Subir

La cultura física como complemento de una buena salud física y mental en los círculos de abuelos.

Physical cultural as a complement of a good mental and pfysical health in elderly people

Autores:

  • MsC. Javier Alfredo Romero González. Profesor Auxiliar. Facultad de Ciencias Médicas Julio Trigo López. (e-mail jaromero@infomed.sld.cu , teléfono 6980166 ) Profesor de Educación Física, Deportes y Cultura Física Terapéutica y Profiláctica.
  • Lic. Mercedes R. González Roque. Profesor Instructor. Facultad de Tecnología de la Salud. Profesora de Farmacia.

Ambos profesores de la Universidad de Ciencias Médicas de la Habana.

Resumen.

La Educación Física y los deportes ofrecen grandes posibilidades de actividades a realizar con las personas adultas mayores por lo que no podemos encasillar a este grupo etáreo específicamente en una forma organizativa o nombre, cualquier forma de participación es válida, siempre y cuando se permita cumplir debidamente los objetivos, lo fundamental es que la actividad que se proponga esté adecuadamente adaptada a las posibilidades del grupo. Para la realización de este trabajo nos propusimos como objetivos. Demostrar que la actividad física realizada en los Círculos de Abuelos favorece una buena salud física y mental. Determinar el uso y cantidad de medicamentos utilizados y su costo antes y después de comenzar a realizar actividades físicas y determinar el nivel de las relaciones interpersonales antes y después de comenzar las actividades físicas en los Círculos de Abuelos. Después de analizar los resultados de la investigación concluimos que los abuelos que realizan actividades físicas organizadas y programadas en su Círculo de Abuelos, se sienten mucho mejor de salud tanto física como mentalmente que los abuelos que no participan de estas actividades, la práctica de actividades físicas al mejorar los niveles de eficiencia física en los abuelos provoca una disminución en los períodos de crisis de sus enfermedades de base y esto trae consigo una disminución en el consumo de medicamentos y la pertenencia a un nuevo grupo de amistades de la misma edad, provoca un mejoramiento en las relaciones interpersonales de los practicantes de actividades físicas en los Círculo de Abuelos.

Abstract.

Physical Education and the sports offer great possibilities of exercices to elderly people, that’s why we can not confine this ege groupto a particular organizational form or name. all forms of participation are valid, as long as,.the objectives can be accomplished. The most important thingis that the activity proposed should be appropriately adapted to the physical possibilities of the group. The objectives of tuis paper is to show that physical activity made be elderly people favors a good physical and mental health, to assess the consumpcion and amount of medications used and their their cost (to determine the relation, among these people) before and after to start making physical activities. After analyzing the outcomes of this research we conclude that the elderly who makes exercises feel better physically and mentally than those wo do not exercise. Besides, they experience a reduction in the episodes of crisis of their underlying diseases causing a falling in the consumpcion of medications. Also socializing brings about an improvement in their interrelation.

Introducción

Aunque el ejercicio físico regular no es una panacea para todas las dolencias de la

humanidad, es reconocido que un programa de ejercicio regular dirigido a desarrollar los componentes de la aptitud física relacionados con la salud, ayuda a mejorar la calidad de la vida mediante el aumento de la capacidad para efectuar trabajo físico y en la prevención de enfermedades o condiciones degenerativas e incapacitantes.

Según Freisjo Morales (3), el ejercicio es una necesidad corporal básica. El cuerpo humano está hecho para ser usado, de lo contrario se deteriora; si se renuncia al ejercicio el organismo funciona por debajo de sus posibilidades físicas, por tanto, se abandona de la vida.

No obstante, para que se puedan obtener en forma segura y rápida los beneficios del ejercicio, el programa de entrenamiento debe seguir unos principios científicos y basarse en el resultado de la evaluación del estado de salud del potencial participante, de sus metas, y en la disponibilidad de las facilidades.

Desarrollo.

