Subir

FIBROMIALGIA Propuesta de modelo fisiopatológico fascial: Introducción: un nuevo enfoque fisiopatológico

FIBROMIALGIA Propuesta de modelo fisiopatológico fascial: Introducción: un nuevo enfoque fisiopatológico

FIBROMIALGIA PRIMERA PARTE: EL MODELO FISIOPATOLOGICO FASCIAL

FIBROMIALGIA PRIMERA PARTE: EL MODELO FISIOPATOLOGICO FASCIAL

Capítulo II UNA APROXIMACIÓN FASCIAL A LA FIBROMIALGIA

INTRODUCCIÓN: Un nuevo enfoque fisiopatológico

Según se desprende del capítulo anterior, la fibromialgia plantea a la medicina más interrogantes que respuestas. Existen numerosos estudios clínicos que avalan todo tipo de teorías sobre el origen, factores desencadenantes y sintomatología de la fibromialgia, sin embargo, ninguno de estos estudios ha proporcionado a los pacientes un tratamiento eficaz, por lo que es de suponer que los enfoques son incorrectos.

Tradicionalmente se ha venido considerando al músculo como “órgano diana” de la fibromialgia y se ha considerado que el dolor muscular se acompaña de una clínica variada sin una clara relación entre sí.

Este enfoque tiene como consecuencia que la fibromialgia sea considerada hoy en día una enfermedad “difusa”, multisistémica y de mecanismos fisiopatológicos oscuros, de forma que su tratamiento actual es sintomático e inespecífico.

Todas estas dudas e inexactitudes pueden resolverse si aplicamos un modelo fascial al estudio de la FBM

Como se demostrará el sistema fascial es un elemento de unificación estructural y funcional del cuerpo, tanto a un nivel musculoesquelético, como a nivel visceral, puesto que también da soporte a las vísceras. Además proporciona protección y conexión a los sistemas vascular, nervioso y linfático.

Explicar los mecanismos patogénicos de la fibromialgia no es una tarea sencilla, pero se hace menos ardua si asumimos la existencia de un sistema fascial y si se profundiza en que aspectos de la enfermedad son primarios y cuales no lo son.

En el modelo fascial que se propone, la disfunción miofascial es el elemento que desencadena el dolor inicial, el cual, por mecanismos de sensibilización central mantiene un estado de alteración en la percepción del dolor y ésta, a su vez, es la responsable de la aparición de otros signos.