Subir

Fiabilidad test-retest de la EPBM y validez concurrente con el índice de Barthel

Fiabilidad test-retest de la EPBM y validez concurrente con el índice de Barthel

Autor

Enrique Delgado Seseña

 

Introducción

Los pacientes con afectación neurológica presentan una serie de problemas, pero el principal es la incoordinación anormal de los patrones básicos de movimiento combinadas con un tono postural anormal. También presentan problemas de fuerza y actividad de músculos individuales y grupos musculares, aunque son considerados secundarios al de coordinación1.

Actualmente no hay muchos estudios publicados acerca de la relación existente entre una escala que mide la capacidad funcional de un paciente con otra que evalúe los patrones básicos de movilidad en pacientes con lesión de la neurona motora superior.

Hasta hace bien poco no había un instrumento fiable que midiese los patrones básicos de movilidad en este tipo de pacientes. Fue en el año 2000 cuando un grupo de investigadores de la UniversidadAutónomade Manizales (Colombia) diseñó un instrumento para la evaluación de patrones de movimientos selectivos para adultos con lesión de la neurona motora superior2 (EPBM).

Por tanto, el estudio presenta dos objetivos: el primero consiste en validarla EPBM, una escala para pacientes con afectación neurológica. El segundo objetivo es medir la relación existente dela EPBMcon un instrumento que evalúe la capacidad funcional (índice de Barthel).

Material y métodos

Se ha realizado un estudio observacional prospectivo tomando como sujetos a un total de 14 personas internadas enla ResidenciaJoséLópez Barneo de Jaén durante 5 semanas; de los que 8 eran hombres (57.14%) y 6 eran mujeres (42.86%); con un rango de edad de23 a55 años y una media ± desviación estándar de 39.8 ± 8.9 años (tabla 1).

Como criterio de inclusión se estableció que todos los sujetos presentasen cualquier tipo de afectación neurológica, y no sólo de la neurona motora superior. El criterio de exclusión fue personas que no seguían un tratamiento continuo en la sala de fisioterapia.

El estudio ha consistido en ver en primer lugar la fiabilidad de una escala funcional, y posteriormente su relación con un Estándar de Oro. Para ello, se evaluaron ambas escalas al inicio y al final del período de estudio. Los datos fueron recogidos por dos observadores. Las escalas seleccionadas fueron el índice de Barthel yla EPBM(figuras 1 y 2).

Índice de Barthel

Se tata de un instrumento para medir actividades básicas de la vida diaria. Es una escala ordinal con una puntuación total de 0-100, donde los grados intermedios ayudan a evaluar los distintos grados de dependencia: total (0-20), severa (21-40), moderada (41-60), leve (61-90) e independiente (90-100)3-5.

EPBM

Es un instrumento con veinte patrones de movimiento en distintas posiciones, y se valora de 0 a5 con sus respectivos indicadores. De los veinte patrones básicos de movilidad, cuatro son iniciando en decúbito supino, dos en sedestación, uno en rodillas, siete en bípedo, cuatro para ascenso y descenso de escaleras y rampas, y dos para salto. Tuvo como referentes principales los sistemas de evaluación de Kabat, STREAM, GMFM-66 y MAS, de los cuales se tomaron los patrones básicos de movilidad más representativos según la secuencia del desarrollo, teniendo en cuenta diferentes grados de complejidad2.

Se utilizó el Coeficiente de Correlación Intraclase (CCI) para determinar la fiabilidad dela EPBMy el Coeficiente de Correlación r de Pearson para ver la relación existente entre ambas escalas. El análisis de los datos se realizó con el programa OpenStat.

Resultados

Se valoró en primer lugar la fiabilidad dela EPBM, cuya significación estadística para la valoración inicial fue que no se mostró evidencia en contra de la normalidad (p=0.168) y para la valoración final fue similar (p=0.335). Mediante el CCI se estableció la relación entre la valoración inicial y final (r=0.98), concluyendo que existe un grado de acuerdo excelente (figura 3).

