Diatermia en Arrugas de cuello


Tratamiento de arrugas de cuello

Las arrugas en el cuello pueden tener diversas causas: predisposición familiar, posturas inadecuadas, falta de cuidados, mala alimentación, tabaco, mala oxigenación... Se puede encontrar arrugas consecuencia de un proceso de envejecimiento fisiológico (general y por la edad) o por envejecimiento prematuro.

El cuello flácido es una de las principales manifestaciones del envejecimiento cutáneo, por lo que antes de la señal de alarma deberá iniciarse el tratamiento preventivo. La diatermia es una de las técnicas electroestéticas más válidas en el tratamiento de las arrugas y la flacidez del cuello debido a su poder de actuación conjunto sobre la piel y la musculatura y la penetración de sustancias activas. El objetivo de este tratamiento es conseguir una mejora del tono muscular y favorecer la regeneración epidérmica. Por tanto, todos los cosméticos y técnicas serán de tipo estimulante.

También es interesante observar cómo las líneas de expresión del cuello se atenúan en los tratamientos paliativos. Poco a poco se observa cómo la piel va adquiriendo mayor turgencia y elasticidad ante los movimientos habituales de torsión.

Antes de comenzar el tratamiento, el profesional de la fisioestética debe tener constancia de la importancia de los tejidos y estructuras presentes en el cuello. La musculatura esconde las grandes arterias que fluyen hacia la cabeza. En la parte central del cuello se encuentra la glándula tiroides. Esta glándula localizada en la nuez regula procesos hormonales trascendentales en nuestra fisiología. Por ello, el tratamiento debe de ser cauto con esta estructura y evitar el paso de corriente a través suyo. NO debe realizar la aplicación de Diatermia en la parte central del cuello.

Aparatos de diatermia