Subir

Apiterapia como modalidad terapeutica complementaria a la fisioterapia en pacientes con artritis reumatoide

RAQUEL AMALIA VELEZ TOBAR

BETTY KATHERIN CABRERA ANDRADE

FRANCISCO BOHÓRQUEZ GÓNGORA

UNIVERSIDAD DEL CAUCA

FACULTAD DE CIENCIAS DE LA SALUD

PROGRAMA DE FISIOTERAPIA

RESUMEN

Introducción. La fisioterapia en la artritis reumatoide (AR) se orienta a reducir el dolor, prevenir la limitación articular, la atrofia muscular y rehabilitar la funcionalidad. Sin embargo, aún con manejo farmacológico no se controlan totalmente sus manifestaciones. Este estudio introduce el uso de apiterapia como modalidad física coadyuvante del manejo fisioterapéutico, aprovechando los beneficios de la apitoxina: analgésicas, antiinflamatorias y coadyuvantes en la reparación de tejidos. Materiales y métodos. Se escogieron 4 pacientes con AR, según criterios del ACR, que respondieron a la convocatoria abierta y que desearon participar. Tres mujeres y un varón adultos, con AR clínicamente activa que no cedía con terapéutica farmacológica, en quienes se descartó alergia e hipersensibilidad a la apitoxina y otras enfermedades sistémicas, fueron evaluados con el HAQ, La EVA, el AHI, el Test de Movilidad Articular y el Mapa del Cuerpo Humano. La intervención consistió en fisioterapia convencional en una primera etapa y un mes después conjugando apiterapia y fisioterapia. Resultados. Tres de los cuatro pacientes, todos mujeres presentaron una mayor tolerancia al manejo fisioterapéutico y reducción de sus síntomas y signos luego de la conjugación de fisioterapia y apiterapia, respecto de la fisioterapia aislada. El cuarto paciente por el contrario presentó pocos cambios con la introducción de apiterapia, evolucionando estacionariamente. Conclusiones la apiterapia en el manejo fisioterapéutico de pacientes con AR genera cambios positivos en la evolución clínica; su durabilidad y efectos a largo plazo deben evaluarse en estudios controlados posteriores.

Palabras clave: apiterapia, artritis reumatoide, apitoxina, modalidades de terapia física, dolor articular, limitación de la movilidad.

ABSTRACT

Introduction. The physical therapy in rheumatoid arthritis (RA) aims to reduce pain, prevent joint limitation, muscle atrophy and restore functionality. However, even with pharmacological management is not totally control its manifestations. This study introduces the use of physical form apitherapy as adjunctive physiotherapeutic management, taking advantage of the bee venom benefits: analgesic, anti-inflammatory and aids in tissue repair. Materials and methods. We chose 4 patients with RA, according to ACR criteria, which responded to the open call and they wanted to participate. Three females and one male adult with clinically active RA who had continued painful with drug therapy, which were did not allergies or hypersensitivity to apitoxina and other systemic diseases; they were evaluated with the HAQ, the VAS, the AHI, the Articular Mobility Test and the map of the human body. The intervention consisted of conventional physiotherapy as a first stage and a month after apitherapy and physiotherapy combining. Results. Three of the four patients, all women showed a greater tolerance for physiotherapeutic management and reduction of symptoms and signs after the combination of physiotherapy and apitherapy, in respect to conventional physical therapy. The fourth patient presented a little change with the introduction of apitherapy evolving stationary. Conclusions. Apitherapy in the physiotherapeutic management of patients with RA generated positive changes in clinical outcome, its durability and long-term effects should be evaluated in subsequent controlled studies.

Keywords: apitherapy, rheumatoid arthritis, bee venom, physical therapy modalities, joint pain, limitation of mobility.

INTRODUCCION

La artritis reumatoide (A.R.) es una enfermedad crónica sistémica autoinmune, que involucra principalmente articulaciones sinoviales y otros órganos como la piel y vísceras. La característica más importante de la enfermedad es la poliartritis o sinovitis simétrica que típicamente afecta las manos, muñecas y pies inicialmente, posteriormente puede afectar cualquier articulación sinovial como rodillas, tobillos, codos y hombros. Además, la A.R. se acompaña de síntomas diversos como rigidez matinal, fatiga, dolor, incapacidad funcional, depresión, nódulos articulares, artrosis secundaria, etc., que afectan a la persona emocional y funcionalmente, generando un complejo impacto en la salud, al limitar el autocuidado y el desempeño ocupacional, afectar la economía familiar y causar altos costos al sistema de salud. Este trastorno afecta aproximadamente al 1% de la población humana con una incidencia mujer-varón 3:1. Su prevalencia en la población latinoamericana es cercana al 0,5%. La incidencia de la A.R. en Colombia tiene un impacto significativo en la población menor de 12 años, siendo esta modalidad incapacitante en el 18% de los casos . Respecto a nuestro departamento, la prevalencia de esta patología es significativa; a manera de ejemplo, tan solo entre agosto y diciembre de 2007, se atendieron 66 casos en Cauca.

