Subir

El método McKenzie

Pepe Guillart - Terapeuta McKenzie Acreditado
Representante en España del Instituto McKenzie Internacional.
(Fisioterapeuta Colegiado nº 689 por la Comunidad Valenciana)

Historia y principios del Método McKenzie

En 1956, en Wellington, Nueva Zelanda, tuvo lugar un hecho que derivó en el desarrollo de un sistema de valoración y tratamiento de los problemas mecánicos no específicos de los más utilizados y reconocido en el mundo: El Método de Diagnóstico y Terapia Mecánica (MDT)- Método McKenzie.

Fue entonces cuando el archiconocido “Señor Smith” acudió a su sesión de fisioterapia para tratar su problema de dolor lumbar derecho que irradiaba hasta la rodilla derecha, y que le impedía flexionar y extender la columna y estar de pie recto. Tras varias semanas de tratamiento con terapia manual y modalidades pasivas propias de la época para esa patología, la evolución de la sintomatología era nula. Así pues llegado su turno, el paciente fue invitado como de costumbre a pasar a la consulta y tumbarse en la camilla, mientras el fisioterapeuta atendía una llamada fuera de la habitación.

El paciente anterior al Señor Smith había recibido tratamiento en su rodilla y por ese motivo el cabezal de la camilla estaba levantado. El Señor Smith que para recibir el tratamiento se tumbaba en decúbito prono, también lo hizo en esta ocasión. Cuando pasados unos minutos el fisioterapeuta entró y lo vio tumbado en esa posición de hiperextensión se preocupó mucho, ya que por aquél entonces esa posición era considerada muy dañina. La sorpresa fue cuando le preguntó cómo se encontraba y este le respondió que era el alivio más grande que había tenido en estas semanas de tratamiento. El paciente le informó de que el dolor de la pierna había desaparecido, y el de la espalda se había desplazado desde el lado derecho al centro. Además vio que podía extender sin dolor severo.

Al levantarse, el Señor Smith podía estar de pie y mantenía su mejoría sin que el dolor de la pierna volviera. El fisioterapeuta le pidió que repitiera esto en casa y que volviera al día siguiente. El paciente volvió e informó que sus síntomas se resolvieron por completo.

Esto es lo que le ocurrió a Robin McKenzie un fisioterapeuta neozelandés nacido en 1931, y fue el inicio del Método que lleva su nombre, reconocido a nivel mundial y respaldado por abundante literatura científica, siendo actualmente uno de los métodos de tratamiento para dolor de espalda de origen no específico más usados y recomendados (1,2,3,4,5,6,7,8).

Países como Dinamarca, donde el Método McKenzie está muy extendido, tienen como requisito para cubrir plaza de Fisioterapeuta en servicios públicos de Reumatología el ser Terapeuta McKenzie.

Lo importante de la historia del señor Smith, es que mientras el paciente estuvo en esa posición de extensión lumbar, el dolor cambió y se desplazó desde la pierna y el lado derecho de la espalda hacia el centro a nivel de la cintura. Este movimiento del dolor desde la pierna o glúteo hacia el centro de la columna se conoce en todo el mundo como el FENÓMENO DE CENTRALIZACIÓN (Imagen 1). Si este fenómeno ocurre mientras valoramos y/o tratamos al paciente indica muy buen pronóstico (9,10,11,12,13,14,15,16,17,18,19,20,21,22,23,24,25,26,27). También ocurre en la columna cervical (Imagen 2).

CENTRALIZACIÓN LUMBAR
CENTRALIZACIÓN CERVICAL

   

Imágenes 1 y 2. Centralización lumbar y cervical: Los síntomas progresivamente se desplazan de una localización lateral y/o distal a una más central y desaparecen

La centralización implica que los síntomas han de permanecer mejor una vez cesa la carga terapéutica. Si ocurriera que los síntomas mejoran durante la carga terapéutica pero no permanecen mejor cuando dejamos de aplicarla, quizás necesitemos aumentar la carga, mediante la PROGRESIÓN DE FUERZAS descrita por McKenzie (30)(Imagen 3) El comportamiento contrario, es decir, que los síntomas se desplacen desde una posición más central a una más periférica se conoce como FENÓMENO DE PERIFERALIZACIÓN, e indica que esa dirección ha de evitarse puesto que empeoran los síntomas debiendo valorar FUERZAS ALTERNATIVAS que no periferalicen y nos ayuden sintomatológicamente

Imagen 3 – Progresión de Fuerzas según McKenzie

Por este motivo en la formación que reciben los terapeutas a través del Instituto McKenzie, se le da mucha importancia a determinar el movimiento o posición que produce la centralización, encontrando así la DIRECCIÓN DE PREFERENCIA (28, 29), que es aquella en la que los síntomas disminuyen, se eliminan o centralizan, y soluciona el problema del paciente.

