Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar labores analíticas y mostrarle publicidad relacionada con sus hábitos de navegación. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies.
¿Te ayudamos? 617417991

Electroestimulación. Principios del entrenamiento

1.-PRINCIPIO DE MULTIPLICIDAD O UNIDAD ORGÁNICA.

Cuando entrenamos la fuerza no sólo conseguimos mejorar esta cualidad ya que el organismo es un todo la mejora de una de sus cualidades físicas habrá de suponer también una mejora de otras que no estamos entrenando directamente, un deportista que aumenta su fuerza en las piernas por ejemplo encuentra de añadido el que ha mejorado su resistencia y también su velocidad, es perfectamente comprensible si el resto de las variables no se han modificado y tengo las piernas más fuertes que ello me permitirá desarrollar más potencia y también en el caso de que mantenga un ritmo moderado puede mantenerse más tiempo en acción sin cansarme con un músculo que está más fuerte que antes.

Este principio nos propone con toda claridad que desarrollar una sola cualidad muscular nos va a permitir mejorar el conjunto de las mismas. Esto es completamente cierto, ahora bien no podemos quedarnos en este punto ya que si nos fijamos tiene una segunda lectura, si mejoró de una forma evidente la resistencia muscular y el resto de las condiciones que afectan al entrenamiento se mantienen es evidente que podré mantener una sprint más tiempo y que podré mantener mi fuerza máxima más tiempo, ocurrirá también que con un buen entrenamiento de resistencia de velocidad también mejora y con mi fuerza pasa lo mismo. No podemos quedarnos aquí, si hago un trabajo para mejorar la velocidad de mi musculatura va a mejorar también mi resistencia y fuerza. Es una ecuación en que cada factor proporciona poder al resto.

Tener en cuenta estos aspectos que se interrelacionan unos con otros y observar cómo cada cualidad muscular mejorada actúa sobre las otras en el mismo sentido lo que nos plantea es que no debemos hacer un entrenamiento en base a lo que a mí me apetece entrenar hoy, o considerando en exclusiva una cualidad muscular que a mí me apetece incrementar notablemente, ya que si trabajo de forma intensiva una sola de las cualidades que me permite entrenar un equipo de electro estimulación muscular esta unilateralidad me va a impedir obtener los mejores resultados.

El mundo del entrenamiento deportivo está lleno de experiencias que demuestran que un trabajo que busca desarrollar exclusivamente una cualidad motriz termina limitando el desarrollo de esa cualidad motriz específica y el resto también, todas las experiencias en este sentido han demostrado que los deportistas que realizar un entrenamiento planificado orientado al desarrollo conjunto de la resistencia, la fuerza y la velocidad obtienen mejores resultados que aquellos que se dedican a un trabajo específico restringido a una sola cualidad motriz. Si un entrenamiento de resistencia es capaz de mejorar nuestra fuerza y por lo tanto nuestra velocidad, y lo mismo sucede de forma multilateral con el resto de nuestras cualidades musculares vemos claramente que se apoyan entre sí y combinando las adecuadamente nos permitirán alcanzar resultados que nunca se lograrán desde el desarrollo único y específico de una sola cualidad muscular.

A medida que las cualidades motrices genéricas se desarrollan nuestro cuerpo se adapta fisiológicamente, mejorar la resistencia de un músculo implica aumentar el número de arteriolas y vénulas que lo alimentan y retiran substancias de desecho, un músculo mejor regado y con una mayor capacidad de drenaje podemos comprender que no sólo es un músculo más resistente, la mejora de otras cualidades físicas distintas a la que estamos trabajando específicamente se debe a una adaptación fisiológica al esfuerzo que nos permitirá además mejorar nuestro potencial en aspectos que no hemos trabajado fundamentalmente, lo mismo sucede cuando realizó un trabajo específico de fuerza ya que al aumentar el tamaño de la fibra podemos comprender fácilmente que no sólo tendremos un músculo más fuerte, llegados hasta aquí vemos pues que lo que nos interesa es un trabajo de resistencia, combinarlo con un trabajo de fuerza y después un trabajo de velocidad y así sucesivamente.

2.- PRINCIPIO DE LA FRECUENCIA O CONTINUIDAD.

No es sólo un principio que se tenga en cuenta en el mundo deportivo, cuando se realiza un tratamiento de fisioterapia los resultados del mismo dependen de que se siga una pauta de tratamiento para recuperar una lesión muscular por ejemplo, ello resulta imposible o prácticamente ineficaz cuando el paciente no asiste a tratamiento o se salta sesiones, su recuperación quedará por debajo del nivel que podría haber alcanzado si hubiera respondido a las sesiones planificadas que tenía con su fisioterapeuta. La electroestimulación se utiliza de fisioterapia como un tratamiento de rehabilitación y su resultado queda condicionado a que el paciente cumpla con el trabajo programado. Lo mismo sucede en el mundo del deporte, si queremos obtener los máximos beneficios de la electroestimulación en el deporte habremos de adaptar el entrenamiento a la frecuencia que nos permita estos logros.