En el campo de la fisioterapia el tratamiento que se brinda a estos pacientes es limitado por el componente autoinmune, degenerativo e inflamatorio de la misma. El papel del fisioterapeuta en esta enfermedad suele orientarse a la reducción del dolor, la prevención de la limitación articular y de la atrofia muscular, así como a la rehabilitación de la funcionalidad. , A pesar de la intervención fisioterapéutica, con frecuencia no se logra una completa disminución de sus signos y síntomas, incluso con el manejo farmacológico desarrollado por la reumatología. En la actualidad se siguen buscando estrategias terapéuticas que permitan controlar el proceso autoinmune o por lo menos reducir más efectivamente el proceso inflamatorio que ocasiona destrucción y deformidad articular causante de incapacidad y de sus principales secuelas. Por tanto la fisioterapia requiere complementar sus principios y técnicas con otros que le permitan potencializar sus propósitos, y por ello se plantea la posibilidad de introducir la apiterapia.

La apiterapia es el empleo de picaduras de abejas vivas, en lugares específicos del cuerpo humano, que a través de microdosis (0.3 mg/picadura) de apitoxina (del latín apis, abeja, y del griego toxikón, veneno), también llamado veneno de abeja (Bee Venom en inglés) permiten efectos terapéuticos en dosis controladas.

La apitoxina es una sustancia compleja, compuesta por diversas sustancias y unos agregados alcalinos formados por una mezcla de péptidos simples como la apamina, polipéptidos como la melitina, enzimas como la fosfolipasa A2 y la hialuronidaza, además de citratos. Se considera que la apitoxina es 80 veces más potente que la morfina como calmante del dolor, lo cual hace de la apiterapia una terapia promisoria en manejo de dolor. , , . La apitoxina modula la percepción dolorosa modulándolo a nivel medular, determinando una suma algebraica de efectos contrarios, lo que produce el bloqueo de la transmisión de la información dolorosa. Además es analgésica gracias a la fracción Adolapin, polipéptido inhibidor de la ciclooxigenasa y la síntesis de prostaglandinas, estimulando la liberación de endorfinas. Por otro lado, la apamina, otro de sus componentes, es analgésica al bloquear los canales de calcio dependientes de K+ responsables de la repolarización de las membranas en conducción eléctrica axonal. La apitoxina también es antiinflamatoria por el Péptido 401 inhibidor de la catálisis de la cicloxigenasa 1 que transforma el ácido araquidónico en prostaglandinas. El adolapin tiene una acción antiinflamatoria inhibiendo la COX 2 enzima de las plaquetas; además, la apamina y melitina estimulan la hipófisis y glándulas suprarrenales elevando los niveles de cortisol endógenos. Otra propiedad de la apitoxina es dada por la hialuronidasa que cataliza la hidrólisis del ácido hialurónico, fomentando la cicatrización y reparación de los tejidos.

La apitoxina también estimula la proliferación de polimorfonucleares, monocitos, macrófagos, linfocitos T y B además de reducir el contenido de proteína en el plasma sanguíneo por la variación de la permeabilidad de los vasos, así como el ritmo cardiaco y la presión arterial, pues posee propiedades antiarrítmicas. En el sistema nervioso, además bloquea la transmisión de estímulos a las sinapsis periféricas y centrales, mejora la conducción nerviosa y reduce la desmielinización. Además que con la apiterapia no se forman anticuerpos contra la apitoxina y por ello el organismo no se acostumbra a éste, permitiendo que picaduras repetidas sean cada vez más efectivas.

Por otro lado, la hipersensibilidad alérgica al veneno de abejas varía entre 0.15% y 3%. la picadura de abejas es peligrosa cuando éstas son provocadas o responden a estímulos físicos o químicos intensos. Los accidentes graves causan envenenamiento por múltiples picaduras recibidas en un ataque masivo derivado del efecto de los componentes del veneno, debida a la cantidad de apitoxina recibida. Las reacciones alérgicas severas, llegan a ser mortales por una sola picadura en personas alérgicas, a diferencia del envenenamiento, estas no dependen de la cantidad de veneno. Las proteínas de una picadura pueden desencadenar manifestaciones precoces o tardías de hipersensibilidad cutánea, respiratoria, gastrointestinal, renal, o cardiorrespiratoria, por efecto de los antígenos específicos que producen respuestas anafilácticas mediadas por inmunoglobulina E.

La melitina es el polipéptido más abundante, seguida por la fosfolipasa A2, en una relación 3:1 y constituyen el 75% de la apitoxina. La primera se adhiere a las membranas de los glóbulos rojos, produciendo hemólisis. La fosfolipasa A2 es el mayor alérgeno, puede llegar a provocar parálisis respiratoria. La acción biogénica de la apamina es menos tóxica, actúa como una neurotoxina con efecto adrenérgico antiarrítmico. Además el veneno contiene el péptido degranulador de mastocitos (MCD) que libera histamina y serotonina.

