Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar labores analíticas y mostrarle publicidad relacionada con sus hábitos de navegación. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies.
¿Te ayudamos? 617417991

Presoterapia. Conceptos generales

La Presoterapia es una terapia física muy utilizada en fisioterapia en aquellas patologías que cursan con un déficit del retorno venoso, así que déficits circulatorios y problemas linfáticos han sido el origen de la mayor parte de los tratamientos que se realizan con Presoterapia. Con el paso de los años y tras comprobarse los potentes efectos positivos que se producen en el cuerpo humano cuando se activa la circulación de retorno ha hecho que su uso se extienda a especialidades como la medicina estética, la estética pura y en general a todos los procesos de rehabilitación que se ven acelerados cuando el retorno venoso o linfático mejora.

Las presoterapias son equipos que constan en esencia de un compresor, el cual se encarga de introducir aire a presión en el interior de unos manguitos o botas preparados especialmente para ello, estas botas permiten introducir los brazos o las piernas, e incluso el abdomen de modo que al insuflar aire y aumentar la presión de forma secuencial se produzca un drenaje, un vaciamiento del líquido extravasado y éste retorne a la circulación evitando así problemas que derivan del estancamiento venoso o linfático.

Los accesorios que acompañan a la Presoterapia están constituidos de tal forma que se va introduciendo aire secuencialmente en las diversas secciones que las componen, de ese modo se producen alternativamente sucesiones de presión y descompresión que favorecen el tipo de drenaje concreto que deseamos lograr.

Es un equipo muy útil ya que supone un método muy eficaz de tratamiento estético y contra múltiples patologías favoreciendo una mejor circulación venosa, tiene unos efectos colaterales muy interesantes ya que su aplicación correcta, con presiones suaves, produce un efecto de masaje relajante en la zona en que se aplica y de ahí ese efecto puede extenderse a todo el cuerpo, así que incluso podríamos utilizar la Presoterapia como una técnica de relajación suave disminuyendo el grado de tensión muscular, el estrés y contribuyendo incluso a disminuir dolores crónicos en la zona tratada.

Podemos considerar en cierto modo la Presoterapia como un equipo que ayuda al corazón y por lo tanto le descarga del esfuerzo que supone extraer el líquido extravasado desde lugares alejados del mismo, casi nadie tiene várices en los brazos pero es algo muy común en las piernas, desde este lugar el corazón ha de hacer un esfuerzo extraordinario sobre todo en personas de edad avanzada o con problemas circulatorios manifiestos.

El efecto de presión suave que realizamos desde el exterior permite al líquido intersticial excesivo regresar con mayor facilidad al sistema circulatorio y ser integrado en la circulación general.

Podemos destacar entre las aplicaciones más comunes de la Presoterapia las siguientes:

1.-Acción de retorno sobre la linfa. Drenaje linfático.

2.-Actuación sobre el riego sanguíneo facilitándolo gracias a una presión sincronizada, lenta, secuencial y progresiva.

3.-Efecto de masaje sobre la extremidad o zona del cuerpo en que se aplica, el efecto de relajación que se deriva de la distensión muscular favorecerá el retorno venoso, sin contar con el efecto psicológico que produce la experiencia de un agradable masaje.

4.-Impedir descompensaciones del flujo sanguíneo cuyo origen es un bombeo inadecuado, un mal retorno venoso.

5.-Mantenimiento de un buen flujo sanguíneo en pacientes encamados, la Presoterapia puede mantener un buen nivel circulatorio en las piernas y disminuir los efectos negativos que causa siempre la inmovilidad, reemplazando incluso al masaje manual y logrando efectos muy similares en lo que respecta a sus efectos tróficos.

En la actualidad los equipos de Presoterapia son muy fáciles de usar, por su sencillez podemos afirmar que muchos podían utilizarse como equipos domiciliarios ya que no tiene más que seguirse las instrucciones, conectar el equipo y las perneras o los manguitos y empezar a experimentar las sensaciones de alivio que producen este tipo de equipos. La conexión de las perneras a los equipos se realiza por medio de unos tubos que se adaptan perfectamente y que son muy fáciles de conectar.

Contraindicaciones y cuidados especiales.

Todos los equipos incorporan un manual de instrucciones en los que el fabricante indica las contraindicaciones a las que siempre hemos de prestar atención especial, de modo general pasamos a enumerar algunas de las más importantes:

1.-No utilices el equipo de Presoterapia cuando haya procesos inflamatorios agudos evidentes, cuando ya heridas o posibles riesgos de infección.

2.-Siempre consultar al médico cuando se trate de utilizar la Presoterapia en patologías tumorales, trombosis, fracturas o patologías de riesgo.

3.-Hacer los primeros tratamientos cortos, no más de 10 minutos e ir subiendo poco a poco desde los 20 minutos hasta la media hora, siempre siguiendo las recomendaciones de tu médico o fisioterapeuta.

4.-No conectar y desconectar el aparato de la red con las manos húmedas y utilizar siempre la intensidad de corriente recomendada, en general 220 V, desconectar al finalizar el tratamiento, evitar conectar en una toma de enchufes múltiples.

5.-Usar el equipo sólo en adultos y en caso de que estén conscientes. No utilizarlo en caso de sentir dolor o sensaciones ingratas.

Comparte este post