¿Dolor de rodilla? Aprende a curar la condropatía rotuliana

¿Te duele la rodilla tras hacer esfuerzo físico? Podría ser condropatía rotuliana o "rodilla del  corredor". Conocer y tratar a tiempo esta afección es crucial para evitar su empeoramiento. Descubre cómo superar este obstáculo y volver a disfrutar del deporte sin molestias.

¿Dolor de rodilla? Aprende a curar la condropatía rotuliana
0 8164
0/5
07/01/2019 | Actualizado: 02/08/2023 07/01/2019
  1. Entendiendo la condropatía rotuliana: fisiología del cartílago rotuliano
  2. ¿Cuáles son los síntomas y signos de la condropatía rotuliana?
  3. Las causas comunes de la condropatía rotuliana
  4. ¿Hay diferentes grados de lesión en la condropatía rotuliana?
    1. Condropatía rotuliana grado 1
    2. Condropatía rotuliana grado 2
    3. Condropatía rotuliana grado 3
    4. Condropatía rotuliana grado 4
  5. ¿Cómo es el diagnóstico de la condropatía rotuliana?
  6. Opciones y recomendaciones para el tratamiento para la condropatía rotuliana
    1. Magnetoterapia y otras terapias en fisioterapia
    2. Rehabilitación, flexibilidad y mejora de la fuerza
    3. Hay tratamientos sustitutivos: injerto osteocondral o trasplante de cartílago
  7. Algunos consejos para prevenir y mejorar la condropatía rotuliana

Si te duele la zona anterior de la rodilla al hacer algún esfuerzo físico, puede que estés padeciendo una lesión. Las más habituales son la condromalacia y la condropatía rotuliana. ¿Te suenan?

En nuestro blog ya tratamos la condromalacia rotuliana (puedes verlo aquí). Ahora te daremos toda la información que necesitas para entender la condropatía . No es una afección grave, pero puede empeorar si no se trata de forma adecuada.

Descubre sus causas, síntomas y tratamientos recomendados para que puedas superar este problema y volver a practicar deporte sin molestias. ¡Vamos allá!

Entendiendo la condropatía rotuliana: fisiología del cartílago rotuliano

La condropatía rotuliana o patelar también se conoce como rodilla del corredor. Es una lesión del cartílago que cubre la articulación de la rótula.

Este es un tejido esponjoso con poca inervación y riego sanguíneo, por tanto, su metabolismo es muy lento. Así, tarda tanto en degenerar como en regenerar. Su composición en un 70 % es agua y, si se deshidrata, puede dar lugar a enfermedades como la condropatía rotuliana degenerativa, entre otras.

Pero no todo es malo. El cartílago se nutre, por carga y descarga del tejido, de la sinovia articular y del hueso subcondral adyacente. Y este último sí cuenta con una excelente irrigación sanguínea.

Y, por cierto, ese es uno de los motivos por los que la magnetoterapia es un buen tratamiento en estos casos.

¿Cuáles son los síntomas y signos de la condropatía rotuliana?

Para hablar de la condropatía rotuliana y sus síntomas hay que decir, en primer lugar, que es una lesión específica. Se manifiesta con un dolor agudo y punzante en la parte delantera de la rodilla, alrededor de la rótula, y genera sensación de inestabilidad.

Ilustración del menisco y rótula en la rodilla

Normalmente, el dolor aparece cuando realizamos actividades que involucran al cuádriceps como, por ejemplo:

  • Subir y bajar escaleras
  • Levantarnos de una silla
  • Ponernos en cuclillas

Las molestias tienden a desaparecer con el movimiento, pero la arrancada en frío es muy sensible. Por otro lado, es común que se presente hinchazón y en reposo no duela.

También pueden molestar algunas posiciones en las que la rodilla está flexionada o ciertos movimientos en la cama. Asimismo, es posible que se presenten crujidos o sensaciones arenosas al mover la rodilla.

Las causas comunes de la condropatía rotuliana

Entre las causas más frecuentes de la condropatía rotuliana, hay que destacar la sobrecarga o sobreesfuerzo de la rodilla en movimientos repetitivos que comprimen el cartílago. Por eso, es una dolencia común entre los corredores, pero también entre personas con sobrepeso, diabetes y osteocondritis disecans.

No obstante, aunque es menos común, la condropatía también puede aparecer como resultado de una desviación de la rótula, un choque entre esta y el fémur o por una degeneración patológica del cartílago.

Así, las causas de la condropatía rotuliana las diferenciamos en:

  • Traumáticas
    Los golpes y contusiones en la rótula pueden causar inflamación del cartílago. Asimismo, ciertos ejercicios y torsiones de tobillo o rodilla pueden subluxar la rótula.