Los médicos de muchas culturas antiguas han utilizado, en mayor o menor medida, el recurso de la apiterapia. , , Si bien para la ciencia más tradicional de hoy en día este tipo de prácticas está demasiado cerca de las prácticas del curanderismo, lo cierto es que muchos investigadores le están encontrando explicaciones y razones biológicas y moleculares a algunos de estos remedios peyorativamente identificados como “folclóricos”. , ,

Con base en estos fundamentos nos planteamos la siguiente pregunta de investigación: ¿Qué cambios en las manifestaciones clínicas tendrá la aplicación de fisioterapia conjugada con apiterapia en pacientes con Artritis Reumatoide clínicamente activa?

Para el desarrollo de este trabajo se plantean, en consecuencia los siguientes objetivos:

General: Identificar los cambios clínicos que tendrá la aplicación de apiterapia como modalidad terapéutica complementaria de la fisioterapia, en un grupo de pacientes con Artritis Reumatoide (AR) activa en Popayán durante el segundo semestre del 2008.

Específicos:

  • Determinar la evolución de la capacidad funcional (ABC y AVD) que presentan las personas con AR durante el tratamiento conjugado de fisioterapia con apiterapia.
  • Establecer los cambios en la evolución y distribución del Dolor y la inflamación que presentan las personas con AR que reciban el tratamiento de fisioterapia conjugada con apiterapia.
  • Evaluar los cambios que se producen en la capacidad de afrontamiento de los pacientes ante la AR (nivel de deseperanza) durante el manejo de fisioterapia conjugada con apiterapia.
  • Identificar la proporción de efectos adversos o negativos que puedan presentar los pacientes al tratamiento con fisioterapia conjugada con apiterapia.

MATERIALES Y METODOS

Este trabajo es una investigación es de tipo cuantitativo descriptivo de serie de casos de corte longitudinal.

Población universo. Se consideraron personas que residieran en el municipio de Popayán, y que tuvieran como diagnostico médico Artritis Reumatoide, en etapa aguda o crónica, que cumplan los criterios de diagnóstico del ACR.

Criterios de inclusión.

  • Personas entre los 20 y 65 años de edad.
  • Que tenga Artritis Reumatoide activa.
  • Que presente una crisis de dolor y/o inflamación articular que no cede con la terapéutica básica convencional y genera discapacidad.
  • Que se encuentre afiliado a un sistema de seguridad social en salud.
  • Que no sea alérgico ni hipersensible a la toxina de la abeja.

Criterios de exclusión.

  • Personas que rechacen o manifiesten temor, indecisión, ansiedad extrema o inseguridad ante las punciones con agujas o las picaduras de abeja.
  • Personas que por algún motivo decidan suspender el tratamiento.
  • Personas que padezcan o presenten al ser evaluadas otras enfermedades sistémicas diferentes a la Artritis Reumatoide.

Consideraciones éticas: Los aspectos éticos que se tuvieron en cuenta en esta investigación fueron las Pautas éticas internacionales para la investigación biomédica en seres humanos preparadas por el Consejo de Organizaciones Internacionales de las Ciencias Médicas (CIOMS) en colaboración con la Organización Mundial de la Salud las cuales están dirigidas a la aplicación de estos principios en la investigación en seres humanos.

Vinculación de pacientes. Para incorporar los pacientes, se realizo una convocatoria abierta por medio de la prensa y avisos publicados en algunas Instituciones de salud de la ciudad de Popayán. Respondieron al llamado diez pacientes, que fueron citados en la Facultad Ciencias de la Salud de la Universidad del Cauca, asistieron ocho personas (7 mujeres y 1 varón), de las cuales 2 (dos) desistieron de entrar en el estudio por manifestar temor a las abejas y 2 (dos) no cumplieron con los criterios de inclusión. Se les dio una descripción detallada de los procedimientos terapéuticos que podrían recibir, explicando los riesgos, molestias y posibles beneficios. Una vez obtenida su aprobación verbal se les proporciono el formato de consentimiento informado validado por el Comité de ética para la Investigación de la Universidad.

Evaluación de los pacientes. Después de llenado el consentimiento informado se realizó la evaluación inicial, por medio de la aplicación de los cuestionarios del estado de salud que permiten entender aspectos multifacéticos del impacto de la enfermedad y su curso clínico, incluidos el: Health Assesment Questionaire (HAQ) , que evalúa la capacidad funcional de la persona en sus actividades de la vida diaria y en sus actividades básicas cotidianas. Consta de 18 preguntas divididas en 9 ítems calificadas de 0 (sin dificultad) hasta 3 (no puedo hacerlo) un score mayor a 1,25 indica enfermedad severa; La Escala Visual Análoga (EVA) , para valorar el dolor que está sintiendo el paciente. Son mediciones de 0 a 100 mm, indicando desde ningún dolor hasta un dolor intenso; el Arthritis Helplessness Index (AHI) , que evalúa el grado de desesperanza que tiene el individuo frente a su enfermedad. Maneja un rango de calificación que fluctúa de 15 a 30 calificadas de 1 (en total desacuerdo) hasta 4 (en total acuerdo), siendo un valor anormal por encima de 23; el Test de Movilidad Articular, usado para cuantificar la limitación articular del paciente; y el Mapa del Cuerpo Humano, utilizado para identificar las articulaciones comprometidas.

