Artrosis tens y termoterapia


AUTOR: Francisco Barrios Marco, Fisioterapeuta

Artrosis tens y termoterapia La artrosis es una patología degenerativa, el cartílago articular se desgasta, la amortiguación sobre el tejido óseo disminuye y el movimiento articular acaba afectado, aparece con el tiempo dolor y limitación de la amplitud de los movimientos en la articulación afecta.

Es una enfermedad común en las personas de edad avanzada, los prim  eros síntomas pueden aparecer tras la realización de ejercicio físico intenso, puede afectar a cualquier articulación del cuerpo aunque las más comunes son las de las rodillas, y la columna vertebral en especial vértebras cervicales y lumbares.

En la actualidad además de los tratamientos clásicos para el tratamiento del dolor con diversos medicamentos nos encontramos con una amplia ayuda que nos puede prestar la Fisioterapia.

En primer lugar nos encontramos con una amplia gama de posibilidades que nos ofrece la electroterapia para el control del dolor, los Tens son un tipo de electroestimuladores portátiles que pueden usarse de modo domiciliario y que permiten a los pacientes controlar las situaciones de dolor agudo de forma muy eficaz. En sus diversas modalidades de aplicación los TENS son equipos que ofrecen una alternativa eficaz a los clásicos calmante y permiten una sedación e incluso una eliminación del dolor por largos periodos sin cambiarla por una gastritis.

Disminuir el dolor permitirá salvaguardar la movilidad articular, e incluso con un trabajo de electroestimulación muscular mejorar la fuerza de modo que nuestras articulaciones salgan así doblemente beneficiadas. Una vez que ha disminuido el dolor el Fisioterapeuta procurará corregir las deficiencias posturales que puedan haber dado origen a una exacerbación de la patología, y en todo caso proporcionará los consejos adecuados para evitar brotes agudos de dolor.

La aplicación de masaje también resulta efectiva en muchas ocasiones, pues por un lado va a favorecer un aumento del riego sanguíneo, por otro relajará la musculatura de la zona afectada y la periférica, e incluso proporcionará un cierto alivio del dolor como consecuencia del aumento del riego y de la relajación muscular.

La aplicación de termoterapia de forma moderada, también permite un alivio del dolor, siempre teniendo en cuenta que personas con importantes déficits circulatorios han que tener un cuidado extremo. Los infrarrojos, parafina, calor húmedo e incluso los baños de sol, son formas corrientes de aplicación de la termoterapia.

El frio aplicado correctamente, por breve espacio de tiempo y sin excesos, es también un buen medio al alcance tanto para disminuir los procesos agudos inflamatorios como para reducir el dolor localizado, la crioterapia nos permite un rápido alivio del dolor, relaja la musculatura y disminuye la inflamación. Como efectos nocivos podemos considerar que: reduce el riego sanguíneo y que si el enfriamiento es muy prolongado puede afectar negativamente a los tejidos sobre los que se aplica.
En general la aplicación de frio resulta más útil en el período agudo y la del calor en la fase crónica.

Una combinación de tratamientos suele surtir más efecto que una sola técnica, combinar el masaje con el Tens y la termoterapia logra mayores resultados que la aplicación de cada una de estas técnicas por separado.

Categorías: