¿Cómo tratar la espondilosis lumbar?

¿Sufres de dolor de espalda crónico? Puede ser espondilosis lumbar, una condición común pero mal entendida. Desmitifica esta dolencia con este artículo donde entenderás las causas y verás formas efectivas de mejorar tu situación con fáciles ejercicios en casa y fisioterapia. 

¿Cómo tratar la espondilosis lumbar?
0 58190
0/5
13/06/2023 | Actualizado: 13/06/2023 13/06/2023
  1. ¿Qué es la espondilosis lumbar?
    1. Pero, primero, ¿cómo se produce la espondilosis lumbar?
    2. ¿Cuáles son las causas de la espondilosis lumbar?
    3. Síntomas de la espondilosis lumbar que podrías estar sufriendo
  2. ¿Qué tratamiento para la espondilosis lumbar puedes seguir?
    1. Fisioterapia para la espondilosis lumbar
    2. Ejercicios que te recomendamos para la espondilosis lumbar
  3. Hablemos de la prevención de la espondilosis lumbar

Padeces un dolor frecuente en la parte baja de la espalda y decides visitar a un especialista que te diagnostica una espondilosis lumbar. Esta palabra tan rara te hace saltar las alarmas, ¿cómo de grave es? ¿Es posible realizar algunos ejercicios para que mejore?

En este artículo te lo contamos todo para que entiendas bien la situación y cómo actuar para mejorar tu dolencia.

¿Qué es la espondilosis lumbar?

Tal y como contamos en este artículo, la espondilosis lumbar es uno de los distintos tipos de espondilosis que podrías padecer. Esta afección es un proceso degenerativo que se caracteriza por el desgaste de huesos, cartílagos y tejidos blandos.

En concreto, la de tipo lumbar se da en la parte baja de la espalda y afecta a las vértebras L1-L5, que son las más grandes porque soportan la mayor parte del peso corporal. Imagínalas como el cimiento de tu espalda.

Las vértebras se conectan mediante dos articulaciones, llamadas articulaciones facetarias, en su parte posterior y en el espacio entre ellas se encuentra el disco intervertebral. Este actúa como un colchón amortiguador que mantiene las vértebras unidas y evita lesiones.

Las vértebras tienen unos agujeros posteriores por los que salen las raíces nerviosas de la médula espinal. Y estas se conectan entre sí para formar nervios.

En el caso de la espondilosis lumbar, el que se forma es el nervio ciático, que se extiende hacia las piernas por la parte posterior de cada muslo hasta los pies.

Ilustración 3d que muestra la vértebra lumbar

Como ves, la columna vertebral es mucho más que una serie de huesos. Hay todo un sistema de conexiones e interrelaciones entre los elementos. Y dado que la base de la columna cumple una misión tan fundamental, las patologías que la afecten suelen ser graves y delicadas.

Por lo tanto, es muy importante mantener una buena rutina de salud de la espalda para corregir, prevenir o mitigar las patologías. Por ejemplo, como te detallamos a continuación, con ejercicio, magnetoterapia, masajes y control del sobrepeso.

Pero, primero, ¿cómo se produce la espondilosis lumbar?

Según envejecemos, se van produciendo cambios biomecánicos en la estructura de la columna vertebral. En el caso de la espondilosis lumbar, los cambios degenerativos que se producen son los siguientes:

  • Deformaciones en las articulaciones facetarias.
    Cuando hay degeneración de las articulaciones entre las vértebras, la fricción aumenta y se pierde el cartílago articular que ayuda a reducir esa fricción.

    Para protegerse, el cuerpo crea crecimientos óseos anormales llamados osteofitos, que pueden causar dolor y limitar los movimientos normales.

  • Deterioro de los discos intervertebrales.
    El envejecimiento, junto con otros factores, hace que los discos intervertebrales pierdan agua de forma gradual y se hagan más pequeños.

    Por tanto, se reduce de forma significativa su capacidad amortiguadora y aumenta la probabilidad de padecer hernias y lesiones en las superficies vertebrales.

  • Desgaste de los cuerpos vertebrales y ligamentos.
    Si la sangre no llega a ciertas zonas de las vértebras, pueden aparecer osteofitos, que aumentan la degeneración de los cuerpos vertebrales.