Test de alergia a la toxina de abeja. Con el fin de descartar las respuestas de alergia e hipersensibilidad se elaboró un protocolo de evaluación y manejo en caso de presentarse respuestas de alergia a la apitoxina. Contando con la orientación de uno de los docentes, con formación en inmunología. Posteriormente, se realizó la prueba de alergia en la unidad de urgencias del Hospital Universitario San José, contando con la presencia de docentes médicos capacitados en el manejo de emergencias respiratorias. Finalmente, los cuatro pacientes (3 mujeres y 1 hombre), no presentaron ninguna respuesta alérgica o de hipersensibilidad acorde a los criterios previamente establecidos.

Terapia física. Posteriormente, se comenzó a el manejo fisioterapéutico de los pacientes en la Unidad de Rehabilitación del Hospital San José. El manejo estaba encaminado a disminuir dolor, mejorar la movilidad articular y la capacidad funcional de los pacientes. Acorde con la evaluación se realizó masaje sedativo y ejercicio terapéutico en forma activa, activa asistida o pasiva y ejercicios isométricos o isocinéticos . Esta intervención se realizo una hora diaria por 7 días. Una vez terminada la fisioterapia se realizó nuevamente la valoración de los pacientes, aplicando los mismos protocolos de inicio.

Apiterapia como terapia complementaria de la fisioterapia. Finalmente, pasado un mes de la fisioterapia inicial, se comenzó la aplicación de la apiterapia en la Unidad de Rehabilitación de la Universidad del Cauca, acompañándola del manejo fisioterapéutico en los cuatro pacientes.

Las abejas empleadas para este trabajo fueron de la especie Apis Mellífera. Éstas fueron transportadas empleando un contenedor que garantizaba su comodidad y supervivencia.

Metodología de aplicación de la apiterapia: Una vez evaluado cada paciente a nivel general, se establecían los síntomas dolorosos músculo-esqueléticos en localización, intensidad y evolución, así como las limitaciones funcionales, registrando estos hallazgos en los instrumentos de evaluación señalados; posteriormente, se procedía a un examen físico con el fin de encontrar los puntos dolorosos musculares y los procesos articulares inflamatorios, así como las limitaciones en movilidad articular, estableciendo si se trataba de sinovitis aguda o crónica. Identificados estos, el médico orientador de este trabajo procedía a elegir los puntos de apipuntura, siguiendo los puntos y meridianos recomendados por la guía de manejo del Texto de Acupuntura Soulié de Morant, aplicando la apipuntura según los parámetros recomendados por la literatura. En La primera sesión se aplicaban un mínimo de 4 puntos y paulatinamente se iban incrementando o reduciendo dependiendo de la localización, respuesta inflamatoria, tolerancia y severidad de los síntomas, llegando a un máximo de 10 picaduras por sesión. Se efectuaron 3 sesiones de apiterapia por semana hasta completar 7 sesiones.

RESULTADOS

Todos los pacientes completaron el protocolo de estudio, ninguno presentó reacciones adversas durante el tratamiento, salvo los cambios inflamatorios locales posteriores a la picadura, generalmente un habón eritematoso menor de dos centímetros, que cedieron en todos los casos entre las 24 y 48 horas totalmente. No se presentaron síntomas respiratorios, cutáneos, ni otras manifestaciones orgánicas llamativos.

Capacidad Funcional: La evolución de la capacidad funcional siguiendo el Health Assesment Questionaire (HAQ), mostró aumento de la funcionalidad en dos de los cuatro pacientes, después de la fisioterapia; posteriormente, con la aplicación de la apiterapia unida a la fisioterapia, tres pacientes, mostraron mejoría adicional de la limitación, mientras que el cuarto paciente no tuvo cambios de las ABC y AVD, después de las dos fases de manejo.

Gráfica No.1. CAPACIDAD FUNCIONAL EVALUADA CON HAQ

Promedio de cambio de las evaluaciones: Inicial: 1,057

2ª evaluación: 0,82

Final: 0,605

Evaluación del Dolor: la magnitud del dolor fue evaluado con La Escala Visual Análoga (EVA), que presentaron los pacientes mostró que después de la fisioterapia se presentaron mejorías en 3 de los cuatro pacientes, y que luego de recibir el tratamiento con apiterapia y fisioterapia hubo reducción adicional del dolor en uno de los pacientes, manteniéndose el nivel de alivio en los otros dos.

Gráfica No.2. EVOLUCION DEL DOLOR EVALUADO CON EVA

Promedio de cambio de las evaluaciones: Inicial: 8,5

2ª evaluación: 5,5

Final: 4,75

Inflamación articular: fue evaluada contabilizando el número de articulaciones comprometidas por la artritis en el mapa del cuerpo humano, mostró que después de la fisioterapia se presentaron mejorías parciales en los cuatro pacientes, pero que al cabo de un mes regresó la inflamación; sin embargo, al aplicar apiterapia y fisioterapia hubo reducción amplia de las articulaciones inflamadas en todos los pacientes, manteniéndose dicha mejoría al cabo de un mes de realizada la terapia.

