Fisioterapia en tercera edad


Fisioterapia en tercera edad

AUTOR:
Francisco Barrios Marco
Fisioterapeuta

La Fisioterapia en tercera edad está centrada no solo en el aspecto terapéutico en relación a las diversas patologías que son más comunes con una edad avanzada, uno de los campos fundamentales a tener en cuenta en nuestro tratamiento es la prevención y la orientación hacia la obtención de una mayor calidad de vida.

Los tratamientos de fisioterapia en la tercera edad están dirigidos  a personas desde los 60 años en adelante,  se considera que es la edad donde empieza este ciclo de vida.

Uno de los conceptos erróneos que  se tiene de la fisioterapia es que solo debe ser usada cuando se presentan problemas de salud que requieran de este tratamiento, pero esta es una idea equivocada ya que la fisioterapia en a tercera edad consta de tres componentes primordiales que permiten mejorar o prevenir situaciones de riesgo.

Los tres pilares de la fisioterapia en la tercera edad

  • Fisioterapia preventiva: Es mejor prevenir una caída que tratar las fracturas que puedan ocasionarse. Si conseguimos que nuestros pacientes tengan una buena amplitud articular, fuerza y un buen equilibrio las posibilidades de tener un accidente son mucho menores.

    Hemos de evitar por encima de todo que pierdan sus capacidades motrices y prepararlos para que se acostumbren a tener una buena vida que dependerá siempre de tener una independencia en el mayor número de ámbitos posible. La fisioterapia preventiva se encarga principalmente de que en la tercera edad nuestros pacientes sean capaces de ser lo más independientes funcionalmente al mismo tiempo que se siguen relacionando en su entorno físico con las mayores capacidades motoras y de orientación.

  • Fisioterapia diagnostica: este tipo de fisioterapia es usada para valorar la lesión, un dolor o ante una caída, identificar la limitación de movilidad, ya que cuando se tiene algún tipo de molestia  se debe recurrir al médico especialista que determine el tipo de lesión, la gravedad de la misma para determinar qué tipo de procedimiento se requiere.
  • Fisioterapia tradicional, rehabilitación: esta es la categoría de fisioterapia más conocida, en ella nos dedicamos al   tratamiento de una lesión o lesiones de diversos grados, tratamientos tras una intervención quirúrgica etc.

 De esta manera, la fisioterapia en los pacientes de la tercera edad es similar a cualquier otro tipo de tratamiento ordinario, haciendo la salvedad de que habremos de adaptarnos a la psicología de estos pacientes y a sus necesidades específicas, ser capaces de animarlos y apoyarles para que vean que tiene una buena expectativa de recuperación es tan importante como el tratamiento en sí.

Necesidad de la fisioterapia en tercera edad

Una de las principales funciones de la fisioterapia en tercera edad es la de mantener un grado de movilidad e independencia que nos permita sentirnos bien y capaces en el ambiente en el que nos desenvolvemos.

Es precisamente por esta razón por lo que es tan importante que los adultos mayores siempre tengan opciones de contar con este tipo de tratamientos, la fisioterapia no ha de ser solo una terapia reparadora y es precisamente en el campo de la tercera edad donde la fisioterapia puede extender más su acción y probar sus extraordinarios beneficios para la salud en el sentido más amplio de la palabra.

De esta manera, la fisioterapia en tercera edad interviene con técnicas eficaces para tratar deficiencias motrices, programar ejercicio físico adaptado, fortalecer la fuerza muscular, mejorar la resistencia y el equilibrio, valorar la postura y siempre orientados a devolver la confianza en sus capacidades a nuestros mayores.