Todos los términos descritos anteriormente (Centralización, periferalización, progresión de fuerzas, fuerzas alternativas, dirección de preferencia), sólo son aplicables al SÍNDROME DE DERANGEMENT, que es uno de los 3 síndromes mecánicos descritos por McKenzie y que son:

  • Síndrome de Derangement
  • Síndrome de Disfunción
  • Síndrome Postural

Se ha demostrado que la clasificación del dolor de espalda no específico es fundamental para categorizar a los pacientes y de este modo aplicar la terapia adecuada, y la clasificación por síndromes de McKenzie ha demostrado ser válida (31, 32, 33, 34, 35)

El SÍNDROME DE DERANGEMENT (36, 37) es aquél en el que las articulaciones intervertebrales sufren un estrés mecánico en una dirección, provocando un desplazamiento del material discal en el sentido contrario, y por tanto a una disminución de la movilidad en el sentido en el que este material está desplazado. Los síntomas podrán ser LOCALES y/o IRRADIAR a lo largo del miembro. Como las actividades cotidianas involucran mayoritariamente posturas y movimientos de flexión (amas de casa, jardinería, conductores, secretarias, trabajos en oficina,…), lo más común es encontrarnos Derangements que responden a la extensión, aunque algunos requieran de la flexión o de un componente lateral para reducir el problema. Cuando nos encontremos ante una deformidad aguda (Cifótica, Lateral Shift, Lordótica) posiblemente requiera un tratamiento más cuidadoso inicialmente utilizando procedimientos estáticos en vez de movimientos repetidos. El modelo conceptual descrito por McKenzie “culpa” al disco de los síntomas y de las alteraciones mecánicas. Es importante tener en cuenta esto último, ya que cuando valoremos al paciente tendremos que tener en cuenta dos cosas: LA RESPUESTA SINTOMÁTICA Y LA RESPUESTA MECÁNICA (35). Ambas van de la mano y significan que el Derangement tiene un buen pronóstico si disminuye los síntomas (respuesta sintomática) y aumenta la amplitud articular (respuesta mecánica) con la aplicación de la carga. Al Derangement que como consecuencia de la carga terapéutica disminuye, elimina o centraliza los síntomas , aumenta la amplitud articular y permanecen mejor tras el cese de la misma, se le conoce con el nombre de DERANGEMENT REDUCIBLE (36, 37). Si por el contrario, no hay respuesta sintomática y mecánica favorable (disminución, eliminación, centralización y aumento de la amplitud articular) , se le conoce con el nombre de DERANGEMENT IRREDUCIBLE(36, 37).

Los Derangements se clasifican según la localización de los síntomas, y así tendríamos la siguiente clasificación (36, 37):

  • Síntomas CENTRALES O SIMÉTRICOS
  • Síntomas UNILATERALES O ASIMÉTRICOS POR ENCIMA de Rodilla/Codo
  • Síntomas UNILATERALES O ASIMÉTRICOS POR DEBAJO de Rodilla/Codo

Para diferenciar los tres síndromes entre sí, McKenzie ha desarrollado todo un arsenal mediante:

  • Una HISTORIA CLÍNICA detallada y estandarizada (31), donde se recogen todos los síntomas y comportamiento de los mismos, desde el inicio del problema.