Tabla No.1. EVOLUCION DE LA INFLAMACION.

Evaluación

Paciente 1

#

Paciente 2

#

Paciente 3

#

Paciente 4

#

promedio

Inicial

6

15

32

14

16,75

Después de fisioterapia

6

15

32

14

16,75

Después de apiterapia + fisioterapia

1

11

12

3

6,75

Movilidad articular: evaluada mediante goniometría, se encontró que en dos de los pacientes (paciente 2 y paciente 4) era normal mientras que los otros dos (paciente 1 y paciente 3) tenían limitaciones en el rango de movilidad, con fisioterapia aumentó en uno de los dos pacientes, mientras que en el otro se mantuvo igual; pero con la segunda intervención (apiterapia más fisioterapia), los rangos de movilidad aumentaron aún más, quedando en rangos amplios de movimiento en los dos casos. Dada la heterogeneidad de los características entre los pacientes, no se aplicaron pruebas estadísticas al no ser comparables entre sí.

Gráfica No.3. MOVILIDAD ARTICULAR PACIENTE 1.

Gráfica No.4.1. MOVILIDAD ARTICULAR PACIENTE 3.

Gráfica No.4.2. MOVILIDAD ARTICULAR PACIENTE 3.

Gráfica No.4.3. MOVILIDAD ARTICULAR PACIENTE 3.

Gráfica No.4.4. MOVILIDAD ARTICULAR PACIENTE 3.

Forma de afrontar la enfermedad: Evaluados con El Arthritis Helplessness Index (AHI), que presentaron los pacientes; se encontró que después de la fisioterapia se presentaron mejorías en los cuatro pacientes y que luego de recibir el tratamiento con apiterapia y fisioterapia hubo una mejoría adicional con respecto al optimismo y esperanza frente a la patología.

Gráfica No.5. EVOLUCION DEL LA FORMA DE AFRONTAR LA ENFERMEDAD EVALUADO CON LA AHI.

Promedio de cambio de las evaluaciones: Inicial: 46

2ª evaluación: 43,25

Final: 38,75

DISCUSIÓN

Si bien la apiterapia es una modalidad terapéutica que ya conocían los egipcios y que Hipócrates (400 A.C.) usó para sus dolencias reumáticas, la medicina solo vino a interesarse científicamente en ella a partir del siglo XIX. El primero en superar los informes anecdóticos del uso de apiterapia en artritis, fue Philip Terc (1844-1915), médico austriaco que presentaba una AR limitante. Terc al ser picado accidentalmente por abejas comenzó a mejorar de sus síntomas reumáticos y se dedicó a investigar el uso de la apiterapia en diferentes problemas, hasta presentar sus hallazgos exitosos en la Universidad Imperial de Viena en 1880. Otros médicos en Francia, Inglaterra y Alemania siguieron sus métodos y confirmaron sus conclusiones. En 1920 sus trabajos llegaron a Japón, donde se combinó la apiterapia con la acupuntura, pasando a denominarse apipuntura, terapéutica que impulsaron médicos japoneses. Recientemente, han sido investigadores coreanos los que se han preocupado por investigar los efectos antireumáticos de algunas substancias de la apitoxina en animales de laboratorio; con todos los estudios publicados sobre su uso son relativamente escasos.

En Colombia la apiterapia como opción terapéutica ha sido empleada principalmente de manera empírica por personas que en su mayoría no son profesionales ni pertenecen al área de la salud, como sucede en otros países, especialmente España, Chile y Argentina. Empero, algunos investigadores colombianos (Salamanca et. Al) en la Universidad del Tolima (Departamento de Química) y Valderrama (Laboratorio de entomología médica) de la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia, han empezado durante el presente decenio a estudiar esta temática científicamente.

El apicultor caucano Javier Arroyave, pionero en la línea de las abejas y sus derivados fue quien introdujo la práctica de la Apiterapia en el Cauca, realizándola sin ánimo de lucro en zonas rurales del municipio de Popayán, la cual no pudo continuar a causa de su fallecimiento. A raíz de esto surgió la idea de investigar su práctica para llevar lo tradicional a línea científica.

Como sabemos la A.R. es una enfermedad crónica que si ha sido correctamente diagnosticada tiene una remisión completa en una pequeña proporción de pacientes, se considera que solo entre un 5 y 7% de los casos puede darse remisión espontánea, y que aun con manejo farmacológico (sales de oro, antipalúdicos, aines, etc.) cede solo en 35% de pacientes; además que muchos de estos fármacos a dosis altas y durante tiempo prolongado pueden provocar efectos secundarios importantes. Por tanto, cualquier tratamiento implica no solo paliar o minimizar la severidad de los síntomas, sin no prevenir el deterioro funcional reduciendo sus secuelas. De allí que la intervención de fisioterapia es fundamental, y no solamente secundaria u opcional como varios especialistas lo consideran en nuestro medio, ya que la fisioterapia contribuye al mejoramiento de la funcionalidad, a favorecer la calidad de vida mediante el alivio sintomático del paciente tanto en las fases agudas, como de remisión.

