Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar labores analíticas y mostrarle publicidad relacionada con sus hábitos de navegación. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies.


911107844 - 617417991 tienda@efisioterapia.net

Aunque hay varias formas que podemos sugerir y entre ellas destaca la colocación de los electrodos de origen a inserción, teniendo en cuenta la gran extensión del dorsal vamos a sugerir la colocación de dos electrodos a la altura y perpendiculares a la 7ª vertebra dorsal y los electrodos distales dispuestos de igual modo y en paralelo a los anteriores perpendiculares a la 12ª vértebra dorsal.

DORSAL ANCHO.

El dorsal ancho se origina en las apófisis espinosas de la 7ª a la 12ª vértebras dorsales, fascia dorsolumbar, cresta sacra y zona posterior de la cresta ilíaca y se inserta en el surco intertubercular del húmero.

Cuando es la inserción la que está fija colabora con la extensión de la columna vertebral, cuando fijamos el origen del músculo realiza la rotación interna, aducción y extensión del hombro. Cuando el dorsal ancho se encuentra debilitado aparece una incapacidad para lograr una aducción efectiva del brazo, e incluso se ve dificultada la flexión lateral del tronco.

El dorsal ancho es un músculo muy potente cuya acción es necesaria en prácticamente todas las especialidades deportivas, muy especialmente en aquellos que requieren una potente aducción y rotación interna del brazo tal como sucede en las paralelas, natación, remos, lanzamientos, etc.