  • La EXPLORACIÓN, donde se valoran la postura, deformidades agudas, el estado neurológico si se requiere y el test de MOVIMIENTOS REPETIDOS. Este es una característica del Método McKenzie, ya que un solo movimiento no da información de cómo funciona la articulación. De hecho se da una RESPUESTA PARADÓJICA en la que al hacer un movimiento único en una dirección produce dolor, pero conforme se repite el ejercicio, el dolor es menor y aumenta la amplitud articular. De este modo la diferenciación con los tests de movimientos repetidos nos ayuda a determinar la DIRECCIÓN DE PREFERENCIA, con la cual el paciente disminuye, se elimina o centraliza y aumenta la amplitud articular y permanecen mejor tras el cese de la carga. Se registra la respuesta sintomática y mecánica durante y después del test, con terminología propia del Método McKenzie para utilizarla como referencia evolutiva. En aquellas ocasiones en que no es posible hacer los movimientos o no hay respuesta con ellos (como en una deformidad aguda) necesitaremos emplear posiciones estáticas.
Extensión de pie Flexión de pie
Retracción y extensión sentado Extensión tumbado
  • Según la respuesta que obtengamos a estos tests, el terapeuta entrenado en el Método McKenzie será capaz de realizar una CLASIFICACIÓN (38) que será provisional el primer día y se confirmará en las siguientes visitas. En un máximo de 5 visitas la clasificación debe estar confirmada:

Clasificaciones (36, 37):

    • Síndrome de Derangement
    • Síndrome de Disfunción
    • Síndrome Postural
    • Otros (Mecánicamente no concluyente, Estenosis de canal, Espondilolistesis, otras articulaciones como cadera, ASI, que requerirán una exploración en sí mismas)

Como vemos, el Método McKenzie es algo más que meramente ejercicios de extensión, es un método de clasificación en subgrupos, que es la forma actual de abordaje de los problemas espinales mecánicos.

El SÍNDROME DE DISFUNCIÓN (36,37), se refiere a un problema de tejido cicatrizal o adherido, que duele al ser estirado. Es por esto que su presentación será típica, pues sólo tendremos dolor LOCAL (excepto en la Adherencia de la Raíz Nerviosa) cuando estresemos el tejido alterado y cesará en el momento que no pongamos tensión, y la presentación nunca será aguda, ya que para que haya una alteración en el tejido (adherido o acortado adaptativamente), se requiere que pasen unas 8 semanas como mínimo, lo que podría ocurrir con un Derangement mantenido en el tiempo.

EL SÍNDROME POSTURAL (36,37), es el más fácil de detectar ya que el dolor es siempre LOCAL sólo aparece cuando se mantiene una posición al final de la amplitud articular, durante mucho tiempo, y desaparece de forma inmediata cuando se deja de mantener esa postura. Aparece por un estrés mecánico mantenido en el tiempo en estructuras y tejidos normales. No hay patología ni alteración articular y no da sintomatología excepto en lo ya descrito.
Aunque es un paciente que difícilmente veremos en nuestra consulta, por lo liviano de los síntomas, muchos Derangements comenzaron con un Síndrome Postural y con el paso del tiempo han producido una alteración en la articulación, que no ha sido capaz de volver a su posición neutra, y comienzan a tener dolor que no desaparece al cambiar la postura.

Una vez tenemos la Clasificación, y si se ha determinado que el origen del problema es mecánico y susceptible de ser tratado mediante terapia mecánica, se procederá a elaborar el TRATAMIENTO, que consta de:

  • Educación del paciente, con respecto a su patología (origen, agravantes,…)
  • Movimientos o posiciones estáticas a adoptar para reducir el problema.

Aunque se enfatiza en el AUTOTRATAMIENTO, quizás el paciente necesite de nuestra asistencia en periodos iniciales para reducir el problema, para aumentar la fuerza (progresión de fuerzas), o para ayudar a corregir una deformidad que por sí solo no podría (p.ej. Lateral Shift). McKenzie enfatiza la necesidad de que el propio paciente pueda solucionar el problema con las fuerzas generadas por él mismo.
Un terapeuta entrenado en el Método McKenzie sabrá cuado progresar en
la fuerza o buscar una fuerza alternativa (30)

Extensión tumbado con sobrepresión del terapeuta

 

Flexión Lateral con sobrepresión Corrección manual del Lateral Shift
  • Movimientos o posiciones a evitar para no agravar o mantener el problema
  • CORRECCIÓN POSTURAL, para reducir y mantener la mejoría de la sintomatología. Es una parte fundamental del tratamiento y que se subestima por parte de los terapeutas. Muchas veces el fracaso del tratamiento sucede por no hacer ver al paciente la importancia de una mala postura en mantener y/o provocar los síntomas. Sabemos que mantener la postura de forma activa es muy difícil, ya que requiere una atención constante y sólo nos acordamos cuando nos duele. Sin embargo es muy fácil de conseguir si utilizamos un rodillo lumbar, que da apoyo a esa zona y evita la posición encorvada tan dañina y habitual en nuestra vida diaria.(39,40,41,42,43,44)

Debido a lo fácil que es volver a estresar mecánicamente el tejido dañado, y por lo tanto producir la recidiva, la curación sólo es posible desde la comprensión y de la implicación por parte del paciente en su tratamiento, enfatizándose en el AUTOTRATAMIENTO y la INDEPENDENCIA del paciente con respecto al terapeuta, haciéndole entender que el tratamiento de SU problema es SU responsabilidad, si no, el fracaso es muy probable.

