Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar labores analíticas y mostrarle publicidad relacionada con sus hábitos de navegación. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies.


911107844 - 617417991 tienda@efisioterapia.net

Una Presoterapia es una bomba que impulsa el aire hacia las perneras o los manguitos que se aplican en la zona del cuerpo que queremos tratar, el corazón actúa como una bomba que impele y expele la sangre haciendo que ésta llegue y retorne desde el punto más próximo al más alejado del cuerpo. El corazón a través de arterias, venas y sistema linfático se encarga de llevar y hacer retornar la sangre alimentando y oxigenando nuestro cuerpo.

No es común en la juventud tener várices o la sensación de piernas pesadas, conforme pasan los años por un lado nuestro cuerpo se va deteriorando y nuestros órganos no funcionan tan bien, por otro nos vemos obligados, debido a situaciones laborales a mantenernos largas horas de pie o mucho tiempo sentados, esa inmovilidad nos va a afectar negativamente ya que nuestro cuerpo necesita movimiento para funcionar con fluidez, el exceso de peso agrava la dificultad que supone el retorno venoso y la recolección del líquido extravasado, en periodos de calor la temperatura dilata las venas y es más fácil la aparición de nuevas várices haciendo que los síntomas de una circulación dificultosa se compliquen todavía más.

La sensación de piernas pesadas va ser un primer indicador de que algo comienza ir mal, podemos no prestarle atención porque al principio sólo sucede cuando estamos de pie mucho rato o cuando hacemos un esfuerzo excesivo, o demasiado tiempo sentados, con el paso del tiempo esa sensación de pesadez aparece más a menudo, es un visitante ingrato que parece haber venido a quedarse, un cierto hormigueo y calambres por la noche completan el cuadro que nos indica la necesidad de comenzar a cuidarnos, de cuidar nuestro sistema circulatorio.

Sin duda hay que tomar la firme decisión de comenzar a realizar una actividad física aeróbica  todos los días o al menos a días alternos, caminar entre 30 y 60 minutos es recomendable. Procuraremos evitar permanecer de pie, inmóviles mucho tiempo en el mismo sitio, el calor sobre las piernas nos resulta perjudicial así pues cuidemos de los baños prolongados con agua muy caliente, de los baños de sol en las piernas, procuraremos mantenernos en nuestro peso ideal y si es posible iniciaremos un tratamiento con Presoterapia.

La Presoterapia tiene unos efectos fisiológicos muy saludables sobre la circulación de nuestro cuerpo:

1.-Produce un efecto relajante sobre el sistema muscular lo cual favorece de forma local el riego sanguíneo.

2.-Con la presión positiva que ejerce actúa aumentando tanto el drenaje venoso como el linfático, la sangre venosa de la linfa retorna con mayor facilidad al circuito circulatorio.

3.-Disminuye la inflamación local ya que favorece la reabsorción del líquido extravasado, se produce una pérdida de volumen que se experimenta como un alivio, una pérdida de esa sensación ingrata de pesadez en las piernas.

Los equipos de Presoterapia siempre han de permitir una regulación manual ágil, para que durante todo el tratamiento podamos mantener una presión que resulte agradable, prácticamente como un masaje manual, relajante y satisfactoria, no hemos de trabajar jamás con presiones que se perciban como molestas pues además de que podemos romper arteriolas y vénulas podemos estar forzando en exceso el sistema cardiocirculatorio y aumentando la presión arterial al incorporar demasiado rápido un volumen de líquido extra a la circulación.

Con un poco de actividad física y atención a unas normas postura leyes básicas en relación a los períodos en que estamos de pie o sentados y con el tratamiento de Presoterapia podemos lograr de modo eficaz que nuestras piernas rejuvenezcan y se aleje de nosotros esa sensación tan ingrata de cansancio y pesadez en las piernas.

Aparatos de presoterapia recomendados