Como es sabido por todo nuestro pueblo, se viene realizando un intenso trabajo para ofrecer una mejor atención a nuestra población en la eliminación de enfermedades, ayudando de esta forma a una salud más eficiente. A ella, debemos unir el aporte de la experiencia cubana en el campo de la Salud Pública y su vínculo con la Cultura Física a fin de brindar en este aspecto, la máxima dedicación por elevar a planos significativos el papel del ejercicio físico en la sociedad.

Un factor que ha influido de forma relevante en el aumento de la expectativa de vida y su calidad en la población, es la actividad física sistemática y bien dirigida, educando y desarrollando así la voluntad y las capacidades físicas; ellas ejercen un importante papel en la personalidad y el mejoramiento de su organismo.

Son muchos los autores como Foster W., (1995); Fujita F, (1995), los que estudian el problema de la involución por la edad, que han observado los cambios relacionados con el envejecimiento que se produce en los órganos y tejidos más disímiles del organismo humano.

En la edad adulta se comienza a sufrir el deterioro orgánico de la evolución. En este momento de vida se detiene la madurez de las funciones orgánicas, pero a partir de ahí comienza un período involuntario del que nadie puede escapar. Es un fenómeno irreversible que incluye cambios estructurales y funcionales. Es común a todas las especies, aunque depende también de las condiciones socioeconómicas en las que se ha desarrollado el individuo como ser social. Provoca una disminución de la capacidad de adaptación y el aumento de las probabilidades de muerte según pasa el tiempo, como consecuencia final del proceso.

Se enumeran algunos efectos del envejecimiento en el sistema nervioso como la alteración de la atención y la concentración, disminución de la capacidad sensorial (auditiva, visual), enlentecimiento mental, disminución de reflejos, menor coordinación y equilibrio, disminuye la velocidad de las reacciones y aumenta su período latente, lentitud en la formación y consolidación de los reflejos condicionados y sus relaciones, disminución de la capacidad de reacción compleja, prolongación del período latente de las reacciones del lenguaje, irritabilidad, dispersión de la atención e inestabilidad emocional. Y se dificultan los movimientos que requieren una elevada capacidad de coordinación y precisión.

Después de esto nos damos cuenta de que la conducta a seguir según la experiencia cubana no es más que un control médico sistemático, atención sicológica, visita del trabajador social y el geriatra e incorporación a un plan sistemático de ejercicios físicos como estilo de vida permanente.

Los objetivos de las clases de Educación Física para el Adulto Mayor son: potenciar la sociabilidad, procurar un mayor nivel de autonomía física y sicológica, contribuir al mejoramiento de la salud, aumentando la calidad de vida y mejorar la capacidad de adaptación a nuevas situaciones.

Para ello existen una serie de actividades en los Programas de Círculos de Abuelos como son: los ejercicios generales, las marchas y caminatas, los juegos de participación, las excursiones y paseos.

No debe propiciarse el espíritu competitivo entre grupos de abuelos o de forma individual y no se entregará, ni a modo de estímulo, ropa deportiva a grupos o individualmente, ya que el principio de este plan es la realización de los ejercicios con los recursos que cada uno posea haciéndose un uso racional de aquellos con los que cuente la localidad.

Por todo ello, necesitamos de una serie de indicaciones metodológicas para realizar actividad física pues hay que tener en cuenta la edad y el sexo, las características de la personalidad, las condiciones físicas, la dosificación progresiva pero lenta, no exceder de 45 a 60 minutos la clase, los ejercicios deben estar encaminados a fortalecer grandes grupos musculares, no realizar ejercicios bruscos con la cabeza, no realizar ejercicios en alturas (vigas y espalderas) y mantener el control del pulso diariamente.

En nuestro país las personas de la 3ra edad son propensas a la ingestión de medicamentos en gran cuantía debido a todas las enfermedades que trae consigo la llegada a esas edades; estos medicamentos a pesar de tener un costo inferior al de otros países les resulta en ocasiones caro pues debido a que son enfermedades crónicas no trasmisibles el tratamiento en la mayoría de los casos, es de por vida. El uso de los medicamentos es diario y los más utilizados son los antihipertensivos, diuréticos, antiasmáticos, antialérgicos, cardiotónicos, hipo e hiperglicemiantes, analgésicos, antinflamatorios y antipiréticos, entre otros.