El tratamiento del Derangement que es el Síndrome con diferencia que más veremos de los 3, consta de 4 fases (36,37):

  • Reducción de los síntomas

A través de movimientos/posiciones determinados en la valoración y realizándolos hasta el final de la amplitud (más, más, más) junto con la corrección postural

  • Mantenimiento de la mejoría

Evitando los movimientos agravantes y sobre todo manteniendo la corrección postural

  • Recuperación de la función

Una vez el paciente está libre de síntomas, se le anima a recuperar la movilidad en todos los sentidos, y que pierda el miedo a moverse.

  • Prevención de las recurrencias.

Según los estudios los dolores de espalda tanto cervicales como lumbares tienden a la recidiva, por lo que es importante que el paciente al mínimo indicio de aparición de los síntomas sepa actuar. Se les EDUCA a que sean PROACTIVOS (eviten que aparezca el problema) en vez de REACTIVOS (reaccionen sólo cuando sienten algún síntoma).
Se le recomendará al paciente que lleve una vida física activa.

El tratamiento del Síndrome de Disfunción consiste en estirar las estructuras acortadas.

El tratamiento del Síndrome postural consiste en educar al paciente y evitar la postura que produce los síntomas.

Robin McKenzie publicó varios manuales para el paciente entre los que destacan “Trate usted mismo su espalda” (45), y “Trate usted mismo su cuello”(46) en el que guía al paciente con dolor de espalda (lumbar/cervical) para que pueda tratarse él mismo su dolor, con una explicación clara y sencilla.

Formación en el Método McKenzie

Por la necesidad de enseñar el Método a los terapeutas a lo largo del mundo se creó el Instituto McKenzie Internacional en 1982, con sede en Nueva Zelanda http://www.mckenziemdt.org/">www.mckenziemdt.org), y que actualmente cuenta con delegaciones en 26 países y representación en otros como Hong-Kong, China, México, Egipto, Emiratos Árabes y España (www.fisiosport.es), donde además podemos encontrar un directorio de terapeutas acreditados (Locate A Certified McKenzie provider) en cada país

La misión de estas delegaciones y representaciones es la de divulgar el Método entre los terapeutas de estos países y acercar el conocimiento que adquirió Robin McKenzie y quiso compartir con el resto de colegas, mediante la organización de los cursos que comprenden el Programa Educativo, idénticos en todo el mundo.

Para formarse en el Método McKenzie en España se requiere ser Médico o Fisioterapeuta, aunque se ha enfocado a los fisioterapeutas principalmente. La formación consta de 2 partes:

  • La Acreditación:

Consta de 5 seminarios y un examen de Acreditación. La secuencia es como sigue:

  • Parte A: La Columna Lumbar (28 horas)
  • Parte B: La Columna Cervical y Torácica (28 horas)
  • Parte C: Resolviendo Problemas (21 horas)
  • Parte D: Resolución Avanzada de Problemas (28 horas)
  • Parte E: Extremidades (14 horas)
  • Examen de Acreditación (8 horas)

La formación es secuencial, es decir el orden de los cursos es de la A a la E, y el requisito para hacer uno es haber hecho el previo.

El tiempo recomendado entre seminarios es de unos 6 meses(4 entre A y B), para una correcta asimilación y puesta en práctica con los pacientes, pues las partes C y D son cursos tipo taller-práctico, donde se resuelven las dudas al utilizar el Método, y se van enseñando las técnicas intermedias y avanzadas.

Una vez el terapeuta ha completado la parte D, ya puede examinarse, ya que la parte E no entra como temario en el Examen de Acreditación. No obstante, sí que se requiere la parte E para hacer el Diploma.