    Por último, no olvides que una actividad laboral o personal que implique estar apoyado en el suelo mucho tiempo podrá provocar una carga excesiva para el cartílago.

  • Biomecánicas
    Hace referencia a los desequilibrios estructurales como los pies valgos, entre otros. Esto hace que la rótula tenga una mala alineación y se genere fricción y degeneración en el cartílago. Igualmente, la falta o el exceso de laxitud son otros factores que pueden provocar esta lesión.

  • Infecciosas, reumáticas y metabólicas
    Se incluyen aquí los procesos artríticos y los cambios bruscos de peso.

  • Degenerativas
    Los malos hábitos alimenticios, el sedentarismo y las posturas repetidas que comprimen el cartílago y fuerzan la rótula son los que entran en este apartado.

    Conocer las causas de la condropatía rotuliana es muy interesante para aquellos a quienes les gusta hacer ejercicio, sentirse activos y no preocuparse por las lesiones.

Mujer joven con dolor en la rodilla

¿Hay diferentes grados de lesión en la condropatía rotuliana?

Sí. Para evaluar la gravedad de las lesiones del cartílago articular de la rótula, la clasificación de Outerbridge establece cuatro grados de condropatía.

Vamos a verlos.

Condropatía rotuliana grado 1

En una condropatía rotuliana de grado 1, el cartílago está un poco reblandecido e inflamado. Además, se puede apreciar una pequeña lesión en la matriz cartilaginosa y presencia de edema.

Condropatía rotuliana grado 2

El cartílago articular, en una condropatía rotuliana de grado 2, tiene una pequeña úlcera superficial. Su tamaño no será mayor de 1,3 mm.

Condropatía rotuliana grado 3

Las capas más profundas del cartílago presentan alteraciones al evolucionar del caso anterior a una condropatía rotuliana de grado 3.

Condropatía rotuliana grado 4

La condropatía rotuliana de grado 4 es la más grave de las cuatro. Se caracteriza porque hay una lesión en el hueso subcondral (debajo del cartílago), ya que el propio cartílago prácticamente ha desaparecido.

¿Cómo es el diagnóstico de la condropatía rotuliana?

En algunos casos, el dolor y la gravedad de los síntomas no se correlacionan con el grado de lesión del cartílago. De hecho, es posible que tengas un proceso muy doloroso, incluso discapacitante, con una mínima afectación.

Por otro lado, mediante un examen físico es difícil distinguir la condropatía rotuliana de otros procesos que cursan con dolor en la parte anterior de la rodilla. Por eso, lo adecuado es apoyarse en diversas técnicas de imagen como radiografías, tomografías y estudiar la historia clínica y sintomatología.

Una de las formas más eficaces de diagnosticar lesiones avanzadas es la resonancia magnética, pero no es demasiado útil para las incipientes. No obstante, el diagnóstico definitivo se hace por visión directa mediante artroscopia.

Si con la artroscopia no se aprecia lesión en el cartílago, también se puede hacer una biopsia para analizar la calidad y posibles alteraciones de la matriz extracelular.

Examen de la rodilla en la clínica

Opciones y recomendaciones para el tratamiento para la condropatía rotuliana

Con un tratamiento personalizado, en el 90% de los casos el síndrome de dolor femoropatelar sufre una mejora significativa en menos de 6 meses.

Para ello, el tratamiento de la condropatía rotuliana debe comenzar por solucionar los factores que desencadenan y agravan el problema.

Los más relevantes son la desalineación de la rótula, el sobrepeso, la meniscopatía y la rótula alta. Además, en el tratamiento médico se incluye la administración de antiinflamatorios y analgésicos de forma oral o intraarticular.

Por otro lado, la fisioterapia es clave para disminuir el dolor, mejorar la propiocepción y fortalecer los músculos.

Finalmente, en los casos más graves, mediante una cirugía se puede reimplantar tejido cartilaginoso.

Magnetoterapia para tratamiento de la condropatía rotuliana

Magnetoterapia y otras terapias en fisioterapia

La magnetoterapia puede jugar un papel importante en el tratamiento de la condropatía rotuliana debido a sus efectos analgésicos y antiinflamatorios. Además, contribuye a regenerar el cartílago de forma no invasiva.

Es muy sencilla de aplicar, incluso en casa, si cuentas con uno de los equipos portátiles de magnetoterapia I-Tech Medical Division. Solo tienes que rodear la rodilla afectada con la faja del equipo y programar el tiempo y la potencia recomendados por el fisioterapeuta o el asesor de Efisioterapia Shop.

