Fisioterapia en la epicondilitis


Fisioterapia en la epicondilitis

AUTOR:
Francisco Barrios Marco
Fisioterapeuta

Son muchas las patologías que impiden  desarrollar múltiples actividades tanto deportivas como cotidianas debido al dolor que ocasionan, pero estas lesiones como en el caso de la epicondilitis tienen tratamiento con Fisioterapia y suelen evolucionar de forma muy positiva. Para poder hablar de la fisioterapia de la epicondilitis es importante definir  qué es esta lesión, por tanto antes de mencionar los tratamientos para esta patología conviene explorar que es la epicondilitis y posteriormente lo que puede aportar la Fisioterapia.

Fisioterapia y epicondilitis, ¿Qué es la epincondilitis?
La epicondilitis es también conocida como el codo de tenista, es una lesión o inflamación de los tendones epincondileos que se da en la parte externa del codo específicamente en la cara externa del codo y uno de sus síntomas principales y por la que suelen acudir principalmente los pacientes es  el dolor localizado en esta zona.
Este dolor suele manifestarse al realizar movimientos que impliquen sobre todo a los extensores de la mano, la causa suele ser un impacto sobre la zona o la realización previa de movimientos repetitivos que comprometen esta zona del brazo, o también por la extensión forzada y el giro de la muñeca o cuando el brazo es sometido a supinación de forma repetida o con grandes cargas, es decir, la supinación es un movimiento de rotación que se hace con el brazo y compromete el codo. Estos movimientos pueden llegar a generar pequeñas micro roturas fibrilares aunque sobre todo afectarán al tendón.
Síntomas de la epicondilitis

  • Dolor en la parte externa del codo
  • Incapacidad para realizar algunos movimientos como extensión de la muñeca
  • Dolor a la presión en la zona de la lesión
  • Dolor a la hora de levantar el brazo, o levantar un elemento simple como un vaso o una botella

Tratamiento a través de fisioterapia epicondilitis
Aunque existen varios tipos de tratamientos como los médicos o farmacéuticos existen otro tipo de tratamientos que son menos invasivos y proporcionan una solución a largo tiempo que constituyen el tratamiento de la  fisioterapia en la epicondilitis.
Hay que tener en cuenta que este tipo de lesión debe ser manejada por los expertos en el tema en este caso un fisioterapeuta que valorará qué es lo que necesita su codo y en algunos casos extenderá el tratamiento  a toda la zona de brazo y antebrazo para relajar todo el territorio y obtener una mejoría más rápida y eficaz.
Este tipo de tratamiento consiste en disminuir la inflamación y el dolor en el codo a través de la aplicación de diversas técnicas de Fisioterapia. Cuando el dolor disminuya se realizaran ejercicios  de fortalecimiento de esta parte del cuerpo para evitar repeticiones de la lesión en el futuro.
La fisioterapia epicondilitis utiliza diversos medios para mejorar la  evolución y solución de la inflamación y el dolor. A continuación uno de los tratamientos:

  • Antiinflamatorios: Es un tratamiento médico, pero que conviene tener muy en cuenta (y por eso lo incluimos aquí) debido a que algunos pacientes dejan el tratamiento médico cuando comienzan fisioterapia, es preciso incidir que son tratamiento complementario y que van a hacer mas efecto actuando a la vez que por separado.  En algunos casos extremos el médico puede llegar a realizar una infiltración pero sería preferible antes de ello haber agotado las posibilidades que nos ofrece la fisioterapia.
  • Diatermia Capacitiva y resistiva. Es la técnica más potente, aplicando la Diatermia capacitiva sobre la musculatura que tracciona del tendón conseguiremos un efecto de relajación que mejorará las expectativas de una buena evolución y usando la Diatermia Resistiva sobre el tendón directamente conseguiremos un potente efecto antiinflamatorio y calmante.
  • Crioterapia: este es otro de los tratamientos que consiste en la aplicación de frio de diversas maneras: compresas frías, hielo, etc. sobre la musculatura afectada y sobre el tendón la fisioterapia con frio busca siempre disminuir la inflamación y el dolor. Hay que tener en cuenta que este procedimiento se usa fundamentalmente en los momentos en los que el dolor se agudiza.  
  • Ultrasonido: el tratamiento con ultrasonidos es uno de los tratamientos más efectivos en la epicondilitis, mejorará la movilidad y el dolor.
  • TENS: este dispositivo usa electrodos para su funcionamiento que permite el trabajo del dolor. Por medio de un tipo especial de corriente puede conseguir efectos muy potentes calmantes del dolor y a bajas frecuencia también logra mejorar la circulación local y por tanto disminuir la inflamación.
  • Ejercicios: Una vez recuperado nuestro paciente debemos enseñarle los ejercicios que permitan un aumento de la resistencia y fuerza en la musculatura afectada, sin olvidar los ejercicios  de flexibilización, todos estos tratamientos de Fisioterapia lograran una  mejora progresiva y evitarán posibles recaídas.