Subir

FIBROMIALGIA Propuesta de modelo fisiopatológico fascial: Tratamiento fisioterápico clásico

FIBROMIALGIA Propuesta de modelo fisiopatológico fascial: Tratamiento fisioterápico clásico

FIBROMIALGIA PRIMERA PARTE: EL MODELO FISIOPATOLOGICO FASCIAL

Capítulo IV TRATAMIENTO ACTUALIZADO EN BASE AL MODELO FASCIAL

EFICACIA DE LOS TRATAMIENTOS TRADICIONALES

Tratamiento fisioterápico clásico

Se han considerado como tales las técnicas de termoterapia, estiramientos, masaje y cinesiterapia.

La eficacia de estas técnicas es muy limitada como queda demostrado en la práctica clínica, no obstante es interesante analizar cuales son sus limitaciones y el porqué de las mismas:

Limitaciones del uso terapeutico del calor en pacientes FBM

A priori, el calor, en cualquiera de sus formas de aplicación, actúa favoreciendo el trofismo local y por tanto incide favorablemente sobre el dolor. Esto, en principio, debería desencadenar la remisión del cuadro doloroso.

Sin embargo, los pacientes fibromialgicos refieren que la disminución del dolor es de poca intensidad y sus efectos pasajeros y de corta duración lo cual puede explicarse en base a la existencia del fenómeno de sensibilización central. (Lo mismo puede aplicarse a otras patologías que cursen con dolor crónico).

Una sencilla encuesta aplicando la escala visual del dolor demuestra que algunos pacientes mejoran temporalmente tras la aplicación de calor, pero no hay que olvidar que sigue estando presente la anomalía en la neurotransmisión, por lo que los episodios dolorosos vuelven a producirse a las pocas horas.

Hay que tener en cuenta, además, que la aplicación del calor es efectiva como método analgésico en las zonas de dolor diseminado pero nunca en las áreas de atrapamiento puesto que los receptores vaniloides son sensibles también al calor por lo que el modelo fascial prevee que el aumento de temperatura en los “tender points” o áreas de atrapamiento no hará sino exacerbar el cuadro álgico.

Limitaciones del uso terapeutico de los estiramientos musculares

Uno de los ejercicios prescritos por los servicios de rehabilitación para pacientes fibromiálgicos es el estiramiento muscular de baja intensidad. Pues bien, es un hecho demostrado que dichos estiramientos tienen una eficacia cuando menos limitada. Esta limitación tamibén puede explicarse en base al modelo fascial:

El estiramiento actúa sobre los nociceptores sensibles a estímulos mecánicos o bien sobre aquellos polimodales con respuesta combinada mecánico - química. No obstante no tiene ninguna actividad frente a nociceptores selectivos químicos como los vaniloides que son los responsables primarios del dolor en la FBM. Por tanto, reduce el dolor, pero no lo elimina totalmente puesto que un porcentaje (desconocido) de nociceptores de tejidos blandos son selectivos químicos.

Además, hay que tener en cuenta que el dolor de base no se localiza a nivel muscular, sino fascial según se postula en el capítulo II de este estudio. El estiramiento muscular específico tiene su reflejo en la movilización del sistema fascial, pero no está dirigido a éste y por tanto es un estiramiento muy poco selectivo respecto a la fascia y a las restricciones de movilidad de la misma.

Limitaciones del masaje en pacientes fibromiálgicos

El paciente fibromiálgico es un individuo con alteraciones en las vías sensitivas. A menudo nos encontramos con que el más mínimo roce desencadena un impulso doloroso en el paciente de forma que se inicia un reflejo antiálgico por su parte que inhibe los posibles beneficios del masaje.

No obstante, ciertas técnicas de “masaje” como el rolfing podrían ser útiles por estár orientadas a un trabajo fascial, sin embargo no hay estudios que demuestren su eficacia sobre pacientes FBM.