¿Te ayudamos? 961140219
Qué es el síndrome patelofemoral o rodilla del corredor

Qué es el síndrome patelofemoral o rodilla del corredor

El confinamiento impuesto tras la llegada de la pandemia no solo ha aumentado nuestra necesidad de salir a la calle y practicar deporte en el exterior, sino que ha conseguido que nos preocupemos más que nunca por nuestra salud.

Debemos concienciarnos acerca de la importancia que pueden tener determinados dolores y molestias ya que, en algunos casos, pueden derivar en condiciones médicas que deben atenderse. Dicho esto, a continuación, vamos a hablar sobre uno de los problemas de salud más frecuentes que atormenta a los runners: el síndrome patelofemoral, o rodilla del corredor.

Síndrome patelofemoral, o rodilla del corredor: todo lo que debes saber

El síndrome del dolor patelofemoral, o rodilla del corredor, hace referencia a un dolor leve localizado en la parte delantera de la rodilla, muy común en mujeres y adultos jóvenes que practican deportes de impacto como correr y saltar.

Aunque a simple vista no parezca gran cosa, este dolor se intensifica al subir o bajar escaleras, arrodillarse o ponerse en cuclillas, así como al sentarse con una rodilla flexionada, por lo que la calidad de vida del paciente se ve seriamente mermada.

No está del todo determinado, pero se cree que el origen detrás de la rodilla del corredor puede encontrarse en:

  • Actividades que implican correr o saltar y que fuerzan una tensión repetitiva sobre la articulación de la rodilla.
  • Desalineación de la rótula al no estar correctamente sostenida por los músculos de la cadera y la rodilla.
  • Dislocaciones o fracturas en la rótula.
  •  Cirugías de la rodilla.

Diagnóstico del síndrome patelofemoral

El diagnóstico del dolor patelofemoral requerirá un estudio de tu historial clínico por parte del médico, quien a su vez procederá a presionar algunas zonas de la rodilla y a colocar la pierna en diversas posiciones para descartar otras patologías.

Si la situación lo requiere, el profesional sanitario encargado puede llevar a cabo pruebas de imagen tales como las radiografías, tomografías computarizadas o resonancia magnética para determinar, con mayor precisión, la naturaleza de la patología y poder realizar el diagnóstico de forma más precisa.

Tratamiento del síndrome patelofemoral

Además de cesar la práctica de deporte y limitar, en la medida de lo posible, todos aquellos esfuerzos que puedan intensificar el dolor de la rodilla, los tratamientos empleados para la rodilla del corredor incluyen:

  • Medicamentos: con el fin de aliviar el dolor, el paciente puede tomar analgésicos de venta libre, tales como el paracetamol, el ibuprofeno o el naproxeno sódico.
  • Terapias: existen diferentes tipos de terapia que pueden ayudar al tratamiento de la rodilla del corredor entre los que encontramos el uso de tablillas, hielo, dispositivos de inmovilización, magnetoterapia, así como la realización de ejercicios de rehabilitación diseñados para fortalecer los músculos que sostienen las rodillas y controlan la alineación de las extremidades.
  • Cirugía: en caso de que los tratamientos quirúrgicos no hayan dado buenos resultados, puede optarse por una operación de realineación o de artroscopia, esta última con la intención de remover los fragmentos de cartílago dañado que pueden estar provocando el dolor.

Magnetoterapia contra la rodilla del corredor

Como acabamos de explicar, la magnetoterapia resulta realmente eficaz para tratar el síndrome patelofemoral de los corredores.

Es una terapia física basada en la aplicación de campos magnéticos, de mayor o menor intensidad y frecuencia, que ofrece muy buenos resultados para prácticamente todas las patologías que afectan al aparato locomotor (músculos y huesos).

Muchos deportistas cuentan con su propio equipo de magnetoterapia en casa como Víctor Ruíz o Mario del Castillo, jugadores del World Paddle Tour

Mario del Castillo se recupera con su equipo de magnetoterapia en casa.

También, el maratoniano Daniel Mateo Angulo ha utilizado los dispositivos de magnetoterapia domiciliarios I-Tech para recuperarse de sus lesiones y estar a tope en sus próximas competiciones.

El atleta olímpico, Daniel Mateo Ángulo, en una sesión de magnetoterapia domiciliaria.

Si practicas deporte de forma regular, a un nivel mínimamente exigente, contar con tu propio equipo de magnetoterapia puede ser más que interesante ya que te ayudará a reducir el dolor y la inflamación, recuperarte después del entreno, y contribuirá enormemente en todos los procesos de consolidación ósea y muscular en casos de roturas, desgarros o esguinces.

Comparte este post

¿Quieres saber más sobre Magnetoterapia?

Suscríbete a nuestro newsletter sobre magnetoterapia

Aparatos de Magnetoterapia recomendados