa.

Plan de tratamiento integral para la sinovitis

Tratamiento integral de la sinovitis

La sinovitis suele tener un tratamiento conservador. En principio, los medicamentos que son buenos para la sinovitis son los que tienen una acción antiinflamatoria y se acompañan de reposo y crioterapia.

No obstante, si de este modo no se reduce la inflamación, se opta por otras alternativas:

  • Infiltración de corticoides y ácido hialurónico
    Esta es una solución con la que el paciente debe notar mejoría en unas 3 o 4 semanas.

  • Extracción de líquido sinovial
    En caso de haber acumulado mucho líquido, es posible extraerlo, lo que aliviará de inmediato al paciente.

  • Infiltración de factores de crecimiento
    El plasma rico en factores de crecimiento tiene diferentes beneficios, especialmente entre quienes tienen problemas degenerativos. Al usarlo en casos de sinovitis, puede disminuir rápidamente los síntomas.

  • Cirugía
    Esta opción se valora cuando el tratamiento médico y fisioterapéutico no funcionan.

El rol de la fisioterapia en el tratamiento de la sinovitis

La fisioterapia en el tratamiento de la sinovitis tiene como objetivo restaurar la salud y que el paciente pueda volver a su vida normal cuanto antes.

Por eso, algunas de sus acciones son:

  • Eliminar el dolor
    Este aparece porque el líquido ocupa en la articulación un espacio que no le corresponde. Cada vez que se comprime con un movimiento, aparece ese dolor.

  • Aumentar el rango articular
    La inflamación de las articulaciones impide que estas se muevan en todo su rango articular. Por ejemplo, en una rodilla se impide que esta se flexione por completo.

  • Potenciar la musculatura
    El reposo puede hacer que el paciente pierda masa muscular. En este caso, será necesario realizar trabajo de fuerza.

Técnicas efectivas de fisioterapia para la sinovitis

Las técnicas más efectivas que aporta la fisioterapia para el tratamiento de la sinovitis son las siguientes:

  • Terapia manual
    Consiste en el uso de las manos, aplicando presiones, realizando estiramientos y moviendo las articulaciones. De este modo, se reducen el dolor y la inflamación y se aumenta la movilidad.

  • Diatermia
    Es una técnica que aumenta la temperatura de una zona localizada del cuerpo mediante el uso de diferentes electrodos. Es perfecta para reducir la inflamación y mejorar la circulación sanguínea.

  • Electroterapia (TENS)
    Utiliza corrientes eléctricas de baja frecuencia para estimular los nervios y reducir la sensación de dolor. En el caso de la sinovitis, esta técnica puede ser útil para aliviar el dolor articular.

Abel

Productos recomendados por nuestro fisio

Abel Renovell Cofundador y fisioterapeuta colegiado

  • Magnetoterapia
    Utiliza campos magnéticos que provocan un efecto antiinflamatorio, analgésico y regenerador de tejidos.

  • Termoterapia (ultrasonidos, microondas, onda corta)
    Es una técnica que utiliza calor profundo e incrementa la temperatura en los tejidos blandos. Puede ayudar a reducir la inflamación y mejorar la circulación sanguínea en la zona afectada.

  • Láser
    Con una luz de alta intensidad, esta técnica está dirigida a aliviar el dolor y reducir la inflamación.

Ejercicios de fisioterapia para la sinovitis

Tras bajar la inflamación y el dolor, se vuelve necesario potenciar la musculatura para volver al estado anterior a la lesión. Para ello, hay que tener en cuenta cuál es la actividad física cotidiana de quien padece la sinovitis y así ajustar la intensidad y la frecuencia.

Lo recomendable es trabajar de manera progresiva con ejercicios:

  • Isométricos
    A nivel muscular, son los que menor demanda física tienen. Se recomiendan durante una primera fase para no perder tono. En ellos es posible aumentar el tiempo de contracción y el rango articular.

  • Concéntricos
    Son más demandantes que los anteriores y se utilizan en segundo lugar. Al realizarlos, los extremos del músculo se aproximan.
    Con ellos se puede incrementar la intensidad y, además, el volumen del músculo.

  • Excéntricos
    Son los que más demandan a nivel muscular, ya que, para realizarlos, los extremos del músculo se alejan uno del otro según una fuerza externa va venciendo a la generada por la contracción.
    Se recomiendan cuando los ejercicios concéntricos no son suficientes porque la exigencia física del paciente es elevada.

Lo mejor siempre, la prevención: evita la recurrencia de la sinovitis

Identificar las causas de la sinovitis es esencial para poder prevenirla. Si quieres evitar la aparición de este problema, ¡ponte en movimiento!

Eso sí, de forma progresiva y controlada.

Practicar ejercicio de manera regular es una de las mejores recomendaciones que podemos darte. Además, si conoces la causa que produce esta dolencia, podrás tomar medidas preventivas. Por ejemplo, si se trata de una sinovitis gotosa, puedes llevar una dieta y un tratamiento adecuados para reducir el nivel de ácido úrico en tu cuerpo.

Pero, a pesar de que la prevención es clave, hay causas que lamentablemente no se pueden evitar, como en el caso de la artritis reumatoide. Pero no todo se reduce a esto. Si eres de los que practica deportes de riesgo, recuerda fortalecer tu musculatura y, sobre todo, llevar las protecciones adecuadas para evitar traumatismos.

No lo olvides, con una buena prevención y los cuidados necesarios, podrás evitar la aparición de la sinovitis. ¡Mantente en forma y disfruta de una vida saludable!

Y si tienes alguna duda, aquí te la respondemos.

Abel Renovell Cofundador y fisioterapeuta colegiado

Abel ha conseguido dos retos: Uno, mantener a Efisioterapia como referente en el sector durante 20 años, escribiendo y revisando cientos de artículos de alta calidad sobre salud y fisioterapia, suyos y de otros especialistas. Dos, compaginarlo durante varios años mientras ejercía de fisioterapeuta en su propia clínica, hospitales y clubs deportivos.

0 comentarios

Escribe un comentario

¿Qué te ha parecido?

He leído y acepto la política de privacidad