Este estudio se realizó con el fin de evaluar la introducción del uso de la apiterapia como complemento del manejo fisioterapéutico, basándose en las propiedades ya mencionadas de la apitoxina: su potente analgésico, antiinflamatorio y de recuperación tisular. A pesar de ser dolorosa la picadura, dicho malestar solo dura 16 segundos, mientras que el potencial de sus efectos clínicos no ha sido suficientemente valorado. Con nuestro estudio se pudo comprobar que hay tendencia a la mejoría cuando se complementa la apiterapia con la fisioterapia, como lo evidencian todas las evaluaciones. Evidentemente nuestro problema fue no haber podido contar con un número mayor de pacientes que permitiera ampliar el análisis estadístico, pero sin embargo si se pudo establecer que es posible conjugar las modalidades físicas y el ejercicio con esta estrategia biofarmacológica, que fue favorable subjetivamente en forma muy significativa para tres de nuestros cuatro pacientes, exponiendo estas que “había sido el tratamiento más benéfico de todos los recibidos previamente”; y al entrevistar tres meses después al cuarto paciente este revelo sentirse significativamente “mucho mejor que antes”.

Todos estos mecanismos, científicamente estudiados, nos permiten considerar que existen suficientes indicios para reconocer la importancia de continuar con las investigaciones del efecto terapéutico de la apiterapia, no tanto como una terapia “alternativa”, sino como un apoyo a la terapia convencional, que tiene (respetando y considerando todos sus posibles peligros) efectividad analgésica, antiinflamatoria y de apoyo a la restauración tisular articular.

Desde el punto de vista terapéutico, no se pretende sugerir que la apiterapia tenga un poder curativo, pues los estudios clínicos realizados con ella han sido limitados y poco controlados, más bien partimos de reconocer los beneficios sobre el sistema inmunológico, como terapéutica complementaria de la fisioterapia en sus propósitos funcionales y de rehabilitación.

Conclusiones: La apiterapia en el manejo complementario de la fisioterapia en pacientes con artritis reumatoide, es una opción que potencialmente refuerza los efectos analgésicos, antiinflamatorios y de reparación tisular, facilitando la prevención de secuelas y la mejoría funcional con la fisioterapia convencional. Se considera que debe seguirse investigando mediante estudios que involucren mayor número de pacientes, en forma controlada y sistemática. Resulta indispensable en su manejo un riguroso estudio para la prevención de sus posibles efectos alérgicos y se debe seguir un protocolo cuidadoso que proponemos en este estudio sea tenido en cuenta para próximas investigaciones. Es importante definir en próximas investigaciones si se logra un efecto de rehabilitación más sostenido y eficaz que la fisioterapia aislada.

La apiterapia es de bajo costo, fácil adquisición, si se previenen sus posibles riesgos, tiene un bajo nivel de efectos secundarios, -sólo el 1% de la población mundial es alérgica a ella. El hecho que sea una terapia biológica la hace más aceptada por las comunidades latinoamericanas de bajos recursos económicos, constituyéndose en una alternativa de manejo para enfermedades como la artritis reumatoide, el cual se encuentra limitado.

En este estudio aprendimos el proceso de manejo y cuidado de las abejas, las técnicas de aplicación de apiterapia, desarrollamos un protocolo para la seguridad de los pacientes, nos familiarizarnos con un sistema de evaluación y seguimiento de los pacientes con AR, y nos vemos motivados a continuar estudiando la apiterapia en el campo del manejo de los problemas osteomusculares.

AGRADECIMIENTOS

La investigación hoy en día exige el trabajo interdisciplinario

Promedio de cambio de las evaluaciones: Inicial: 1,057

2ª evaluación: 0,82

Final: 0,605

que en nuestro estudio implicó la participación

Promedio de cambio de las evaluaciones: Inicial: 8,5

2ª evaluación: 5,5

Final: 4,75

de múltiples profesionales y personas, a los cuáles queremos dar nuestros más sinceros agradecimientos:

Promedio de cambio de las evaluaciones: Inicial: 46

2ª evaluación: 43,25

Final: 38,75

Comité de Bioética de la Universidad del Cauca, particularmente a la Dra. Yolanda Botero de Casas

Promedio de cambio de las evaluaciones: Inicial: 1,057

2ª evaluación: 0,82

Final: 0,605

Promedio de cambio de las evaluaciones: Inicial: 8,5

2ª evaluación: 5,5

Final: 4,75

a los fisioterapeutas Adriana Guzmán, Héctor Mosquera, Patricia Chamorro, a los m

Promedio de cambio de las evaluaciones: Inicial: 46

2ª evaluación: 43,25

Final: 38,75

édicos del Hospital Universitario San José, especialmente al Dr. Arnulfo Orobio, de la unidad de Urgencias, al Inmunó

