Fisioterapia de la lumbalgia


Fisioterapia de la lumbalgia

AUTOR:
Francisco Barrios Marco
Fisioterapeuta

Diatermia capacitiva en la lumbalgia.

El dolor de espalda es uno de los más comunes que padecemos los seres humanos, en muchas ocasiones este dolor  impide que se desarrollen actividades de la vida ordinaria tan simples como caminar. Por esta razón, las personas que presentan algún dolor en cualquier zona de la espalda deben prestarle atención, ya que aunque al principio no  parezca de gravedad, puede llegar a convertirse en un problema que afecte a la calidad de vida a largo plazo.

Dentro de los  dolores de espalda uno de los más comunes e insidiosos es la lumbalgia. Además de los clásicos tratamientos médicos existe una gran cantidad de terapias físicas que podemos aplicar los fisioterapeutas como tratamiento de fisioterapia, con la ventaja añadida de que no se producen efectos iatrogénicos.

Fisioterapia lumbalgia, ¿Qué es la lumbalgia?

La lumbalgia  también conocida como lumbago es un término médico utilizado para definir el dolor en la parte inferior o baja de la espalda donde están localizadas las vértebras lumbares.

La principal causa de lumbalgia en personas jóvenes es el sobreesfuerzo muscular, la realización de movimientos repetitivos o el impacto directo sobre la zona lumbar. En la tercera edad la artrosis y la osteoporosis son los principales responsables de la aparición de molestias lumbares. Existen múltiples causas que pueden dar lugar a la aparición de una lumbalgia o que pueden agravarla tales como: infecciones, patologías neurológicas, lesiones provocadas en un accidente, problemas ergonómicos y neoplasias practicadas en la zona .

Si esta patología no se trata con cuidado y atención puede cronificarse y el dolor convertirse en un visitante que viene a quedarse, si no hay un tratamiento adecuado las molestias pueden establecerse durante meses e ir agravándose lentamente, por ello resulta muy importante conocer los síntomas de esta molestia lumbar y poder actuar con un tratamiento de fisioterapia en el plazo más breve posible.

Síntomas de la lumbalgia

Dependiendo al caso se puede presentar de diferentes formas pero a continuación se presentarán los síntomas más comunes:
•             Dolor constante localizado en la zona baja de la espalda, que empeora con el esfuerzo .
•             Dolor a la palpación de la zona afectada. La presión sobre el tejido muscular agudiza el dolor
•             En los casos más graves puede aparecer gran dolor al movilizar la zona, puede resultar complejo incluso poder ponerse de pie y existir una gran dificultad para caminar.
•             Espasmos musculares en la zona afectada. Contracturas reflejas que intentan evitar el movimiento

Tratamiento de fisioterapia en la lumbalgia:

Diatermia capacitiva. Es una de las técnicas más potentes y eficaces en el tratamiento de la lumbalgia tanto en su fase aguda como crónica, la diatermia capacitiva produce un rápido alivio del dolor y de la inflamación. Genera un efecto de endotermia de tal modo que al aumentar el calor en profundidad consigue que aumente el riego sanguíneo relajando al mismo tiempo el tejido muscular, la combinación de ambos factores multiplica su efecto terapéutico, la fisioterapia con diatermia capacitiva resulta muy potente en el tratamiento de la lumbalgia en todas sus fases.

Tens. El Tens de alta frecuencia combinado con el de baja frecuencia es una terapia muy útil para conseguir que el paciente pueda en su domicilio controlar los brotes de dolor. Son equipos muy sencillos y de uso domiciliario, si el fisioterapeuta enseña a su paciente a utilizar el Tens correctamente te proporcionará un arma poderosa que le permitirá reducir la sensación dolorosa

Masaje. La realización de un masaje suave y relajante permitirá aliviar la sensación de presión y dolor en la zona lumbar.               

Ultrasonidos.El ultrasonido este es una terapia que utiliza la vibración del sonido para provocar un efecto antiinflamatorio y calmante del dolor en la zona lumbar afectada, en cierto modo genera un tipo de masaje vibratorio profundo transmitido por las ondas sónicas.

Radarterapia. Es un modo de aplicar calor que en algunas ocasiones resulta eficaz, tiene el inconveniente de que son las capas externas: la piel y el tejido graso los que se calientan y absorbe más cantidad de energía.

Infrarrojos. La aplicación de calor externo bloquean parte de la señal el nervio trasmite y produce un cierto efecto de relajación en la musculatura con lo cual se consigue un cierto alivio del dolor y una relajación muscular.

Además de la aplicación en clínica de las diversas técnicas de fisioterapia hemos de plantearnos que el paciente no tenga recidivas, para ello una vez que hayamos conseguido un resultado positivo y el paciente se encuentre mejor, nuestra labor será la de intentar corregir defectos posturales si los hubiera, proporcionar una serie de ejercicios que fortalezcan y mejoren la resistencia de abdominales y musculatura paravertebral, así como aconsejar al paciente que adopté un tipo de vida que le permita verse libre de la insidiosa lumbalgia.