Subir

Lesiones en el tendón de aquiles

AUTORA:
Analí Castillo Morales.

Estudiante de la Licenciatura en Terapia Física
Instituto Profesional En Terapias y Humanidades
Puebla, México.

INTRODUCCIÓN

Nuestro cuerpo a pesar de ser una estructura muy fuerte y resistente puede sufrir algunas alteraciones. Entre cada una de las actividades que realizamos cada día, nuestro cuerpo se desgasta ocasionando algunas lesiones como las del tendón* de Aquiles (el cual se encuentra en la parte posterior de la pierna, llegando hasta la parte posterior del pie) que pueden presentarse en cualquier momento. En los últimos años se ha incrementado este tipo de alteraciones ya que de todas las lesiones deportivas el 20 ó 30 porciento son de este tipo.

Las mujeres presentan con mayor frecuencia esta lesión; la edad de desgaste es a partir de los 30 años ya que se empieza a degenerar este tendón, o por seguir la moda ya que usan tacones altos haciendo que se tense mucho el tendón, también se presentan por ser “deportistas de fin de semana” es decir, por no realizar un calentamiento adecuado, o no ser constantes en la práctica de alguna actividad deportiva.

El tendón de Aquiles puede tener varias patologías entre las cuales se encuentran:

  • Tendinitis: Inflamación del tendón.
  • Tendinosis: Degeneración del tendón.
  • Bursitis: Inflamación de las bursas las cuales son bolsas llenas de líquido que se encuentran entre los huesos y el tendón, ayudando a éste a deslizarse con mayor facilidad.
  • Ruptura del tendón de Aquiles: Desgarro de la parte posterior de la pierna.

*Tendón: estructura fibrosa que une un hueso con musculo.

Sufrir una de estas lesiones es una limitante para el paciente ya que se acompañan de dolor y disminución en la marcha, además el tiempo de recuperación es muy lento ya que puede tardar semanas, meses e inclusive años.

Por eso que se compararon los diferentes tipos de rehabilitación para poder obtener una terapia que se enfoque al tratamiento del tendón de Aquiles en el menor tiempo posible, logrando así la reincorporación del paciente a sus actividades diarias. También se buscaron medidas de prevención que ayuden a disminuir estas lesiones.

MATERIAL Y MÉTODOS

El estudio se sustenta en la información obtenida de varias fuentes bibliográficas, al igual que electrónicas, las cuales se enfocan a tratamientos y medidas de prevención sobre lesiones en el tendón de Aquiles.

El tendón de Aquiles es uno de los más potentes y gruesos de nuestro cuerpo, el cual se forma por los músculos: gastrocnemios o gemelos (tiene dos cabezas: la lateral, que se encuentra en el cóndilo lateral del fémur, y la cabeza medial, localizada en la superficie poplítea del fémur, éstos llegan a la parte posterior del calcáneo) y el soleo (parte posterior del peroné llegando igual a la parte posterior del calcáneo). (Moore, 2007: 587)

 

C:UsersPublicPicturesSample Pictures250px-Gastrocnemius.png
Las lesiones pueden presentarse en cualquier momento, causando una incapacidad para realizar nuestras actividades cotidianas. Estas lesiones ya se presentaban anteriormente pero en los últimos años han tenido un incremento. A continuación se mencionan las causas y síntomas de estas patologías:

DESARROLLO

Causas de las lesiones del tendón de Aquiles:

  • Sobre uso y exceso de extensión del tendón.
  • Practicar deporte sólo ocasionalmente.
  • Rotación excesiva del pie hacia adentro (pronación).
  • Traumatismo (golpe en el tendón).
  • Uso de un mal calzado (que se presenta por no saber comprar uno adecuado, ya que éste debe de cumplir con características como: que su suela no sea rígida, doblarse donde se flexionen los dedos; en las mujeres no debe de elegirse un calzado con un tacón muy alto debido a que el tendón se mantiene tenso, lo que incrementaría la posibilidad de producir una lesión.
  • Arcos de los pies demasiados altos (los arcos son estructuras que distribuyen peso por todo el pie y éstos nos ayudan a caminar, correr o saltar).
C:UsersAnalishyDocumentsYoucamSnapshot_20080613_3.jpg

Éste es un arco normal, pero algunas personas lo tienen más alto, lo que hace que el tendón se tense y se lesione.

  • La edad de desgaste comienza regularmente a partir de los 30 años, ya que los tendones se vuelvan muy rígidos y fáciles de lesionar.