Promedio de cambio de las evaluaciones: Inicial: 1,057

2ª evaluación: 0,82

Final: 0,605

l

Promedio de cambio de las evaluaciones: Inicial: 8,5

2ª evaluación: 5,5

Final: 4,75

ogo y profesor Julio César Klinger y al Dr. Carlos Cruz de la unidad de Rehabilita

Promedio de cambio de las evaluaciones: Inicial: 46

2ª evaluación: 43,25

Final: 38,75

ción. Agradecemos también al Departamento de Educación Física, Recreación y Deporte, de la Universidad del Cauca, en especial a los profesores Pedro Yanza y Janeth Molano. Igualmente, reconocer el importante apoyo dado por la estadística Liliana Díaz del Departamento de Medicina Social y Salud Familiar de la Facultad

Promedio de cambio de las evaluaciones: Inicial: 1,057

2ª evaluación: 0,82

Final: 0,605

de Ciencias de

Promedio de cambio de las evaluaciones: Inicial: 8,5

2ª evaluación: 5,5

Final: 4,75

la Salud de nuestra Universidad. Por otro lado reconocemos la importante orientación dada por el médico apiterapeuta Julián Conti y por el zootecnista Iván Conti de la Universidad INCCA

Promedio de cambio de las evaluaciones: Inicial: 46

2ª evaluación: 43,25

Final: 38,75

de Colombia, así como del señor Pedro Pérez de Alcalá de Henares (España). Además, y de manera muy especial, queremos agradecer a la señora Ana María Arroyave y a Apícola Arroyave por su apoyo logístico, así como al cuerpo de Bomberos de Popayán quienes contribuyeron en el suministro de las abejas. Finalmente nuestro enorme agradecimiento a los pacientes

Promedio de cambio de las evaluaciones: Inicial: 1,057

2ª evaluación: 0,82

Final: 0,605

que participaron de este estudio con quienes

Promedio de cambio de las evaluaciones: Inicial: 8,5

2ª evaluación: 5,5

Final: 4,75

hemos aprendido la importancia del manejo integral del proceso salud - enfermedad.

