Subir

Propiocepción y control motor: conceptos clave

Propiocepción y control motor: conceptos clave

Juan Antonio Valera Calero

Fisioterapeuta

Actualmente hay muchos estudios que correlacionan una pérdida de control motor y de alteraciones del control postural con el dolor cervical crónico y la importancia de entrenar la musculatura profunda estabilizadora cervical para el manejo de las cervicalgias.

Es necesario entender diferentes conceptos que pueden confundirse tales como el error de posicionamiento articular, propiocepción y control motor.

La propiocepción se define como la percepción inconsciente de los movimientos y de la posición del cuerpo, independiente de la visión.

El control motor es la integración correctas de la fases del movimiento en las que los músculos estabilizadores trabajan en la fase preparatoria (lo normal es que haya una preactivación de estos músculos en electromiografía antes de hacer el movimiento) y posteriormente los músculos dinámicos realizan el movimiento (los agonistas en la dirección del movimiento y los antagonistas frenando el movimiento en el sentido opuesto).

El error de posición articular es la diferencia angular entre la postura de inicio corregida en una zona neutra articular y la postura natural de la cabeza que se vuelve a adoptar tras realizar cualquier movimiento.

Se han demostrado errores mayores de posición articular cervical en pacientes con dolor de cuello idiopático y con alteraciones agudas y persistentes asociadas a un latigazo cervical. Se considera que el error de posición de las articulaciones cervicales refleja principalmente la información aferente que procede de los receptores musculares y de dichas articulaciones. Una medida que se utiliza con frecuencia es la capacidad de la persona para recolocar la postura natural de la cabeza con los ojos cerrados

La evidencia indica que las personas con cervicalgia tienden a adelantar la cabeza de manera inconsciente y que aunque los cambios en el control motor pueden iniciarse en presencia del dolor y/o de la lesión tisular, este parece prolongarse en la fase de dolor agudo y podría contribuir a la cronificación de las cervicalgias

Se han demostrado deficiencias del equilibrio en bipedestación en personas con dolor cervical persistente, tanto de origen idiopático como traumático. Estos datos indican que este factor debería valorarse de forma sistemática en pacientes con trastornos cervicales.

Los mecanismos que mantienen el equilibrio y la oscilación del cuerpo se divide en tres subsistemas.

La información de estos subsistemas es procesada e integrada a diferentes niveles en el interior del sistema nervioso central con el fin de evitar errores en la actividad eferente continua para lograr un rendimiento óptimo de los movimientos.

Para el clínico resulta importante tener una visión global de las conexiones neurológicas más importantes de los tres subsistemas relacionados con la columna cervical.

El sistema vestibular está desarrollado para mantener la postura y la locomoción. Los reflejos musculares del tronco, extremidades y ojos están desarrollados para satisfacer estas necesidades. Los mecanorreceptores especializados en los conductos semicirculares se sensibilizan durante los cambios en la velocidad del movimiento. Es decir, la velocidad angular y los mecanorreceptores especializados de la mácula utricular y sacular aportan información sobre la posición de la cabeza respecto de la dirección de las fuerzas de gravedad (esto es, velocidad lineal) y de la inclinación de la cabeza (gravedad).

La vista tiene una función esencial para dirigir los movimientos, y esto se refleja por el hecho de que cuando las aferencias somestésicas y la visión discrepan, suele prevalecer la versión visual. Más de un tercio del cerebro de los primates está dedicado al procesamiento visual. El sistema postural visual consta de tres sistemas diferentes de movimiento de los ojos: El sistema de seguimiento lento, el sistema sacádico y el sistema optocinético.

El sistema de seguimiento lento estabiliza las imágenes de objetivos con movimiento uniforme en la fóvea, mediante movimientos oculares lentos.

El sistema sacádico es responsable de movimientos rápidos pequeños de ambos ojos simultáneamente para cambiar el punto de fijación. Esto nos permite fijar el objetivo visual en cualquier movimiento en la periferia visual de inmediato.

El sistema optocinético estabiliza las imágenes en toda la retina siempre que todo el campo visual esté en movimiento. En general, los trastornos de este sistema imitan las lesiones que afectan al seguimiento lento y sacádico.

Igual que la vista, la audición requiere orientación espacial de fenómenos distantes mediante el conocimiento de la posición de la cabeza sobre el tronco. La interacción neuroanatómica del sistema propioceptivo de la columna cervical con el sistema auditivo a través del núcleo coclear ventral desempeña esta función.

Se ha comprobado que la propiocepción cervical influye en la lateralización del sonido . Esto ha llevado a especular acerca de que los problemas de audición subjetivos en algunos pacientes con trastornos cervicales podrían ser un trastorno mediado por los reflejos desde los mecanorreceptores cervicales altos.

El subsistema somatosensitivo de la columna cervical alta tiene abundantes mecanorreceptores, a modo de campo receptor, en especial de los husos musculares gamma de los músculos segmentarios profundos.

Este sistema satisface la necesidad del sistema de control postural de recibir información con rapidez acerca de la posición y movimiento de la cabeza respecto del cuerpo y de integrar esta información con la procedente del laberinto, para comparar y equilibrar la información diferente de estos subsistemas.