El equipo de magnetoterapia LaMagneto, por ejemplo, cuenta con dos fajas para que puedas recibir el tratamiento en ambas articulaciones de forma simultánea con comodidad.

Abel

Productos recomendados por nuestro fisio

Abel Renovell Cofundador y fisioterapeuta colegiado

Rehabilitación, flexibilidad y mejora de la fuerza

Para recuperarse de la condropatía, es importante realizar ejercicios de rehabilitación que trabajen todos los músculos involucrados en la lesión. Esto incluye los de la cadera y el vasto interno del cuádriceps, que se pueden fortalecer con ejercicios de electroestimulación selectiva y contracciones isométricas en extensión.

Aunque hay que mejorar la fuerza y flexibilidad del cuádriceps, no se recomienda hacerlo en el banco de cuádriceps. El motivo es que hay que trabajar con la pierna totalmente estirada y sin peso.

Así, en este caso, es mejor hacer ejercicios de potenciación isométrica. También se puede pedalear en una bicicleta ergométrica, pero es importante ajustar la resistencia (sin ser muy fuerte al principio) y la altura del sillín (ya que disminuir la altura aumenta las fuerzas patelofemorales).

Además, superada la fase aguda, es aconsejable realizar un estudio biomecánico que incluya un análisis de la secuencia de marcha y un estudio dinámico de la pisada. De esta forma, se puede prevenir futuras lesiones y asegurarse de que la recuperación sea completa.

Hay tratamientos sustitutivos: injerto osteocondral o trasplante de cartílago

El cartílago no se puede regenerar de forma natural porque las células del cartílago, llamadas condrocitos, no pueden migrar hacia las áreas dañadas para reparar el daño. Por eso se han desarrollado diferentes técnicas para reemplazar tanto el cartílago como el hueso dañados.

Entre las más efectivas están el injerto de cartílago y hueso y los trasplantes osteocondrales. ¿Cuáles son sus ventajas?

Se pueden realizar en cualquier tamaño gracias a que se obtiene de un banco de tejidos y es posible reparar lesiones grandes sin causar daño en el área donante.

Tras años del trasplante, se han observado condrocitos viables, siendo los injertos frescos los más efectivos. Y ya que la respuesta inmunológica es menor en los tejidos cartilaginosos, no se producen reacciones de rechazo como en los trasplantes de órganos.

Algunos consejos para prevenir y mejorar la condropatía rotuliana

Los ejercicios más adecuados para aliviar la condropatía rotuliana se centran en los músculos del muslo, específicamente los cuádriceps e isquiotibiales, y ayudan a equilibrar las tensiones y reducir el dolor. También se recomienda fortalecer los músculos del muslo para aumentar su potencia y masa muscular.

Otra opción de tratamiento es la rehabilitación mediante técnicas como las sesiones de ultrasonido o radiofrecuencia. Aun así, si el dolor persiste, se puede considerar una intervención quirúrgica menor.

¿Eres una persona que practica deporte habitualmente y sufres de condropatía rotuliana? Entonces debes saber que hay actividades que no solo no empeoran la situación, sino que incluso se recomiendan especialmente:

  • Natación
    Se realiza en un plano horizontal que evita la carga en el cuerpo. No se recomienda el estilo braza.

  • Pilates
    Muy recomendado porque se centra en los estiramientos. Es una de las mejores opciones para quienes tienen que lidiar con esta patología.

  • Elíptica
    Es una actividad de bajo impacto que te permite seguir practicando ejercicio.

Ejercicio en elíptica

¿Y qué pasa si practicas running

Puedes seguir con tu actividad de forma suave y en una superficie blanda como, por ejemplo, el césped. Además, deberías usar zapatillas que puedan amortiguar al máximo los impactos del entrenamiento.

En cualquier caso, si padeces condropatía rotuliana, te recomendamos consultar con un profesional. Consúltanos aquí cualquier duda que tengas sobre cómo usar nuestros equipos de magnetoterapia para mejorar tu salud y aliviar el dolor.

Abel Renovell Cofundador y fisioterapeuta colegiado

Abel ha conseguido dos retos: Uno, mantener a Efisioterapia como referente en el sector durante 20 años, escribiendo y revisando cientos de artículos de alta calidad sobre salud y fisioterapia, suyos y de otros especialistas. Dos, compaginarlo durante varios años mientras ejercía de fisioterapeuta en su propia clínica, hospitales y clubs deportivos.

0 comentarios

Escribe un comentario

¿Qué te ha parecido?

He leído y acepto la política de privacidad