La lumbalgia en la mujer embarazada


La lumbalgia en la mujer embarazada

AUTORES:

  • A. R. Fernández Mora
    • Fisioterapeuta Colegiada en la C. de Madrid
  • L. Guirado Martínez
    • Fisioterapeuta colegiada en la C. de Madrid
  • N. Remiro Herranz
    • Fisioterapeuta colegiada en la C. de Madrid

El embarazo es un estado en el que la mujer sufre multitud de cambios. Estos afectan a numerosas estructuras tanto físicas como psicológicas.

En este artículo, queremos centrar nuestra atención en los cambios físicos y en concreto en su efecto negativo, que a nivel lumbar provocan la conocida “lumbalgia de la embarazada” y que abordaremos a nivel fisioterapéutico.

Los cambios a los que hacemos referencia son los siguientes:

A nivel muscular:

La relajación de la musculatura abdominal permite el correcto crecimiento de la matriz, produciéndose una congestión a nivel pélvico, que puede dar lugar a un conflicto de espacio y a la consiguiente compresión de las raíces nerviosas.

El aumento de la lordosis lumbar, provoca la hipertonía de la musculatura de la zona.

Si estos factores se asocian a una musculatura glútea insuficiente y a la retracción de los isquiotibiales, puede llegar a una inestabilidad a nivel de las articulaciones sacro-iliacas.

A nivel osteoarticular:

La mayor secreción de relaxina, favorece a la laxitud ligamentosa, lo cual tendrá como consecuencia:

  • Un aumento de la lordosis lumbar.
  • La anteversión pélvica y horizontalización sacra.
  • La horizontalización de las costillas.

Unido al aumento de curvas, el aumento de peso produce una sobrecarga en la cara anterior de los cuerpos vertebrales, lo que favorece la presión en la cara posterior de los discos intervertebrales, presionando el ligamento vertebral común posterior facilitando la formación de protusiones, hernias discales y en primer lugar las lumbalgias.

Además de los cambios físicos hay otros aspectos que pueden favorecer la aparición de la lumbalgia, estos son el sedentarismo y el reposo sin motivo médico.
Una vez realizado este breve repaso, se procederá a la evaluación exhaustiva de la paciente, enfocando así el tratamiento.

Nuestro planteamiento es muy claro, ver qué estructuras están afectadas y normalizarlas.

Esto lo haremos procurando en todo momento que la paciente se sienta lo más cómoda posible. Podemos elegir entre varias posturas para la realización del tratamiento:

  • Decúbito lateral: con una almohada entre las piernas y bajo la cabeza para evitar la lateroflexión de la columna cervical.
  • Decúbito supino: con las piernas flexionadas; esta postura no suele agradar a la paciente, por lo que la utilizaremos solo el tiempo necesario para realizar las técnicas.
  • Sedente:
    • A horcajadas en la camilla con el terapeuta sentado por detrás.
    • En una silla, con las manos apoyadas sobre la camilla a la altura de la cabeza y esta sobre las manos. El terapeuta sentado en un taburete más bajo por detrás.

TRATAMIENTO TIPO

Durante la evaluación de la paciente, realizaremos la historia y una anamnesis detallada, que nos aportan la siguiente información:

lumbalgia en la mujer embarazadalumbalgia en la mujer embarazada

lumbalgia en la mujer embarazadalumbalgia en la mujer embarazada

  • dolor en la zona lumbar tipo banda.
  • dolor irradiado hacia la zona glútea.
  • edema de MMII.
  • cordones mialgicos bilaterales a nivel paravertebral.
  • embarazo de 7 meses.
  • sobrepeso.
  • rigidez de la zona pélvica que trabaja en bloque.

Con estos datos comenzaremos nuestro tratamiento, para lo que pedimos a la paciente que se tumbe sobre la camilla en el decúbito lateral en el que se encuentre más cómoda, dejando de esta manera el flanco más doloroso en la zona superior y totalmente accesible a nuestras maniobras:

lumbalgia en la mujer embarazada

  • Termoterapia, infrarrojo para preparar la musculatura al tratamiento, consiguiendo la relajación de los tejidos.
  • Masoterapia, centrándonos en el flanco que queda superior.
  • Técnica neuromuscular, con la que tratamos los paravertebrales y el piramidal.
  • Tratamiento de puntos gatillo del piramidal, la técnica de elección será la compresión isquémica.
  • Técnica articulatoria para el ilíaco, tomamos el ilíaco con ambas manos y lo movilizamos, favoreciendo el movimiento hacia el lado más limitado.
  • Estiramiento del cuadrado lumbar: en esta posición con el brazo y la pierna superiores estirados y el terapeuta con el antebrazo craneal a nivel de la parrilla costal y el antebrazo caudal a nivel del ilíaco, trabajamos para estirar el cuadrado lumbar, a partir de movimientos rítmicos acompañados de la respiración, que favorecen la movilidad de las costillas que suelen estar bloqueadas.

lumbalgia en la mujer embarazada

  • Técnica de flexión lumbar, consiste en el estiramiento de los ligamentos lumbares, al mismo tiempo que conseguimos la decoaptación a nivel posterior.

lumbalgia en la mujer embarazadalumbalgia en la mujer embarazada

Pasamos al decúbito supino con los MMII flexionados para continuar con nuestro tratamiento:

  • Estiramiento de los rotadores de cadera.

lumbalgia en la mujer embarazadalumbalgia en la mujer embarazada

  • Técnicas articulatorias para los ilíacos
  • Tracción sacra para favorecer la retroversión pélvica.

lumbalgia en la mujer embarazada

Cambiamos al decúbito lateral contrario a la primera posición y repetimos las maniobras realizadas.

Una vez terminadas pasaremos a la sedestación para realizar dos estiramientos:

  • El estiramiento del músculo cuadrado lumbar,

lumbalgia en la mujer embarazada

  • El estiramiento del músculo dorsal ancho.

lumbalgia en la mujer embarazadalumbalgia en la mujer embarazada

Con estas dos técnicas ponemos fin a nuestro tratamiento.

En este artículo se han omitido procesos que forman parte importante en nuestro día a día asistencial con la mujer embarazada, como puede ser el edema de MMII, todo lo relacionado con el suelo pélvico…

Nota: agradecemos a nuestra paciente A. S. su participación.