También se midió la validez del índice de Barthel, para la valoración inicial (p=0.08) en la que no se mostró evidencia en contra de la normalidad, y para la final (p=0.161) donde se apreció una pequeña evidencia en contra de la normalidad. También aquí existe un grado de acuerdo excelente, según el CCI (r=0.97) (figura 4).

Después se pasó a realizar la medición del Coeficiente de Correlación r de Pearson, para determinar si existe relación entrela EPBMy el índice de Barthel. Para ello, primero se calculan las medias entre puntuación inicial y final de ambas escalas. Una vez halladas, se procede a calcular la relación entre ambas escalas, dando como resultado una relación lineal muy buena, según el Coeficiente de Correlación r de Pearson [r (X,Y)=0.804] (figura 5).

Discusión

Tras la realización del estudio, se ha podido comprobar que los objetivos propuestos al inicio se han alcanzado. El primero, medir la fiabilidad dela EPBM, ha dado como resultado que este instrumento es fiable, ya que había mucha relación entre los datos tomados. El segundo objetivo, medir la relación dela EPBMcon Barthel, también se ha alcanzado con un resultado favorable, con lo que podemos deducir que miden cosas parecidas.

También hay que hacer mención a la diversidad de patologías que presentaban los sujetos.La EPBMse había diseñado para personas con lesión de la neurona motora superior, y tras la realización de este estudio se puede afirmar que también se puede utilizar en personas con otro tipo de afectación neurológica. Bien es cierto que ha sido difícil la recogida de datos en esta escala, porque no todos los pacientes tenían los mismos patrones posturales y de movimiento, lo que dificultó a la hora de puntuar.

Aunque los resultados hayan sido favorables, hay que decir que la muestra quizá se ha quedado corta. Y es que para medir la fiabilidad de una escala es mejor que la muestra sea lo más amplia y heterogénea posible en cuanto a la edad. No obstante, el estudio ha recogido el máximo de sujetos disponibles en el momento de la primera recogida de datos.

Bibliografía

1. Bobath B. Hemiplejía del adulto. Evaluación y tratamiento. 3.ª ed. Buenos Aires: Médica Panamericana; 1993. p. 13.

2. Pérez JE, González AP. Diseño de un instrumento para la evaluación de patrones de movimiento selectivos para adultos con lesión de neurona motora superior. Rev Iberoam Fisioter Kinesol 2005;8(2):48-58

3. Mahoney Fi, Barthel DW. Functional evaluation: the Barthel index. A simple index of independence useful in scoring improvement in the rehabilitation of the chronically ill. Md State Med J. 1965;14:61-5.

4. Cid Rufaza J, Damían Moreno J. Valoración de la discapacidad física: el índice de Barthel. Rev Esp Salud Pública. 1997;71: 127-37.

5. Formiga F, Ortega C, Cabot C, Porras F, Mascaró J, Pujol R. Concordancia interobservador en la valoración funcional mediante el índice de Barthel. Rev Clin Esp. 2006;206:230-2.

Tablas y figuras

Tamaño de la muestra

 

14 casos

Sexo

Varones = 8 (57.14%)

Mujeres = 6 (42.86%)

Edad (X ± DT)

 

39.8 ± 8.9

X: media; DT: desviación típica

Tabla 1. Características de la muestra.

Figura 1. Puntuación inicial y final dela EPBM por paciente.

Figura 1. Puntuación inicial y final de la EPBM por paciente.

Figura 2. Puntuación inicial y final del índice de Barthel por paciente.

Figura 2. Puntuación inicial y final del índice de Barthel por paciente.

Figura 3. Gráfico de la relación entre puntuación inicial y final dela EPBM.

Figura 3. Gráfico de la relación entre puntuación inicial y final dela EPBM.

Figura 4. Gráfico de la relación entre puntuación inicial y final del índice de Barthel.

Figura 4. Gráfico de la relación entre puntuación inicial y final del índice de Barthel.

Figura 5. Recta de regresión que mide la relación entrela EPBMy el índice de Barthel

Figura 5. Recta de regresión que mide la relación entrela EPBM y el índice de Barthel