Síntomas de lesiones en el tendón de Aquiles:

  • Hinchazón en el lugar de la inflamación.
  • Limitación dolorosa de la flexión dorsal del pie (el pie no puede estirarse o llevarse hacia atrás).
  • Dificultad para caminar.
  • Dolor repentino
  • Dificultad para apoyarse sobre los dedos de los pies (de puntas)
  • Sensación de rotura.

Cómo prevenir lesiones del tendón de Aquiles
Las lesiones en el tendón de Aquiles se pueden prevenir realizando un calentamiento adecuado antes de comenzar una práctica deportiva, tratar de buscar un calzado cómodo, ser constantes al realizar una actividad deportiva y tratar de hacer estiramientos diarios en este tendón.

Para cualquier deportista lo que se tiene que realizar antes de comenzar alguna actividad física es un previo calentamiento, ya que éste ayudará a prevenir lesiones al igual que a preparar física, fisiológica y psíquicamente para comenzar una actividad de mayor intensidad que la que se hace normalmente.

Para los entrenadores lo que pueden hacer es buscar mejores alternativas de calentamiento, una opción podría ser el masaje deportivo ya que con éste los deportistas restablecen lo más pronto posible su capacidad de trabajo físico, lo que hará que se mantengan en un buen estado.

Lesiones del tendón de Aquiles
Tendinitis y tendinosis del tendón de Aquiles
Como ya se mencionó anteriormente, es la inflamación del tendón, que con el paso del tiempo se transforma en una degeneración de tendón (tendinosis aquilea). Es una de las lesiones más comunes en los deportistas, se localiza fundamentalmente dos centímetros, por encima del borde superior del calcáneo (parte posterior del pie) (Rodríguez, 2002: 47).

Tratamiento:

  • Inmovilización para reducir el esfuerzo sobre el tendón y facilitar la recuperación.
  • Colocar hielo para reducir la hinchazón durante 20 minutos por cada hora de actividad.
  • La medicación vía oral puede colaborar para reducir el dolor y la inflamación en la etapa inicial de la lesión.
  • Terapia física que incluye: ejercicios de fortalecimiento, masaje, estiramiento, ejercicios isométricos y terapia de ultrasonido.

Bursitis
Es la inflamación de las bursas.

Tratamiento
Almohadillas de silicona o fieltro elevan el talón, eliminando la presión por el calzado, inyección dentro de la bolsa con un corticoide soluble mezclado con un anestésico local, compresas calientes, ultrasonido y reposo. Cuando esto no funciona se puede proceder a un tratamiento quirúrgico.

C:UsersPublicPicturesSample Picturesseccion_05_21.gif
Ruptura del tendón de Aquiles
Es el problema más severo de la pierna, es un rasgado total o parcial que ocurre cuando el tendón es estirado excediendo su capacidad.

Tratamiento
Su tratamiento puede ser no quirúrgico, el cual se usa para rupturas menores y personas que no son muy activas, este tratamiento involucra el uso de yeso o un aparato que disminuya el movimiento lo que permitirá que el tendón roto sane.

El tratamiento quirúrgico por lo regular es para personas que son muy activas, se debe de realizar durante los primeros diez días pues de lo contrario el tendón se distiende y no será posible encontrarlo después.

aquiles0.png
Ruptura del tendón de Aquiles

“Después de la cirugía los pacientes pueden ser tratados durante tres meses con un zapato estabilizador que esté provisto de una cuña de talón con ello se permite restablecer la capacidad de carga” (Huter-Becker, 2005: 87).

La terapia comienza con medidas para eliminar la inflamación, después de la primera semana se hace ligera flexión dorsal activa, masaje en piernas, electroterapia dinámica (estimulación mediante electricidad), crioterapia (tratamiento con frío), ultrasonido; en la tercera semana: aprendizaje de caminar con carga, cuarta semana: alargamiento del tendón de Aquiles, a partir de la doceava semana ejercicios de estabilización y entrenamiento del tríceps sural. (Músculos gastrocnemio y sóleo).

Como se observa los tratamientos de terapia utilizados para este tipo de lesiones son con calor, frío, analgésicos, masaje, ejercicios de estiramiento, entre muchos otros, pero su tiempo de recuperación es muy tardado por lo que médicos y terapeutas han buscado tratamientos que sean mas rápidos. A continuación vemos algunos de estos tratamientos.

Tratamientos alternativos
Polímeros compatibles
Para reparaciones del tendón de Aquiles en el que se trató a 20 pacientes con un promedio de edad de 31 años, después de realizar plastía con biopolímeros compatibles en fibras se inmovilizaron dos semanas con férula anterior, retiro de puntos y comienzo de movilidad pasiva. Con esto se ha obtenido la recuperación de los pacientes en 4 y 3 meses por lo que es una buena opción. (Reyes Herrera, 1999, 37-38). Ya que como se menciono la degeneración del tendón comienza a los 30 años, al aplicarse este tratamiento, pudo recuperarse totalmente a pesar de haberse aplicado en pacientes de esta edad.