Una vez el terapeuta ha superado el Examen de Acreditación se convierte en Terapeuta McKenzie Acreditado, y le confiere la mínima competencia en el Método. Esto quiere decir que hasta que no se pasa el examen no se considera que se es terapeuta McKenzie.
Una vez superado este examen el terapeuta habrá aprendido todo lo relacionado con la valoración, razonamiento clínico y tratamiento (técnicas incluidas). Si el Acreditado quiere seguir profundizando en el Método puede hacer la formación en el Diploma.

  • Diploma en MDT (Diagnóstico y Terapia Mecánica)

Es el nivel máximo en el conocimiento sobre el Método, y para poder realizarlo se requiere en primer lugar haber superado el Examen de Acreditación, y completar la parte E si no se ha realizado antes del Examen de Acreditación.

A diferencia de la Acreditación que se realiza en cada país, en el Diploma el idioma oficial en la formación es el INGLÉS.
Se lleva a cabo a través de la Universidad de Otago (Nueva Zelanda)

Por ello además de haber superado el Examen de Acreditación, se requiere acreditar el nivel de Inglés (mediante IELTS o TOEFL) si este no es el primer idioma del terapeuta.

El Diploma consta de 3 componentes:

  • Teórico: Se hace a distancia a través de la Universidad de Otago. Es una formación postgrado por esta Universidad. Tras la finalización del componente teórico (3 meses y medio) , se procede a realizar el componente práctico.
  • Práctico: Para realizar la parte práctica, el terapeuta deberá hacer una estancia de 9 semanas (seguidas o en 3 bloques de 3 semanas) en los centros concertados por el Instituto McKenzie donde un Mentor (Profesor con alto nivel en MDT) estará supervisando al terapeuta mientras aplica el Método con los pacientes. Estos centros actualmente están en EE.UU, Nueva Zelanda, Dinamarca Y Holanda.
  • Examen: Los examinadores son Diplomados en MDT con años de experiencia en formación y examen. Consta de parte escrita (3 horas) y oral/práctica (1hora y media) donde el terapeuta debe demostrar los conocimientos adquiridos durante su formación.

Para saber más sobre el Diploma http://www.mckenziemdt.org/eduDip.cfm?section=int o en www.mckenziemdt.org (Education --- Diploma)

Para ampliar la información o para cualquier consulta sobre la formación McKenzie en España, puedes contactar con la representación en España del Instituto McKenzie a través de:

Web: www.fisiosport.es y www.cuidatuposturamckenzie.com (sección cursos)

Email: cursomdt@yahoo.es

REFERENCIAS

1- American College of Occupation and Environmental Medicine (2005). Exercise and Manipulative Therapies for Treatment of Acute and Subacute Low Back Pain.

2- Danish Health Technology Assessment (1999). Low-Back Pain. Frequency, Management and Prevention from as HTA perspective.

3- Philadelphia panel evidence-based clinical practice guidelines on selected rehabilitation interventions for low back pain. Physical Therapy 81; 1641-1674, 2001.

4-Foster NE, Thompson KA, Baxter GD, Allen JM: Management of Nonspecific Low Back Pain by Physiotherapists in Britain and Ireland. A Descriptive Questionnaire of Current Clinical Practice. Spine 24.1332-1342, 1999.

5-Gracey JH, McDonough SM, Baxter GD: Physiotherapy management of low back pain. A survey of current practice in Northern Ireland. Spine 27;4,406-411, 2002.

6- Hamm L, Mikkelsen B, Kuhr J, Stovring H, Munck A, Kragstrup J (2003). Danish physiotherapists’ management of low back pain. Advances in Physiotherapy 5.109-113.

7-Jackson DA: How is low back pain managed? Retrospective study of the first 200 patients with low back pain referred to a newly established community-based physiotherapy department. Physiotherapy 87;11, 573-581, 2001.

8-Poitras S, Blais R, Swaine B, Rossignol M (2005). Management of work-related low back pain: a population-based survey of physical therapists. Phys Ther 85.1168-1181.

9- Aina A, May S, Clare H. The centralization phenomenon of spinal symptoms – a systematic review. Manual Therapy 9.134-143, 2004.

10- Battie MC, Cherkin DC, Dunn R, Ciol MA, Wheeler KJ: Managing Low Back Pain: Attitudes and Treatment Preferences of Physical Therapists. Physical Therapy 74. 219-226, 1994.