El ejercicio físico da lugar sicológica y socialmente a una mayor confianza del individuo en sí mismo, aparición de un espíritu grupal, compañerismo y deseos de continuarlo, mejorando la coordinación, los reflejos y disminuyendo el estrés.

Metodología utilizada.

Para la realización de esta investigación nos encontramos con el problema de que un gran número de personas de la 3ra edad no integrados a las actividades físicas de los Círculos de Abuelos no presentan rasgos positivos de salud física y mental; por lo que nos trazamos como objetivos, demostrar que la actividad física realizada en los Círculos de Abuelos favorece una buena salud física y mental y determinar el uso y cantidad de medicamentos utilizados así como su costo antes y después de comenzar a realizar actividades físicas así como el nivel de las relaciones interpersonales antes y después de comenzar las actividades físicas en los Círculos de Abuelos.

Como muestra, en nuestra investigación se utilizaron dos grupos de abuelos, uno como control y otro experimental. El grupo control estaba representado por 45 personas con un promedio de edad de 69 años, mientras en el grupo experimental participaron 55 abuelos con edades promedio de 71 años y practicantes habituales de actividad física, incorporados a Círculos de Abuelos en el Consejo Popular Luyanó.

Los abuelos pertenecientes al grupo control no realizan actividad física sistemática ni organizada, característica esta que sí cumple el grupo experimental, en su mayoría realizando actividad física sistemática por más de un año. El grupo experimental realizaba actividades físicas 3 veces por semana durante un tiempo de 45-60 minutos, se utilizó para ello el programa de ejercicios orientado metodológicamente por el Departamento de Cultura Física del INDER.

Para la obtención de la información se utilizó una encuesta que fue aplicada a todos los individuos de ambos grupos, la que nos sirvió para determinar una serie de aspectos que nos eran importantes para la obtención de los datos que hoy disponemos.

Análisis de los resultados.

Ahora pasaremos a realizar un análisis de la encuesta realizada a los dos grupos de abuelos utilizados en esta investigación. La muestra de abuelos del grupo experimental nos arrojó como resultado que eran 44 mujeres y 9 hombres con un promedio de edad de 71 años, mientras que el grupo control fueron 34 mujeres y 11 hombres con un promedio de 69 años.

En cuanto a las enfermedades base de estos grupos de abuelos fueron bastante similares con predominio en ambos grupos de HTA, en el experimental el 66 % y en el control 82.2%, en ambos grupos, este dato fue ofrecido por ellos, no se midieron los niveles de HTA de cada participante; la incidencia de las enfermedades cardiovasculares fueron casi iguales con un 41, 5 % y 40 % en el experimental y el control respectivamente; el asma bronquial se comportó de igual manera con un 16,9 % para el experimental y un 13,3 para el grupo control; sin embargo, la incidencia de la Diabetes Mellitus fue superior en el grupo control con un 46,6 % contra un 28,3 % del experimental. Estas fueron las enfermedades más señaladas por los abuelos a esta pregunta.

Del grupo que realiza actividad física (experimental) el 22,6 % practica hace menos de 1 año; el 41,5 % entre 1 y 3 años; el 22,6 % entre 3 y 5 años y el 15,1 %, hace más de 5 años. De estos el 30,1 % señaló que realiza ejercicios porque le gusta; el 41,5 % porque se lo indicó el médico y el resto, el 28,3 5 porque se lo indicó el médico y le gusta.

De los que realizan actividades físicas el 79,2 % señaló que se siente mejor que cuando empezaron, el 15,1 % igual y solo 3 para el 5,6 %, peor que al inicio.

A la pregunta de cómo era su relación con sus semejantes después de la práctica de ejercicios físicos el 86,7 % señaló que mejor, el 11,3 % que igual y solo 1 abuelo que peor que al comenzar la ejecución de actividad física.

La pregunta # 7 arrojó que el grupo de abuelos tenía un promedio salarial de 105.60 pesos mensuales y en la siguiente que antes de hacer ejercicios los abuelos como promedio gastaban mensualmente aproximadamente $ 42.00 en medicamentos y ahora solo $ 28.00 que representa el 66,7 % de lo que consumían antes , que expresado en dinero significa $ 14.00 a su favor.

