Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar labores analíticas y mostrarle publicidad relacionada con sus hábitos de navegación. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies.
¿Te ayudamos? 617417991
Magnetoterapia en Epicondilitis

Magnetoterapia en Epicondilitis

¿Qué es la epicondilitis?

La epicondilitis, también conocida como “codo de tenista”, es una lesión en la zona del epicóndilo, es decir, en la cara externa lateral del codo.

Causas

La epicondilitis se denomina “codo de tenista” porque es frecuente entre los jugadores de este deporte, pero en general se produce tras un sobreesfuerzo repetitivo del antebrazo o la muñeca, por lo que también es habitual entre los practicantes de otros deportes o como resultado de la actividad laboral.

Síntomas

El principal síntoma de la epicondilitis o codo de tenista es el dolor en la cara externa del codo que se siente especialmente en el movimiento de flexión y extensión del brazo o en el levantamiento de peso, pero también duele en situación de reposo especialmente al presionarlo. Este dolor se puede extender al antebrazo y la mano y viene acompañado de inflamación en la zona.  

Tratamiento de la epicondilitis con magnetoterapia

El tratamiento más conservador de la epicondilitis o codo de tenista combina el reposo con los ejercicios y estiramientos, evitando el gesto y postura que provocó la lesión. Los tratamientos de fisioterapia combinan la terapia manual con calor, ultrasonidos o electroterapia.

La aplicación de la magnetoterapia de baja frecuencia resulta de gran ayuda por sus efectos analgésico y antiinflamatorio que alivian el dolor del paciente, pero también permite acelerar el proceso de recuperación. Para tratar la epicondilitis con un equipo portátil de magnetoterapia como los equipos I-Tech basta con rodear el codo con la faja del equipo y pulsar el programa 9 para recibir de forma fácil y cómoda el tratamiento con la duración y potencia de hercios apropiada. 

Es conveniente tratar la epicondilitis mediante estas técnicas no invasivas tan pronto como aparezca la lesión para evitar que se vuelve crónica. En los casos más graves los médicos recomendarán la infiltración de corticoides o incluso la cirugía.

Comparte este post