11- Donelson R, Murphy K, Silva G: Centralisation Phenomenon: Its usefulness in evaluating and treating referred pain. Spine 15:3, 211-213, 1990.

12- Donelson R, Grant W, Kamps C, Medcalf R: Pain Response to Sagittal End-Range spinal Motion: A Prospective, Randomized Multicentered Trial. Spine 16:6S;S206-S212, 1991.

13- Donelson R, Aprill C, Medcalf R, Grant W, A prospective study of centralisation of lumbar and referred pain. A predictor of symptomatic discs and anular competence. Spine, 22, 10, 1115-1122, 1997.

14- George SZ, Bialosky JE, Donald DA (2005). The centralization phenomenon and fear-avoidance beliefs as prognostic factors for acute low back pain: a preliminary investigation involving patients classified for specific exercise. JOSPT 35.580-588.

15- Laslett M, Oberg B, Aprill CN, McDonald B (2005). Centralization as a predictor of provocation discography results in chronic low back pain, and the influence of disability and distress on diagnostic power. Spine Journal 5.370-380.

16- Long A, The Centralisation Phenomenon. Its usefulness as a predictor of outcome in conservative treatment of chronic low back pain. Spine, 20, 23, 2513-2521, 1995.

17- Karas R, McIntosh G, Hall H, Wilson L, Meles T: The Relationship Between Nonorganic Signs and Centraliazation of Symptoms in the Prediction of Return to Work for Patients with Low Back pain. Physical Therapy 77:4;354-360, 1997.

18- Lisi AJ: The centralization phenomenon in chiropractic spinal manipulation of discogenic low back pain and sciatica. J Manip & Physiol Thera 24;9, 596-602, 2001.

19- Rathore S (2003). Use of McKenzie cervical protocol in the treatment of radicular neck pain in a machine operator. J Can Chiropr Assoc 47.291-297.
.
20- Skytte L, May S, Petersen P: Centralization: Its prognostic value in patients with referred symptoms and sciatica. Spine 2005; 30:E293-E299.
.
21- Sufka A, Hauger B, Trenary M, Bishop B, Hagen A, Lozon R, Martens B: Centralisation of Low Back Pain and Perceived Functional Outcome. JOSPT 27:205-212, 1998.

22- Werneke M, Hart DL, Cook D: A descriptive study of the Centralisation Phenomenon. A Prospective Analysis. Spine 24.676-683, 1999.

23- Werneke M, Hart DL: Centralization phenomenon as a prognostic factor for chronic pain or disability. Spine 26.758-765, 2001.

24- Werneke M, Hart DL: Discriminant validity and relative precision for classifying patients with non-specific neck and back pain by anatomic pain patterns. Spine 28 (2), 2003: 161-166.
25- Werneke MW, Hart DL; Categorizing patients with occupational low back pain by use of the Quebec Task Force Classification system versus pain pattern classification procedures: discriminant and predictive validity Phys Ther; 84:243-254, 2004.
26- Werneke M, Hart DL (2005). Centralization: association between repeated end-range pain responses and behavioural signs in patients with acute non-specific low back pain. J Rehabil Med 37: 286-290.

27- Williams M M, Hawley J A, McKenzie R A. Van Wijmen P M: A Comparison of the Effects of Two Sitting Postures on Back and Referred Pain. Spine 16:10; 1185-1191, 1991.

28- Donelson R. Evidence-based low back pain classification. Eur Med Phys 40.37-44, 2004.

29- Long A, Donelson R, Fung T (2004). Does it matter which exercise? A randomized control trial of exercises for low back pain. Spine 29.2593-2602

30- McKenzie R: A Perspective on Manipulative Therapy. Physiotherapy 75:8, 1989, pp 440-444.

31- Clare HA, Adams R, Maher CG (2004). Reliability of the McKenzie spinal pain classification using patient assessment forms. Physiotherapy 90.114-119.

32- Clare HA, Adams R, Maher CG (2005). Reliability of McKenzie classification of patients with cervical and lumbar pain. J Manipulative Physiol Ther 28.122-127.

33- Petersen T, Thorsen H, Manniche C, Ekdahl C: Classification of non-specific low back pain: a review of the literature on classification systems relevant to physiotherapy. Phys Ther Reviews 4:265-281, 1999.