    Por otra parte, los ligamentos de la columna ayudan a mantenerla en su lugar y limitan movimientos extremos. Sin embargo, estos ligamentos se vuelven menos resistentes debido a los cambios degenerativos con el paso del tiempo.

Mujer con dolor de espalda en casa

¿Cuáles son las causas de la espondilosis lumbar?

La espondilosis lumbar generalmente se produce como parte del proceso natural de envejecimiento. Cuando aparece este problema es porque se da un desgaste de los discos intervertebrales, que son los que proporcionan amortiguación y flexibilidad para saltar, correr o andar.

Algunos estudios han mostrado que esto suele ocurrir en personas de entre 50 y 60 años de edad. Sin embargo, también puede ser consecuencia de:

  • Ciertas anomalías genéticas.
  • Tener posturas incorrectas.
  • Estar en determinadas posiciones durante mucho tiempo.
  • Realizar ejercicios que supongan un alto impacto en la columna.
  • Sedentarismo.
  • Obesidad.


Síntomas de la espondilosis lumbar que podrías estar sufriendo

El dolor es el síntoma más evidente de la espondilosis lumbar y se siente en la parte baja de la espalda. Pero, en algunos casos, puede extenderse también hacia otras partes del cuerpo como las piernas y los pies.

Esto se produce por la compresión de los nervios debido a los cambios estructurales en las vértebras. Y, si ocurre, el dolor puede ir acompañado de debilidad muscular, entumecimiento y sensación de adormecimiento en las piernas.

Además del dolor intenso, la espondilosis lumbar también puede limitar los movimientos de la columna vertebral cuando la degeneración está muy avanzada.

En consecuencia, pueden surgir ciertas dificultades para realizar actividades cotidianas y rutinarias o se pueden originar otra serie de problemas en la columna.

Por tanto, podríamos decir que la sintomatología no tiene por qué ser la misma en todas las personas.

¿Qué tratamiento para la espondilosis lumbar puedes seguir?

¿Cómo se cura la espondilosis lumbar? La verdad es que no resulta sencillo pautar un tratamiento para esta dolencia, puesto que su origen es degenerativo. Por tanto, no existe un tratamiento definitivo como tal, aunque sí es posible mejorar la calidad de vida de quien la padece.

Entonces, ¿qué es lo que se puede hacer al respecto? Principalmente, reducir los síntomas y ralentizar el proceso. Para ello, se pueden utilizar medicamentos antiinflamatorios para reducir el dolor y la inflamación. De igual modo, se pueden realizar algunos ejercicios físicos y acudir a la fisioterapia.

Traumatólogo examina espondilosis lumbar

Fisioterapia para la espondilosis lumbar

El tratamiento de fisioterapia para la espondilosis lumbar reduce el dolor y mejora la movilidad. ¿Cómo podemos conseguirlo? Los ejercicios que te recomendamos más abajo te serán de ayuda, pero no es la única opción.

Se pueden realizar tratamientos de masoterapia para reducir la tensión muscular de la zona, lo cual terminará por disminuir también el dolor.

Por otro lado, es posible aplicar compresas calientes, infrarrojos, microondas o cualquier otro modo de termoterapia. El calor disminuirá las contracturas que se hayan podido formar, pero también aumentará el flujo sanguíneo. De este modo, se nutrirá más fácilmente el tejido y se eliminarán las sustancias que provocan el dolor y la inflamación.

Asimismo, tanto las corrientes terapéuticas como el TENS son perfectos para mitigar el dolor y relajar la zona.

Y también puedes, por supuesto, valerte de aparatos de magnetoterapia. Este tratamiento tiene efectos antiinflamatorios, analgésicos y relajantes. Además de aliviar el dolor, puede ayudarte a regenerar tejidos dañados en la zona. Y dado que los dolores de espalda invitan poco a salir de casa, los aparatos de uso doméstico son ideales para estas patologías.

Abel

Productos recomendados por nuestro fisio

Abel Renovell Cofundador y fisioterapeuta colegiado

Ejercicios que te recomendamos para la espondilosis lumbar

Ya que hablamos de quedarse en casa con las sesiones de magnetoterapia, sabemos que es tentador descansar completamente en busca de alivio del dolor, pero en realidad eso puede ser contraproducente.