El 71,6 % de los abuelos que hacen ejercicios conversan con las personas de la 3ra edad de su comunidad sobre la importancia del ejercicio físico, lo beneficioso que este ha sido y lo saludable que se sienten después de su práctica, el resto plantea que no lo hace pues los que no lo realizan, en ocasiones no quieren escuchar y plantean que no tienen tiempo.

De las opciones que les planteamos a los abuelos sobre qué es lo que más les facilita la práctica de actividad física, estos señalaron que tienen mejor calidad de vida, mayores opciones recreativas, mejoran su salud, así como que se le alivian los dolores.

 

Cantidad

% que representa

Intercambio de criterios

22

41,5

Olvidarme de los problemas

25

47,1

Aliviar los dolores

41

77,3

Tener mejor salud

44

83

Tener mejor calidad de vida

49

92,4

Mayores opciones de actividades recreativas

45

84,9

Sobre la idea que tenían del envejecimiento cuando jóvenes, los dos grupos respondieron por igual, que estas han variado bastante porque cuando jóvenes no pensaron en que podían envejecer y que las condiciones del organismo iban a deteriorarse.

Del grupo que no hace ejercicios, el 44,4 % se despierta por las mañanas llenos de entusiasmo, sin embargo el 55,5 % lo hace deprimido y sin fuerzas, por el contrario del grupo que hace ejercicios; el 79,2 % se despierta lleno de entusiasmo y con una serie de planes por realizar mientras solo el 20,8 % de ellos se siente deprimidos y sin fuerzas.

El 83 % de los que hacen ejercicios y el 71,1 de los que no lo hacen, disfrutan de la compañía de sus seres queridos; sin embargo, el resto adolece de ella y se siente solo.

El grupo que realiza ejercicios entiende mejor la sexualidad en su edad pues el 58,4 % de estos respondió que esta es buena en esas edades y solo el 33,3 % del grupo control validó esta propuesta.

De 12 charlas realizadas por los sicólogos, los abuelos que hacen ejercicio han participado como promedio en 7 de ellas para un 63,6 % sin embargo el resto solo ha ido como promedio 2 veces para un pobre 18,2 %. El 92,4 % de los que se ejercitan consideran que estas han sido de utilidad al igual que el 77,7 % de los que no. El 96,2 5 de los ejercitados consideran que estas deben mantenerse al igual que el 87,2 % de los que no participan en círculos de abuelos.

Conclusiones.

  • Los abuelos que realizan actividades físicas organizadas y programadas en su Círculo de Abuelos, se sienten mucho mejor de salud, tanto física como mental, que los abuelos que no participan de estas actividades.
  • La práctica de actividades físicas, al mejorar los niveles de eficiencia física en los abuelos, provoca una disminución en los períodos de crisis de sus enfermedades de base y esto trae consigo una disminución en el consumo de medicamentos con un ahorro equivalente en dinero.
  • La pertenencia a un nuevo grupo de amistades de la misma edad provoca un mejoramiento en las relaciones interpersonales de los practicantes de actividades físicas en los Círculos de Abuelos.

Bibliografía.

  1. Chávez S, López O, Martín J, Hernández E. Beneficios del ejercicio físico en el anciano. Revista Cubana Enfermería. 1993.
  2. Ceballos Díaz, J. El adulto mayor y la actividad física. Material complementario, ISCF, 2000.
  3. Freisjo Morales, M. 2005. Particularidades de las actividades físicas en el adulto mayor. Material complementario. ISCF Manuel Fajardo, Villa Clara.
  4. INDER. Orientaciones metodológicas de la Cultura Física para adultos.. 2002.
  5. Ramos P. El ejercicio físico y el deporte en la salud de los ancianos. Archivos Medicina Deportiva 1992.
  6. Valdez, H. y otros. Introducción a la metodología de la Investigación. Imprenta J. A. Huelga, INDER, Ciudad de la Habana. 1988.