Tratamiento con células madre
Una de las lesiones mas graves que puede sufrir un deportista es la rotura de tendón de Aquiles, investigadores de la Sociedad Alemana para la investigación de la Biotecnología realizaron un estudio en el que recogieron células de la medula ósea y tejido graso de ratones, luego las implantaron en los tendones de Aquiles rotos de las ratas. Descubrieron que las células no solo sobrevivían a los procesos de implantación, sino que habían sido capaces de reparar el tendón en siete semanas. (Fuente: (16/05/2008). Disponible en: http://www.diariomedico.com/edicion/diariomedico/entorno/es/desarrollado/653815html
Tratamiento con ondas de choque
Consiste en dirigir ondas mecánicas de alta energía, similares a las que se utilizan para disolver los cálculos renales. La energía logra un efecto analgésico y en el 80% de los casos disuelve los depósitos de calcio.

Esta terapia es muy eficaz ya que el fracaso no supera el 2 porciento. (Fuente: (23/04/2008). Disponible en: http://www.footphysicans.com/espanol/transtornos_comunes_del_tendon_de_aquiles.htm).

Tratamiento con láser de baja frecuencia
Sólo consiste en disminuir la frecuencia aumentando así la longitud de onda esto combinado con fisioterapia, en 52 adultos con tendinopatía de Aquiles (lesiones crónicas) mejoraron más rápido en ocho semanas. (Fuente: Bjordal Magnus Jan. Consultado (14/05/2008/). Disponible en: http://espanol.news.yahoo.com/s/reusters/080513/n_health/salud_tendon_aquiles.)
CONCLUSIÓN
En lo que respecta al tratamiento tenemos que para estas lesiones es frecuente ocupar calor, frío, analgésicos, masaje, ejercicios de estiramiento, tratamiento quirúrgico entre muchos otros, si sólo se emplean algunas de estas terapias tardará mucho tiempo la recuperación del paciente, entre 10 a 12 semanas. Es por eso que al realizar la comparación de los diferentes tratamientos se concluyó que se deben combinar con otras medidas para que se tengan mejores resultados.

Si se ocupa el tratamiento de polímeros compatibles resulta buena opción, su recuperación tardaría cuatro meses, pero combinado con una adecuada estimulación y ocupando otros métodos como terapia con calor, masaje etc., se tendrían resultados muy favorables.

Las células madre son una buena opción ya que en la actualidad se han hecho muchos estudios de éstas y se ha visto que son capaces de restaurar a células dañadas, por lo que al aplicarse en el tendón de Aquiles, este se restauraría y además su recuperación sería muy rápida, pero resultaría muy costoso.

El tratamiento de ondas de choquea pesar de haber obtenido buen resultado y además tener una buena recuperación, hasta cierto punto puede resultar peor ya que es doloroso para el paciente ocasionándole edema, amoratamiento, dolor, etcétera.

El tratamiento más adecuado para este tipo de lesiones sería ocupar láser de baja frecuencia, ya que como se mencionó, esto aumenta la longitud de onda lo que hace que tenga mayor penetración en los tejidos; éste, en combinación con terapia, nos ayudará a que el paciente se reincorpore a sus actividades más rápido además de no ser costoso.

BIBLIOGRAFÍA

  • Huter-Becker. (2005).La Rehabilitación en el Deporte. España: Paidrotibo.
  • Moore L. Keith. (2007). Anatomía con orientación Clínica. México: Panamericana
  • Reyes Herrera, Fortunato. (1999). Revista Mexicana de Ortopedia y Traumatología, México: Panamericana.
  • Rodríguez Luís Pablo. (2002). Manual de Prevención y Rehabilitación de lesiones Deportivas. España: Síntesis.
  • Bjordal Magnus Jan. (14/05/2008/).”Láser” Google Disponible en: http://espanol.news.yahoo.com/s/reusters/080513/n_health/salud_tendon_aquiles.
  • (16/05/2008). “Células Madre” Google Disponible en: http://www.diariomedico.com/edicion/diariomedico/entorno/es/desarrollado/653815html
  • (23/04/2008). “Tratamiento” Google Disponible en: http://www.footphysicans.com/espanol/transtornos_comunes_del_tendon_de_aquiles.htm

Síguenos

LAS NOVEDADES DE EFISIOTERAPIA.NET EN TU EMAIL Ya somos más de 27000 subscriptores

EMAIL

Técnicas de electroterapia