34- Petersen T, Olsen S, Laslett M, Thorsen H, Manniche C, Ekdahl C, Jacobsen S. Inter-tester reliability of a new diagnostic classification system for patients with non-specific low back pain. Aus J Physio 50.85-91, 2004.

35- Cook C, Hegedus EJ, Ramey K (2005). Physical therapy exercise intervention based on classification using the patient response method: a systematic review of the literature. J Man & Manip Thera 13: 152-162.

36- McKenzie R, May S(2003) . The Lumbar Spine- Mechanical & Diagnosis Therapy. Vol I & II

37- McKenzie R, May S(2006) . The Cervical & Thoracic Spine- Mechanical & Diagnosis Therapy. Vol I & II

38- Riddle D L, Rothstein JM: Intertester Reliability of McKenzie’s classification of the type of the syndrome types present in patients with low back pain. Spine 18:10;1333-1344, 1993.

39- Murphy S, Buckle P, Stubbs D (2004). Classroom posture and self-reported back and neck pain in school children. Applied Ergonomics 35.113-120.

40- O’Sullivan PB, Grahamslaw KM, Kendell M, Lapenskie SC, Moller NE, Richards KV: The effect of different standing and sitting postures on trunk muscle activity in a pain-free population. Spine 27;1238-1244,2002.

41- OSullivan P, Dankaerts W, Burnett A et al (2006). Evaluation of the flexion relaxation phenomenon of the trunk muscles in sitting. Spine 31.2009-2016.

42- Pynt J, Higgs J, Mackey M: Seeking the optimal posture of the seated lumbar spine. Physio Theory & Practice 17;5-21, 2001.

43- Van Deursen LL, Patijn J, Durinck JR, Brouwer R, van Erven-Sommers JR, Vortman BJ: Sitting and low back pain: the positive effect of rotatory dynamic stimuli during prolonged sitting. Eur Spine J 8: 187-193, 1999.

44- Womersley L, May S (2006). Sitting posture of subjects with postural backache. J Manipulative Physiol Ther 29.213-218.

45- McKenzie, R . Trate usted mismo su espalda (2008). Manual para el paciente con dolor de espalda.

46- McKenzie, R . Trate usted mismo su cuello (2008). Manual para el paciente con dolor de cuello. Ed. Spinal Publications New Zealand LTD

LITERATURA ESPECIALIZADA EN EL MÉTODO MCKENZIE

McKenzie R, May S(2003) . The Lumbar Spine- Mechanical & Diagnosis Therapy. Vol I & II Ed. Spinal Publications New Zealand LTD

McKenzie R, May S(2006) . The Cervical & Thoracic Spine- Mechanical & Diagnosis Therapy. Vol I & II Ed. Spinal Publications New Zealand LTD

McKenzie R, May S(2006) . The Human Extremities- Mechanical & Diagnosis Therapy. Vol I & II Ed. Spinal Publications New Zealand LTD

McKenzie, R . Trate usted mismo su espalda (2008). Manual para el paciente con dolor de espalda. Ed. Spinal Publications New Zealand LTD

McKenzie, R . Trate usted mismo su cuello (2008). Manual para el paciente con dolor de cuello. Ed. Spinal Publications New Zealand LTD

McKenzie, R . Treat your own strains, sprains and bruises. Un libro de auto-tratamiento para pacientes con lesiones musculotendinosas, esguinces y contusiones. Ed. Spinal Publications New Zealand LTD

McKenzie R . A Day with McKenzie DVD. (2007). DVD de 2 pacientes tratados por McKenzie en Queenstown (Nueva Zelanda) en Marzo del 2007 durante la Conferencia Internacional del Instituto McKenzie.

Donelson, R . Rapidly Reversible Low Back Pain (2007). Ed. SelfCare First.
Libro escrito por un médico que tras conocer a Robin McKenzie dejó de intervenir quirúrgicamente a sus pacientes con dolor de espalda, y es actualmente uno de los investigadores que está contribuyendo a aumentar la evidencia científica del Método. En este libro presenta la problemática actual sobre el dolor de espalda y los elevados costes que supone su tratamiento. Así mismo hace una presentación de por qué la necesidad de crear una clasificación dentro de los dolores de espalda no específicos, que permite incrementar la efectividad del tratamiento, y así disminuir los costes. Todo como resultado de un estudio de investigación.

© Copyright, The McKenzie Institute International, Raumati Beach , New Zealand