Subir

Masaje epicondilitis agujetas. Patologias que podemos tratar con masaje

Epicondilitis: la epicondilitis es una patología que cursa con dolor agudo en zona del epicondilo. El dolor es debido a un proceso inflamatorio que afecta al tendón de origen de los extensores de la mano. Es una lesión que se produce por una sobrecarga debida a la realización de movimientos repetitivos o por una contusión sobre la zona del tendón.

Masaje en epicondilitis

Vamos a relajar con el masaje nos solo la zona de origen del tendón de los extensores de la mano, sino que vamos a prestar atención a toda la musculatura próxima a la zona lesionada consiguiendo así disminuir la carga sobre el tendón que se inserta en epicondilo y por tanto contribuiremos a su recuperación.

La intensidad del masaje será media o baja, mas suave sobre la zona dolorida, realizaremos pases sedantes, maniobras de drenaje, fricción, amasamientos y vibraciones, el tratamiento se realizara de dos a tres veces por semana.

La epicondilitis es una patología que requiere reposo del tejido lesionado, no servirá de nada el tratamiento mencionado si el paciente vuelve a realizar una actividad que le obligue a mantener los movimientos que ocasionaron la lesión, si se cronifica la epicondilitis evoluciona muy lentamente y si fracasa el tratamiento clásico se puede hacer necesaria una intervención quirúrgica.

Masaje en agujetas.

Las agujetas se experimentan como un dolor punzante radicado en los músculos que han realizado un esfuerzo superior al que estaban preparados, por un lado se produce una irritación del tejido muscular y por otro debido al esfuerzo se produce una acumulación del acido láctico producto del metabolismo anaeróbico vemos pues que nos encontramos con dos síntomas que podemos tratar muy eficazmente con el masaje. Comenzaremos relajando la zona con pases sedantes después realizaremos un masaje de drenaje para favorecer la eliminación de sustancias acumuladas y continuaremos con maniobras de masaje que eleven el trofismo de la zona tales como el amasamiento y la vibración para favorecer la recuperación y la disminución del dolor, acabando con unas maniobras relajantes, con pases sedantes antes de la vuelta a la normalidad.