En lugar de eso, te recomendamos intentar practicar algunos ejercicios para la espondilosis lumbar en casa.

De este modo, reducirás el dolor y mejorará la flexibilidad de tu columna.

No te preocupes, no se trata de nada complicado ¡y tu cuerpo te lo agradecerá! ¿Qué te parece si intentas probar algunos? ¡Estamos seguros de que te sentirás mejor después de hacerlos!

1. Ejercicio para la cifosis dorsal baja.

La duración es de 1 a 3 minutos y puedes hacerlo a diario, aunque todo dependerá de las sensación que tengas al día siguiente.

Traza una circunferencia imaginaria desde la boca del estómago hasta la parte trasera de la espalda. Ese punto en concreto es el que tendrás que apoyar en el borde de una mesa, tras protegerla con algo para que no resulte molesto.

Conviene mantener una respiración libre y fluida y vigilar no hacer compensaciones raras con el cuerpo.

A continuación, levanta los brazos por detrás de la cabeza y deja caer la pelvis sin anteversión de tal forma que consigas arquear la espalda.

2. Estiramiento combinado de isquiotibial y psoas.

Este ejercicio tendrá una duración de entre 5 y 10 minutos y se puede realizar a diario. Para ello, vas a necesitar dos cinturones o gomas elásticas.

La primera de ellas debe estar atada a la pata de una mesa por un lado, y a tu tobillo por el otro. La segunda debes colocarla en la puntera del pie. Una vez hecho esto, tira de la segunda llevando la rodilla al pecho y túmbate sobre la mesa.

Después, introduce tensión en el isquiotibial bajando con la goma la puntera del pie hacia ti. De este modo, tensionas toda la cadena posterior de la pierna levantada y la anterior de la otra.

Una variación de este ejercicio para estirar toda la cadena posterior es estirarte en el suelo con una toalla en la zona de la espalda, para evitar una compensación en cifosis.

Luego, sube las piernas en ángulo recto sobre una pared y, con ayuda de una cinta, tira de las punteras hacia ti. Así conseguirás estirar la cadena posterior de ambas piernas a la vez.

3. Ejercicio de reprogramación propioceptiva para las lumbares.

Este ejercicio se puede hacer varias veces al día y cada una de ellas precisa entre 40 y 60 repeticiones. Para llevarlo a cabo hay que estar sentados o tumbados y realizar pequeñas contracciones cortas de los músculos lumbares seguidas de relajación.

Joven deportista estira piernas y aductores en el parque

4. Ejercicio de reprogramación de los músculos aductores y decoaptación del pubis.

Realiza entre 20 y 30 repeticiones varias veces al día. Siéntate con la espalda apoyada en la pared y las plantas de los pies juntas. Aapoya los codos sobre las rodillas para hacer resistencia cuando contraigas los aductores. Las palmas de las manos déjalas juntas.

Al practicar este ejercicio es posible escuchar un pequeño chasquido en el pubis. Si sucede, no te preocupes; es normal y no supone ningún problema.

Hablemos de la prevención de la espondilosis lumbar

Si quieres prevenir la aparición de la espondilosis lumbar, necesitas tomar acción. La clave está en tener una buena postura corporal y llevar a cabo diferentes actividades de higiene postural, que reducen la carga que soportas. De igual modo, disminuyen el esfuerzo que tiene que realizar tu musculatura durante las actividades cotidianas.

No subestimes el poder de estos cambios, ya que pueden tener un impacto significativo en tu salud y bienestar.

Si estás interesado en aprender más sobre cómo mantener una buena postura y usar aparatos para dolores de espalda, no dudes en preguntarnos aquí y te resolvemos las dudas. Estamos aquí para ayudarte a cuidar de tu espalda y prevenir lesiones futuras tan molestas como la espondilosis lumbar.

Abel Renovell Cofundador y fisioterapeuta colegiado

Abel ha conseguido dos retos: Uno, mantener a Efisioterapia como referente en el sector durante 20 años, escribiendo y revisando cientos de artículos de alta calidad sobre salud y fisioterapia, suyos y de otros especialistas. Dos, compaginarlo durante varios años mientras ejercía de fisioterapeuta en su propia clínica, hospitales y clubs deportivos.

0 comentarios

Escribe un comentario

¿Qué te ha parecido?

He leído y acepto la política de privacidad