Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar labores analíticas y mostrarle publicidad relacionada con sus hábitos de navegación. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies.
¿Te ayudamos? 617417991
Edema óseo: causas y tratamiento con magnetoterapia

Edema óseo: causas y tratamiento con magnetoterapia

El edema óseo es una patología bastante complejo de explicar

Muy probablemente si has llegado hasta aquí es porque te lo han diagnosticado y quieres saber algo más sobre esta enfermedad.

Lo  primero que debes tener es paciencia. El edema óseo lleva un tiempo de recuperación que suele ser largo. Es decir, es un proceso lento y tedioso. De hecho en muchas ocasiones se puede hablar de edema óseo persistente.

En este artículo vamos a tratar de ampliarte información sobre el edema óseo, así como sus causas, síntomas y tratamiento.

Qué es el edema óseo

El edema óseo es la inflamación del hueso en la zona inferior del cartílago (zona subcondral).

Los huesos qué más sufren esta dolencia son los de las articulaciones (tobillos, rodillas, muñecas…)

Como hemos avanzado en la introducción de este artículo, esta dolencia puede ser persistente tardando incluso meses para una completa recuperación. Así que no desesperes, la paciencia será muy importante en este proceso de recuperación.

Cuanto antes se diagnostique y se empiece a tratar el edema óseo, más rápida podrá ser la recuperación. Pero muchas veces el diagnóstico es tardío ya que no se aprecia en las radiografías.

Para poder detectarlo es necesario realizar o bien una resonancia magnética o bien una gammagrafía ósea, dos pruebas que por lo general, no se hacen de un día para otro.

Síntomas y causas del edema óseo

La principal causa de un edema óseo son los traumatismos importantes.

Pero también los microtraumatismos o el sufrimiento mecánico-químico pueden favorecer la aparición de los edemas óseos.

¿Cómo identificar un edema óseo? Pues en principio, las pruebas médicas son las claves para confirmar o no el diagnóstico. Pero hay algunos síntomas que son indicios claros de esta patología como pueden ser el dolor difuso y constante, especialmente después de un traumatismo.

Normalmente, el dolor provocado por un edema óseo suele ser localizado pero no palpable. Es decir, es difícil identificar el punto exacto del dolor. Además, una cosa a tener en cuenta es que el dolor empeora con la actividad. Es decir, empeora con el deporte o un movimiento excesivo.

Además del dolor, también hay otros síntomas que pueden asomar  y son el cambio térmico o el cambio de coloración. Si notas la zona más caliente o un tono más amoratado el estadio del edema óseo ya empieza a ser más grave.

Por tanto, si después de un golpe fuerte, sigues con dolores y no se aprecia nada en los rayos X pide que te hagan más pruebas médicas para descartar o confirmar el edema óseo.

Uso de magnetoterapia para el tratamiento del edema óseo

Para el tratamiento de esta patología es clave el reposo, porque como bien hemos comentado la actividad tiende a empeorar la enfermedad. Este reposo no tiene que ser absoluto sino relativo, es decir, si sales a dar un paseo, no puedes volver con la zona dolorida. En caso contrario, volverás al punto de partida. Recuerda, debes tener mucha paciencia para recuperarte de un edema óseo. No nos cansaremos de repetirlo.

Además del reposo, la magnetoterapia es un buen aliado para la recuperación. De hecho, es prácticamente el único tratamiento que puede tener efectos positivos sobre el edema.

Gracias a la aplicación de los campos magnéticos de baja frecuencia  (inferior a los 50 Gauss) es posible que el líquido del edema óseo se reabsorba quedando el hueso restaurado al estado inicial.

Además, gracias a la magnetoterapia sentirás un alivio del dolor y una disminución de la inflamación ya que son dos de los principales efectos de la magnetoterapia.

La aplicación de magnetoterapia también favorece la estimulación de colágeno lo que contribuye a la regeneración del cartílago.

Dada la alta efectividad de la magnetoterapia para el tratamiento del edema óseo, prácticamente en todos los centros de recuperación y fisioterapia se utiliza para rehabilitar a los pacientes.

Si te han diagnosticado un edema óseo, y teniendo en cuenta que los tiempos de recuperación son bastante largos, es muy recomendable la adquisición de equipos de magnetoterapia portátiles que te permitirán seguir el tratamiento de forma eficaz en tu domicilio 24/7.

Todos los dispositivos de I-Tech cuentan con un programa específico para el tratamiento de esta dolencia, por lo que aplicártelo tú mismo (siempre que así te lo aconseje tu médico) será muy sencillo.

Comparte este post

¿Quieres saber más sobre Magnetoterapia?

Suscríbete a nuestro newsletter sobre magnetoterapia

Aparatos de Magnetoterapia recomendados