Promedio de cambio de las evaluaciones: Inicial: 46

2ª evaluación: 43,25

Final: 38,75

BIBLIOGRAFIA

  1. Ramirez Gómez, L.A.; Anaya Cabrera, J.M. artritis reumatoide. Asociación Colombiana de Reumatología. Editorial medica colombiana. 1998.
  2. Isenberg,D., Maddison, P., Woo, P., Glass, D. Breedveld, F. Oxford textbook of rheumatology, third ed., Oxford University Press, 2004, p. 577.
  3. Abello, M. Revista Colombiana de Reumatología. Epidemiología e impacto de la artritis reumatoide. Vol. 7 No. 1 Junio de 2000. Documento electrónico, consultado el 15-05-09 en: http://encolombia.com/reuma722000-epidemiologia.htm
  4. Abello, M. (2000) Op. Cit.
  5. Información estadística suministrada por la Dirección Departamental de Salud del Cauca. 2007
  6. Barahona Rebolledo, C. Rehabilitación del paciente con artritis reumatoide. Manual de medicina de rehabilitación. Editorial Manual Moderno. Primera Edición . Pp 285-301.
  7. Rodés J, Camé X, Trilla A. Manual de terapéutica médica. Harding VR. Pain Clin Updates 1998.
  8. Valderrama, R. Aspectos toxicológicos y biomédicos del veneno de las abejas Apis mellifera. Revisión de tema. Iatreia, Vol 16, No.3. septiembre de 2003. Pp. 217 – 227. 2003
  9. Lee Jd, Park Hj, Chae Y, Et Al. An overview of bee venom acupuncture in the treatment of arthritis. Evid Based Complement Alternat Med.;2:79-84. 2005
  10. Kwon, Y. B., H. J. Lee, H. J. Han, W. C. Mar, S. K. Kang, O. B. Yoon, A. J. Beitz, J. H. Lee.. The water-soluble fraction of bee venom produces antinociceptive and anti-inflammatory effects on rheumatoid arthritis in rats. Life Sci. 71: 191-204. 2002
  11. Stuhlmeier. K. Apis Mellifera Venom and Melittin Block neither NF- B-p50-DNA Interactions nor the Activation of NF- B, Instead They Activate the Transcription of Proinflammatory Genes and the Release of Reactive Oxygen Intermediates. The Journal of Immunology, 2007, 179: 655-664. 2007
  12. Hye Ji Park, Seong Ho Lee, et al. antiarthritic effect of bee venom. Arthritis and rheumatism. Vol. 50, no. 11, noviembre 11 2004, pp 3504-3515.
  13. Longo We, Panesar N, Mazuski J, Kaminski Dl. Contribution of cyclooxygense-1 and cyclooxygenase-2 to prostanoid formation by human enterocytes stimulated by calcium inophore and inflammatory agents. Prostaglandins other lipid mediat 1998;56:325-9.
  14. Couch, T.L.,Benton, A.W. The effect of the Honey bee, Apis mellifera L., on the adrenocortical response of the adult male rat. Toxikon 10:55-62(1972)
  15. Uodgson, N. B. "Bee venom: its components and their properties", en Bee World, vol. 3, Nº 6. pp. 217-222. 1955
  16. Salamanca, G., Salamanca S., Parra, E. Op Cit.
  17. Op cit.
  18. Simics, M. First Aid for Bee and Wasp Stings. ISBN 0-9697654-1-X, 32 pages, 1995.
  19. De Lima P. R.; Brochetto-Braga. M. R. Hymenoptera venom review focusing on Apis mellifera. J. Venom. Anim. Toxins incl. Trop. Dis vol.9 no.2 Botucatu 2003 Department of Biology, Institute of Biosciences of Rio Claro, State of São Paulo, Brazil.
  20. Wolf, C. W. Apis mellifica; or, the poison of the honey bee, considered as a therapeutic agent. By C. W. Wolf, M.D. 1858.
  21. Broadman, J. Bee Venom: The Natural Curative for Arthritis and Rheumatism. Pp 220, 1997.
  22. Beck, B. F. The Bible of Bee Venom Therapy. Pp 238, 1997.
  23. Lee, J. D., S. Y. Kim, T. W. Kim, S. H. Lee, H. I. Yang, D. I. Lee, Y. H. Lee. Anti-inflammatory effect of bee venom on type II collagen-induced arthritis. Am. J. Chin. Med. 32: 361-367. 2004
  24. Park, H. J., S. H. Lee, D. J. Son, K. W. Oh, K. H. Kim, H. S. Song, G. J. Kim, G. T. Oh, D. Y. Yoon, J. T. Hong..Antiarthritic effect of bee venom: inhibition of inflammation mediator generation by suppression of NF-{kappa}B through interaction with the p50 subunit. Arthritis Rheum. 50: 3504-3515. 2004
  25. wesselius t, heersema dj, mostert jp, et al. A randomized crossover study of bee sting therapy for multiple sclerosis. Neurology. 2005.
  26. CIOMS. Pautas éticas internacionales para la investigación biomédica en seres humanos. Ginebra 2002.
  27. Cabrera, K Y Vélez, R. Formato de consentimiento informado para la investigación terapéutica con apiterapia en AR. Archivo de las investigadoras. Aprobado por el Comité de ética de la Investigación de la Universidad del Cauca. Noviembre de 2008.
  28. Stanford University. School Of Medicine. The health assesment questionnaire. Division of immunology & rheumatology. 2001.
  29. Plaja, J. Analgesia Por Medios Físicos. Editorial Mc Graw Hill. 20: 469-489
  30. Graña L. Evaluación psicológica de la Artritis Reumatoide. En: Buela Casal, G; Caballo, V & Sierra, J (eds) Manual de evaluación en psicología clínica y de la salud. Madrid: Siglo XXI. 1996, pp. 889-913
  31. González H, Rueda J, Badiel M, Badillo Y, Rincón H. Evaluación del programa psicoeducativo para pacientes con artritis reumatoide. Revista Colombiana de Reumatología 1995; 2: 85-86.
  32. Rincón H, González H. Artritis reumatoide: Una visión integral de sus efectos y manejo. En: RAMÍREZ, L & ANAYA, J. Artritis reumatoide. Medellín: Editorial Médica Colombiana, 1998, pp 113-127.
  33. Klinger J, Guía de manejo para la realización de la prueba de alergia perteneciente al proyecto de investigación: aplicación de la apiterapia como modalidad terapéutica complementaria a la fisioterapia en pacientes con artritis reumatoide. Universidad del Cauca. Diciembre 2008.
  34. Malagón C, Ortiz F. Rehabilitación en artritis reumatoide. ¿Cuál es la evidencia? Revista de reumatología.
  35. Nicholas JJ. Physical modalities in Rheumatological rehabilitation. Arch Phys. Med. Rehabil. 1994; 75: 994 – 1001.
  36. Minor MA, Sanford MK. The role of physical therapy and physical modalities in pain management. Rheum. Dis. Clin of North America. 1999; 25: 233-248.
  37. Soulié De Morant, G. Texto de acupuntura. Ed. Médica Panamericana. Primera edición. Buenos Aires. (1990)
  38. Beck, B, F. Bee Venom Therapy - Bee Venom, Its Nature, and Its Effect on Arthritic and Rheumatoid Conditions. Pp 238. 1981.
  39. Park,Hj, Lee, Sh, Son, et al Antiarthritic Effect of Bee Venom Inhibition of Inflammation Mediator Generation by Suppression of NF-_B through Interaction With the p50 Subunit. arthritis & rheumatism, Vol. 50, No. 11, November 2004, pp 3504–3515, © 2004, American College of Rheumatology.
  40. www.curandote.com, www.apiterapiavalencia.com, www.buenasiembra.com, www.apicultura.cl, www.apitherapy.net.
  41. Isenberg, D. Et. Al., 2004 P. 720.
  42. Colpaert Fc. Evidence that adjuvant arthritis in the rat is associated with chronic pain. Pain, 1987; 28:201-222.
  43. King, Tp; Valentine, M.D.,"Allergens of Hymenopteran venoms", Clin Rev. Allergy,s; 137,1987.