Subir

Vértigo posicional paroxistico benigno.

Philippe Muñoz Deletre

Fisioterapeuta Colegiado

El Vértigo Posicional Paroxistico Benigno (VPPB), es un vértigo rotatorio de duración breve, que se acompañan por nistagmus y que es provocado por una posición particular de la cabeza respecto al espacio.

 

En la mayoría de los casos la causa es idiopática, se piensa que puede venir quizás de alguna vestibulopatía anterior o de traumatismos en el cráneo. Es la causa más frecuente de vértigo periférico, su incidencia es de 39 % de los casos en una consulta de otorrinolaringología. Su epidemiología es de 2 mujeres por un hombre.

 

El paciente siente vértigos verdaderos, rotatorios (25 segundos aprox.) donde ve la habitación girar, todo esto debido a ciertos movimientos de extensión, flexión y rotación de la cabeza. Los vértigos pueden repetirse varias veces al día. La curación espontánea puede venir en algunos días o incluso meses, la media suele ser unas 3 semanas.

 

La Fisiopatología es una afectación mecánica del oído interno, más concretamente una degeneración de la mácula utricular, donde se produce un migración de los otolitos (cristales de carbonato cálcico) derivados del utrículo llegándose a depositar en la cúpula de la ampolla del Canal Semicircular Posterior ++ (Teoría de la Cupulolitiasis) el depósito de litiasis en la cúpula hace que se vuelva patológicamente sensible a la gravedad, y es por eso que al realizar diversos movimientos de cabeza se desencadenan los vértigos, otra explicación posible es que los otolitos puede se queden libremente flotando en el liquido endolinfático por los canales semicirculares, sobre todo el canal semicircular posterior (Teoría de la Canalolitiasis); éstos cristales formados por carbonato cálcico se moverán con los cambios de movimiento de la cabeza. La inercia del movimiento de los otolitos respecto a la endolinfa, hace que sea la responsable de la inadecuada estimulación de la cúpula del conducto semicircular cuando el desplazamiento del individuo ocurre en el plano específico de dicho conducto.

El examen clínico se basará principalmente en una otoscopia general, una exploración de la motilidad ocular y del nistagmo espontáneo evocado por la mirada. Observaremos la motilidad ocular en la posición de Rose, que se basa en sentar al paciente con las piernas extendidas sobre la camilla y la cabeza totalmente recta, realizamos rápidamente una empuje hacia atrás para colocarle en decúbito supino, con la cabeza recta y una extensión de 30º, en esta posición el fisioterapeuta observa la presencia de un nistagmus, una vez que el nistagmus se desacelera recolocamos al paciente en posición de sentado y a observamos si el movimiento ocular cambia. Después pasamos la Maniobra de Dix-Hallpike, que presenta ciertas modificaciones a la anterior, sentamos al paciente con las rodillas extendidas a lo largo de la camilla, letumbamos y enseguida
le añadimos una rotación cervical de 45º, movemos rápidamente al paciente hacia atrás y le colocamos en 20 grados de extensión cervical y 30º de inclinación hacia el mismo lado de la rotación, volvemos a anotar los criterios del nistagmus (sentido, latencia, duración…), le colocamos luego sentado y volvemos a probar hacia el lado contrario.

 

El resultado de dichas exploraciones vendrá determinado por las características del nistagmus. Si el nistagmus es geotrópico (la fase rápida del ojo va hacia el suelo), estamos en presencia de VPPB de canal posterior, Sin embargo si el Nistagmus es Ageotrópico (Fase rápida del ojo va hacia arriba) estamos en la presencia de un VPPB del canal externo. En general, la dirección de la fase rápida del nistagmus indica el lado lesionado. La utilización de de cámaras de videonistagmografia (cámara de video en miniatura infrarroja instaladas en unas gafas, o también las gafas de Frenzel nos simplifica la observación del nistagmus pudiendo ayudar al diagnostico diferencial.

El poder realizar un diagnóstico diferencial de VPPB nos ayudará en el éxito del tratamiento, es cierto que existen nistagmus de posición, con o sin vértigos, de origen periférico o central con lo que es importante hacer un buen diagnóstico, entre otros encontramos patologías que presentan una sintomatología similar al VPPB.

La Fistula Laberintica es otro patología con daño laberintico en el que se produce un nistagmus de posición un tanto desordenada, se puede producir hipoacusia fluctuante con acúfeno en los esfuerzos físicos o en la maniobra de Valsalva. Una fuga de líquido laberíntico por una fístula congénita o secundaria a un traumatismo, un acto quirúrgico o un colesteatoma puede dar sensaciones vertiginosas, frente a las cuales el movimiento de la cabeza puede hacernos pensar en un VPPB, Un vértigo posicional invalidante consecuente de un conflicto vasculo-nervioso en el angulo pontocerebeloso puede reproducir sintomatología parecida a VPPB. Un Daño central como un accidente vascular del cerebelo o un tumor puede dar un cuadro clínico de vértigo de posición donde los signos cerebelosos pueden ser discretos, la presencia de un nistagmus de posición sin vértigo, la ausencia de habitación vestibular o de mantenimiento de la intensidad del nistagmus en la fijación visual son criterios que evocan un daño Central.