El mundo de la competición incluso plantea que hasta el período de reposo debe ser de descanso activo, debe tener un cierto componente que mejoren nuestras cualidades motrices, es por eso que los deportistas utilizan los electroestimuladores en los períodos de reposo para mejorar condiciones musculares que no son las que están trabajando específicamente en ese momento en su deporte, e incluso en momentos de sobrecarga deportiva se utilizan los electroestimuladores a frecuencias bajas para producir un efecto de masaje y relajación muscular acelerando el proceso de recuperación.

Si realizamos un entrenamiento con un equipo de electroestimulación hoy y otro la semana que viene no vamos obtener los mejores resultados, aún así deportistas entrenados logran mejorar su fuerza con un solo entrenamiento semanal de fuerza, la carga realizada el primer día y el efecto de adaptación logrado casi se perderá ya que no hemos vuelto a solicitar un esfuerzo y la compensación y la posible mejora obtenida en la primera sesión se perderá irremediablemente, no es posible una mejoría obtenida con entrenamientos esporádicos, ello no incluye a deportistas entrenados que realicen sesiones de mejora de la fuerza una vez por Semana por ejemplo, para mejorar nuestras cualidades motoras son precisos entrenamientos planificados y mantenidos a lo largo del tiempo ya que para obtener una mejoría orgánica que suponga una adaptación al esfuerzo y la mejora de nuestras cualidades físicas exige que el esfuerzo debe ser mantenido por un período amplio y si se realiza sin cumplir una programación estable no habrá ni adaptación, ni podríamos siquiera llamar a eso entrenamiento. Lo mismo sucede si sobreentrenamos ya que sigue siendo igual de inútil realizar una carga intensa cuando aun no nos hemos recuperado del anterior, como realizar cargas en períodos tan distantes que el efecto positivo del anterior entrenamiento ya ha desaparecido.

En forma de resumen breve podemos decir que si distanciamos excesivamente los entrenamientos estamos sub entrenando y por tanto no tendremos resultado alguno, si el período de reposo es tan breve que no se produce una adaptación podemos llegar a una situación de agotamiento y aún de sobre entrenamiento que será del todo ineficaz, nos queda ir conociendo cuál es el espacio entre sub entrenar y sobre entrenar, ese espacio en el cual los fenómenos fisiológicos de adaptación y compensación al esfuerzo se producen y nos permiten mejorar nuestras cualidades motrices.

3.- PRINCIPIO DE LA CARGA PROGRESIVA.

Resulta indudable que no vamos a aplicar las mismas cargas a un joven que a un adulto entrenado, de hecho el tiempo en que un deportista puede mantenerse en competición o por decirlo de otro modo las condiciones deportivas que van a permitir que su carrera deportiva tenga una mayor duración en el tiempo va a depender de qué modo se haya realizado el trabajo de carga progresiva desde su infancia deportiva a la madurez.

Los estudios y el deporte tienen aquí un símil muy interesante, al que ha estudiado más y tiene más nivel se le puede exigir más y aprenderá más rápido y será cada vez más capaz de mejorar sus aptitudes y notas académicas, en el mundo del deporte el deportista que ha ido haciendo un trabajo programado con unas cargas progresivas de esfuerzo adaptadas a su capacidad va tener más nivel, se le puede exigir más y responderá mejor, se adaptará más rápido, recuperará antes y así sucesivamente.

Tanto en los estudios como en el deporte mantenerse con un nivel de carga muy cómodo impide alcanzar el máximo nivel, en los estudios es indudable en el deporte existen en la actualidad pruebas fisiológicas que determinan que intentar superar nuestro estado físico actual incrementando de forma progresiva la carga disminuye el umbral de excitabilidad muscular y ello favorece un mayor rendimiento, eso no sucede cuando nos mantenemos con una carga cómoda.

Es muy importante irnos aproximando de forma gradual en todo deporte a nuestra capacidad de esfuerzo máxima, siempre con cuidado, pero teniendo en cuenta que sólo cuando nos acercamos a nuestros límites podemos alcanzar una mejoría eficaz que nos permita aproximarnos al desarrollo máximo de nuestro potencial, y ello no sólo porque desarrollamos cualidades motrices sino porque acercarnos al punto final en el cual aparece una barrera de apariencia infranqueable, y volverlo hacer, nos permite también fortalecernos moralmente, experimentar emocionalmente que somos capaces, que lo podemos hacer y que hay algo en nosotros que nos permite realizar esfuerzos crecientes, y que una energía renovada parece acudir cuando estamos dispuestos a este nivel de gasto energético. Fortalecemos nuestro ánimo y nuestra decisión, confiamos más en nosotros mismos y sabemos que somos capaces de obtener más energía y ponerla en acción.

