Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar labores analíticas y mostrarle publicidad relacionada con sus hábitos de navegación. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies.
¿Te ayudamos? 617417991

Electroestimulación posterior a la práctica deportiva

Los objetivos son completamente distintos a los que perseguimos con el calentamiento, en este caso lo que hacemos es después de realizar un entrenamiento pongamos por ejemplo de carrera continua y de forma contigua a la finalización del mismo acometemos el entrenamiento con electroestimulación neuromuscular, podemos observar cómo aún estando cansados tras la carrera y utilizando un programa de fuerza resistencia o de fuerza velocidad podemos trabajar con gran intensidad y aunque podamos objetivar por el intenso nivel de contracción que hay una respuesta muy intensa la musculatura no se produce una sensación de agotamiento o cansancio tal como el que sentíamos en la carrera continua, ésta es una de las ventajas esenciales el trabajo con electroestimulación y es que realmente vamos a poder observar que de este modo vamos a incrementar de forma notable nuestra carga de entrenamiento sobre grupos musculares muy específicos y combinándolo con la práctica del deporte elegido.

Si combinamos un trabajo agonista antagonista con cuádriceps y bíceps femoral estimulando de forma selectiva fibras musculares que no han sido las esenciales en el entrenamiento que acabamos de realizar lograremos una combinación perfecta que sin agotarnos logrará un máximo nivel de activación del cuádriceps y bíceps femoral consiguiendo así una adaptación fisiológica a un esfuerzo intenso muy amplio tanta intensidad como en el nivel de fibras musculares involucradas. Si hemos realizado un trabajo de resistencia utilizaremos un programa de fuerza velocidad para que actúe esencialmente sobre las fibras musculares blancas, si hemos basado en entrenamiento en la velocidad utilizaremos un programa de fuerza resistencia para solicitar la acción de las fibras más lentas.

Para finalizar y asumiendo que realmente hemos sometido a nuestro musculatura a un esfuerzo muy importante podemos acabar con un programa de relajación muscular de la zona, con uno de drenaje o vascularización.

Comparte este post