La insuficiencia Vertebrobasilar aparecen vértigos por la rotación de la cabeza, en este caso por isquemia transitoria o por bajada del debito sanguíneo de la arteria vertebral. La sensación vertiginosa esta acompañado de problemas visuales y de cefaleas.

Una vez que tenemos el diagnostico claro de VPPB, podremos empezar a realizar el tratamiento. Existen dos maniobras fundamentales en las cuales tendremos que aplicarlas con destreza para poder llegar a su éxito, son la maniobra de Semont y la maniobra de Epley. Se basa en el reposicionamiento de los otolitos a su origen de la mácula utricular, mediante determinados movimientos de cabeza y cuerpo.

Maniobra de Semont aplicando como ejemplo un VPPB de Canal semicircular Derecho.

Sentamos al paciente en el medio de la camilla, con las piernas colgando, comenzamos la maniobra tumbándolo sobre el lado izquierdo, con la cabeza ligeramente en declive y con rotación de cuello de 45º hacia el cielo (verificamos que no hay nistagmus y procedemos a realizar un giro de otros 45º pero hacia el suelo esta vez. Lo que queremos en esta maniobra es reagrupar todos los otolitos migrados hacia la ampolla.

Esperamos que el nistagmus desaparezca y le recolocamos a la posición sentado. Volvemos a acostar al paciente hacia el lado Derecho esta vez con la cabeza 45º hacia el techo (rotación izquierda).

El fisioterapeuta intenta abrir al máximo los parpados para poder ver el nistagmus que en este caso será un nistagmus geotrópico, poco a poco ira cediendo así que recolocamos la cabeza en posición indiferente, es entonces cuando debemos realizar una maniobra rápida, sin brutalidad y precisa para colocar al paciente en decubito lateral opuesto (decubuto izquierdo), una vez que hemos llegado colocamos al paciente con 45º hacia el suelo con 30º de inclinación hacia abajo, en caso de éxito de la maniobra de Semont, el fisioterapeuta encontrara un nistagmus horizonte rotatorio de tipo Ageotrópico (testigo de que existe una salida de otolitos del canal), dejamos al paciente 5-10 minutos en esta posición colocando sus piernas encima de la camilla, depués colocamos al paciente en posición sentado.

Maniobra de Epley,

también llamada maniobra de reposicionamiento de partículas. Es más utilizada en Estados Unidos. Epley propone también de colocar un diapasón grave de (125 Hz) sobre la mastoides, esperando de esta manera despegar los otolitos de la
pared del canal semicircular. La maniobra consta de 4 posiciones, cada una de duración de 30 segundos. Partimos con el paciente sentado y las piernas estiradas a lo largo de la camilla, realizamos una rotación derecha de unos 45º, esperamos 30 segundos, luego rotación izquierda de 45º, realizamos el decubito lateral izquierdo para colocar la cabeza recta, y procedemos a realizar otra rotación de cuello izquierda colocando la cabeza del paciente mirando al suelo. Es aquí cuando esperamos otros 30 segundos y recolocamos al paciente sentado en el borde de la camilla. En cada aparición de nistagmus, realizamos una parada de unos 30 segundos hasta que desaparezca.

MANIOBRA DE EPLEY CSP DERECHO.

Estas maniobras son efectivas en un 80% de los pacientes con VPPB, en caso de no mejoría podríamos dar al paciente ejercicios para que haga en casa, como los ejercicios de Brand- Daroff, éstos ejercicios son realizados en 3 series por día durante dos semanas, en cada serie se repite la maniobra 5-10 veces.

Suelen dar buenos resultados si se practica a menudo. Las maniobras consisten en realizar diversas básculas con el fin de disminuir progresivamente la sensación vertiginosa por el principio de la habituación y compensación vestibular. Se debe comenzar siempre por el lado perturbado. El paciente esta sentado en el centro de su cama, con las piernas colgando y el tronco recto, el paciente se tumba hacia un lado y con la cabeza mirando hacia el techo, se conserva esta posición hasta que el vértigo desaparezca y luego sin brusquedad se realiza una báscula de 180º hacia el otro lado, se mantiene la cabeza mirando también hacia el techo, con la mirada fija, guardando la posición 10 segundos. Se desaconseja realizar esta técnica al principio de un tratamiento de VPPB, sólo se realizara en casos rebeldes o en que nuestra intención sea la de adquirir la habituación vestibular.

 

 

La reeducación del VPPB es una parte importante que el fisioterapeuta puede realizar dentro del campo de la reeducación vestibular. La importancia de realizar un buen diagnóstico diferencial y la precisión de ejecución de cada técnica de liberación otolítica es fundamental en el éxito del tratamiento

Philippe Muñoz Delêtre
Fisioterapeuta Diplomado en Reeducación Vestibular por la Université Paris 7 D.Diderot
Nº Col. 1264.

Síguenos

LAS NOVEDADES DE EFISIOTERAPIA.NET EN TU EMAIL Ya somos más de 27000 subscriptores

EMAIL

Técnicas de electroterapia