Si existe algo capaz de limitar nuestro esfuerzo e impedir el progreso en el mundo del deporte es la falta de tenacidad para superar ese umbral que nos permite sobrepasar la condición física en la que nos encontramos en estos instantes, es cierto que ello exige firmeza, tesón, constancia, perseverancia, paciencia y empeño, las cualidades morales Que necesitamos para sobresalir en el mundo del deporte.

4.- PRINCIPIO DE SOBRECARGA.

En resumen este principio viene a explicar que con volúmenes de trabajo muy pequeños no se producen adaptaciones fisiológicas al esfuerzo, hay que superar un cierto volumen de gasto energético y de esfuerzo físico para que se produzca una adaptación orgánica al esfuerzo realizado.

Es preciso entender el principio de sobrecarga de forma más amplia, ya que si quiero desarrollar una cualidad como la resistencia y entreno en un gimnasio con pesas y con cargas máximas puedo decir que realizado una sobrecarga pero este abundancia en el trabajo aunque haya sido realizada con un volumen de esfuerzo muy elevado no va a facilitar el que pueda desarrollar la cualidad que busco. Por lo tanto por un lado deberé aumentar el volumen de trabajo y por otro cuando buscó el desarrollo específico de una cualidad tendré que atender a la naturaleza del ejercicio que me permita desarrollar esa condición concreta.

Si lo que queremos es obtener una respuesta saludable a un esfuerzo físico en aras a mejorar nuestro rendimiento deportivo sabemos que por un lado debemos superar un cierto umbral que exija al cuerpo respuestas orgánicas de adaptación, y por otro lado no sobrepasarlo en exceso de manera que se evite un agotamiento excesivo que dificulte esa adaptación, y todo ello junto a un entrenamiento específico adaptado a la cualidad que queremos desarrollar. Así que siempre habremos de tener en cuenta tanto el nivel de repeticiones como la intensidad con que la realizamos para atender a nuestros objetivos programados.

5.- PRINCIPIO DE TRANSFERENCIA EN ELECTROESTIMULACION.

La pregunta clave cuando realizamos un entrenamiento con electroestimulación neuromuscular es si me va a ser útil para mejorar el rendimiento en mi deporte, en cuanto a su utilidad para desarrollo de la fuerza, resistencia o velocidad, no hay duda; ¿pero será útil para mi deporte?, en resumen lo que nos estamos preguntando es si va haber una transferencia de esa mejora de una cualidad en un músculo o grupos de músculos a un deporte dado, podemos analizar si va a existir una influencia en el entrenamiento con electroestimulación y es lo que vamos a hacer.

La condición física es esencial en el deporte, pero no es en exclusiva la clave de los resultados, la técnica, táctica y estrategia son imprescindibles en toda actividad física para lograr resultados valiosos. Por mucho tiempo que un futbolista dedique a fortalecer sus piernas ya sea con pesas, con electroestimulación o con ambos métodos a la vez sino dedica la cantidad de tiempo exigible a mejorar su técnica y las otras cualidades no habrá una posibilidad de transferencia de la cualidad de fuerza lograda y por lo tanto los resultados no serán mensurables, habrá dedicado tiempo pero no obtendrá resultados, una paella no es sólo arroz, si lo intento únicamente con arroz el resultado no se parecerá en nada al esperado; la práctica de un deporte exige la coordinación exquisita de toda una serie de cualidades físicas y mentales que habremos de tener en cuenta para qué se apoyen entre ellas y obtengamos un resultado óptimo.

Podemos lograr fuerza muscular con un electroestimulador, en fisioterapia se utilizan precisamente para esto desde hace décadas en pacientes que no pueden realizar movimientos voluntarios y que están tan debilitados que se agotan ante una mínima carga, está probado de infinitas maneras que ello es posible, pero para que sea eficaz habremos de trabajar intensamente los gestos técnicos que nos permitirán explotar al máximo nuestro nuevo potencial de fuerza adquirido, hace falta trasladar a nuestro engrama mental ese extra de fuerza y adaptarlo al movimiento específico de mi deporte.

También es preciso conocer que cualidad es la que necesitó para mejorar porque puede suceder que realice un entrenamiento, que realmente entrene los gestos técnicos adecuados y no tenga ninguna mejoría, si necesito mayor potencia en el golpeo contra el balón y dedicó tiempo a mejorar específicamente la resistencia por mucho que repita mi trabajo técnico específico no habrá una transferencia del trabajo de resistencia al golpeo del balón. Incluso peor si necesito velocidad explosiva y dedicó sólo tiempo al entrenamiento de resistencia probablemente lo que conseguiremos es una influencia negativa ya que resistencia y velocidad podríamos llegar a decir que son dos cualidades antagónicas.

No queremos decir que no haya que trabajar resistencia sino que se debe incluir dentro de un programa en el cual si el objetivo es desarrollar velocidad comenzaríamos con un trabajo de varias semanas de resistencia, posteriormente de fuerza y después un entrenamiento específico para fuerza velocidad, de este modo trabajando el gesto técnico para el cual deseamos se realice esa transferencia veremos que si conseguimos de forma efectiva un resultado útil con la electroestimulación.

Comparte este post